Discursos

Sesión de preguntas a José Antonio Meade Kuribreña durante su reunión con la International Chamber of Commerce Mexico

Pregunta: Doctor, me da mucho gusto saludarlo. Una felicitación y luego una pregunta.

Primero, felicitarlo porque usted, ningún otro candidato está haciendo el apoyo a los derechos de la mujer como lo está haciendo usted, entonces ese compromiso que tiene por la igualdad de género, pues felicitarlo por eso.

Y la pregunta es, quisiera saber si existe o si se está poniendo en marcha algún mecanismo para protegernos de que otro país intervenga en éstas elecciones.

Porque creo que sí, bueno, el caso de que Rusia ha intervenido ya en las elecciones de varios países, sí preocupa que México pueda ser víctima de robo de la elección pero por parte de otro país.

Pregunta: Buenos días. José Antonio, muchas gracias por tus palabras y mi pregunta va más en materia de seguridad.

Apenas la semana pasada estaba en un foro de Ley de Seguridad Interior en donde lejos de que se debatiera el comportamiento y el uso de las Fuerzas Armadas se debatió mucho la actualidad y la situación en la que se encuentran nuestras policías estatales y municipales.

Y me gustaría saber, un poco más, de que iniciativa o qué estrategia tienes para ser corresponsables a los estados y municipios de mantener ciertos mínimos de seguridad en sus entidades antes de hacer el llamado a fuerzas federales, ya sea Policía Federal o en todo caso al Ejército, responsabilizándolos de estos mínimos.

Bien lo comentaba CANACAR, en los estados hay unos niveles impresionantes de inseguridad también en temas logísticos para el ferrocarril.

Sin embargo, creo que no toda la responsabilidad tiene que recaer en la Federación, también en los estados, cómo ser específicos en gobernadores, presidentes municipales, mejorar esa calidad en las policías.

Y con esa pregunta, me gustaría también saber tu opinión, en qué aspecto, he escuchado en otros candidatos presidenciales, que la Comisión Nacional de Seguridad no debería de pertenecer a la Secretaría de Gobernación, ya que a lo mejor ese despacho de fuerzas federales pudiera verse politizad.

Me gustaría saber un poco tu opinión en ese aspecto, y antes que nada, muchas gracias.

Pregunta: Hola, buenos días. Ante todo, muchas gracias.

Como saben estos días está sucediendo cierta tormenta política acerca de la noticia del uso de información de datos personales de 50 millones de usuarios de redes sociales con fines políticos.

Me gustaría saber su opinión, primero, acerca de si las campañas electorales, hoy en día, prestan tanta atención en lo que sucede en redes sociales y si realmente eso tiene un impacto, porque se está hablando que, incluso, está en peligro la democracia en estos días.

Entonces, me gustaría saber: ¿qué piensa de esto y cómo funciona esto hoy en día en las campañas electorales? Muchas Gracias.

José Antonio Meade Kuribreña: ¿Era el video de la niña bien o cuál era éste?

Respecto a la primera, agradecerle mucho por la pregunta.

Es cierto que nosotros estamos poniendo mucho énfasis en el tema de igualdad, y lo estamos poniendo porque estamos convencidos en dos niveles; estamos convencidos no solamente de la justicia y la causa, sino que estamos absolutamente convencidos de que la reforma estructural más importante, que México tiene pendiente, es asegurar igualdad en la participación política, económica y productiva de la mujer.

Si nosotros encontramos cualquier espacio que no sea paritario, pues hay un capital humano que no se está aprovechando bien.

Aquí en ICC, porque María Fernanda tiene para dar y repartir, pero hay un tema ahí de participación paritaria que el día que se logre, pues querría decir que el país sería, más o menos, entre 10 y 15 por ciento más grande.

Si nosotros no tenemos políticas públicas que permitan esa mayor participación productiva de la mujer, nos vamos a quedar cortos. Con un dato particular interesante, la mujer mexicana es la más emprendedora de entre las latinoamericanas, si cuenta con un mayor andamiaje de apoyo, es un tema en donde México va a salir beneficiado.

