Discursos

Mensaje del candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña durante la reunión de trabajo con candidatos del Partido Nueva Alianza

Nos vimos ayer en el evento de registro, la presencia de Nueva Alianza, fue una presencia entusiasta, una presencia alegre, una presencia con un discurso fresco y una presencia que yo hoy personalmente les quiero agradecer.

Muchas gracias a Nueva Alianza, muchas gracias a Luis Castro, muchas gracias a Juan Díaz de la Torre, a Evelia, muchas gracias a ustedes.

Quisiera, en este espacio que me brinda, dejarlos con tres reflexiones: la primera de ellas es, a México le puede ir muy bien; la segunda de ellas, muy importante, es que vamos a ganar; la tercera de ellas, igualmente relevante, es que es muy importante que ganemos. Y les voy a platicar cada una de las tres, en términos de lo que queremos hacer.

Todos nosotros hemos escuchado, por años, que se nos dice que México siempre va a ser un país en vías de desarrollo, que ya merito, que ya casi, que entramos pero que no entramos, que nos falta un poco pero que tenemos que hacer un mejor esfuerzo.

Y la verdad es que México sí puede ser una potencia, y sí puede consolidar su crecimiento y sí puede cambiar su trayectoria.

Ahí vemos en esa gráfica el mundo en 1910, vemos en la parte horizontal el Ingreso Per Cápita, y en la parte vertical la esperanza de vida al nacer. Nosotros quisiéramos, como país, irnos moviendo hacia más ingreso y mejor salud.

Esa es una forma como los demógrafos nos ilustran cómo va evolucionando el mundo, un demógrafo muy conocido que se llamaba Hans Rosling.

Si vemos ahí en 1910 el mundo está concentrado hacia abajo, con poca esperanza de vida y con pocos ingresos. El tamaño del círculo implica la población en el país, ahí vemos a China y a la India, vemos a México arribita de Venezuela, geográficamente hablando y en la esperanza de vida, vemos a Australia, vemos a Estado Unidos.

Pero si nos damos cuenta en 1910, en dólares de hoy, los países más desarrollados 9 mil 600 dólares Per Cápita. Y en general una esperanza de vida debajo de los 40 años.

¿Cuántos de aquí estamos debajo de los 40 años? ¿Cuántos estamos arriba de los 40 años? Bendito dios que ya no estamos en 1910.

Ahí vamos a ver cómo ha venido evolucionando el mundo, se ve la Primera Guerra Mundial, la Crisis de 1929, la Segunda Guerra Mundial. México empieza la etapa del desarrollo estabilizador y empieza a crecer de manera sostenida y se ve cuando nos equivocamos: la crisis del 92, la crisis del 95, la recesión en el 2000, la crisis del 2008.

Y ahí estamos en el 2015, ¿qué llama la atención de esa gráfica? Que si sobre esa gráfica ponemos el Índice del Estado de Derecho, nos damos cuenta de que el Estado de Derecho cuenta, de que las decisiones y que las reglas del juego cuentan.

¿Cuáles son los países que siguen viviendo como en el 2010? Aquellos países que tienen un débil Estado de Derecho, que tienen mal las reglas del juego, que tienen mal la política pública.

¿Cuáles son los estados y los países que están mejor? Los que tienen un elevado índice de Estado de Derecho, los que tienen buenas reglas del juego, los que toman buenas decisiones.

¿Qué tenemos que hacer para que México se mueva hacia donde queremos? Tomar buenas decisiones, implementar buenas medidas de política pública.

Y podemos hacer un estudio de cuáles son ésas y podemos, en consecuencia, contrastar si nuestro programa, si nuestra plataforma, es mejor que el programa y las plataformas que otras alternativas le ofrecen al país.

De entre todos estos países del mundo podemos ver y entender diferentes ejemplos, a lo mejor dirían algunos “no era el Estado de Derecho”, a lo mejor era la geografía, la historia, si fueron colonias, si colonizaron, la religión, la ubicación geográfica.

