Discursos

Mensaje del precandidato a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, durante su encuentro con la militancia priista de Oaxaca

Buenas tardes a Oaxaca, buenas tardes a cada una de sus ocho regiones. Buenas tardes al estado, a la Cuenca, buenas tardes al Valle, al Istmo, a las dos sierras, a la Mixteca, a la Cañada, a la Sierra Norte y a la Sierra Sur.

¿Cuál nos falta? La costa.

A mí se me hace que donde hay más entusiasmo hoy en Oaxaca es en La Cuenca.

Muy cerca del Istmo, Tuxtepec.

Oaxaca es sede de 16 etnias indígenas, Oaxaca es el estado, lingüísticamente, más diverso. Oaxaca es casa de un ONMPRI entusiasmado y comprometido con su desarrollo.

Llevamos muchos años caminando con Oaxaca, nos ha tocado estar aquí en sus momentos más difíciles, en sus momentos de conflicto y en momentos de dificultad. 20 años de hacer equipo con los jóvenes de Oaxaca.

El gobernador Murat hacía una reflexión muy valiosa, el gobernador Murat hacía una reflexión que pone de relieve lo que está en juego en esta elección, lo que está en juego en la costa, está en juego la dignificación de las instituciones y del servicio público.

Yo, hoy, aquí en Oaxaca, quiero rendir testimonio de gratitud a millones de servidores públicos que no los mueve nada más que hacer una diferencia en su comunidad; que están dispuestos a levantarse todas las mañanas para trabajar por sus vecinos; que están dispuestos a terminar tarde, en la noche, para hacer una diferencia en su municipio; que están dispuestos a sacrificar fines de semana y familias porque saben que están trabajando por la grandeza de su estado y la grandeza de su país.

Muchas veces se me ha preguntado sobre ese servicio público, y muchas veces he puesto de ejemplo lo que los servidores públicos hicieron en Oaxaca en un momento difícil, en un momento de confrontación.

Los trabajadores de Diconsa madrugaron, caminaron por la brecha, encontraron rutas alternativas para asegurar que el abasto estuviera presente en todas las familias oaxaqueñas. Y hoy aquí, a esos trabajadores de Diconsa, se los agradezco y se los reconozco.

Muy contento de estar con la CNC que me recuerda el trabajo que hemos hecho en Oaxaca por el campo, comprometidos y entusiasmados con la CNC y con su organización hermana el CCI, que ayer festejó sus 55 años.

Oaxaca, para salir adelante, necesita presencia, y después de presencia vuelve a necesitar presencia, y después de presencia, la vuelve a necesitar.

Oaxaca sale adelante porque permanentemente, con presencia, hace frente a sus grandes retos.

Y en esta administración ha habido un gobierno presente, un gobierno que sale a la calle, que da la cara, un gobierno que mano a mano con los oaxaqueños enfrenta sus retos con gallardía.

Muchas gracias, Alejandro Murat.

Y si Alejandro no estuviera permanentemente presente, Ivette me lo reclamaría.

Además de presencia, Oaxaca necesita diálogo; no se pueden resolver los problemas de Oaxaca sino es por la vía del diálogo.

Diálogo para traer el desarrollo, diálogo para implementar cualquier modificación que implique cambios en el estado de Oaxaca, diálogo para traer progreso, porque el progreso se da en la medida en que las comunidades lo sientan cerca, lo sientan suyo y sepan que están construyendo su propio destino.

Oaxaca necesita diálogo, necesita unidad, necesita presencia y necesita proyectos.

Fui secretario de Desarrollo Social y los oaxaqueños me tenían rodeado, me tenían copado. Todos los días me acordaba yo de los oaxaqueños, si queríamos implementar alguna acción de vivienda, teníamos que coordinarnos con el INFONAVIT y ahí nos encontrábamos con la emoción y con la visión de Alejandro.

Si queríamos implementar acciones con LICONSA, nos encontrábamos a Héctor Pablo que, con emoción y con temple, ha llevado la leche como vehículo de proteína a donde nunca había llegado y a un precio que nunca habíamos visto.

Si queríamos traer economía social a Oaxaca pasábamos por Narcedalia Ramírez.

Y cuando pensaba yo que ya la había librado, volteaba y me encontraba a Eviel.

Y cuando salía yo del Poder Ejecutivo me encontraba a un Poder Legislativo, que llevaba la voz de Oaxaca y la voz de los indígenas con presencia y con gallardía, Oaxaca con diputadas y diputados federales, Oaxaca con senadores activos y trabajadores que nos representaron siempre con valentía, con orgullo y con claridad de lo que Oaxaca necesitaba, muchas gracias a sus diputados federales, muchas gracias a sus senadores.

Hoy estamos contentos porque el PRI nacional se hizo representar por la expresión de la Unidad Revolucionaria, muchas gracias al general Zamorano.

Con Oaxaca tenemos que trabajar para encender sus muchos motores de desarrollo. Un Oaxaca que es cultura, un Oaxaca que es turismo, un Oaxaca que es agricultura, un Oaxaca que tiene que ser industria.

De ahí la importancia de las Zonas Económicas Especiales, de ahí la importancia de conectar Salina Cruz con Coatzacoalcos, de ahí la importancia de hacer un proyecto histórico realidad y potenciar todo lo que Salina Cruz ofrece, todo lo que la conectividad entre dos mares ofrece, entre el Océano Pacífico y el Golfo, la región que tiene más capacidad de crecer en materia de refinación, la única en el continente con dos espacios de refinación, separado por apenas un par de centenas de kilómetros. Ese es un proyecto de desarrollo que le va a cambiar el rostro a Oaxaca.

Y todos sabemos lo que tenemos pendiente en materia de infraestructura carretera, resolver esos problemas, ponerlos al día, terminar esa construcción implica presencia, implica diálogo, implica unidad, implica compromiso. Y no tengamos duda de que Oaxaca estará bien comunicado.

Los retos de salud habrán de enfrentarse, tenemos claro en dónde están los pendientes y qué tenemos que hacer para que, ahí donde no están, regresen los espacios de salud, de manera digna y de manera eficiente.

Obvio, estoy muy contento de estar aquí y, con mucha humildad, pedirles su apoyo. El 18 de febrero habrá una Convención en donde se escogerá a quien será el próximo candidato a la Presidencia de la República.

Hoy estoy aquí para voltearlos a ver a los ojos, para saludarlos y pedirles su apoyo, y preguntarles si cuento con él, si este 18 de febrero vamos a caminar juntos, si vamos a contar con la emoción de los delegados oaxaqueños.

Delegados oaxaqueños que van a ratificar su vocación de triunfo, delegados oaxaqueños que van a decir claro en esa convención que vamos a ganar.

Delegados oaxaqueños que para el 18 habrán hecho candidatos a todos los precandidatos aquí presentes.

Precandidatos con los que me voy a sentir orgulloso de caminar, con los que me voy a sentir orgulloso de hacer equipo y con los que el 1 de julio me voy a sentir orgulloso de celebrar el triunfo.

Muchas gracias, muchas gracias por estar aquí y recibirme con afecto y con cariño.

Muchas gracias por hacer equipo conmigo.

Muchas gracias por caminar conmigo al triunfo.

Muchas gracias por dejarme hacer equipo con Oaxaca.