Con un elemento adicional. Hemos platicado mucho de inseguridad y de delincuencia organizada, pero el otro problema que estamos teniendo, en materia de inseguridad, es la violencia de género.

En los últimos años pasamos de dos estados con alerta de violencia de género a nueve, y pudiera haber más en el futuro cercano. Eso apunta a que en México tenemos un problema, no solamente de igualdad y acceso, tenemos un problema de violencia de género.

Y ese problema de violencia de género, que tiene características distintas de la violencia vinculada con delincuencia organizada, implica una intervención de política pública distinta.

La violencia de género se tiene que corregir desde la casa, se tiene que corregir en la escuela, se tiene que corregir en los centros de trabajo, e implica una política de cero tolerancia a quién le falte el respeto a una mujer.

Y si no tenemos esa política en la casa, si no la tenemos en la escuela y si no la tenemos en la vivienda, vamos a seguir viendo fenómenos como el que hoy se multiplica en términos de violencia de género.

Todavía en México, cuando yo fui secretario de Desarrollo Social, tuvimos que cambiar la norma para castigar a las familias que mandaban a la escuela a los hijos y retenían en casa a las hijas. O sea, seguimos teniendo un problema estructural educativo que no asegura, desde el hogar, la plena inclusión de la mujer y, por eso, es un tema relevante.

Uno y tres están vinculados. Sí el tema de las redes cambia la geografía electoral y la forma de comunicarnos

En la campaña del 2006, las campañas en promedio gastaron 10 por ciento de su presupuesto en comunicación en redes y 90 por ciento en televisión abierta. En la campaña del presidente Trump el presupuesto de comunicación se dedicó en un 70 por ciento a redes y 30 por ciento a televisión abierta.

Nosotros estamos empezando, en principio, que debe ser, más o menos, mitad y mitad.

Sí, la forma, como dice, consume información es brutalmente intensiva en redes, y eso nos hace vulnerables a injerencias de todo tipo.

Injerencias que nos vienen del resto del mundo, que es un tema del que hemos sido alertados por diferentes fuentes, e injerencia que nos viene de desinformación que nosotros, maliciosamente, unos y otros partidos, repartamos a través de las redes y, por eso, el tema de comunicación es tan importante.

Ésta va a ser la campaña más corta en nuestra historia, va a durar apenas tres meses. Son dos o tres meses menos de los que duró la anterior. Eso obliga, a mi juicio, a todos a participar.

Si nos sentamos a ser espectadores en esta campaña, vamos, a mi juicio, a habernos quedado cortos, en términos de la responsabilidad que tenemos con nuestra democracia y con nuestro país.

Yo sabía que esto iba a ser bien difícil, y sabía que la contienda electoral iba a ser bien complicada, pero también entendía que había mucho en juego. Y sabiendo las dificultades, yo sí quería poder voltear a ver a mis hijos a los ojos para decirles que yo había hecho todo lo que estaba en mis manos para ofrecerle al país una buena alternativa de desarrollo.

Yo creo que en una elección tan corta, tan susceptible a mala información, tan susceptible, por la vía de las redes, a crear un ambiente sobre la base de desinformación que nos mueva a que la contienda se dé en un mundo de percepciones que no descansa en datos reales, pues nos puede llevar a un mal destino.

Ojalá en ese proceso, esa elección nos encuentre a todos muy participativos, muy comprometidos y en el ánimo de construir el mejor entorno de información y de contraste que se pueda. En una elección, y con eso termino, que va a ser fundacional.

Esta es la elección más grande que vamos a tener en la historia del país. Se van a renovar 30 poderes locales; 9 gubernaturas, donde vive el 40 por ciento de la población del país; la presidencia y los poderes federales, y es una contienda en donde, atomizado como está el electorado, con una votación relativamente pequeña, la geografía política y el rumbo del país podrían cambiar de una forma muy dramática, y en algunos casos, muy preocupante.

Ojalá todos podamos, en este proceso, involucrarnos, participar y estar tranquilos con el país y con nuestros hijos de que hicimos todo lo posible porque a México le fuera bien.

Yo les agradezco mucho que me hayan invitado y que me hayan escuchado esta mañana.

Muchas gracias.

