Discursos

Participación de José Antonio Meade en el Foro 10 por la Educación

Moderador: Candidato, ¿qué acciones se implementaran para que el modelo curricular vigente se aterrice efectivamente en todas las aulas?

José Antonio Meade: Bueno, muy buenos días. Primero, muchas gracias, Leonardo, por la presentación, muchas gracias a todos ustedes por la invitación, por el foro.

Es un foro interesante, es un foro casi de especialistas, bueno, sin el casi, es un foro donde estamos hablando de detalles ya muy puntuales y muy precisos de qué queremos hacer y cómo vemos a la educación en México.

Es un foro, sin embargo, y sí quisiera comentarlo muy brevemente al principio, que presupone un consenso básico alrededor de cuál es la dirección que tiene que tomar la educación en México, y me parece que, desde alguna perspectiva, desperdiciamos un poquito la oportunidad de tener una reflexión más amplia de si estamos de acuerdo o no en la dirección que está tomando el eje rector de lo que queremos para la educación de los hijos.

Y ahí hay visiones muy encontradas, y en este ejercicio se trata de hablar de la nuestra y eso es lo que voy a hacer y en eso me voy a concentrar, pero sí quisiera aprovechar para poner sobre la mesa que el debate es mucho más amplio y que el debate de fondo, cuestionaría incluso las preguntas. Hay mucha gente que no estaría de acuerdo con la premisa de la pregunta.

Aquí por ejemplo se nos pregunta sí y cómo pensamos avanzar en la dirección de nuevo modelo curricular. La pregunta, de entrada, debía de ser si pensamos o no que debía de haberse actualizado el nuevo modelo curricular.

Y ahí hubiésemos encontrado dos respuestas: hubiera habido algún candidato, si es que hubiera aquí venido, para decir que no está de acuerdo en la premisa de muchas preguntas. Y, a mi juicio, ese es el debate grande, ese es el debate importante.

El debate importante es el de la premisa de si estamos o no de acuerdo en que la educación tiene que poner al centro a las niñas y a los niños, de si estamos o no de acuerdo en que la educación tiene que poner al centro el trabajo con los maestros y su permanente capacitación, si estamos o no de acuerdo en que los maestros tienen que tener el control de su destino y su trayectoria, y no subordinarlo a otro tipo de intereses. Ese a mi juicio es el debate de fondo.

Habiendo dado el debate de fondo, podemos profundizar en cada uno de sus elementos, pero aquí al entrar en cada uno de los elementos y el detalle, estamos presuponiendo que hay un consenso en el fondo que la verdad es que no está. Y tan no está ese consenso de fondo que hoy aquí no están todos los candidatos.

Hay algunos candidatos que prefieren encontrarse con otros intereses que no son ni de los niños, ni de los maestros. Y, a mi juicio, eso es lo que debiéramos estar reflexionando.

Habiendo hecho esa reflexión que, de nuevo, yo creo es la reflexión toral y fundamental, para poder asegurar que se implemente adecuadamente el nuevo modelo curricular, primero hay que reconocer que se dio. Después de muchos años de no haber tenido un avance tan importante en actualizar un nuevo modelo, tenemos un nuevo modelo.

Para poderlo implementar hay que trabajar en varias dimensiones: una de fondo en donde la formación inicial de los maestros ésta sea una parte muy importante. Si lo hacemos desde la formación inicial iremos corrigiendo el problema de flujo, iremos teniendo nuevas generaciones de maestros que están capacitados en la idea de que lo que hay que hacer es Aprender para Aprender.

Y hay que trabajar en la formación continua de los maestros. Los que se formaron bajo de un paradigma diferente, hay que regresarlos para darles herramientas de capacitación que les permitan entender, aprender y profundizar en la idea que está atrás de esta actualización curricular que es: Aprender para Aprender.

De la misma forma, Aprender para Aprender exige nuevas tecnologías y necesita, de nuevo en el flujo y en el saldo, que los maestros estén capacitados en sacarle a las nuevas tecnologías el mejor provecho.

Las nuevas tecnologías hoy no son un problema de hardware, son un problema de cómo esas nuevas tecnologías nos sirven para aprender. Y eso implica que los nuevos maestros, desde su formación, sepan aprovechar esas tecnologías; y los que se formaron distinto, se actualicen.

Cierro con un último planteamiento: así como la evaluación es central, la docencia también lo es y tendríamos que acompañar este esfuerzo de capacitación con un instituto pro docente, que le dé la misma centralidad a la capacitación que hoy tiene la evaluación.

Moderador: Hay gente, Doctor, que no comparte, lo decía usted hace un momento, ni esta currícula ni esta metodología. ¿Debiéramos mantenerla, debiéramos cambiarla?

José Antonio Meade: Sin duda, yo creo que debemos de mantenerla, me parece que la dirección es la correcta, en ella se involucración las mejores mentes.

Puede haber discusiones de matiz pero, de nuevo, lo que está al centro de la discusión es mucho más amplio que esto.

Aquí estamos suponiendo que hay un consenso de que la dirección correcta es Aprender para Aprender, puede haber diferencia en el matiz, pudiéramos modificar el currículum, pero lo de fondo es si Aprender para Aprender es mejor que memorizar. Bueno, de fondo, yo creo que lo correcto es ver hacia adelante y modernizar la currícula para aprender a aprender.

Pero ese no es un consenso que ya se alcanzó, eso está en la boleta, eso está en la definición y la mejor forma de acreditar compromiso con esta dirección es estar aquí, con ustedes.

Aquí están quienes le han dedicado una vida a la educación y quienes han visto en los últimos años una gran centralidad en este debate, quienes han sido actores fundamentales en que movamos el debate educativo alrededor de las niñas y los niños, de que lo movamos alrededor de cómo deberíamos de aprender y con qué instrumentos.

Al mismo tiempo que está sucediendo esto, hay quien cuestiona de fondo si lo que hemos hecho, si está revolución de poner a las niñas y a los niños al centro, es correcto o si tendríamos, de nuevo, que mantener otros intereses.

Entonces, ¿cómo asegurar que se complementan? Trabajando con los maestros, trabajando con la tecnología, trabajando desde la formación inicial y dando espacios de formación continua, dándole la misma centralidad que tiene la evaluación al apoyo a la docencia para que esta capacitación sea permanente, con un instituto pro docente que permita asegurar que la educación continua y la inicial estén adecuadamente centradas en darle a los maestros, en lo continuo y en lo inicial, los elementos adecuados para que puedan implementar esta modificación absolutamente revolucionaria, en términos de la visión de cómo tendríamos que estar aprendiendo en las aulas.

Moderador: El punto evidente, a continuación, sería cómo construimos ese consenso, pero a lo largo de la entrevista y del diálogo con los expertos, Doctor, hablaremos del Servicio Profesional Docente y de la formación docente de todo esto.

En este mismo eje de currícula y metodología pedagógica de México Evalúa, Marco Fernández, por favor.

Pregunta: Hola, muy buenos días.

José Antonio Meade: Oye Marco, yo he comentado en otros foros y vuelvo a comentar ahorita, uno piensa que lo más difícil en este foro son las preguntas y las respuestas,

Moderador: Y no.

José Antonio Meade: Lo más difícil es el audio y el video, yo creo que hay que darle un aplauso a los de audio y video, conociendo que es bien complicado.

