Discursos

Mensaje precandidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, durante la firma de la alianza “Por una Gran Ciudad”

Muchas gracias, muy buenas tardes.

Estoy muy contento de estar aquí acompañando a Mikel Arriola en este pacto por esta Ciudad, ésta que es nuestra Ciudad, la Ciudad que es sede de los Poderes de la Unión, la Ciudad donde muchos de quienes estamos aquí llamamos nuestro hogar, una Ciudad de la que nos sentimos orgullosos, una Ciudad que amamos entrañablemente, una Ciudad que está ahora, como dijo Beatriz Pagés, estrenando Constitución.

Una Ciudad que tiene todo para ser una metrópoli donde nos sintamos orgullosos, en donde podamos crecer, donde podamos generar empleo, en donde podamos estar tranquilos de que nosotros y nuestros hijos vamos a estar bien.

Una Ciudad que tiene todo, excepto un buen gobierno y lo que queremos hacer hoy es trabajar en darle rumbo al que será el mejor gobierno que haya conocido la Ciudad de México en muchas, muchas décadas.

Eso implica, en este diálogo con delegados, que cuando estemos en la Convención hablemos de perfiles, contrastemos los perfiles. Pero también que hablemos de la agenda, que pongamos de relieve lo que la Ciudad requiere de cada uno de los que aspiran gobernarla, en términos de compromiso puntuales.

La Ciudad de México puede ser un espacio en donde hagamos, no solamente vida en familia, sino que la disfrutemos, que la caminemos, que invirtamos en ella, que genere y que sea un motor permanente de transformación.

Muchos de nosotros que la vemos a diario, que la caminamos todos los días, sentimos la frustración de que con un poco de mejor gobierno, que con un poco de mejor política pública, esta Ciudad podría ser muy diferente. Una Ciudad que esté a la altura, no solamente del país, sino que sienta orgullo de su capital, sino los capitalinos que aquí vivimos.

Es una de las ciudades capitales más ricas y más cosmopolitas, aquí conviven a diarios millones de personas con diferentes credos, diferentes ideologías, pero con un solo objetivo: el objetivo de salir adelante.

Y nosotros tenemos que trabajar para que esta ciudad le dé a su gente, justo las condiciones que necesitan para desarrollarse a plenitud y para que puedan superar los retos que a diario enfrentan.

Yo, igual que Mikel, soy orgullosamente capitalino. Y quiero para mi ciudad tranquilidad, orden, limpieza, crecimiento; una ciudad que esté a la altura de lo mejor, una ciudad que esté a la altura de su historia.

Una historia que va a cumplir, como también se anticipaba, 700 años; habremos de sumar un compromiso adicional, que es que dejemos los festejos de esos 700 años muy bien encaminados.

El trabajo implica identificar agenda e identificar compromisos necesarios dentro de esa agenda, para eso nos vamos a juntar en esa Convención, para salir en unidad de propósito, para salir con propuestas que descansen en la agenda que hoy planteamos, y que nos permita que la votación no solamente escoja al mejor perfil, sino que escoja también la mejor agenda programática que se traduzca en una buena política pública y que se traduzca, para esta Ciudad, en el mejor programa de gobierno.

Y la agenda tiene que ser clara, tiene que ser puntual, tiene que ser ambiciosa y tiene que ser factible, tiene que ser una agenda que esté a nuestro alcance pero no por la falta de ambición, sino por la capacidad que tengamos de que esa agenda ambiciosa encuentre buena concreción.

Con base en lo que planteó Mikel, con base en ese diagnóstico, en ese diagnóstico que pulsa de las miles de conversaciones que tiene todos los días, de su conocimiento profundo de una ciudad por la que ha trabajado, la Ciudad de México es una de las ciudades que, en términos porcentuales, tiene mayor beneficencia, mayores derechohabientes en el Seguro Social.