Pero la historia nos ofrece cuatro ejemplos de países que eran iguales en todo, menos en el Estado de Derecho y que tuvieron, en consecuencia, impactos diferentes en su desarrollo, probablemente el más contrastante: Corea del Norte y Corea del Sur. La misma península, la misma geografía, la misma genética, los mismos anhelos.

Y hoy, Corea del Norte vive diez años menos que Corea del Sur, tienen menos talla y menos peso que en Corea del Sur. La diferencia entre los dos, las reglas del juego.

Vietnam del Norte y Vietnam del Sur, mientras estuvieron separados, Vietnam del Sur creció dos veces más rápido que Vietnam del Norte.

Alemania Oriental y Alemania Occidental, cuando se dio la reunificación habían dudas de qué iba a pasar con el crecimiento de Alemania Oriental. Tan sólo seis años después de la reunificación, Alemania Oriental había crecido al doble de Alemania Occidental, y había alcanzado prácticamente su mismo nivel de ingreso. La única diferencia entre ambas, las reglas del juego.

Más cerca de casa, la América Bolivariana, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela y Panamá, la misma geografía, los mismos libertadores, los mismos puentes, tenemos los mismos días libres porque festejamos nuestra independencia en la misma fecha.

Sin embargo, si nos comparamos con 1977, para ver esa región bolivariana cómo ha evolucionado, encontramos contrastes muy relevantes. Panamá, el doble del tamaño que tenía en 1977; la región y México, 65 por ciento más grande; Venezuela, 20 por ciento menos ingreso per cápita del que tenía en 1977.

Eso quiere decir que las reglas importan, eso quiere decir que las decisiones importan. Más allá de la geografía, de la historia, de los recursos naturales, cuando nos equivocamos en la política pública, llevamos al país a un rumbo diferente de desarrollo. Y ahí podemos encontrar cuatro ejemplos en donde la única diferencia fue el tipo de política pública.

Una política pública que veía hacia adelante, dio como resultado un mayor crecimiento y mejor nivel de desarrollo; una política pública que veía hacia atrás, dio como resultado países que se rezagaron en su salud, en su educación, en su esperanza de vida y en sus ingresos.

Ahora, ¿cuáles son esas instituciones? ¿Qué queremos decir en México por Estado de Derecho? ¿Qué estamos defendiendo como plataforma?

México es un país profundamente desigual y, sin embargo, tiene un gobierno con muchos instrumentos, y ha venido reconociendo en su Constitución diferentes derechos. Podemos trabajar, y eso es lo que queremos y a eso nos referimos cuando hablamos de un gobierno a la medida de cada quien, en ordenar los instrumentos para que, en diálogo con la gente, logremos que puedan acceder a sus derechos.

Y podemos encontrar diferentes ejemplos de política pública en los que tenemos que trabajar, y algunos de esos ejemplos fueron puestos en evidencia en los testimonios que escuchamos al al principio de la reunión.

Por ejemplo, nuestra Constitución habla en su Artículo 4º, y dice Luis Castro, y dice bien, que ésta no es la Constitución de 1917 a la que algunos nos quieren regresar, esta es la Constitución vigente por la que muchos de nosotros hemos peleado.

Y, sin que esto fuera ningún truco de magia, ese Artículo 4º habla de lo que dijo Esmeralda, habla de la importancia de que peleemos porque a trabajo igual corresponda ingreso igual.

Que le demos sustancia a lo que dice la Constitución, reconoce la Constitución, al principio del artículo 4º, nuestra igualdad. Y esa igualdad tiene que traducirse en igualdad salarial.

No podemos vivir en un país en donde las mujeres ganen, por el mismo trabajo, 70 por ciento menos de lo que ganan los hombres.