Pregunta: Muy buenos días, candidato. Me toca a mí una pregunta que parcialmente ya comenzó a responder, dado que ninguno de los programas de tecnología en la educación ha demostrado tener impacto alguno en el aprendizaje de los niños y de las niñas, ¿qué haría usted diferente? ¿Por qué? ¿Cómo lo implementaría?

¿Qué hará para que los alumnos aprendan el tan traído inglés, que tanto se ha dicho es la importancia del sistema educativo?

José Antonio Meade: Mira, el inglés aparece como objetivo de gobierno desde que Plutarco Elías Calles era secretario de Educación Pública, desde 1900, creo que era 26, se platea que el inglés es parte fundamental de nuestra currícula.

¿Qué se ha descuidado de 1926 a la fecha? La formación de los maestros. ¿Qué necesitamos? Maestros que sean bilingües, que sean profundamente bilingües, que sean bilingües no solamente en el sentido del manejo del idioma, sino que sean bilingües en términos de su capacidad docente de enseñar en los dos idiomas.

¿Eso a qué nos lleva? Pues nos lleva a que tenemos que hacer, de nuevo, un ejercicio en la educación continua, pero sobre todo un ejercicio que rinde mejores frutos y que es más estructural en la formación inicial de los maestros.

Donde primero tendríamos que sembrar la semilla, para efectos de que el inglés tuviéramos la capacidad de convertirlo en un elemento fundamental de competitividad y hacer realidad que los mexicanos salgan del sistema educativo plenamente bilingües, en términos de español e inglés, además de ser bilingües en algunas otras regiones del país en términos de lenguas originarias, lo que necesitamos son una generación de maestros que tengan esa capacidad.

Hay que empezar por ahí, aquí no hay atajos. Nosotros no tendríamos que tener la capacidad de tener 200 mil maestros bilingües en todas las escuelas, pero sí tendríamos la capacidad de tener a los mejores docentes en las Normales para que los maestros salgan plenamente capacitados en el manejo del idioma y en la capacidad para enseñarlo.

Y sin tener aquí acceso a ningún atajo, sino asumiendo que de fondo lo que necesitamos es cambiar la formación de todos los maestros, para que todos sean bilingües, empezar por las Normales.

Es un camino que no se va a agotar en dos, en cuatro, en seis, a lo mejor en 12 o 18 años, pero después de perseverar en que todos los maestros, desde la Normal, tengan esta capacidad, al cabo de una generación vamos a lograr lo que fue un anhelo desde 1926, que nuestra educación pública y la educación básica permita que se gradúen mexicanos que sean bilingües y que, con cargo a ello, tengan mejores accesos y mejores oportunidades en un mundo plenamente global.

Hay que reconocer que va a costar trabajo, hay que reconocer que no hay atajos y hay que reconocer que la única forma de asegurar que éste no sea un planteamiento retórico, que éste no sea un planteamiento de propaganda, sino que sea de fondo un compromiso con una nueva generación de mexicanos preparados para ser exitosos en el mundo global, tenemos que verlo reflejado en que hoy en las Normales estén los mejores maestros de inglés entrenando a los maestros, para que éstos, a su vez, tengan la capacidad de hacer del inglés una realidad en nuestro sistema educativo.

Moderador: En materia tecnología, Doctor Meade, ¿más equipos o no equipos? ¿Tablets, móviles, laptops? Nada de eso. ¿Qué postura defendería usted?

José Antonio Meade: Defendería dos o tres matices: uno primero, darnos cuenta que la tecnología cambia diario y, por lo tanto, darnos cuenta que la tecnología de hoy va a ir cambiando también hacia adelante.

Antes se pensaba que la tecnología había que comprarla, yo creo que ahora hay que apostarle a que la tecnología es un vehículo de mecanismos didácticos y una puerta de acceso al mundo.

Pero, de nuevo, la tecnología se aprende a utilizar, la tecnología, ya sea tablets o computadoras, o centros digitales, o el mecanismo que vayamos escogiendo y renovando, porque tendríamos que irlo renovando permanentemente.

Cuando primero empezamos a ver tecnología nosotros en nuestra casa, en nuestros hogares, tenía uno una computadora. Yo me aventé el doctorado con una sola computadora, una computadora que tenía menos memoria y menos capacidad que mi teléfono.

Hoy, siente uno la necesidad de actualizar el teléfono con cada nueva versión. Eso tendríamos que estar listos para hacerlo también en las escuelas.

Pero, lo más importante es: la tecnología por sí misma y el acceso a instrumentos tecnológicos en las aulas no es suficiente, hay que aprender a usarlas en beneficio de que, efectivamente, ensanchen el horizonte de los niños que tienen acceso a ello.

Eso, de nuevo, tiene dos elementos: un elemento de flujo y un elemento de saldo. En el de saldo, y por eso la importancia de una instancia como pro docente, en el de saldo hay que salir con educación continua a los maestros para que puedan incorporar el uso de tecnología en el currículum.

Y en el de flujo, hay que asegurar, desde las Normales y quienes quieran contender para ser maestros, que parte del currículum sea cómo aprovechar la tecnología para la docencia y la pedagogía.

Moderador: ¿O sea, sin duda, sí tecnología en todo el país?

José Antonio Meade: Sí tecnología, pero, como dice Marco correctamente, si nosotros lo que hacemos es poner computadoras en el salón de clase, nos vamos a quedar cortos. El chiste es saber cómo la tecnología puede, en la pedagogía, apoyar el modelo curricular.

Moderador: El siguiente eje temático, uno de los más controversiales de la reforma, el tema de la evaluación y el logro educativo.

Le pido a Leonardo García de la Unidad Nacional de Padres de Familia, si es tan amable.

Pregunta: Gracias. Efectivamente las evaluaciones son ya una realidad, la pregunta es, ¿qué acciones de política pública llevarán a cabo para lograr que estas evaluaciones se vinculen con la mejora de los procesos enseñanza-aprendizaje?

José Antonio Meade: Hay dos evaluaciones que son centrales, y aquí yo vengo del mundo o tuve la experiencia de estar en el mundo del desarrollo social.

Lo que no se puede evaluar no se puede medir, y lo que no se puede medir no se puede mejorar. Hay dos evaluaciones que son importantes, yo diría tres.

Una primera evaluación es la que hacemos de los alumnos, Planea, para ver si efectivamente están o no aprendiendo; una segunda evaluación es la que hacemos de los maestros para ver que efectivamente se estén actualizando en todo lo que estamos implicando de modificaciones.

Y hay una tercera evaluación, que es la más importante, que es la vida, si efectivamente le estamos dando a los alumnos los elementos necesarios para ser exitosos en el mundo laboral, y en algunos casos se puede acreditar, con evidencia, que sí. Y pongo solamente un ejemplo: en México si terminamos la preparatoria, vamos a vivir cinco años más que si no la terminamos.

Esa es una evaluación de que los materiales que le estamos dando a los alumnos en nuestro sistema de educación formal, les están siendo útiles para ser exitosos en su vida, tan es así que la vida de quien tiene estos elementos a la mano, se extiende por cinco años respecto de quien no la tiene.

Si nosotros queremos tener un país que sea potencia, tenemos que evaluar permanentemente a los alumnos, permanentemente a los maestros, y darles a uno y a otro los mejores instrumentos para salir adelante.

La evaluación no tiene ni debe tener una percepción punitiva, la evaluación es, lisa y llanamente, un termómetro que nos permite saber si le hemos cumplido a los maestros, dándoles los mejores espacios de capacitación, y si le hemos cumplido a los alumnos, ayudándoles, efectivamente, a aprender.

