Discursos

Mensaje del precandidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, en el marco de la conmemoración del 103 Aniversario de la Promulgación de la Ley Agraria

Muchas gracias, muy feliz año.

Con la CNC.

Muchas gracias a las mujeres cenecistas, muchas gracias.

Con la CNC me une una historia de vida. Me siento hoy en casa, me siento entre amigos.

Le agradezco mucho la invitación que me hiciera un líder capaz, innovador, con una larga trayectoria en el campo, que empezó hace ya casi cuatro décadas, en la Vanguardia Juvenil Agrarista de Mezquitán de la CNC.

Ahí está la Vanguardia saludando a quien salió de sus filas, a Ismael Hernández Deras.

México es un país que se reconoce por su campo. Si somos lo que comemos, el mundo es cada vez más mexicano.

Hoy tenemos una balanza comercial superavitaria, hoy desde aquí mandémosle un saludo a quien ha dirigido el destino de campo en esta administración, a nuestro amigo, al presidente Enrique Peña Nieto.

Que sienta el presidente el cariño de la CNC, que nos oiga desde aquí saludarlo y manifestarle nuestro afecto.

La Ley Agraria de 1915 que hoy conmemoramos puso de relieve algo que es muy importante, algo que está en el corazón de los cenecistas y de los campesinos: el acceso a la tierra. Llevábamos cinco años de lucha revolucionaria, dos años antes de la Constitución, un año después de la Convención de Aguascalientes.

El camino a la reconciliación pasaba por el campo, el camino para la unidad pasaba por los campesinos. De ahí la importancia de lo que hoy recordamos, de ahí la importancia de recordar que en el centro de nuestro progreso está el campesino y el acceso a la tierra.

Por eso es tan importante lo que hoy conmemoramos, por eso es tan importante recordar que campesino y tierra caminan en México de la mano.

Pero desde entonces hemos hecho un camino muy largo, desde entonces hemos hecho un camino juntos, hemos hecho un camino que le da sentido a la CNC, porque en cada paso de ese camino los campesinos han sentido a la CNC de su lado.

La han sentido de su lado peleando por el crédito, el campesino sabe que la tierra sin crédito no produce, llevamos muchos años peleando por un crédito eficiente, por un crédito oportuno y en esa lucha ha estado siempre presente la CNC.

Nos hemos preocupado también por vincular mejor el abasto y le hemos dado al abasto dos dimensiones: por un lado un abasto popular, que no falte en la mesa familiar alimento, los campesinos le han cumplido al país, los campesinos le han cumplido a las familias mexicanas.

Nos hemos preocupado también por vincular mejor el abasto y le hemos dado al abasto dos dimensiones: por un lado un abasto popular, que no falte en la mesa familiar alimento, los campesinos le han cumplido al país, los campesinos le han cumplido a las familias mexicanas.

En México no hace falta en la mesa familiar porque los campesinos de México se levantan temprano, porque trabajan duro, porque le echan ganas y aquí hoy están esos campesinos que le echan ganas.

En México no hace falta en la mesa familiar porque los campesinos de México se levantan temprano, porque trabajan duro, porque le echan ganas y aquí hoy están esos campesinos que le echan ganas.

Hay una segunda vertiente del abasto, el abasto ofrece oportunidades de comercialización, el abasto ofrece el reto de, entre la mesa familiar y el campesino, hacer cada vez más cercana la distancia, como queremos acercar la distancia entre Chiapas y las oportunidades del desarrollo.

Hemos peleado por muchos años por reivindicar el derecho a la tierra y darle certeza a su tenencia, y en ese esfuerzo ha estado siempre la emoción del cenecista, ha estado siempre la emoción del que sabe lo que importa tierra para sus comunidades, lo que importa esa reivindicación porque nos ofrece un camino de futuro.

Se sabe también lo que importa el acompañamiento de los programas sociales para que tengamos certeza, para que nos animemos a emprender para que hagamos en el campo negocio y futuro, para ahí encontrar cómo darle elementos de futuro a nuestra familia.

