Blog

Respuesta al Presidente de la COPARMEX sobre la participación de México en el mercado internacional

GUSTAVO A. DE HOYOS WALTHER
Presidente Nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana
Presente.
Estimado Gustavo:

Por este medio, y con mucho gusto, doy respuesta a su pregunta:

¿Cuáles son sus compromisos concretos para acrecentar la participación de México en el mercado internacional y para aprovechar esta integración a la globalidad y detonar el crecimiento económico de las regiones y el bienestar de los mexicanos, en especial de los más desfavorecidos? Queremos su compromiso y cómo y cuándo podrán entregarse resultados.

A diferencia de lo que sucedía hasta hace unos 25 años, cuando la economía mexicana era una cerrada y poco eficiente, México tiene hoy una de las economías más abiertas del mundo gracias a l establecimiento de una amplia red de acuerdos de libre comercio que nos dan acceso a un mercado de más de mil millones de personas. México se ha convertido, además, en una potencia exportadora que ha sabido aprovechar esa red para multiplicar por 8 el monto de las exportaciones, que pasaron de representar alrededor de 52 mil millones de dólares, en 1993, a casi 410 mil millones de dólares en el 2017.

Los beneficios han sido muchos: mayores exportaciones agropecuarias, manufactureras y también en el sector servicios han significado crecimiento económico y creación de empleos en México, incremento de la competitividad, mejores salarios para los trabajadores en algunos sectores y también mayores ganancias para los emprendedores. Hemos dejado de depender de los ingresos petroleros, para sustituirlos por ingresos provenientes de cadenas de valor más amplias. Es necesario precisar, sin embargo, que estos beneficios no han sido parejos; que no han llegado a todos los mexicanos.

¿Qué necesitamos hoy? Antes que nada, cerrar tres importantes brechas de desarrollo en nuestro país: las que existen entre el norte y centro del país y el sur-sureste; las que todavía hoy privilegian al hombre en detrimento de la mujer, sobre todo en el sector laboral; y las que benefician a algunos sectores sin llegar a incidir en una mejoría del nivel de vida de quienes menos tienen.

Para que nuestras relaciones económicas internacionales sean herramientas que nos ayuden a cerrar las brechas de desarrollo que existen entre el norte y centro del país y el sur-sureste, entre las y los trabajadores, y entre los sectores que se han fortalecido gracias a las exportaciones y los que aún no, en los próximos años México deberá aprovechar sus múltiples pertenencias, su posición geopolítica única y sus características económicas, sociales y culturales para ampliar, fortalecer y diversificar sus mercados y al mismo tiempo constituirse en un centro logístico que facilite el intercambio comercial dentro del país y a lo largo del mundo . Como nación, necesitamos llevar más productos y servicios mexicanos más lejos y sacar el mayor provecho posible de nuestra excepcional posición geográfica, que no sólo implica ser vecinos de Estados Unidos y Canadá sino también estar unidos por historia y por mar a Europa, a América Latina y el Caribe, a Asia y la Cuenca del Pacífico, haciendo de México un corredor comercial de alto potencial.

Necesitamos construir y poner en marcha acuerdos que permitan a México ampliar y diversificar su economía y sus relaciones internacionales y aspirar a convertirnos en el próximo lustro en una de las diez mayores economías del mundo y en una potencia global. Para ello, tenemos que basar nuestro desarrollo en la ciencia, tecnología e innovación que nos permita ser actores de la revolución tecnológica actual, tal que ofrezca cambios exponenciales en materia de bienestar de la población. La velocidad, profundidad y complejidad del cambio mundial demanda que nuestro país también se transforme rápidamente.

Aunque no se trata de una tarea sencilla, tengo la experiencia, los conocimientos y la voluntad para lograrlo en colaboración de los sectores social, privado y de toda la población. Desde el primer día de mi gobierno buscaré:

  • Instrumentar una sólida agenda nacional de diversificación y profundización comercial con el mundo que fomente la competencia y se oriente a posicionar nuestras ventajas competitivas a nivel global, sobre todo en los mercados en los que aún no participamos.
  • Consolidar las negociaciones comerciales con la Unión Europea para brindarle un mayor valor al Tratado de Libre Comercio con el que ya contamos desde el año 2000.
  • Entablar negociaciones para celebrar un Tratado de Libre Comercio con el Reino Unido, una vez que dicha nación formalice su salida de la Unión Europea.
  • Redefinir nuestras relaciones con Asia, en particular con Japón, Corea del Sur y China, país que es ya el principal socio comercial de México fuera de Norteamérica. El desarrollo de alianzas estratégicas con países como Camboya, Laos, Vietnam, Filipinas, Malasia e Indonesia, que están creciendo a tasas por arriba del 5%, será un objetivo inmediato.
  • Renovar nuestro liderazgo económico y de integración en América Latina y el Caribe, profundizando los lazos comerciales, técnicos, de cooperación y desarrollo para lograr una integración que estimule nuestro crecimiento.
  • Atraer mayores inversiones de los países del Golfo Pérsico, e incrementar los proyectos de cooperación con África.
  • Invertir más vigorosamente en la infraestructura necesaria -carreteras, puertos, aeropuertos, aduanas, entre otros muchos elementos- para consolidarnos como un centro logístico global, basada en una planeación integral con visión transexenal.
  • Fortalecer una mucho mayor participación en nuestras relaciones económicas internacionales, por ejemplo, a través de esquemas como las Zonas Económicas Especiales, de sectores y regiones que hasta ahora han estado al margen de ellas.

Estoy convencido de que México será una potencia global porque tenemos los recursos, las herramientas y la voluntad de lograrlo.

Le envío un cordial saludo.