Si nosotros nos damos cuenta con la evaluación que hacemos de los alumnos, si nosotros cumplimos con evaluar a los alumnos y encontramos que hay alguna deficiencia, estamos en la posibilidad de corregirlo; si nosotros, al tiempo de evaluar a los maestros, encontramos que hay alguna deficiencia, estamos en la posibilidad de corregirlo.

Pero lo que no podemos es manejar a ciegas, lo que no podemos es manejar el futuro de maestros y de niños sin tener los mejores elementos de evaluación.

Ahora, hay que ver que la evaluación sea pertinente, hay que ver que la evaluación sea útil, hay que ver que la evaluación de maestros y de alumnos, efectivamente verse sobre los temas que son relevantes. Pero nosotros no podemos aspirar a mejorar nuestro sistema educativo si no estamos dispuestos a evaluar.

Y la vía y la forma de estimular cuando evaluamos, es que el maestro sienta recompensa cuando se prepara mejor, que el maestro vea reflejada esa evaluación en la nómina, que el maestro vea reflejada esa capacitación en un mejor horizonte de vida, que el maestro sienta estímulo, por la vía de tener control de su trayectoria por su esfuerzo, por su preparación y por el tiempo que le dedique a estar permanentemente capacitado.

Es muy importante que evaluemos bien, y que el material de la evaluación sea pertinente. Y por eso qué bueno que hoy se lo hemos encargado a una instancia autónoma, a una instancia que tiene un empoderamiento que le viene de la Constitución, para que permanentemente la evaluación sea pertinente.

Qué bueno, ahora, que complementemos ese esfuerzo de evaluación con uno que apoye al docente, para estar seguro que el docente tenga siempre los mejores elementos, no para salir bien en la evaluación, sino para estar permanentemente bien capacitado en un círculo virtuoso que evalúe, mida y, por lo tanto, mejore nuestro sistema educativo.

Moderador: Es decir, ¿si usted gana la Presidencia se mantendrá la evaluación docente?

José Antonio Meade: Sin duda se mantendrá, con un mecanismo dinámico, central para poder mejorar.

No podemos mejorar lo que no podemos evaluar y, si evaluamos bien, eso le va a dar elementos, al maestro y al estudiante para que tengamos todos certeza de que vamos caminando en la mejor dirección.

Don Aldo representa a los padres de familia, para ellos debe ser un gran aliciente saber que estamos permanentemente revisando que las niñas y que los niños van bien, y que estamos permanentemente revisando que quien está frente a ellos, frente al pizarrón, frente a las aulas tiene adecuados elementos de conocimiento.

Y eso obliga, y creo que esa es la parte fundamental y esencial, la evaluación a quien obliga no es al maestro y al niño, la evaluación a quien nos obliga es a nosotros a hacer lo que tengamos que hacer para que el maestro esté bien preparado y el niño esté aprendiendo.

Al final, la evaluación lo que va a reflejar es si nuestro sistema educativo está funcionando, no si el maestro es bueno o malo, no si el niño es o no aplicado, lo que va a funcionar en el sistema educativo es que tenga, frente al niño, a los mejores maestros. Y los maestros los mejores elementos docentes para que estén bien capacitados.

Moderador: ¿Qué les decimos? Existe un significativo número de docentes en este país que piensan que la evaluación no sirve y que no la quieren aplicar ni desarrollar.

¿Qué le decimos a ese segmento de maestros? ¿Qué le dice usted a la CNTE en la 22, en Oaxaca, en Guerrero, en Chiapas, que rechazan la evaluación?

José Antonio Meade: Que no podemos nosotros condicionar el futuro de nuestros hijos en esos estados.

Vamos a hablar un poquito más adelante de marginación, vamos a hablar de inclusión, vamos a hablar de un sistema educativo en donde hoy tenemos resultados que no son los idóneos.

No hay manera de que les ayudemos a esos maestros si no los evaluamos, no hay manera de que les demos los instrumentos didácticos a esos maestros si no les ayudamos, no hay manera que nos demos cuenta cómo nosotros, como gobierno, le hemos fallado a esos maestros por no darles los mejores elementos de educación.

Esos maestros reclaman en muchas ocasiones, y reclaman bien: “Oigan, yo saldría muy bien evaluado si tuviera mejores elementos didácticos, si se hubiera invertido más en capacitar”. Tienen razón.

¿Qué hay que hacer? Evaluarlos para identificar dónde les hemos quedado mal, y donde les hayamos quedado mal hacer el los esfuerzos necesarios para subsanar, desde lo inicial y en lo continuo, cualquier elemento en donde nosotros les hemos fallado a los maestros.

Pero lo que no podemos permitir es que esa falta de evaluación impida que los maestros tengan los mejores elementos y que, el hecho de que los maestros no tengan los mejores elementos, ponga en peligro la formación y la vida de las niñas y los niños de esos estados.

Moderador: El siguiente eje temático tiene que ver con inclusión y equidad.

Adelantaba ya usted, hace un momento, algunas de las preocupaciones en ese sentido, en términos de marginación o de desequilibrios en el sistema, donde tenemos escuelas con muchos recursos y buenos maestros y otras donde no tenemos nada.

De UNETE, Antonio Prida, representante de UNETE.

Pregunta: Buenos días, Doctor Meade. ¿Cuáles serán las principales acciones que tomará para reducir las brechas educativas y hacer el sistema más incluyente? ¿Qué propone para atender el abandono escolar en la educación media superior? Gracias.

José Antonio Meade: Respecto del primer planteamiento, sin duda el derecho más habilitante de todos es la educación, el que nos va a acompañar, literalmente, desde lo prenatal hasta la muerte es la educación.

Esa nos va a ir abriendo puertas, nos va a ir permitiendo desarrollarnos, nos va a ayudar a tomar mejores decisiones, nos va a ayudar a procesar situaciones complejas, implementar la mejor estrategia para enfrentarla.

Desde el punto de vista de equidad, ahí es donde tendría que estar nuestra principal apuesta, y ahí es donde está nuestro primer reto para demostrar el compromiso con la inclusión y la equidad.

Como se dice de manera ordinaria, ese amor y ese aprecio tiene que verse reflejado en el presupuesto y tiene que verse reflejado, además, en adecuados estímulos.

En términos generales, la plaza y la trayectoria laboral debiera de acompañar al maestro a donde se moviera, probablemente con una sola excepción que es el caso de aquellas zonas marginadas, en donde la presencia de un buen maestro puede hacer una diferencia enorme.

Hay muchos estudios que han acreditado que un maestro bien formado frente a un aula, permite incrementar el rendimiento de los alumnos hasta en dos y media veces en promedio, respecto a un maestro que no tiene los niveles de capacitación adecuados.

Eso quiere decir que tendríamos que acompañar de mejores salarios al maestro que vaya para trabajar en esos espacios de inclusión y de marginación. Y ese bono salarial no tendría por qué acompañar al maestro, tendría que acompañar a la plaza, al lugar, al espacio, en donde estamos queriendo motivar para corregir un problema de desigualdad y un problema de exclusión.

