Blog

Respuesta al Presidente de la COPARMEX sobre la actualización del modelo de prevención y salud

GUSTAVO A. DE HOYOS WALTHER
Presidente Nacional de la
Confederación Patronal de la República Mexicana
Presente.

Agradezco su comunicación y pregunta del pasado 4 de junio. Hoy queda claro que nuestro Sistema Nacional de Salud enfrenta el gran reto de vencer las barreras administrativas que frenan la inclusión de todos los mexicanos, la mejora de sus servicios y la adopción de nuevas tecnologías.

Yo propongo iniciar una transformación profunda de nuestro Sistema Nacional de Salud de modo que sea uno humanista dedicado a la salud y al daño por la enfermedad. Esto implica que la cobertura sea universal, esté centrado en las personas y en el que se haga énfasis en la prevención. En los próximos años, encabezaré el Sistema Nacional de Salud. La salud será prioridad del Presidente. Por ello, trabajaré para que los mexicanos tengamos servicios de buena calidad, de calidez, eficientes, eficaces, asequibles y oportunos. En este esfuerzo trabajaré, conjuntamente, con las instituciones públicas, el sector privado, los organismos de la sociedad civil y la academia. Para lograrlo, pondré en marcha 7 estrategias:

I. Coordinación plena entre los subsistemas de salud

Existen múltiples subsistemas de salud financiados con recursos públicos que prestan sus servicios con grandes variaciones en cuanto a la calidad y a los beneficios para sus afiliados. De igual forma, los servicios de salud públicos y privados, en la mayoría de los casos, se prestan a los usuarios de manera aislada y carecen de una estrategia integral centrada en las personas.

Esto hace que el seguimiento de un paciente durante el proceso de monitoreo, diagnóstico y tratamiento se vuelva complejo. Debemos eliminar la fragmentación operativa y mejorar la eficiencia del Sistema de Salud en su conjunto.

En mi gobierno, garantizaré que todas las instituciones públicas de salud presten sus servicios con los mismos estándares de alta calidad y se consolide el intercambio de servicios e infraestructura para que cada familia pueda ir a la clínica u hospital que elija sin importar en dónde están afiliados. Ratifico mi compromiso de fortalecer el Seguro Popular. Fortaleceré al Consejo de Salubridad General, máxima autoridad en Salud en todo el país, para lograr la plena
coordinación en entre subsistemas. Dentro de esta coordinación incluiremos a los hospitales, laboratorios, consultorios adyacentes y farmacias privadas, aliados de la salud de los mexicanos. Me comprometo a aumentar año con año el gasto en salud para que las familias no tengan que poner de su bolsa por falta de servicios o medicinas.

II. Cobertura universal de salud

Actualmente, más del 83% de los mexicanos tiene acceso a la salud, lo que equivale a 98 millones de personas. Tenemos el reto de incluir en el Sistema de Salud a los más de 20 millones de personas que aún no cuentan con protección médica.

Con voluntad y liderazgo político, coordinación y reingeniería institucional, las instituciones públicas de salud abrirán sus puertas a cualquier persona para ofrecer atención médica de primer nivel y acceso a programas de preservación de la salud sin importar su derechohabiencia, condiciones económicas o laborales. La Red de Servicios Integrales de Salud será el piso mínimo garantizado para todos y será complementado con otras acciones que ya existen para acompañar a las personas en situación de vulnerabilidad que necesitan servicios especializados. Vamos a afiliar automáticamente al Seguro Popular a las familias Prospera y a quienes reciben la Pensión para Adultos Mayores. Asimismo, haremos énfasis en la atención de enfermedades mentales, cuya incidencia aumenta peligrosamente, en especial, la tasa de suicidios entre jóvenes. Para ello, se dotará de recursos suficientes para infraestructura y especialistas necesarios.

III. Sistema de salud con énfasis en la prevención

Muchas de las principales causas de muerte en México están relacionadas con enfermedades que pueden prevenirse o curarse de manera temprana como padecimientos cardiovasculares, diabetes, algunos tipos de cánceres, padecimientos hepáticos y enfermedades respiratorias. La salud debe ser un proceso dinámico en el que, además de incluir la atención a la enfermedad, pongamos énfasis prioritario en la preservación de la salud a lo largo de toda la vida.

Una tarea fundamental de la Red de Servicios Integrales de Salud será la prevención de padecimientos según los riesgos y características de cada persona. Con la educación sobre hábitos saludables y activación física, acompañaremos a las personas en el cuidado y preservación de salud. La meta es crear un modelo que facilite la transición desde los cuidados prenatales, al pediátrico, la adolescencia, la etapa adulta y, finalmente, la atención geriátrica. Yo voy a garantizar que puedas ir al médico al menos una vez al año para una revisión general y al menos 5 veces si estás embarazada. Elaboraremos una Estrategia Nacional de Nutrición que incluya la activación física, entre otros, cuyo centro de actuación son las escuelas y centros de salud. Crearemos un sistema digital que te dé un seguimiento personalizado, detecte los riesgos de salud según tus características, te recomiende acciones de prevención o te diga dónde puedes asistir para recibir atención que necesitas.