Todos los días el seguro social daba en estas cifras la cantidad, todos los días tenían que estar al pendiente de los derechohabientes. Derechohabiente de la misma y nadie con la capacidad para sacar adelante estos compromisos quien ha acreditado una larga historia dando resultados de su honorabilidad, planteándose metas claras y metas ambiciosas de haberle regresado vigor a las finanzas del IMSS, de haberlo transformado en términos de éxito y del orgullo de contar con una de las atenciones de salud no solamente en el país, sino en el mundo.

Quienes van al IMSS, en el 85 por ciento de los casos, salen satisfechos de haber recibido una atención con calidez y con calidad y eso es lo que necesita la ciudad de México. Puntualmente hablando de conforme al diagnóstico lo que el Gobierno federal y el Gobierno de la Ciudad lo que deberían hacer en términos de una agenda que nos den la seguridad que los temas la ciudad necesita la cámaras eso nos daría la seguridad en términos de los muchos ojos y las muchas vistas que necesitamos para sentirnos tranquilos

Las encuestas acreditan algo que debería ser muy preocupante quien camine en la ciudad se siente intranquilo cuando usa un cajero automático, cuando camina por la calle y cuando usa el transporte público y eso quiere decir que no nos sentimos tranquilos prácticamente en ningún lado.

El tener los espacios de atención que tienen las ciudades más seguras y las ciudades y las más desarrolladas es algo que implica, sí, un esfuerzo pero un esfuerzo que se va a traducir en que recuperemos la tranquilidad social, se necesita mayor atención, mayor visibilidad, se necesita que, quienes interpretan y quienes actúan a partir de esa información, estén mejor capacitados y que estén mejor pagados.

Y se necesita, en lo particular, que estemos seguros y atentos de que en el transporte público nos sintamos, no solamente cómodos sino seguros.

Y esta es una preocupación que principalmente atañe a las mujeres que a diario se mueven en el transporte público y que hoy, como nos comentó Mikel, lo dejan de usar porque no se sienten seguras. Más ojos, un millón de nuevos ojos, un cuerpo policiaco mejor capacitado y mejor pagado y un transporte público seguro es lo menos que ocupamos hacer para que esta Ciudad esté a la altura en materia de seguridad de lo que los ciudadanos nos reclama. Y eso es de lo que queremos hablar en la Convención.

Tenemos que dar un paso adicional, una Ciudad que se prestigie de ser de vanguardia, incluyente y democrática, tiene que tener un transporte público igualmente incluyente y democrático, con una gran densidad que nos anime y que nos permita comunicarnos con eficiencia.

Eso quiere decir que debemos de ser capaces en construir 100 kilómetros de nuevas líneas del metro sin subir la tarifa.

Tenemos la posibilidad de hacerlo, lo hemos hecho en el pasado, ahí se da cuenta, administración tras administración, cómo había un vigoroso compromiso con el transporte público. En épocas recientes tuvimos administraciones en las que esto se logró.

No hay ninguna razón para que, con la gran capacidad financiera que se tiene, trabajando juntos gobierno federal y gobierno de la Ciudad, no podamos plantearnos y realizar un compromiso de esta naturaleza, que permita que el metro tenga la densidad y la capacidad incluyente de comunicar, vinculando hoy puntos que quedan lejos del servicio público.

Tienen que complementarse el transporte, el Sistema de Transporte Público (Metro), con una buena red de comunicación suburbana. Lo decía Mikel Arriola al principio, no solamente que queremos que quienes aquí vivan estén bien, queremos que quienes aquí viajan todos los días tengan capacidad de hacerlo, sin que eso se traduzca para la Ciudad en contaminación y en tráfico.

Eso exige, además, que tengamos líneas suburbanas que permitan esa mejor vinculación. Implica puntualmente el compromiso de desarrollar 59 kilómetros de trenes suburbanos y estos 59 kilómetros permitirán una vinculación adecuada entre Cuatro Caminos con la estación de tren en Tlalnepantla, entre Indios Verdes con el municipio de Tecámac y el de Pantitlán con Los Reyes-La Paz.