Y podemos seguir poniendo ejemplos. En el propio Artículo 4º: “Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa” y, sin embargo, hoy en México, 20 millones de mexicanos ocupan una vivienda que se calienta con leña.

Eso quiere decir que no hemos vigente lo que nuestro artículo 4º sugiere; viviendas que les falta electrificación, vivienda que le falta drenaje, vivienda que tiene condiciones de hacinamiento, vivienda que tiene piso de tierra o que no tiene materiales firmes en sus muros y en su techo.

De nuevo, alineamos los instrumentos, platicando con la gente, para darle lo resultados que esperan de nosotros en un gobierno que funcione, en un gobierno que sea exitoso en darle a la gente lo que necesita para que pueda alcanzar sus sueños.

Y eso lo podemos hacer, y lo podemos hacer en la siguiente administración, nosotros debiéramos lograr que en la siguiente administración no hubiera una sola niña, un solo niño que naciera en condiciones de falta de dignidad en su vivienda.

Tenemos los fondos de aportación de infraestructura social, tenemos que priorizarlos en la niñez para que en México no haya una sola persona, una sola niña o un solo niño, que conozca su primera infancia en condiciones de falta de dignidad en su vivienda.

¿Sí estamos listos? ¿Sí estamos listos? ¿Sí vamos a ganar?

Que se oiga fuerte, ¿vamos a ganar?

Que nos oigan todos, ¿vamos a ganar?

Con absoluta certeza, y vamos a ser un poco más puntuales en tres temas que son de gran importancia: seguridad, aquí también se planteó como un tema central en la agenda de ésta alianza.

1997, número de homicidios por cada 100 mil habitantes, armas producidas en Estados Unidos, un reto importante de inseguridad. Ahí vemos con claridad problemas en el sur, problemas en el norte, problemas relevantes en Guerrero.

Y podemos ir viendo cómo evoluciona, y ahí vamos a ver que tuvimos un buen arranque de siglo, que mejoró mucho la seguridad en México y que se empieza a deteriorar hacia el 2007-2008.

Y vemos también cómo se empiezan a incrementar las armas producidas en Estados Unidos y hacemos una escala en el 2011, un gran reto de violencia en el norte y en Guerrero, y un gran acceso a las armas en el país.

De 2011 al 2017 vemos de nuevo una recuperación importante en el 12, 13, 14 y 15, con un nuevo deterioro en el 2016 y en el 2017. No es la misma violencia la del 2011, la violencia del 11 era en el norte y en Guerrero, la violencia hoy se movió al Pacífico y hacia el sur, seguimos teniendo problemas en Guerrero.

Pero durante todo esto, aun cuando cambian los fundamentales de la violencia, como cambian las rutas del tráfico de la droga en México, seguimos viendo que hay una constante, que es la cantidad de armas a las que en México se tiene acceso.

¿De qué tamaño es el reto de armas? Y, junto con las armas, ¿que más tendríamos que hacer?

Se calcula que en México hay entre 500 mil y 1.5 millones de armas. Lo pongo en perspectiva, el ejército guatemalteco tiene, más o menos, 150 mil armas y el canadiense 1.7 millones de armas.

Eso quiere decir que en manos de la delincuencia organizada en México, hay más o menos tres veces lo que el ejército guatemalteco en el estimado bajo y casi lo que el ejército canadiense en el estimado alto.

Hay que hacer algo con las armas, hay que cambiar la ley para poderles quitar el dinero, hay que mejorar tanto en cantidad como en calidad a la policía con la que contamos en México.

Tenemos la mitad de los policías que necesitamos y ganando y gastando en ellos, mucho menos de lo que debiéramos de gastar.

Y tenemos que hacer algo adicional, tenemos que trabajar en nuestra arquitectura jurídica para poder cooperar mejor, y les pongo dos ejemplos: el primero de ellos, el segundo estado del país en donde tenemos más extorsiones es en Nuevo León.