En México hablamos de inclusión, hablamos de igualdad y hablamos de equidad, en materia educativa lo que tenemos que hacer es lograr equidad. Si nosotros damos idéntico apoyo a todos, no estamos corrigiendo que partimos sobre la base de una profunda inequidad en el país, que exige una política pública diferenciada, y esa política pública diferenciada tiene que ir desde el estímulo al maestro, hasta la inversión en una infraestructura que es la más rezagada.

Uno aprende también de sus errores. Yo fui secretario de Desarrollo Social y echamos a andar un programa que se llamaba Fútbol por la Inclusión, pensando justamente en el tema de deserción escolar. Veíamos nosotros, entre la población Prospera, que niñas y niños abandonaban la educación media superior.

Y se nos ocurrió una idea que en el escritorio se oía a todo dar: “Vamos a armar un torneo de fútbol”, “Buscamos a las niñas y a los niños, los incentivamos, los motivamos”, “Al que gane el torneo lo traemos a jugar a la Ciudad de México, y el que gane la final en la Ciudad de México se va a jugar un mes a España, patrocinado -en ese caso creo que era por el Atlético de Madrid- para jugar allá y entrenarse un mes”.

El programa se oía a todo dar, padrísimo. Bueno, cuando fuimos a buscar a las niñas y a los niños que habían desertado, nadie estaba en el ocio, nadie estaba ni estudiando ni trabajando, se estaban partiendo el alma por salir adelante.

Y eso nos dio una lección de vida. Cada situación de deserción escolar esconde una tragedia, y esa tragedia obliga a que tomemos medidas importantes.

¿Por qué desertaban los niños en lo escolar? Uno, por costo de oportunidad, tenían necesidad de generar ingresos en familias que tenían muy pocos, eso se atiende con becas que tienen que estar presentes.

Por lejanía entre la vivienda y la escuela, eso se atiende con más infraestructura, que permita que la distancia entre la escuela y la casa pues esté acotada, de forma talque no se vuelva prohibitivo acceder a la escuela.

Eso se atiende por la vía de revisar, esa escuela particular y ver si algo hace falta, desde la infraestructura hasta la docencia, para capturar la imaginación del estudiante y que esté convencido de que esa alternativa educativa le va a cambiar la vida.

Pero el pensar que hay una predisposición al ocio, es equivocar el diagnóstico. Cada vez que alguien deserta, estamos condenando a ese joven a una vida en pobreza.

En México, de cada diez pobres extremos, nueve no terminaron la preparatoria. Eso quiere decir que si nosotros logramos una sola transformación, que es que en México se termine la preparatoria, habremos dejado un piso parejo, no sólo para esos jóvenes, sino para que el país salga adelante con mejores condiciones.

Implica reconocer que no hay una sola causa en la deserción, implica reconocer que tenemos que trabajar en cada caso para hacer un diagnóstico puntual y desplegar desde la infraestructura hasta la beca, lo necesario, para que los jóvenes, sí o sí, terminen la preparatoria.

Moderador: El siguiente eje temático, Doctor, tiene que ver con otro de los temas delicados y complejos del sistema educativo nacional, la profesionalización docente.

De Mexicanos Primero, David Calderón, por favor.

Pregunta: Muchas gracias, Doctor,

José Antonio Meade: David.

Pregunta: ¿Qué harán para mejorar la formación inicial y continua de maestras y maestros? Y, ¿qué cambio le haría a la Ley del Servicio Profesional Docente? Si así lo considerara.

José Antonio Meade: Mira, lo primero que haría es un spot extraordinario.

Moderador: Ya lo bajaron, Doctor, ya lo bajaron.

José Antonio Meade: Ni aguantan nada, ¿verdad?

Moderador: Ya lo bajaron

José Antonio Meade: ¡No, hombre! Son unos genios, mano.

La Reforma Educativa tiene que tener como un elemento central la renovación de las Normales; la Reforma Educativa tiene una transformación que a mí me parece importante y pertinente, abre la posibilidad de que cualquiera que tenga vocación, porque aquí hay que recordar que la docencia no es una profesión, la docencia es una vocación, entregar la vida a la educación de los hijos es mucho más que un empleo, es una vocación que es columna vertebral del México que somos y del México que queremos ser.

Y tenemos que reconocer esa vocación cerrando un par de brechas adicionales. Hemos hablado mucho de educación, de evaluación, de cerrar brechas y de cerrar distancias, una de las brechas que tenemos que cerrar es que los maestros tienen que ganar mejor, se les está pidiendo un esfuerzo significativo y real, significativo y real tiene que ser el esfuerzo también que hagamos de compensarlo, porque eso termina de redondear el esfuerzo que estamos haciendo de asegurar que tengamos a los mejores docentes frente a los alumnos.

Tenemos que cambiar de fondo las Normales para hacer lo mismo que les estamos pidiendo a los maestros, tenemos que evaluar cada normal y su currículum para estar seguros de que las Normales les están dando la mejor oportunidad a los maestros de salir adelante.

Por eso, de nuevo, una nueva instancia pro docente, que se encargue de revisar que le estamos dando en las Normales los mejores elementos para que la profesionalización de la docencia siga siendo un eje rector del México que queremos construir, para que el mérito y la preparación siga siendo el único elemento que influya en quién está frente a nuestros hijos en las aulas, pero que lo esté sobre la base de haberle dado a las Normales los mejores elementos.

Ahora, la profesionalización hacia adelante pasa por las Normales, pero la profesionalización hoy pasa por la capacitación y nos regresa a la centralidad de la evaluación. La evaluación lo que nos permite es saber cómo tenemos que dar esta educación continua a los docentes, una educación que tiene que ser compromiso de gobierno, una educación que tiene que ser gratuita, una capacitación que tiene que ponérsele a la mano a los docentes para que puedan, efectivamente, continuar profesionalizándose.

El reconocer la centralidad del maestro en el proceso docente, el reconocer que puede faltar mucho, pero que, si tenemos un buen maestro, suple muchas de las deficiencias, si, además, corregimos las demás deficiencias y tenemos buen material, buena tecnología, buena infraestructura. Pero, lo central, lo fundamental, es un buen maestro, eso implica un compromiso con la educación inicial en la normal, un compromiso con la educación permanente.

Y, por cuanto a la ley, hay que dejar que madure; seguramente se le pueden hacer matices.

Pero, yo regreso al tema que planteé al principio. Éste no debe ser un debate de matices, éste no debe ser un debate de ajustes, éste tiene que ser un debate de rumbo; vamos para adelante o no con el rumbo que nos hemos planteado, vamos para adelante o no con la profesionalización, vamos para adelante o no con poner al niño al centro, a la niña al centro de este ejercicio, y si sí, podemos discutir los ajustes.

Pero no nos hagamos bolas, lo que hoy está en la boleta no son estos matices, lo que hoy está en la boleta es la decisión fundamental de quién está al centro del sistema educativo, si los intereses políticos o los intereses de las niñas y los niños.

Moderador: Las Normales no quieren ser evaluadas, ¿qué hacemos con las Normales? ¿Las reformamos, las cambiamos, les cambiamos el programa, las cerramos? ¿Qué hacemos con una escuela Normal que no quiere ser evaluada?

José Antonio Meade: Vuelvo a insistir, aquí la evaluación no es para poner en evidencia a la Normal, la evaluación es para poner en evidencia el compromiso del gobierno con la Normal.

La evaluación tiene que servir para ver qué es lo que tenemos que hacer para que la Normal funcione bien, con un elemento adicional y bien importante, la Normal tiene que renovarse, y la Normal tiene que renovarse porque hoy, para esos espacios docentes, enfrenta competencia de otros sectores.