Pregunta: Buenos días, José Refugio Muñoz de CANACAR, Cámara Nacional del Autotransporte de Carga.

Quisiera retomar la afirmación que usted, efectivamente, hizo en relación a la gran oportunidad que tenemos como país, pero esas grandes oportunidades se nos pueden ir si no resolvemos en lo interno, de manera específica en lo que a nosotros nos corresponde; el costo logístico.

Desafortunadamente los costos logísticos en nuestro país han venido creciendo, básicamente por tres razones: el tema de la inseguridad que adopta, en nuestro caso, el robo al transporte, que ha venido creciendo de manera importante; la tentación de los gobiernos estatales y los municipales sobre regular nuestros servicios sobre una política eminentemente recaudatoria; y el tercer aspecto que tiene que ver con el tema de la facilitación aduanera.

Particularmente, en el primer caso, logramos que el delito del robo al transporte se convirtiera en un delito de carácter federal. Sin embargo, lo que estamos observando en la práctica es que ese cambio se dio solamente desde el punto de vista administrativo.

Hoy, en lugar de presentar las denuncias ante un ministerio público del fuero común, las tenemos que presentar ante un ministerio público federal, pero no se nota una clara estrategia, contundente y coordinada entre los diferentes niveles de gobierno para realmente revertir esta tendencia.

Quisiera escuchar su opinión respecto de estos tres aspectos, muchas gracias.

Pregunta: Gracias, buenos días. Francisco Rosas de Logistics Assistance, asistencia legal en la industria del trasporte y la logística, y profesor universitario.

En el Tratado de Libre Comercio se sigue negociando el TLCAN, y ahorita se acaba de aprobar el TPP, lógicamente con la siguiente etapa de aprobación. ¿Qué pasaría si no se aprueba el TPP por el Congreso, y Estados Unidos lógicamente voltea a ver ese aspecto del TPP?

Es decir, TLCAN avanza o no avanza, pero qué impacto podría tener si el TPP no se aprueba en el Congreso.

Dos, en mis clases yo invito a mis alumnos a que conozcan a los diferentes candidatos, y usted se percibe como un hombre muy transparente, muy de industria, de sector, empresarial.

Últimamente mis alumnos me dicen, ¿pero qué cambio está teniendo el señor Meade? ¿Por qué ahora se está, digamos, manejando a un nivel de los de en frente? Con un lenguaje diferente, cuando él es un empresario, él es un líder del desarrollo económico. ¿Esto implica algún cambio? Usted nos presentaba el esquema del cero al otro, ¿qué implicaría esto?

Y un comentario, nada más, en la gráfica que nos presentó de los diferentes países, si la gente confía o cree, ¿qué pasa con Estados Unidos y qué pasa, por ejemplo, con Alemania y Francia? Gracias.

Pregunta: Van a ser 20 años que vengo preguntándole, haciendo la misma pregunta a los candidatos, he tenido la oportunidad de verlos en diversas reuniones.

El tema de la ciencia y tecnología, el tema del desarrollo tecnológico. Corea, en el 98, cuando fue mi primera visita a Corea, tuve la oportunidad de ver el desarrollo que había, aquí Claus no me dejará mentir, y ya llevaban ellos como 20 años a marchas forzadas en temas de educación y desarrollo y tecnología.

México se ha quedado claramente rezagado porque sé que hay muchos problemas, a Calderón le hice la misma pregunta y me contestó que entre eso y dar insumos al campo, su gobierno iba a dar insumos al campo, todo el mundo le aplaudió, entonces, sé que no entendió la pregunta.

La pregunta es, simplemente, cuál es el proyecto que se tiene, y tiene que ser de largo plazo, obviamente, no es sexenal, respecto a la ciencia y tecnología en México.

Recientemente un mexicano ganó, bueno, su equipo, el jefe ganó el Premio Nobel y tenía un coreano y un mexicano como principales asistentes, al coreano, fueron por ellos los coreanitos y se lo llevaron a Corea, y al mexicano ni siquiera le mandaron una felicitación de parte del presidente de este sexenio.

Entonces, ¿cuál es la importancia que se le va a dar? Esa sería mi pregunta después de hacerla durante 20 años.