En Nuevo León, la extorsión no está tipificada como delito, y por eso vemos como en Nuevo León hay más extorsión que en sus estados vecinos. Si no lo tenemos tipificado como delito, eso quiere decir que la policía y los ministerios públicos de Nuevo León, cuando quieren combatir este fenómeno delincuencial, no tienen cómo hacerlo porque no tienen sus instrumentos.

Pongo otro ejemplo, en el occidente, Jalisco, Zacatecas, Nayarit. Robo a casa habitación. Donde mayor intensidad del problema hay es en Jalisco, y cuando revisamos cómo se define y cómo se castiga el delito, vemos que en Zacatecas y en Nayarit las penas máximas por robo a casa habitación son mucho mayores. Y eso quiere decir que los delincuentes, como cualquier otro actor económico, toman en cuenta los incentivos.

Y si se castiga con menos severidad en Jalisco, ahí vamos a encontrar mayor intensidad en la delincuencia.

Pero de nuevo, si no lo definimos igual y no lo castigamos igual, no importa qué hagamos con la policía, con la prevención, con las armas y con el dinero, nos va a faltar escala para darle respuesta, la que los ciudadanos están esperando de nosotros.

El otro tema que aquí se planteó como relevante, el tema que tiene que ver con corrupción. De nuevo, la impresión de que no podemos superar ese flagelo, y sin embargo, vemos países de algunas jurisdicciones, que teniendo problemas gravísimos de corrupción, los enfrentaron y los resolvieron.

¿Qué hicieron y qué lecciones hay para México en esos casos? Primero, hicieron más fácil recuperar lo robado. Ahí corrupción e inseguridad tienen una vertiente en común, tanto de los delincuentes como de los funcionarios corruptos, tenemos que hacer mucho más sencillo quitarles el dinero.

Un tema absolutamente fundamental y que tiene mucho que ver con lo que decíamos ayer, hay que darle autonomía a los ministerios públicos y hay que asegurarnos que nadie esté por encima de la ley.

Que tengamos un presidente que se sujete al imperio del ministerio público, y que tengamos funcionario públicos y legisladores que no se puedan esconder atrás del fuero para enfrentar un proceso de rendición de cuentas.

Otro elemento fundamental, la certificación de la evolución patrimonial, no es suficiente con la 3 de 3, no es suficiente con la publicidad voluntaria de nuestros bienes. Nuestra Declaración Patrimonial tiene que ser consistente con la Declaración Fiscal, las dos tienen que ser consistentes con las manifestaciones externas de riqueza, y las tres tienen que ser consistentes con una investigación en los registros públicos de la propiedad.

Cuando los cuatro datos son consistentes entre sí, es muy probable que estemos en la presencia de un funcionario honesto.

Cuando en los cuatro casos veamos diferencias, pues estaremos en la presencia de un funcionario público que tendrá muchas explicaciones que dar, y que seguramente enfrentará, y tendrá que hacerlo, penas más severas por su acto delincuencial.

Siguiente tema fundamental de dedicarle tiempo a explicarlo y que es central en nuestra plataforma: hemos dicho, y esto es especialmente relevante en el caso de Nueva Alianza, que tenemos que hacer de México capital mundial del talento.

En esta gráfica como en ninguna otra se van a ver ustedes reflejados, en esta gráfica como en ninguna otra van a recordar el llamado que hizo Juan Díaz de la Torre a que Nueva Alianza preserve el artículo tercero constitucional con todo su vigor y toda su importancia.

1960, 35 por ciento de la población no sabía leer ni escribir, prácticamente todos.

1960, 1 de cada 5 mexicanos había terminado la primaria. Hoy el 95 por ciento de quienes se inscribieron en 2016, pero lo terminaron más porque los fuimos a buscar, porque fuimos a ver quiénes no habían terminado la primaria para poderles dar los elementos para que la terminarán.

1960, solamente el 5 por ciento de la población mexicana había terminado la secundaria, hoy es el 70 por ciento.