Eso implica que hoy la Normal, por definición, se tiene que renovar si quiere ser exitosa. Hoy, la Normal no tenía que renovarse porque sólo de ahí salían los maestros, en una posibilidad, en donde, yo hoy, por ejemplo, si quisiera dar clases en una escuela pública, lo podría hacer, podría evaluarme, podría sujetarme a esos criterios y, si me encuentran idóneo, podría dar clases en una escuela pública. Hace seis años no hubiera podido, tendría que haber salido de una normal.

Hoy, la normal tiene que evaluarse por necesidad, tiene que evaluarse por sobrevivencia y tiene que evaluarse para que sepa la normal cuál es el (inaudible) que el gobierno tiene que hacer con ella, para darle a cada normal los elementos necesarios en su programa, en su infraestructura, en sus apoyos, para que ahí salgan los mejores maestros.

Hoy, la evaluación de la normal es fundamental para la normal, para que la normal siga siendo pertinente en nuestro sistema educativo.

Moderador: ¿Qué hacemos con la Coordinadora? ¿Qué hacemos con la CNTE y con el SNTE? ¿Cómo profesionalizamos ese sector?

José Antonio Meade: A ver, de nuevo, diálogo; de nuevo, cercanía; de nuevo, apertura, pero diálogo, cercanía y apertura respecto de una definición que ya nos marca la ley. Nosotros no podemos dar marcha atrás en la apuesta central.

¿Por qué es tan importante esta apuesta central? ¿Y por qué es tan relevante el debate de fondo? Al final del día, lo que hagamos en la educación, va a impactar la esperanza de vida hoy, que es de casi 77 años en México. Esta discusión va a afectar la vida de un niño sus 77 años, todos los que viva, si le damos o no los elementos adicionales.

En esa discusión tenemos que ser claros, y nuestra apuesta tiene que ser una apuesta certera, la apuesta certera es cumplirle a esa generación. Esa es nuestra responsabilidad, esa es la responsabilidad del sistema educativo, y cualquiera que pueda poner por delante de esa apuesta, que es la del futuro del país, cualquier otro interés, está traicionando a las niñas y a los niños.

Moderador: ¿Y los que no quieren? Porque hay unos que no quieren.

José Antonio Meade: Se van a ir quedando fuera solos, y se van a quedar fuera solos porque no van a estar en la posibilidad de competir.

¿Qué es lo que estamos, hoy, al centro de este esfuerzo, haciendo? Estamos abriendo la posibilidad de que el maestro, que vuelvo a insistir, la vocación más noble que uno puede tener es la de la docencia, la vocación y la entrega más noble que uno puede tener es, sus conocimientos, ponerlos al servicio, con generosidad, de otros.

Esos conocimientos que podrían poner a su propio servicio en el sector privado, esos conocimientos que podrían poner a su propio servicio emprendiendo, escogieron transmitírselos a otra generación y sembrarlos para que a esa generación le fuera bien.

Es una vocación noble, es una vocación de vida la de los maestros, y lo que estamos haciendo en este esfuerzo es reconocer esa vocación de vida con mejores salarios, con mejores elementos didácticos, con mejor infraestructura en la cual desarrollarse. Pero con la apertura de que puedan ser muchos los que participen de esa vocación.

Al final, lo que va acabar pasando es que, quien no quiera modernizarse, el que no quiera aprovechar la obligación del gobierno de capacitarlo, se va a ir quedando sin los elementos necesarios en, además, un sector que como nunca antes se está modernizando.

Pregunta: Pero les seguimos pagando, seguimos subsidiando y subvencionando.

José Antonio Meade: Y poco a poco eso se irá acabando y se irá acabando de manera natural, y se irá acabando porque se van a quedar sin la posibilidad de satisfacer su vocación porque no tendrán la posibilidad de estar frente a los niños en las aulas.

Una vida de satisfacción en la docencia implica, por definición, tener la posibilidad de enseñar. Y para poder enseñar hay que actualizarse, y hay que actualizarse hoy como nunca antes, hoy el mundo está cambiando mucho más rápido.

Déjame poner un ejemplo en un terreno que me es a mí cercano, que es el de la formación como abogado. Bueno, cambió el nuevo sistema de justicia, se nos dio aviso y se nos dio ocho años a los abogados para modernizarnos.

La educación no da aviso, la educación está permanentemente siendo evaluada en el mundo y permanentemente está cambiando. Nosotros no podemos apostarle a preservar una visión de un mundo que ya cambió.

Ya los libros de texto, hace poco fui a un evento y me regalaron los libros de texto con los que yo estudié primaria en los setentas. Bueno, pues si hoy se los vuelvo a regalar a ustedes pues la verdad es que, desde el punto de vista docente, pues lo que nosotros y la forma como nosotros aprendimos en los setentas, ha cambiado.

Y hoy va a cambiar mucho más rápido que antes, porque va cambiar mucho más rápido que antes la tecnología.

Aquí es un tema darwiniano: el que no se adapte a este nuevo entorno, en donde lo que está de por medio el futuro del país a través de sus niñas y de sus niños, se va a acabar quedando fuera.

Moderador: Es decir, el descarte será natural, no habrá ninguna decisión de política pública desde el gobierno, desde la SEP para modificar esta condición.

José Antonio Meade: Ya lo hay, ya lo hay, en términos de la evaluación.

Moderador: ¿Es el que marca la Ley?

José Antonio Meade: Sí.

Moderador: Correcto.

José Antonio Meade: Y ahí hay un proceso darwiniano de selección natural, y en ese proceso darwiniano, por la vía del ejemplo, la gente le va a apostar a evolucionar, porque el que no evolucione se va a quedar marginado y fuera

Moderador: El siguiente eje temático candidato, tiene que ver con el gasto educativo y la transparencia, otro de los temas muy complejos y delicados del Sistema Educativo Nacional.

A Favor de lo Mejor, Francisco Gonzáles, por favor.

Pregunta: Doctor, gracias.

Con respecto a este gasto eficaz, eficiente y honesto, ¿qué mecanismos de transparencia implementaría para garantizar un buen uso del gasto público educativo?

José Antonio Meade: Probablemente éste haya sido el tema en donde la transformación haya sido más de fondo. Y en donde, desde el punto de vista evolutivo y darwiniano que platicábamos, la modificación fue más relevante.

Hace seis o siete años, no mucho más, se pagaba la nómina de maestros en efectivo, no se tenía nómina de maestros.

A nosotros nos visitaban en la Secretaría de Hacienda gobernadores, en donde su principal rubro de gasto era el educativo.

Y les decíamos a los gobernadores: “Oye, ¿y cuántos maestros tienes?” “No, pues no sé.” “Oye, pero bueno, ¿y está bancarizada la nómina?” No, pues no está bancarizada.” “Oye, ¿y entonces cómo les pagas?” “Pues les pagamos en efectivo”. “Oye compañero, cuando esté bancarizada la nómina, sepas cuántos maestros tienes, regresas y entonces platicamos, porque mientas estés pagando en efectivo y no sepas, en tu principal rubro de gasto, a quién le estás pagando, pues…”

La verdad es que, como dice acá de Honestidad, de gasto eficiente y transparente, pues ya ni hablamos, ¿no?

