Discursos

Mensaje del candidato José Antonio Meade durante el XVI Foro Nacional de Turismo

Muchas gracias y muy buenas tardes.

Muchas gracias por recibirme aquí en lo que yo creo que es emblema de uno de los temas que tendríamos que hablar más en el Foro Nacional, la relación entre turismo y cultura.

Uno de los elementos en donde el país tendría que trabajar más es en convertir su patrimonio cultural, que es, por cierto, el tercer catálogo patrimonial más importante del mundo, en un espacio mucho más relevante para la promoción turística.

En el mundo la cultura genera por sí misma entre 4 y 5 puntos del PIB, en México genera 3.3. Teniendo un catálogo cultural tan profundo y tan variado, debiera ser una fuente mucho más amplia de turismo y de empleo, y el hecho de que este foro se celebre aquí, en el Castillo de Chapultepec, pone de relieve la buena sinergia entre turismo y cultura y la importancia de que hablemos de ambas.

Me da mucho gusto, además, estar en este Foro, que según me dicen la historia del foro empezó siendo un espacio para capacitar en la forma de hablar y de discutir del tema en los medios, de hablar y discutir del tema en la fuente que trataba los temas de turismo, y encontrar la manera de que, por la vía de hablar con los medios y de que los medios hablaran del turismo, se le diera una cobertura que le diera al turismo la centralidad que tiene.

El hecho de que hoy este foro haya evolucionado para tratar de educar a los candidatos, me parece que es una muy buena evolución.

Quisiera un poco empezar diciendo cuál es la visión de México en potencia y de qué papel juega el turismo en esa evolución. Sin que vaya yo a tomarme mucho tiempo, ese es el mundo en 1910. El mundo medido en dos dimensiones: ingreso y calidad de vida, la calidad de vida medida media en función de esperanza de vida al nacer.

1910 Vivíamos en un mundo en donde la gente vivía poco tiempo y tenía muy poco ingreso, de hecho la edad promedio, la esperanza de vida promedio era inferior a los 40 años. Si nos ponemos a reflexionar en eso, pues la verdad es que este foro estaría bastante solitario si solamente estuvieran los que tienen menos de 40 años.

Y el nivel de ingreso medido en dólares de 2015, era equivalente a más o menos 2 mil dólares.

Esto es, en 1910 el mundo tendía a tener poca calidad de vida y tendía a tener poco ingreso.

Y podemos ver cómo ha venido evolucionando, pero sobre todo entender por qué. Y ahí no vamos a dar cuenta de la centralidad del turismo.

Ahí se vio la Primera Guerra Mundial, la crisis del 29, la Segunda Guerra Mundial, ahí se ve a México más o menos a media tabla. Se ve la India y China con profundo rezago, aun cuando empiezan a evolucionar.

Nos toca el desarrollo estabilizador, la crisis de 82, la crisis de 94. La recesión del 2000, la crisis global del 2008 y el mundo hoy.

Llaman la atención dos cosas: la primera, que seamos capaces de explicar la historia del mundo en exactamente 30 segundos, ya como quiera ese es un mérito importante; la segunda es, respecto a 1910, el mundo cambió mucho y al mismo tiempo no cambió.

¿Qué quiere decir? Hay una serie de países que viven como se vivía en 1910, hay una serie de países que siguen teniendo poca esperanza de vida y que siguen teniendo muy bajo ingreso. Pero hay una serie de países que tienen una gran calidad de vida, medida por la esperanza de vida y un nivel de ingreso elevado.

Y, por lo tanto, es interesante ver qué fue lo que hicieron esos países bien, qué podemos aprender del mundo y qué podemos, en consecuencia, proponerle hoy a México pensando hacia adelante.

¿Qué vemos que hace la diferencia en los países que están en el bloque uno? Los que vivían como se vivía en 1910; y los que están en el bloque cuatro, los que hoy son potencia, en términos de generar ingreso y su capacidad de generar calidad de vida.

Los países en el bloque uno tienen un índice de Estado de Derecho bajo, los del bloque cuatro alto, México está en el tres; tienen un índice de inseguridad alto los que están en el bloque uno y una gran o un gran nivel de inseguridad los que están en el bloque cuatro.