1960, sólo el 2 por ciento, 2 de cada 100 mexicanos habían terminado la preparatoria. Hoy la termina el 41 por ciento, y estamos buscando a quiénes no la terminaron, para darle esos elementos.

Si no hay otra gráfica distinta de esta que les recuerde a ustedes todo lo que México les debe a sus maestros, en términos del trabajo heroico que han hecho, esa nos resume bien.

Y no tengan duda, yo estoy comprometido con el magisterio.

Ahí se ve por qué el Magisterio es la columna vertebral del país, ahí se ve por qué el magisterio es vocación y no empleo, pero ahí también se ve cuál es la agenda que tenemos para el país y es una agenda que tiene que atender a dos realidades.

Tiene que atender a los 48 millones de mexicanos que no terminaron la preparatoria. Esos mexicanos van a vivir cinco años menos, van a ganar 41 por ciento menos de los que sí la terminaron.

Cuando vemos el mapa de la pobreza extrema, 9 de cada 10 mexicanos que se ubican en la pobreza extrema no terminaron la preparatoria; 7 de cada 10 de los que no tienen seguridad social, no terminaron la preparatoria, y 8 de cada 10 de los que viven en una vivienda que no tiene dignidad, no terminaron la preparatoria.

Ellos están esperando de nosotros una agenda de educación continua, una agenda de becas de capacitación, una agenda de cercanía para poder certificar sus conocimientos y desarrollar nuevas competencias para incorporarse al mercado laboral.

Los 34 millones que sí terminaron la preparatoria están esperando de nosotros mayor calidad, están esperando de nosotros acceso a internet, están esperando de nosotros inglés, están esperando de nosotros una educación que les permita mayor comprensión en ciencias, en lectura y en matemáticas.

Y eso es justamente uno de los elementos centrales de la plataforma que juntos hemos construido.

Este es Ricardo, nació en la mina en Tuxtepec, en Oaxaca, fue Premio Nacional de Juventud el año pasado, y pone de relieve el talento que hay en México y que no siempre le logramos ayudar a que salga adelante.

Ricardo va a ser el primer graduado con un doctorado de MIP de extracción indígena. Para lograr ese nivel, Ricardo tuvo que superar el hecho, primero, de que en la mina no había preescolar, de que cerca de donde él vivía no había una escuela primaria, de que no tenía apoyo para el transporte público y tenía que hacerse una colecta en su comunidad, de que no tenía dinero para su examen de admisión de la universidad, de que, una vez en la universidad, le faltaba apoyo para mantenimiento y vivienda, de que una vez admitido al MIP no tenía dominio del inglés.

Y cuando Ricardo hace cuentas de cómo le hizo para superar todas esas carencias, pone al centro, maestros que se interesaron en que le fuera bien, y a esos maestros, Ricardo y yo, les estamos profundamente agradecidos.

¿Cuáles son los cuatro ejes que juntos hemos construido para asegurar que México sea capital de talento? Reconociendo todos estos retos que aquí hemos planteado. Primero, tenemos que mejorar el acceso y mejorar el acceso implica escuelas de tiempo completo con alimentos, cobertura universal hacia media superior y más becas de todo tipo: de manutención y de transporte.

Implica mejorar la calidad, que es una agenda que aquí tenemos clara, es una agenda que tiene que ver con inglés, con internet y activación física. Y por eso damos la bienvenida a la organización que hoy se hermana en sus esfuerzos con Nueva Alianza.

Tiene que ver también con un modelo formativo que haga compatible la escuela y el trabajo, y que asegure la pertinencia de lo que aprendemos en la escuela para que sea útil en materia de trabajo.

Y tiene que ver también con lo que está al centro del nuevo modelo de educación, que es que aprendamos a aprender.

