Discursos

Mensaje del precandidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, en el marco de su encuentro con medios de comunicación

Entre quienes son actores de una parte muy importante de lo que se está haciendo en el tema educativo, de la vinculación entre la escuela y la experiencia laboral, del diálogo que hay entre dos instancias, de algo que se ha venido perfeccionando y tropicalizando y de algo que para los jóvenes es algo muy importante: el hecho de sentir que los estudios les van a abrir la puerta a una experiencia laboral.

Y pone de relieve algo que también es muy relevante, la escuela no solamente es la beca y el apoyo, sino el sentir que la beca y el apoyo los conduce a la posibilidad de construir un futuro mejor, un futuro más promisorio, un futuro de éxito en lo profesional.

Y aquí hemos visto ejemplos de jóvenes que al mismo tiempo resuelven el transporte entre la escuela y el trabajo, que al mismo tiempo encuentran un sentido práctico a su escuela y la forma de llevarlo a cabo.

Y pone de relieve algo que yo creo es muy importante en este proceso: para poder ser capaz de presentar alternativas y propuestas que a los jóvenes les ayuden a resolver su presente y su futuro, es muy relevante que platiquemos con los jóvenes, que platiquemos con las universidades, que platiquemos con los empleadores y que juntos vayamos diseñando estrategias en donde la educación sea pertinente. Pertinente tanto porque es útil para el mercado laboral, como porque al joven lo estimula, lo motiva y le ofrece una alternativa de futuro.

Y eso quiere decir, de nuevo, que el joven en México siempre está deseoso de trabajar. Su espacio su vocación, su deseo, es una vocación que de manera natural lo aleja del ocio, lo aleja de la delincuencia y que en México lo que los jóvenes quieren son oportunidades, alternativas, apoyo y la posibilidad de construir un mejor futuro.

Eso es lo que se les ha venido ofreciendo, eso es lo que los programas que se han puesto en marcha les permiten. Y hacia adelante, lo que debieran esperar de nosotros es un buen acompañamiento para que tengan becas y una buena articulación entre la escuela y el trabajo, y que vayamos construyendo nuestro propio nivel de educación dual para ofrecerles un mejor futuro.

Muchas gracias, muy buenos días y me pondré a sus órdenes.

Pregunta: ¡Qué tal, Doctor! Preguntarle, ahora que van a comenzar con estos foros, y el primero será de educación, ¿cuáles son los principales retos que ha visto en la materia? ¿Qué es lo que está funcionando y qué se tiene que cambiar?

José Antonio Meade Kuribreña: Esta etapa en donde podemos platicar con la militancia, en donde podemos tener espacios de encuentro y de diálogo, es también oportunidad para reflexionar sobre el México que queremos construir. Tenemos ideas claras de cómo y qué tenemos que enriquecer.

Hemos dicho mucho en este proceso de precampaña que en el esfuerzo de hacer propuestas tenemos que hacer dos planteamientos: uno primero de autocrítica, en donde veamos qué es lo que no estamos haciendo bien y uno segundo de justicia, en donde veamos qué sí está caminando.

Pero ese ejercicio de autocrítica y de justicia tenemos que hacerlo en diálogo, y tenemos que aprovechar la oportunidad de encuentros que nos permiten estos recorridos para poder ver, en justicia, qué es lo que los jóvenes hoy encuentran atractivo de lo que estamos haciendo en política educativa. Y en autocrítica, para identificar qué es lo que podemos hacer mejor.

El diálogo que hoy habremos de empezar, temáticamente hablando, es un diálogo que le da continuidad a los muchos que hemos tenido ya a lo largo del país, platicando con militantes que les preocupa el tema de la educación, que quieren sentir y escuchar de sus políticos que están pensando en ellos.

Hemos dicho mucho, y lo reiteramos, habrá una gran participación política de los jóvenes en esta elección, no solamente porque serán candidatos, sino porque serán electores.

Y los jóvenes esperan de nosotros que no los definamos de lejos, que no les digamos “ninis”, que no los ofendamos pensando que tienen una vocación que los aleja de los estudios o del trabajo. Sino, más bien, que entendamos que el joven mexicano tiene la emoción de trabajar y de estudiar y que nuestra obligación es ponerle los mejores elementos para que un joven mexicano sepa que es tan bueno como el mejor del mundo y que va a ser así de exitoso.

Pregunta: (Inaudible)

José Antonio Meade Kuribreña: Ayer lo dijimos muy claro, lo dijimos muy claro, además, desde Veracruz y hoy lo reiteramos: vamos a poner toda la experiencia, todo el talento y toda la voluntad en el combate a la corrupción. No vamos a dejar que la corrupción siga definiendo al servicio público, no vamos a dejar que la corrupción siga definiendo al militante o a quien tiene aspiración de hacer política.

Hoy hemos platicado con jóvenes que van de la escuela al espacio productivo, pero todos los días platicamos con jóvenes que quieren encontrar, en el servicio público, inspiración y vocación de vida.

¿Qué es lo que queremos compartir? Corrupción es el que pide moche, corrupción es el que da una licencia de construcción, que se traduce en una escuela que no tiene buenos cimientos y que se cae en un temblor; corrupción es el que engaña con su declaración patrimonial; corrupción es el que vive en efectivo solamente para evitar el pago de impuestos y ocultar el valor de sus ingresos.

Y a todas esas manifestaciones de corrupción tenemos que sacarlas de la política, tenemos que regresar a que la política sea un espacio de orgullo, que sea un espacio de reivindicación, que los jóvenes sepan y sientan que pueden hacer una vida de servicio, y hacerla con decoro y con honestidad.

Así es como nos hemos educado, eso hemos querido predicar por más ya de 25 años de servicio a todo aquel que quiere juntar en la política refugio y opacidad, tenemos que decirle fuera, tenemos que decirle fuera a las prácticas, tenemos que decirle fuera a los políticos corruptos y tenemos que hacer de la política una actividad digna de la que nos sintamos orgullosos.

Si uno piensa, cuando platica con los jóvenes, qué los inspira a una vida de servicio, cada uno de los jóvenes con los que platiquemos va a poder citar el ejemplo de un padre, de una madre, de un tío, de un primo, de un sobrino, que todos los días se levanta pensando cómo puedo ayudar como policía, como maestro, como paramédico, como funcionario, para construir un mejor país.

Y esos que hacen esfuerzos son la mayoría. Por eso hay que trabajar, eso hay que dignificar y hay que expulsar de la política el que solamente quiera participar para servirse.

Muchas gracias de nuevo, buenas tardes.