Si vinculamos una buena red de transporte suburbano con buenas rutas alimentadoras y con un Sistema Metro que tenga densidad, el transporte público habrá de ser un nuevo elemento de orgullo y no de preocupación en la Ciudad.

Tenemos que hacer lo que también hemos hecho en el pasado, ya el Periférico nos quedó apretado, ya el Circuito Exterior es Circuito Interior, ya lo que tenemos que hacer es construir un nuevo Circuito Exterior. Un Circuito Exterior de la Ciudad de México que permita que saquemos de la Ciudad el transporte pesado y, con ello, que disminuyamos los retos de tráfico y los retos de contaminación.

Ahí se acredita cómo la comunicación alivia la contaminación y la contaminación sistemáticamente por arriba de lo que nosotros mismos hemos pactado que tenemos que cumplir, si sacamos el transporte pesado de la Ciudad, no perderá comunicación y nosotros sí ganaremos en materia de contaminación y ganaremos en materia de tránsito.

Fui secretario de Desarrollo Social y en esta metrópoli que cumple, como dijo Beatriz, 700 años dentro de muy poco, es absolutamente inaceptable que tengamos una parte muy importante de la población que siga dependiendo de su abasto de agua en pipas o que tenga que ir a buscarla fuera de su hogar para su vida cotidiana.

Cuando revisaba uno los datos de pobreza de la Ciudad, sorprendía y ofendía que en esta metrópoli tuviéramos todavía viviendas sin el servicio de agua, un servicio absolutamente fundamental. Y que comparáramos con otras ciudades y encontráramos que esas ciudades, en materia de cobertura de agua, tenían suficiencia. Y que aquí en colonias tan importantes como Iztapalapa, el servicio de agua corriente no fuera una realidad.

Y lo que preocupa es, no solamente que ahí nos estamos quedando cortos, sino que lo que habíamos ganado en cobertura y en calidad, lo hemos venido perdiendo en los últimos años.

Por ello, tienen que hacerse las inversiones para terminar con la escasez de agua y llevar las fugas a cero. Y tenemos que empezar por Iztapalapa, en donde el reto es más sentido, y la obligación de cumplir con ese mínimo, el mínimo de que en la casa tengamos la posibilidad de tener agua corriente, que es una garantía individual, que es un mandato de ley, que esta ciudad ya descuidó por suficiente tiempo.

Y finalmente, como con toda claridad apuntó Mikel Arriola, lo que mejor funciona hoy en la ciudad, es lo que no depende de su gobierno, que es la educación. Una educación donde indicador, tras indicador, vemos avances relevantes, eso quiere decir que un buen gobierno, se traduce en buenos resultados para los ciudadanos. Y lo que necesitamos hacer es consolidar esos buenos resultados en la Ciudad.

Ya tenemos diseñado un nuevo modelo educativo, y llevar a la Ciudad para que sea la primera que con plenitud lo cumpla, está en nuestras manos. Está en nuestras manos hacer ese compromiso y, con cargo a ello, tengamos 4 mil 200 escuelas en el esquema de tiempo completo, con comedor y operando conforme al nuevo modelo educativo.

Y con eso estaremos ciertos de que en familia sepamos, y que las madres de familia sepan, que sus hijos y sus hijas van a tener la mejor preparación y van a tener, además, una buena nutrición.

Este es el compromiso que hacemos por la Ciudad, esto es lo que queremos que se debata en la Convención, esto es lo que queremos que debatan los militantes, que sepa el militante en la Convención que va a trabajar en favor del mejor perfil para gobernar la Ciudad, del que tendrá la capacidad, con estos compromisos y con esta agenda, de desarrollar las mejores propuestas, y el que llevará, con cargo a ellos, a esta Ciudad de México a recuperar su orgullo, a que vuelva a ser la Ciudad de los Palacios, a que vuelva a ser la Ciudad comunicada, segura, con educación, con cultura, con vitalidad que nos merecemos los capitalinos. Y ese es Mikel Arriola.

Muchas Gracias.

Va a ser un gusto hacer equipo contigo.