Sabe el PRI que en la CNC encuentra con quién sembrar, y por eso en la CNC le damos la bienvenida a Enrique Ochoa y a Claudia Ruiz Massieu para hacerlos sentir como a mí, en su casa, para hacerles sentir a ellos su afecto.

¿Qué queremos hacer hacia adelante? ¿Qué queremos plantear con los campesinos? ¿Qué queremos construir juntos? Queremos poner, no solamente el crédito, queremos poner el proceso de crédito en manos de los productores, evitar la intermediación para que el crédito llegue y el crédito llegue a tiempo.

Y eso lo sabemos, y lo sabemos en Tabasco porque en la CNC hemos encontrado un impulso a una política agresiva de financiamiento al campo. Eso estuvo al centro de la gestión de Gerardo Sánchez, a quien hoy saludamos con afecto. Muchas gracias Gerardo.

¡Muchas Edomex!

La tierra para producir necesita crédito y necesita apoyo y el campesino lo que necesita, y en eso vamos a trabajar, es una ventanilla única para que el crédito y que el apoyo vaya engrapado y vaya de la mano.

Tenemos que hacer una alianza con las mujeres rurales, tenemos que hacer una alianza para que su participación política, su participación social, su participación en el desarrollo del país tenga el mejor apoyo. Y la CNC ha puesto ejemplo, y la CNC ha puesto ese ejemplo en la figura de Beatriz Paredes. Beatriz Paredes y la Conferencia de Mujeres Rurales de México.

Una mujer talentosa, con emoción y con conocimiento. Una mujer que llevó la voz de la CNC a presidir al Partido, a presidir el Congreso, la voz de una amiga a la que la CNC le quiere y se le reconoce. Muchos saludos a Beatriz Paredes.

El camino del éxito del campo pasa por la CNC, y pasa por la CNC porque aquí están las ramas de la producción. Cada una de las ramas de la producción está aquí representada: los maiceros, los cañeros, los cafetaleros, están aquí los ganaderos, los productores de piloncillo. Y con cada rama de la producción tenemos que trabajar para acercar los precios que paga el consumidor a los que recibe el productor.

Para revisar con cada rama qué ocupan para ser productivos, para revisar con cada rama y con cada sistema-producto cómo alineamos la política comercial, la política agropecuaria, la política financiera, para darle a cada rama viabilidad. Y a cada rama y con cada uno de ellos poner crédito y proceso de crédito, para que llegue a tiempo y para que llegue bien.

Saludamos hoy desde aquí a cada una de las ramas de producción aquí representadas.

Muchas gracias Estado de México, a Tabasco, muchas gracias a Chiapas, muchas gracias a mis paisanos de Zacatecas, a Puebla, a Campeche, a Nuevo León. Muchas gracias a los que caminaron para estar aquí, muchas gracias a Durango, a Milpa Alta, a los que caminaron hoy para conmemorar con nosotros este aniversario de la Promulgación de la Ley Agraria.

Sabemos, quienes aquí estamos, que para que el campo funcione tenemos que tener buena coordinación, tenemos que tener buena coordinación con Puebla, tenemos que tener buena coordinación con el Estado de México, tenemos que tener buena comunicación con Tamaulipas, con Colima, con Nayarit y tenemos que tener buena coordinación entre la propiedad social, cuya semilla se sembró con la Ley Agraria.

Una buena coordinación entre la propiedad social, entre los propietarios rurales que aquí nos están acompañando, entre los propietarios rurales y el Consejo Nacional Agropecuario para hacer juntos un equipo en unidad y efectivamente de la mano, los tres, sembrar la semilla del progreso.

Eso lo aprendimos caminando con Maximiliano Silerio, a quién hoy aquí saludamos; caminando con Rubén Escajeda y caminando con Hugo Andrés Araujo.

Hoy celebramos aquí, como lo hiciera Ismael al principio, que la CNC esté acompañada de Oaxaca y que esté acompañada de sus organizaciones hermanas, de las organizaciones hermanas que integran el Consejo Agropecuario Permanente.

Los Propietarios Rurales, el Consejo Nacional Agropecuario, la Central Campesina Independiente, la CONSUP, la CODUP, la UGOCEM, la UGOCEP, la Central Agrarista Mexicana, (inaudible), todos ustedes aquí bienvenidos para seguir caminando juntos.

