Blog

Respuesta al Presidente de la COPARMEX sobre impulsar la Nueva Cultura Salarial

GUSTAVO A. DE HOYOS WALTHER
Presidente Nacional de la
Confederación Patronal de la República Mexicana
Presente.

Estimado Gustavo:

Por este medio, y con mucho gusto, doy respuesta a su pregunta: ¿Se compromete a impulsar la Nueva Cultura Salarial que promueve Coparmex, iniciando con el incremento al Salario Mínimo General (SMG) al menos a $98.15 M.N en el mes de mayo de 2018, para alinearlo a la Línea de Bienestar Personal calculada por Coneval, y que, a través de una política salarial de largo plazo, permita que en 2030 el SMG alcance al menos el rango entre $181.58 y $213.63 pesos reales al día (en pesos actuales), para que toda familia que trabaje en la formalidad logre superar la Línea de Bienestar Familiar? ¿Cómo lo harán, con qué recursos y para cuándo?“.

El salario de los trabajadores mexicanos debe aumentar. No sólo el mínimo, que hoy no alcanza para una persona y mucho menos para una familia, sino el salario de los trabajadores en general. Debemos todos entender que no hay crecimiento económico sin consumo, y que para que haya consumo es necesario que los trabajadores ganen más, que tengan mejores salarios porque de ello dependerá no sólo el consumo y el bienestar de los trabajadores y sus familias sino también el de los emprendedores y sus empresas, las cuales nos proveen de bienes y servicios. Mejores salarios significan no sólo una mejor vida para las familias. Significan también dinamismo económico, crecimiento de las empresas, economías de escala y mayores ganancias.

México lo sabe muy bien porque lo ha experimentado. Si en los años más recientes nuestra economía logró hacer frente al descenso de la producción y los precios del petróleo, así como al poco dinamismo económico de nuestros principales socios comerciales y por ende de sus importaciones, ello fue en buena medida gracias a la fortaleza y el crecimiento de nuestro mercado interno.

A eso debemos seguir apostando, a fortalecer nuestro mercado; a lograr que el consumo nacional sostenga, acelere y multiplique nuestro crecimiento económico. Parte de la ecuación es, sin duda, la necesidad de lograr mayores salarios, más empleos formales, con prestaciones sociales.

Aunque en México sólo 15% de la población ocupada percibe hasta un salario mínimo, pues el 85% restante gana más, justo es reconocer que urge aumentarlo. Ha crecido en términos reales en los años recientes, sin duda, pero es un hecho que es muy bajo, el más bajo de los países de la OCDE. Si queremos dinamizar el consumo, deberemos crear más empleos, pagar mejores salarios, alcanzar un entorno que invite a los emprendedores a invertir y a la gente a consumir. México necesita salarios justos, dignos, con los cuales pueda vivir una familia.

Estoy convencido de que ni el salario mínimo ni ningún otro puede fijarse sin tomar en cuenta variables fundamentales del mercado laboral como las líneas de bienestar y las vinculadas con la productividad o su efecto en la competitividad. Por ello me he comprometido a que, como Presidente de la República, impulsaré una agenda de creación de empleos, formalización, inclusión y mejora de la productividad y de la competitividad de nuestra economía en sus diferentes rubros.

El primer eje de esta agenda será el programa Avanzar Contigo, con el que detectaremos las necesidades puntuales e individuales de la gente, sean empleos, mejores salarios, oportunidades para trabajar y estudiar al mismo tiempo, guarderías, estancias y escuelas de tiempo completo para hijos de trabajadores, casas de día para adultos mayores y hospitales funcionando al cien, entre otras. Una vez detectadas las necesidades, emprenderemos acciones para poder atenderlas de inmediato.

El segundo eje de dicha agenda es la estabilidad económica y la seguridad jurídica, pues para crear más empleos, mejor pagados y con todas las prestaciones, necesitamos más inversión, la cual responde siempre que encuentra estabilidad, certeza, trabajo serio de las autoridades para impulsar el crecimiento y el desarrollo.

Coincido con la COPARMEX en que es necesario romper el círculo vicioso de empleos de baja calidad, baja productividad, bajo nivel salarial, nulas prestaciones y muy bajas perspectivas y reemplazarlo por un círculo virtuoso de mejores empleos, más altos niveles salariales, mejoras en la competitividad, y más inversiones públicas tanto en el desarrollo de infraestructura como en el financiamiento de programas sociales.

Le envío un cordial saludo.