Esta transformación del FONE fue una transformación fundamental. Por primera vez en la historia reciente, tenemos una nómina de maestros, por primera vez sabemos a quién le estamos pagando, y esa depuración implicó que se identificaran 44 mil plazas que no correspondían a maestros, implicó una economía de más de 5 mil millones de pesos.

¿Cuál debiera ser nuestra aspiración en todo lo que aquí estamos hablando? Todas estas preguntas tienen una expresión en un ejercicio de planeación, esa planeación, si nosotros vamos a darle el soporte y la educación que requiere, tiene que verse reflejada en el presupuesto.

Y ese presupuesto tiene que verse erogado en un contrato, y debiéramos ser capaces todos de darle seguimiento a la planeación, al presupuesto y al ejercicio de gasto a nivel de cada maestro, a nivel de cada contrato que se haga en la escuela.

Tenemos que reconocer que las escuelas requieren también de relativa autonomía en su gasto. Hoy las escuelas no tienen ocasiones para hacer, pues el gasto corriente indispensable para arreglar una ventana que se rompió, para arreglar un baño que no funciona, para reparar una gotera en el techo, hay que irle dando, paulatinamente, mejores elementos de autonomía a las escuelas.

Nosotros lo que hemos planteado es que pasemos de 25 mil a 100 mil escuelas de tiempo completo y con alimentación, igualmente queremos pasar de 25 mil a 100 mil escuelas que tengan la posibilidad de tener su propio presupuesto para que en este espacio de autonomía y transparencia, tengan un ejercicio mucho más eficiente.

El tratar o buscar que para reparar una ventana se sujete a un control central, pues a lo mejor nos abona en un riguroso control del gasto, pero no nos abona en que el gasto sea eficiente, y un gasto eficiente quiere decir que el día en que se rompa la ventana tenga la capacidad la escuela de arreglarla, y de arreglarla sujeto a su propia autonomía presupuestal.

Y de ahí el planteamiento de irles dando mejores espacios. Estamos absolutamente de acuerdo en la eficiencia del gasto, estamos absolutamente de acuerdo en que el gasto sea transparente, y nos regresa a la evaluación, y nos regresa a voltear a ver al mundo, y nos regresa a voltear a ver el país para ver qué ejercicio de gasto, qué metodología pedagógica, qué instrumento tecnológico, qué forma de aprovecharla frente a las aulas, permite que ese gasto que estamos haciendo rinda mejores frutos.

La transparencia y la evaluación nos ayudan a retroalimentar todos estos procesos en un sistema educativo que permanentemente evolucione para traer consigo los mejores resultados.

Moderador: Si usted gana la Presidencia, ¿entregará dineros a los sindicatos?

José Antonio Meade: El dinero se entrega a las escuelas, el dinero se entrega a los maestros en su sueldo, el dinero entrega a los niños.

Moderador: Luego los sindicatos reciben también.

José Antonio Meade: En la medida en que ese gasto sea también transparente.

Moderador: Que sea transparente.

José Antonio Meade: Que sea transparente y que se le pueda rendir cuentas.

O sea, aquí, al final del día, lo que tenemos es un sistema, es un sistema que tiene al centro a las niñas y a los niños, y es un sistema que, para que funcione, tiene que tener buenas escuelas, hay que darle dinero a las escuelas y que nos rindan cuentas; tiene que tener buenos maestros, pues hay que darle los apoyos a los maestros para que tenga los mejores elementos e incentivos. Y están agrupados de forma sindical, y en esa agrupación de forma sindical hay algunos trabajos de representación que son valiosos.

En la medida que sean transparentes y que todos podamos estar seguros que estamos trabajando en favor del futuro de las niñas y de los niños, en esa medida, estaremos hablando no de gasto, sino de inversión.

Moderador: En el eje de infraestructura y equipamiento, lo adelantaba ya usted hace un momento.

De ExEb, Enrique Madero. Si es tan amable.

Pregunta: Señor secretario, señor exsecretario. En Estados Unidos se dice exsecretario cuando ha sido secretario de Estado, como en el caso del señor candidato.

¿Cuáles son sus metas en relación a la mejora de la infraestructura escolar? Y, ¿cómo propone lograrlas?

José Antonio Meade: Este es un tema que se puede y que se debe parametrizar, y en el que tenemos que ir innovando también. Esto es, pues las escuelas tenemos que revisar en su infraestructura que tengan lo mínimo y lo elemental. Y no podemos descansar hasta que lo tengan.

Y tenemos que encontrar los mecanismos presupuestales y la innovación financiera para hacerlo, se hizo probablemente el esfuerzo más grande en infraestructura educativa, en época reciente, a través del programa de Escuelas al CIEN.

Fue un mecanismo presupuestal novedoso, transparente, al amparo del cual pudimos hacer un esfuerzo empezando por las zonas marginadas.

Yo creo que aquí hay que hacer dos o tres cosas que son importantes, y que son diferentes de lo que hacemos usualmente y que son aprendizajes recientes: primero, tiene que haber un compromiso con la reconstrucción.

Hoy seguimos sin terminar la reconstrucción de muchas de las aulas que fueron afectadas por los sismos. Lo primero que tenemos que hacer, en materia de infraestructura, pues es terminar con el proceso de reconstrucción y comprometerse que cada uno de esos espacios va a ser rehabilitado, literalmente, al 100.

Un segundo elemento, que también es aprendizaje, así como estamos revisando que tengan lo mínimo de infraestructura, hay que ir a revisar las aulas, y hay que ir a hacer un programa en donde empecemos por la vía de evaluar.

Que desde el punto de vista de materiales, que desde el punto de vista de infraestructura, pues las escuelas, todas, tengan elementos de seguridad frente a las contingencias que pudiéramos enfrentar, de tipo climático o de tipo catastrófico.

Tercero, tenemos que empezar a ser más ambiciosos en qué entendemos por infraestructura. Mucho del debate de infraestructura, hoy, tiende a estar en lo básico, ¿qué es lo primero que tenemos que corregir? El baño, el techo, la ventana, el pupitre, la banca, el escritorio.

¿Pero que tendríamos que empezar a hacer? Tendríamos que empezar a pensar en que el tipo de infraestructura también juega en la forma como estamos enseñando, y que la infraestructura que tendríamos que tener es una infraestructura que se preste a la innovación, que se preste al diálogo, que se preste a entender que la forma en cómo estamos aprendiendo es cada vez más colaborativa, cada vez más participativa, cada vez más social.

Y eso implica que la evaluación de la infraestructura vaya mucho más allá de los mínimos y que en la infraestructura vayamos entendiendo que eso también juega en la educación, y que en un modelo educativo que se está transformando para ser cada vez más social, cada vez más cooperativos, cada vez más participativo, cada vez más orientado a resolver problemas, cada vez más transversal en su enfoque, el tipo de infraestructura también juega en términos de cómo le estamos ayudando a las niñas y a los niños a aprender.

El mecanismo para financiarlos ya podemos, y ya acreditamos, que hay manera, lo que tenemos que identificar es cuáles son nuestras prioridades en infraestructura, empezar con la reconstrucción, terminar con la modernización de nuestra visión de infraestructura de las aulas y el mecanismo presupuestal habrá de acompañar el esfuerzo con transparencia, con rendición de cuentas y, de forma tal, que no sea obstáculo para tener la infraestructura que necesitamos.

Moderador: Gracias, candidato, el tema de gestión escolar.

Enseña por México, por favor.

Pregunta: Gracias, Pilar Castellanos de Enseña por México.