Sin duda, parte importante de que México sea capital de talento pasa por la formación de habilidades para actividades de alta productividad, y aquí el país va a enfrentar un reto muy importante

Pasa por que entendemos que cada región es diferente y que explica e implica de nosotros un esfuerzo que le dé pertinencia regional.

Pasa por que repatriemos y atraigamos cada vez más talento, y pasa también por que encontremos nuevas formas de acércanos a quienes de nosotros esperan educación.

Y pasa centralmente, porque reconociendo que al centro de nuestra razón de ser están las niñas y los niños, al centro de su posibilidad de ser exitosos, está un maestro que le inspira, que le ayuda y que le enseña.

Y con esos maestros necesitamos plantillas completas, necesitamos un desarrollo personal y profesional, necesitamos que tengan opciones para prepararse en otros países, necesitamos que la digitalización y la desregularización le quiten carga burocrática al maestro, necesitamos pleno respeto de sus derechos.

Y, como lo dijimos en cada una de las reuniones de cada circunscripción, así como se les ha pedido un esfuerzo significativo y real, tendrán que tener un compromiso de un incremento en su salario base significativo y real, en igual forma y magnitud.

Las siguientes dos lecciones son bastante más breves, pero igualmente importantes, por todos lados oímos que este arroz ya se coció, que ya la elección terminó, que ya las encuestas hablaron, que ya no hay nada que hacer.

Bueno, con la noticia de que todavía nosotros estamos en el proceso apenas de ser candidatos, nos fuimos apenas a registrar y estamos esperando respuesta.

En México tenemos tres elecciones competidas de 2000 para acá, el que iba punteando a esta altura del partido en 2000, perdió; el que iba punteando a esta altura de 2006, perdió, ya saben quién, y por cierto, lideraba entonces por más de lo que lidera ahora. Y a ya saben quién, en consecuencia, le va a volver a pasar ya saben qué. Nosotros meros le vamos a ganar.

Y el que punteaba en el 2012, a esta altura del partido, perdió 20 puntos cuando se dio la elección.

Y la opción que más ha crecido del 14 de diciembre a la fecha, es la nuestra, y con base en ese crecimiento, estamos absolutamente seguros de que vamos a ganar en julio.

¿Por qué vamos a ganar en julio? ¿Y por qué vale la pena que nos preparemos? ¿Y por qué este encuentro es especialmente relevante? Porque va a ser a partir del 30 de marzo en donde, por primera vez, vamos a tener la oportunidad, todos nosotros juntos, este equipo que estamos integrando que es un equipo ganador.

Por primera vez vamos a tener acceso a tiempos de radio y televisión para poder, en condiciones de equidad, dar a conocer nuestras propuestas y convencer a la ciudadanía de que vote por nosotros. Ésta es una oportunidad que apenas tendremos el 30 de marzo.

Y porque tenemos a las mejores propuestas y a los mejores perfiles, dada esta oportunidad, vamos a convencer, nos van a tener confianza y vamos a ganar.

¿Qué pasó hasta ahorita? Estamos en intercampaña, y en la intercampaña el tiempo de radio y televisión era solamente para difundir mensajes genéricos, sin la posibilidad de convocar al voto.

¿Y qué pasó antes de eso? Antes de eso teníamos la posibilidad de acceder a tiempos de radio para dar a conocer ideas y propuestas a la militancia de cada partido, en función de cómo cada partido había escogido procesarlas.

Y en teoría, ¿qué podíamos hacer antes de eso? Nada. En teoría, antes del 14 de diciembre la única comunicación política era para promover la participación democrática.

¿Cómo entendió Andrés esta restricción? Andrés entendió esta restricción de forma tal que promovió su persona: 3.7 millones de spots, 93% de conocimiento.

¿Qué hizo Ricardo? 1.4 millones de spots, 62% de conocimiento.

¿Qué hicimos nosotros? Cumplir con la ley, en su letra y en su espíritu, eso quiere decir que al 14 de diciembre teníamos cero spots y 29% de conocimiento.