José Antonio Meade Kuribreña: El planteamiento que hace CANACAR es muy valioso y nos regresa a la mejor defensa que tenemos en materia del tratado.

Buena parte del mundo comercia con Estados Unidos sin tratado, de hecho, los socios comerciales europeos, japoneses y chinos, no tienen Tratado de Libre Comercio respecto del cual comerciar con Estados Unidos, nosotros mismos comerciamos con Estados Unidos, más o menos, el 20 por ciento de nuestro comercio, sin tratado.

Eso quiere decir que la ventaja fundamental para poder ser exitosos, desde el punto de vista comercial, sí son los tratados, pero es, sobre todo, el desarrollo logístico.

Y el desarrollo logístico tiene dos impactos, tiene el impacto en materia de competitividad internacional, pero tiene un segundo impacto muy importante que tiene que ver con el tema de pobreza.

Al final del día, la pobreza, en su definición más estricta, es cuando alguien no tiene suficiente dinero para poder comprar una canasta básica. Puede uno definir de diferente manera cuál es esa canasta básica, cuál debería ser su contenido, podemos escoger diferentes canastas, pero al final del día, hay un tema liso y llano de si te alcanza o no para cumplir la canasta en la que nos hubiéramos puesto de acuerdo.

Ahora, el precio de esa canasta depende de la logística y de la organización industrial de cada uno de esos sectores. Y en México hay enormes áreas de oportunidad, en términos de mejorar el acceso por la vía del comercio y por la vía de la logística. Apunto a un par de ejemplos en cada caso.

México es de los pocos países del mundo en donde podemos hablar de si subió el precio de la manzana. Si nosotros vamos a Guatemala o a Estados Unidos y preguntamos cuál es el precio de la manzana, pues nos van a ver como si estuviéramos locos.

En Estados Unidos y en Guatemala, y en Nicaragua, hay “las manzanas”. Se comercian 30 o 40 diferentes manzanas en cada uno de los supermercados; en México comerciamos dos o tres variedades, punto. Y eso quiere decir que en México sí podemos hablar de qué pasó con el precio de la manzana.

Eso apunta a que, desde el punto de vista comercial, mucho tenemos que hacer en términos de poder aprovechar esa red comercial y esa logística para mejorar el acceso en precios.

Pongo un par de ejemplos más. México es el único país latinoamericano que no consume la cebolla holandesa por razones sanitarias; nuestra cebolla es más cara. En México es más cara la papa mexicana puesta en México, que la papa americana puesta en México, y tampoco la consumimos. En México tenemos restricciones sanitarias para comerciar el tomate español.

Bueno, eso pone de relieve que en comercio, vinculado estrictamente a pobreza, hay enormes áreas de oportunidad. Y el comercio interno y el comercio externo, vinculado a precios y a competitividad, también ofrece enormes áreas de oportunidad.

Si nos queremos posicionar como una plataforma logística global, con el impacto que tendría también en lo interno, tendríamos que hacer varias cosas que si hiciéramos, la verdad es que nos permitirían ver nuestro entorno internacional más tranquilo.

Y eso va por simplificar trámites, va por potenciar recintos fiscalizados y tener ventanillas únicas, pasa por tener mejores carreteras y servicios de autotransporte, pasa por mejorar los aeropuertos y la carga aérea.

Pongo un ejemplo, todo mundo acá que es de Jalisco, está consciente que tenemos atorada la segunda pista del aeropuerto de Jalisco desde hace seis años. Y peor, se está discutiendo si de verdad el valle metropolitano necesita o no un nuevo aeropuerto, que es una discusión que se antoja, franca y absolutamente, absurda.

Y tenemos, y a Basáñez le tocó inaugurarlo, el primer cruce ferroviario en 100 años entre la frontera, quiere decir que desde el punto de vista logístico nos falta mucho.

Tenemos que desarrollar nuevos proyectos logísticos, voltear a ver a Centroamérica y ampliar la infraestructura de cruces fronterizos, y ampliarlos de manera coordinada.