Candidato, ¿cuáles son sus prioridades para mejorar la gestión en las escuelas? ¿Y cuál será su estrategia para implementarlas?

José Antonio Meade: Éste yo creo que es uno de los temas que más se va a modernizar y que más va a cambiar. De nuevo, nos regresa un poco a los mínimos, los mínimos de gestión en la escuela hoy los definimos por que tengamos las plantillas completas, y por que esas plantillas completas nos permitan tener una gestión de las escuelas adecuadas.

Pero ahí tenemos la oportunidad de dar un brinco muy importante en materia de cómo se gestionan las escuelas. Y aquí la experiencia no es la de SEDESOL, sino la experiencia hacendaria, en términos de las plataformas digitales.

Hoy, las escuelas en su gestión siguen viviendo sin plenamente aprovechar la transformación digital de la que hemos sido objeto.

El SAT, el Sistema de Administración Tributaria, vivía en papel y con cinco años de rezago, con controles burocráticos de todas y cada una de las gestiones. El SAT evolucionó para empezar a vivir en un mundo digital, en tiempo real y con la posibilidad de descargar muchas labores de gestión ordinaria, aprovechando la administración de grandes datos y la posibilidad de que la digitalización te da de que mucho de este trabajo paramétrico se descargue, se centralice y desde alguna perspectiva se obvie.

Pues las escuelas saben cada vez mejor qué es lo que tienen que hacer, y esta transformación digital nos permite descargar la burocracia en favor de mucho más tiempo, pensando y trabajando, en favor de las niñas, de los niños y de la docencia. Entonces, sí partimos de los mínimos.

Tenemos plantillas completas, tenemos esos indicadores, los podemos revisar, los podemos buscar, pero tiene que haber en la gestión una revolución digital, para que esta revolución digital se dé, todos tienen que tener acceso a lo digital, todas las escuelas tendrían que tener la posibilidad de esa plataforma, y teniéndola, tendrán no solamente mejores elementos docentes, tendrán no solamente la posibilidad de aprovechar mejores elementos pedagógicos, tendrán también la posibilidad de descargar, por la vía digital, mucho del trabajo de control que hoy se hace en papel, a distancia y de manera ineficiente.

Aquí, yo creo que hay una gran transformación y una gran posibilidad de poner a las escuelas, dando un brinco cuántico, en términos de cómo se gestionan, para aprovechar esta incursión en lo digital.

Moderador: Este nuevo escenario educativo en México, Doctor, que incluye la participación social, es decir, la presencia de padres y madres en comités, dentro de las escuelas, participando en la toma de decisiones.

Por Fundación Banorte, Friné Salguero. Si es tan amable, por favor.

Pregunta: Buenos días, candidato. La pregunta es: ¿qué estrategia implementarán para fortalecer la participación activa de las familias en los procesos educativos?

José Antonio Meade: Uno de los elementos transformadores, una de las semillas más importantes que hoy nos tiene donde estamos, fue justamente la creación del Consejo Nacional de Participación Social, ese fue, desde el punto de vista de evolución, un parteaguas, porque reconoció el papel que la sociedad juega en cómo aprendemos, en cómo enseñamos, en cómo construimos un sistema de educación.

Este esfuerzo, lo decía Leonardo al principio, este esfuerzo y este foro convoca a cientos de instituciones que han hecho de la educación su vida y su misión, cientos de instituciones que se han puesto a pensar en cómo podemos hacerle para que tengamos los mejores elementos de éxito en beneficio de las niñas y de los niños, cientos de instituciones que hoy aportan su conocimiento en este foro, su emoción y su cercanía.

Pero, cientos de instituciones que hoy tienen una participación mucho más rica porque hay información, cientos de instituciones, empezando por los padres de familia, que son actores relevantes en este proceso, que hoy pueden saber qué están aprendiendo sus hijos, con qué material didáctico, con qué filosofía pedagógica, con qué maestros, cómo fueron evaluados.

El salto cuántico en términos de la calidad de la participación de la sociedad civil, en nuestros espacios educativos, se da porque, como nunca, hay acceso a información y, como nunca, el debate, en consecuencia, puede ser un debate informado.

Y el debate más ágil, el que está en frontera, el que está en cercanía, el que tiene el mejor pulso, el que tiene el mejor pulso, desde la frontera en educación hasta el mejor pulso de por qué están desertando los adolescentes, hasta el mejor pulso por la vía de los padres de familia de cuáles son los retos dentro y fuera de la escuela que están enfrentando los niños, el mejor pulso de qué es lo que está afectando en materia de adicciones, el mejor pulso de cómo podríamos seguir innovando, lo tiene una sociedad civil mucho más ágil y mucho más comprometida que la burocracia que administra el sistema educativo. Por lo que la participación de la sociedad civil enriquece.

Y por lo que yo vuelvo a insistir: quien no quiere venir a hablar con la sociedad civil está dejando de reconocer su importancia, su valía y el papel central que están jugando en beneficio del futuro del país.

Moderador: Gracias, candidato.

Otro de los temas complejos y delicados en nuestro sistema educativo nacional, la gobernanza y el liderazgo en el sistema.

¿Cómo se diseñan las políticas? ¿Cómo se implementan? ¿Cómo se aplican? ¿Quién supervisa?

Por parte de Compromiso Social de Calidad por la Educación, Raúl Medina Mora, por favor.

Pregunta: Doctor, José Antonio Meade, muy buenos días.

¿Qué acciones específicas de política pública tomarán ustedes para fortalecer el compromiso y las capacidades de las autoridades locales para que éstas puedan cumplir con su responsabilidad?

José Antonio Meade: Mira, el sistema de educación es un sistema que tiene varios actores y varias responsabilidades, y es un sistema que hoy tiene rectoría constitucional, que tiene rectoría constitucional y centralidad de algunos actores cuyo poder y cuya misión emanan directamente de la Constitución no del Ejecutivo.

Reconoce la participación de diferentes niveles de gobierno.

En todo esto que hemos hablado juegan autoridades municipales, desde el punto de vista de infraestructura y de servicio; juegan autoridades estatales, desde el punto de vista de gestoría del sistema educativo descentralizado; juegan autoridades federales, desde el punto de vista de la rectoría de la evaluación y de la rectoría de los modelos docentes.

Todo ese aparato exige compromiso y gestión, exige multianualidad y prospectiva, exige instancias que permanentemente estén pensando cómo nos coordinamos mejor, es un aparato complicado por naturaleza, es un aparato complicado por diseño, pero es un aparato que vamos a ir logrando que se mueva mejor si perseveramos en tener, como sociedad civil y como gobierno, esa información.

Si podemos ir permanentemente evaluando cómo están funcionando cada una de sus partes, y hoy las partes están ahí, central a todas esas partes, el proceso de evaluación, central a todas esas partes, el pro docente que estamos preparando para que evaluación y apoyo al docente se hablen y se retroalimenten, central en ese proceso de coordinación, la evolución que vayamos viendo en beneficio de las niñas y de los niños.

En la OCDE hay varios países que han hecho esfuerzos importantes por renovar sus sistemas educativos. Llama la atención, hay un libro reciente que no es ni profundo ni sofisticado, pero que le daba seguimiento a estudiantes a lo largo de tres sistemas: el sistema finlandés, el sistema coreano y el sistema, y llama la atención, polaco.