IV. Salud en las comunidades

Actualmente, existen programas pilotos en escuelas y centros de trabajo en los que el personal de salud se acerca a las personas para detectar de manera temprana riesgos que pueden prevenirse o padecimientos que pueden tratarse de manera temprana. Extenderemos estos modelos de éxito en todo el Sistema de Salud.

Llevaremos la salud a las comunidades como punto de partida en la estrategia de la preservación de la salud. Las personas recibirán información sobre hábitos saludables, medidas de prevención, disfrutarán espacios públicos para realizar actividad física y participarán en jornadas de la salud antes de tener que visitar una clínica u hospital. El tránsito para el cuidado de la salud iniciará en la comunidad y llegará hasta las instituciones de tercer nivel de atención médica, si se requiere. Para lograrlo, caminaremos de la mano de las personas, los promotores de la salud, la sociedad civil e instituciones del sector público y privado. Involucraremos a la comunidad para que nos ayude detectar necesidades específicas y supervisen el cumplimiento de acuerdos. Cambiaremos la manera en la que se planea el desarrollo y aprovechamiento de la infraestructura para utilizar eficientemente la que ya tenemos, como escuelas, estancias infantiles, industria, comercio, centros de trabajo y convertirla en centros de atención integral donde tengas herramientas y recibas orientación e información para preservar tu salud. Planearemos el desarrollo y modernización de infraestructura y equipamiento de todo el sector salud público, para evitar duplicidades y brechas de atención y equipamiento. En mi gobierno, recuperaré y crearé más espacios donde se puedas hacer ejercicio y divertirte. Habrá al menos un parque en cada colonia.

V. Hospitales al 100 y operativos las 24 horas

Actualmente, más del 30% de los usuarios de las instituciones públicas de salud tiene una percepción regular o negativa sobre la calidad de los servicios. Esta situación es de la mayor importancia, pues no sólo se traduce en baja satisfacción, sino en que la salud y vida de las personas se pone en riesgo.

Yo me comprometo a que nadie tenga que ver su salud o a la de sus seres queridos empeorar porque no hay personal suficiente, servicios en turno, camas, instalaciones disponibles o medicinas en las unidades de salud (hospitales, clínicas, unidades de medicina familiar). Las unidades de salud serán completamente operativas las 24 horas de los 7 días de la semana. Con una inversión de 30 mil millones de pesos equiparemos y surtiremos de insumos y medicinas a todas las unidades médicas. Crearemos centros de diagnóstico regionales que atiendan, a distancia, las necesidades de interpretación de estudios de hospitales y clínicas
locales que no tienen las capacidades. Haremos intercambios públicos-privados de servicios de salud e infraestructura para que siempre tengas a la mano y rápidamente lo que necesitas para cuidar tu salud, incluyendo la dispensación de recetas. Reduciremos el gasto de bolsillo de los mexicanos y mexicanas al contar con medicinas en nuestros subsistemas públicos de salud.

VI. Personal de salud bien preparado y con capacitación continua

Aproximadamente, cada año se titulan poco más de 13 mil médicos generales y 11 mil licenciadas y licenciados en enfermería. Y tan sólo en 2016, 34 mil 874 médicos se postularon al examen de residencias médicas, pero sólo 7 mil 772 pudieron acceder al programa. Necesitamos que se dignifique la gran labor de médicos y enfermeras, y que haya más opciones para su desarrollo profesional.

Me comprometo a implantar más programas de capacitación del personal médico, paramédico y técnico, tal que incluya a todos los trabajadores de la salud, de modo de transformar y mejorar el servicio. Necesitamos más médicos y enfermeras que tengan las herramientas y conocimientos para prestar un mejor servicio, en especial ante la emergencia de nuevas tecnologías y métodos para predicción, diagnóstico, tratamiento, seguimiento y prevención. Queremos que las enfermeras puedan identificar padecimientos sencillos, poner en práctica medidas de prevención y fortalecer la educación de la población sobre temas de
salud. Vamos a crear más opciones de especialización para los miles de estudiantes de medicina que cada año se gradúan y capacitación continua para todo el personal de salud, con énfasis en la atención primaria de la salud y de la salud comunitaria. Fortaleceremos los programas de formación de personal de la salud para que siempre haya quien te atienda en cada comunidad. Revisaremos el servicio social para que cumpla, con mayor eficacia, su objetivo fundacional.

VII. Salud digital, investigación e innovación

En los últimos años, las instituciones públicas de salud han trabajado en construir expedientes clínicos electrónicos, padrones y sistemas estadísticos estandarizados. Sin embargo, en muchos casos, estas iniciativas han sido aisladas y tienen poca coordinación.

Pondremos a México a la vanguardia en sistemas digitales y en el desarrollo de investigación, ciencia y tecnología para mejorar la atención y el intercambio de servicios. Debemos aprovechar los avances tecnológicos para centrar el Sistema de Salud en las personas y monitorear puntualmente el estado de salud de cada uno de nosotros para identificar mejor nuestras necesidades particulares, prevenir la aparición de trastornos y controlar mejor las enfermedades.