Tenemos relativamente pocos cruces fronterizos en Estados Unidos y pocos como lo son, ninguno los desarrollamos juntos, tenemos cruces fronterizos que terminamos del lado mexicano y que no encuentra una carretera a la que desembocar en el lado americano, y cruces en el lado americano que no encuentra un predio en cual desarrollar la infraestructura logística del lado mexicano.

Tenemos que mejorar regulatoriamente, en general en todos los estados, y aprovechar las herramientas digitales para que nos conozcamos mejor.

Pero nuestra agenda logística es una agenda importante que pasa por todo eso, que pasa por seguridad y que pone de relieve lo importante de lo que aquí hablamos.

Tenemos que avanzar en las dos cosas, mejores policías y mejores ministerios públicos que hablen el mismo idioma. Si hablamos el mismo idioma como en secuestro o como en robo en transporte, pero no tenemos policías y ministerios públicos homologados, nos quedamos cortos.

Y si tenemos ministerios públicos y policías homologados, pero no hablamos el mismo idioma, nos quedamos cortos también.

¿Qué debíamos hacer? Pues hablar el mismo idioma, por lo menos en los 10, 15 delitos que más nos preocupan, y entonces avanzar en policías y ministerios públicos homologados que le den sentido de escala, sobre todo, en delitos como robo de automóviles o robo a transporte de carga que tienen por naturaleza, por eje central el tema de la movilidad.

El TPP es interesante en varios sentidos, es interesante como una apuesta de futuro, en el sentido de que si volvemos a encontrar en Estados Unidos, en un futuro cercano, una posición bastante más razonable en materia de libre comercio, el TPP sin Estados Unidos es importante, pero el TPP con Estados Unidos sí le da una mejora importante, significativa, a la calidad de las normas que regirían nuestro comercio internacional.

Desde mi perspectiva, a México estratégicamente sí le convendría que el TPP 11 se aprobara. Por sí mismo, por las ventajas de acceso que el TPP 11 nos implica, especialmente en países como Japón, pero además como una apuesta estratégica de que Estados Unidos eventualmente regrese al entorno comercial y vea en el TPP una buena plataforma de aterrizaje.

Y un par de matices, sí, de los candidatos el único que no es empresarial soy yo, yo nunca he hecho empresa de ningún tipo, he buscado ayudar a que ustedes hagan empresa. Y he buscado hacerlo no sólo con un lenguaje y con un discurso, sino con políticas públicas que ayuden a que al país le vaya mejor.

Sí, efectivamente, pasa una cosa muy rara cuando uno es candidato, yo fui cinco veces secretario de Estado, y cuando resulté candidato me llegaron todos los asesores de imagen y me dijeron: “Oye, fíjate que no pronuncias la e, hablas como fresa, te vistes fatal, no sabes cómo caminar, te sientas chueco”.

Y yo dije: “Pues algo he de hacer bien porque ya fui cinco veces secretario de Estado”. Después de haber hecho todo eso, pues todo mundo te sugiere que hagas cosas distintas, y ha sido bien difícil encontrar tono, modo y circunstancia ya de candidato, y después de todo eso, la conclusión a la que llego es: si siendo como soy fue cinco veces secretario, pues siendo como soy, voy a acabar ganando la candidatura, no la candidatura, voy a acabar ganando la elección en julio.

Y, en términos de lo que planteaba Agustín, yo creo que se tienen que hacer dos o tres cosas y reconocer dos o tres retos, y pongo en perspectiva algo que a mí me llamaba poderosamente la atención.

Nosotros hemos puesto al centro de nuestra agenda, hacer de México capital mundial de talento, eso implica (inaudible) y retención de talento, pero pongo en perspectiva porque me llama la atención el tamaño del reto, y lo pongo en perspectiva también porque me llama la atención cómo hemos evolucionado.

¿Cuánta gente aquí había nacido para 1960? María Fernando no, porque ella nació hasta como los 85, por ahí. Pero, ¿de antes de los 60’s?

Bueno, en 1960, el 35 por ciento de la población no sabía leer ni escribir; en 1960, solamente 1 de cada 5 mexicanos había terminado la primaria; en 1960, solamente el 5 por ciento de la población había terminado la secundaria y en 1960 solo el 2 por ciento de la población había terminado la preparatoria.