El campo tiene su propia gradualidad y tiene, en sus diferentes expresiones, una realidad regional distinta, por eso tenemos que caminar juntos los campesinos y la agronómica, por eso tiene que estar de la mano el crédito y la capacitación.

Eso lo sabe muy bien Cruz López, a quien saludamos hoy también con gratitud y con reconocimiento.

Zacatecas, a mis paisanos, muchas gracias.

Necesitamos más capacitación, necesitamos una política agropecuaria regional y lo vamos hacer de la mano de cada una de las ligas de comunidades agrarias. Hoy nos acompañan las 32, hoy están aquí con nosotros, hoy las saludamos y les agradecemos a todas y a cada una de su presencia.

Saludamos al aguacate de Michoacán, al tomate y pimientos morrones de Sinaloa, la uva de mesa y el trigo de Sonora, la manzana y la nuez de Chihuahua, la piña de Tabasco, los limones de Colima, el arándano de Jalisco, el mango de Chiapas, la naranja de Veracruz.

El medio rural genera riqueza, más allá de la actividad agropecuaria. Ese sello de ruralidad se lo impuso a la CNC Eladio Ramírez, que nos habló de la importancia de esa nueva ruralidad, de la importancia de la artesanía, de la Unión Nacional de Ejidos, de las comunidades eco turísticas.

El campo ofrece oportunidades que complementan a la agricultura, el campo ofrece oportunidades que acompañan a la ganadería y el campo y Morelos exigen una atención y oportunidades que reflejen toda la riqueza de lo rural.

Seguimos teniendo en el campo retos de pobreza.

Saludos a Durango.

Retos de pobreza que tenemos que atender, retos que conocen la Vanguardia Juvenil, retos que conoce Héctor Hugo Olivares, a quien saludamos siempre con cariño.

No se puede concebir lo que el campo ha avanzado en esta administración, sin el temple, sin la conducción, sin la generosidad, sin la experiencia de un gran líder. Ayer, literalmente ayer como hoy, saludamos a Manuel Cota.

Tenemos que trabajar para un ejido digno, para certeza al campesino adulto mayor, por un relevo generacional ordenado, que le dé al campo un mejor horizonte y un mejor destino, saludamos a la vieja guardia agrarista y le reconocemos y honramos su trabajo.

Llevamos ya más de 25 años de caminar juntos, la primera vez que yo estuve aquí con ustedes fue hace más de 25 años, 25 años de caminar en amistad y en equipo, 25 años de caminar y de aprender de un amigo entrañable a quien le tengo enorme cariño y enorme respeto, a una gente que lleva al campo y sus anhelos en el corazón, que nos lo ha contagiado, que nos ha enseñado y de quien hemos aprendido, al jefe de la Brigada del Bigote Grande, a Don Augusto Gómez Villanueva.

A Don Augusto con mucho cariño, por su enseñanza, por su ejemplo, por su consejo y por su amistad.

Consejo que hoy en parte de la mano de Joel Ayala y de Arturo Zamora, muchas gracias a ambos por estar aquí.

25 años de ser amigo, 25 años de ser invitado, 25 años de rendirles cuentas, aquí me invitaron varias veces a cuestionarme y a enriquecer las políticas que estamos instrumentando. Hoy por eso me siento agradecido de corazón que me hayan invitado, que nos estemos acompañando, que sigamos caminando juntos.

Pero ahora con una ruta bien definida, con una ruta que nos lleve a triunfar, con una ruta que nos lleve a celebrar el siguiente aniversario de la promulgación de la Ley Agraria, juntos, juntos en la certeza que tenemos hoy de que, caminando con la CNC, vamos a ganar.

Vamos a sembrar la semilla del progreso, vamos a caminar unidos, vamos a caminar olvidándonos de las diferencias, superando y siguiendo combatiendo por los anhelos que nos han vinculado.

Vamos a ganar, vamos a ganar juntos en una aventura que compartiremos amigos que nos queremos.

Muchas gracias.

Muy buenos días.

¡Muy feliz año y juntos, sin duda, vamos a ganar!