Nuestro primer spot fue el que hicimos Juana y yo, mi esposa, deseando feliz Navidad, y como mi esposa es bastante más simpática que yo, y con cargo a eso, en el anuncio le iba bastante mejor que a mí, eso implicó que ya era febrero y nosotros seguíamos deseando feliz Navidad.

Bueno, con eso en mente, cero spots, 39 por ciento de conocimiento. A una semana de arrancar la elección, muy competitivos, sin ninguna duda, con ese acceso a comunicación y con esas propuestas, vamos a generar convicción y vamos a ganar en julio.

¿Y por qué es importante que ganemos? Hoy se piensa que no importa qué es lo que digan los políticos en campaña, que los políticos son diferentes cuando están en campaña que cuando están en el gobierno, que no hay que poner mucha atención a las propuestas porque todos somos iguales.

Por eso el lenguaje de ciudadano a ciudadano es relevante. Vale la pena que pongamos atención a lo que dicen los políticos, porque los políticos son como gobierno, como son hoy como candidatos, y los políticos hacen en gobierno lo que ofrezcan como candidatos.

Sólo el 4 por ciento de los votantes piensa que los políticos van a cumplir su palabra y, sin embargo, cuando contrastamos plataformas con programas de gobierno, el programa de gobierno descansa en la plataforma.

Por eso, nuestra responsabilidad en esta elección es salir y convencer de ciudadano a ciudadano, de ciudadana a ciudadana, de candidato a candidato, de que esta plataforma es mejor, de que esta plataforma le ofrece al país más certidumbre, de que esta plataforma le ofrece al país un cambio con rumbo, de que esta plataforma permite consolidar lo que está bien y mejorar lo que está mal.

Y que las otras plataformas nos pueden implicar para el país un descarrilamiento en términos de lo que hemos venido logrando, que las otras plataformas nos pueden llevar en una dirección que ya vimos y que no nos gusta.

Y basta solamente contrastar algunos de los elementos de esas plataformas en el tema prácticamente que queramos. Los contrastes son claros y son evidentes. Echar para atrás la Reforma Energética, 100 mil millones de dólares de nueva inversión, la posibilidad de asegurar nuestra seguridad energética, la posibilidad de que PEMEX sea exitoso.

En el caso de Andrés Manuel, la alternativa es violatoria del Estado de Derecho y profundamente regresiva, en términos de darle al país y a Petróleos Mexicanos alternativas para seguir creciendo.

En el caso del Frente no sabemos, parte está a favor, parte está en contra, entonces, no sabemos si no se ha definido.

Y en nuestro caso, no tenemos duda.

Combate a la inseguridad, acá hay una propuesta clara de un esfuerzo en seguridad total.

En el caso de Andrés Manuel, la propuesta es sacar a los delincuentes de la cárcel y regresarlos a que convivan con nosotros. ¿Cómo vamos nosotros a pensar que esa es una buena idea?

En las comunidades de las que ustedes están cerca, ¿cómo se van a sentir de pensar que si tenemos un mal resultado electoral, saldrán los criminales para regresar a convivir con los vecinos que justamente fueron víctimas de sus atropellos?

En nuestro caso la propuesta es clara.

En el caso de Andrés Manuel, su planteamiento fiscal es: “Hay que hacer todo lo que yo diga, no importa si tenemos que endeudarnos para hacerlo”.

Y nuestro caso es un planteamiento responsable.

En el caso de Andrés Manuel, traicionar a los niños y a las niñas, cancelarle su opción de futuro.

Y en el caso nuestro, México como capital mundial del talento.

No tengo duda de que somos un gran equipo, no tengo duda de que la plataforma es la mejor, no tengo duda de que los perfiles son los mejores y no tengo duda de que con este corazón turquesa, que va a salir a dar una batalla con convicción, con entusiasmo, que todos estos días se ha preparado para hoy poder decir que estamos listos y que vamos a ganar.