Eso quiere decir que, desde el punto de vista de la ciencia y tecnología, tenemos dos México y tenemos dos retos. Esos números han mejorado mucho y nos obliga a cuidar flujo y saldo, y nos obliga a una política diferenciada que tiene que ver con ciencia y tecnología en los dos niveles.

Hay 48 millones de adultos de 18 años o más en México que no terminaron la preparatoria. Ellos van a vivir cinco años menos que los que sí la terminaron, van a ganar 41 por ciento menos.

Si yo veo la pobreza extrema, 9 de cada 10 de quienes están en pobreza extrema en México no terminaron la preparatoria; 7 de cada 10 no tienen seguridad social; y 8 de cada 10 habitan en una vivienda que no tiene servicios básicos.

Del otro lado hay 34 millones que sí terminaron la preparatoria. Para ellos el tema no es acceso, es calidad en el acceso. Es retención y potenciar talento, y eso pasa por acceso a internet, pasa por inglés, pasa por mejores elementos en ciencia, lectura y matemáticas.

Estos mexicanos son tan buenos como los mejores, estos mexicanos que han superado enormes retos, y pongo un ejemplo, Ricardo era de la comunidad de La Mina en Tuxtepec, Oaxaca, en su comunidad no tenían preescolar. Tuvo que desplazarse para ir a una primaria. No tenía para el transporte. Tuvo que hacer una colecta entre su comunidad para poder pagar su examen de admisión y vivir de diferentes apoyos para mantenerse y poder acceder a una vivienda. No hablaba inglés y va a ser el primer mexicano de origen indígena en terminar su Doctorado en MIT.

De esas historias debieran de ser muchas, con un matiz: no debieran de pasar por no tener preescolar, por no tener primaria, por no tener acompañamiento y no tener becas.

En esta administración hicimos un esfuerzo bien relevante para mejorar presupuestalmente el acceso que le dábamos a ciencia y tecnología con dos niveles: primero, la ciencia de investigación básica, la que hoy no sabemos para qué va a servir, pero que si no estimulamos, no vamos a ser parte de los circuitos de diálogo que en el mundo se tienen sobre ciencia.

Y la ciencia y tecnología aplicada, que para México es especialmente relevante. Y en las dos nos quedamos cortos.

Pero, lo que llama más la atención en el caso de México, reconociendo de entrada que le dedicamos pocos recursos presupuestales a pesar del esfuerzo que se hizo, seguimos lejos del 1 por ciento que se plantea como beca, es que por peso gastado tenemos muy poquitos resultados.

Por peso gastado publicamos poco en journals, especialmente en inglés, por peso gastado tenemos pocas patentes, por peso gastado tenemos pocos resultados, en términos de consorcios de investigación.

Entonces, la ciencia y tecnología exige dos esfuerzos. Sí exige un esfuerzo presupuestal, pero también exige un esfuerzo arquitectónico, en términos de que por peso gastado logremos mejores resultados.

Eso pasa por consolidar circuitos de diálogo entre nuestra academia y la del resto del mundo, entre nuestra academia y el sector empresarial, entre nuestra academia que hable consigo misma, porque hacemos pocas investigaciones compartidas.

En una academia que resulte en mayores patentes, en una academia que resulte en mayores elementos que tengan posibilidades de explotarse en lo comercial, sin descuidar la ciencia básica.

Y nosotros hemos planteado al centro de nuestra plataforma, sí un esfuerzo presupuestal, pero también un esfuerzo de mejor arquitectura que, dado el sacrificio presupuestal, permita que México sea parte de esta evolución en ciencia y tecnología, con un elemento bien interesante, no hay un solo tema en ciencia y tecnología donde no haya un mexicano participando.

Si queremos hablar de neuroplasticidad en el cerebro de una persona adulta, ahí hay un mexicano participando, si queremos hablar en detección de enfermedades con tecnología, la que fuera, la de los brazos, en el caso de cáncer de mama, ahí hay un mexicano en frontera.

No hay un solo debate de ciencia y tecnología en donde México no tenga alguien en la mesa. El chiste es cómo le hacemos para traer ese circuito de innovación a México y en beneficio de México, y eso es algo de lo que tenemos también que hacer.