El finlandés, el mejor el mundo, y la conclusión de la evaluación del sistema finlandés es que su éxito radica en los maestros. Si uno quiere ser maestro en Finlandia, tiene que estar en el 10 por ciento superior de su generación en la licenciatura que hubiera escogido, y son maestros que tienen entre los mejores sueldos del mundo, poniendo de relieve, la centralidad del maestro en el éxito del modelo educativo.

El modelo coreano, un modelo que descansa en su éxito, sobre todo, en los incentivos de las evaluaciones para entrar a las universidades y que descansa en un modelo privado que compensa el modelo público, para capacitar para la preparación de los exámenes.

Pero lo interesante fue el modelo polaco, y fue interesante en el siguiente sentido. Hizo una reforma muy parecida a la nuestra, cambió los incentivos en términos de quién podía dar clases, de cómo se evaluaba, y pasó de ser como México, uno de los países que peor evaluado salía en el sistema PISA, a media tabla, en un lapso de cuatro o cinco años.

Eso quiere decir que hoy tenemos, como eje rector de la gobernanza, la información que tenemos de cómo vamos caminando, y esa información que tenemos de cómo vamos caminando nos va a retroalimentar en materia de gobernanza, de dónde tenemos que apretar en la coordinación para que el sistema funcione bien.

Si estamos fallando en los servicios, desde el punto de vista de infraestructura, por lo que hay que apretar es a la instancia municipal; si estamos fallando frente a los maestros porque no les estamos dando los elementos docentes necesarios, al que hay que apretar es a las instancias de capacitación de gobierno o el trabajo en las Normales; si no estamos dándole a los alumnos lo que requieren para aprender a aprender, pues hay que revisar la pedagogía y el modelo curricular, y la forma en como lo estamos implementando.

Pero el centro de la gobernanza, tiene que ser la transparencia y la evaluación pública como participación social, para que movamos permanentemente al país en la dirección que queremos, la de niñas y niños bien preparados que sobre la base de educación de calidad, puedan alcanzar sus sueños.

Moderador: El eje final, candidato, tiene que ver con el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, el INEE, sus alcances, sus logros, su marco legal; sobre este aspecto, de Suma por la Educación, Francisco Landero, por favor.

Pregunta: Doctor Meade, ¿qué hará para que los gobiernos federal y estatal, apliquen las recomendaciones del INEE?

José Antonio Meade: Uno de los elementos más importantes de la Reforma, y la que mejor refleja la importancia de Estado que tiene la educación, fue la creación del INEE, para no confundirlo con el INE.

Y en ese sentido, el reconocer su autonomía y respetarla, el reconocer su independencia y respetarla, convierte al INEE en la conciencia del sistema educativo; nada más importante que preservar, en consecuencia, esa autonomía y esa independencia.

Y la pregunta se retroalimenta con lo de Raúl, esa conciencia del sistema educativo, esa voz que nos va a llamar a decirnos si estamos o no avanzando bien, se vuelve el elemento fundamental para retroalimentar la gobernanza del sistema educativo y asegurar que tengamos los mejores resultados.

Y es una gobernanza y una centralidad, en el eje rector de respetar lo que el INEE nos está recomendando, el hecho de que estemos todos en la mesa, el hecho de que estemos los gobiernos federales, sí; los gobiernos estatales, también; las instancias municipales y la sociedad civil, una sociedad civil que, así como está alerta hoy de qué es lo que pensamos los candidatos de las propuestas, esté igualmente vigilante que el sistema esté funcionando bien, de que con los elementos de transparencia de información y de evaluación que tenemos, podamos permanentemente como sociedad retroalimentarnos para asegurar que estemos avanzando.

Los cambios son cambios que deben de darse más rápido de lo que la gente anticipa, es cierto que ésta es una Reforma de largo aliento, es cierto que es un camino que nos va tomar muchos años en recorrer, pero es cierto que estas semillas que hemos sembrado deben de empezar a germinar pronto.

Y la forma de asegurar que no perdamos el rumbo es ésta, la forma de asegurar que no perdamos el rumbo es una sociedad civil comprometida con la niñez, dispuesta a levantar la voz, dispuesta a señalar cuando hay fallas y en qué consisten.

Y dispuesta permanentemente a trabajar y empujar al gobierno y a los gobiernos para que le cumplan a las niñas y a los niños con el derecho fundamental, fundacional y el más habilitante de todos, que es el de la educación.

La mejor forma de asegurar que el sistema funcione no es desde el gobierno, la mejor forma de asegurar que el sistema funcione es que la sociedad civil nunca esté asustada de levantar la voz y de reclamarle al gobierno que cumpla con su trabajo fundamental, que es darle a las niñas y a los niños el mejor futuro, por la vía de la educación.

Moderador: Muchas gracias candidato.

El tema con el INEE es que a veces emite una serie de dictámenes, y de evaluaciones, y de diagnósticos y no les hacemos mucho caso.

José Antonio Meade: Acá estamos para reclamarlo.

Esa es justamente la idea, la idea de un sistema transparente, la síntesis de las 10 preguntas es ésta, la síntesis de las 10 preguntas es que hoy podemos sentarnos en un espacio como estos y hablar de si estamos rindiendo o no bien cuentas, hablar de si estamos o no implementando adecuadamente la educación inicial y la formación continua para asegurar que Aprender a Aprender funcione, hablar de qué es lo que tenemos que hacer en materia de gobernanza, evaluar si efectivamente estamos caminando en la educación o en la dirección correcta en términos de nuestra infraestructura.

Este ejercicio que acabamos de hacer aquí, es el espíritu que nunca debía de perderse y yo por eso quiero, un poco cerrar como empecé, esta es una discusión que no está acabada y este es un compromiso y una dirección que no está consolidada.

Esto de lo que hemos hablado, ahorita, es lo que está en la boleta. Lo que está en la boleta el primero de julio, entre otras muchas cosas, es qué pensamos de la educación, cómo pensamos que debiéramos de trabajar para asegurar que en la educación sea la mejor herramienta que tenga el país para salir adelante.

Y la única forma de asegurarlo, es que estemos dispuestos a comparecer frente a este grupo y decir lo que pensamos, y decir a qué nos comprometemos, y explicar cómo y qué vamos a hacer para asegurar que no haya un solo niño y una sola niña que por falta de educación esté condenada a vivir en pobreza en México.

El mejor elemento para corregir la falta de inclusión en el país, el mejor elemento para corregir la marginación, el mejor instrumento de ecualización social, es la educación, y por eso, hoy discutirla, es importante.

Es importante no discutir sólo los matices, es importante no discutir sólo los acentos, es importante discutir, lo estructural, lo fundamental, el sentido de la apuesta y el compromiso que tenemos de darles centralidad a nuestros hijos en nuestro esfuerzo educativo, eso es lo que está en la boleta.

Y yo vuelvo a insistir en algo que decía ayer en una entrevista. Frente a la historia, se nos va a recordar por si estuvimos o no dispuestos en esta elección a levantar la voz por lo que creemos, no a discutir sobre los matices, no a discutir sobre los márgenes, sino salir de manera comprometida, levantar la voz y decir: “Queremos un sistema educativo que privilegie únicamente el interés de las niñas y de los niños, que privilegie únicamente a los maestros para que tengan los mejores elementos. Y no estamos dispuesto a tolerar a nadie que pretenda subordinar la educación a sus ambiciones políticas”.

Moderador: Muchas gracias, señor candidato.