Los países más desarrollados le apuestan a la educación, los países más desarrollados le apuestan a salud, los países más desarrollados, y esto es muy importante especialmente en el sector turístico, le apuestan a las mujeres: mientras más alta es la participación de las mujeres, mayor es el desarrollo de los países.

Y éste es un sector que sabe de eso, porque es un sector en donde las mujeres juegan un papel muy importante y debieran de jugarlo más. México será mejor si el siguiente foro que hagamos la mitad de la concurrencia son mujeres.

(Aplausos)

José Antonio Meade: Se oyó nada más la mitad del aplauso.

Y aquí entramos ya en el tema de turismo y de apertura, le va mejor a los países que tienen más apertura.

Pero le va mejor, y esto nos empieza a meter en el tema, a los países que hacen del turismo el eje de su potencia, los países más visitados del mundo, a donde llegan más turistas les va mejor; tienen más ingreso y mejor calidad de vida.

Si medimos el índice de desarrollo turístico, los países que tienen mayor índice de desarrollo turístico generan más ingreso y tienen mayor calidad de vida. Eso quiere decir que si queremos no solamente ser una potencia turística, sino que si queremos como país ser una potencia, una apuesta central tiene que ser el turismo.

Y ésta es una apuesta central en todos y cada uno de los países que les fue bien, en todos y cada uno de los países que están creciendo y creciendo de manera muy importante.

¿Cuál es la agenda que tendríamos que seguir para consolidar a México como una potencia turística? Una, y muy importante, no es la agenda de la que nos gustaría hablar en un foro como éste, es una agenda que por muchos años nunca tuvimos que tocar en un foro como éste, pero es una agenda que hoy está al centro de lo que México tiene que hacer para convertirse y preservar su calidad de potencia turística.

Yo fui secretario de Relaciones Exteriores y me tocó tratar con muchos de ustedes, cada vez que una amenaza, cada vez que un warning ponía en peligro la viabilidad de una temporada o de un destino turístico.

Nuestro objetivo, y aquí habría que ver cómo lograrlo, es que México sea el quinto país más visitado y el décimo que más divisas genere con cargo al turismo. Tenemos, para ello, que incrementar la competitividad de los destinos turísticos.

Y algo muy importante, de lo que debemos de hablar cada vez más en estos foros: el turismo tiene que implicar para las comunidades que lo albergan, prosperidad.

Tiene que haber manera de que se derrame la prosperidad del turismo y la prosperidad del sitio turístico en la comunidad, para que generemos un espacio de desarrollo mucho más armónico y mucho más seguro.

Y, finalmente, una vertiente que es cada vez más importante, el desarrollo turístico tiene que ser sustentable y el espacio del aprovechamiento del recurso natural, en sí mismo, empieza a ser un atractivo que hace del turismo y de México un mejor destino.

Ahí está la seguridad en el país en 1997, ahí está la seguridad en los destinos turísticos, ahí se ve Baja California Sur, se ve Quintana Roo, se ve Guerrero, como una región que, desde entonces, tiene problemas, pero podemos ver cómo evoluciona de 97 a la fecha.

Y podemos ver, en términos generales, que por mucho tiempo los principales destinos turísticos de México eran, al mismo tiempo, espacios seguros, espacios en donde ésta no era una preocupación.

Sin embargo, el día de hoy, pues lo que se aprecia es que nuestros destinos turísticos hoy están bajo la amenaza de la inseguridad.

En los últimos años, vemos hoy 500 homicidios más en Los Cabos, en la Ciudad de México, en Acapulco, en Puerto Vallarta y Cancún, de los que veíamos hace apenas una década.

Y estos son nuestros principales destinos turísticos, estos son los lugares que explican el 62 por ciento de lo que es visitado en México por el turismo internacional y este es un reto importante, este es un reto que tenemos que corregir y que tenemos que enfrentar.

Y lo tenemos que corregir y enfrentar de la siguiente manera: es muy importante que nosotros logremos trabajar en una buena política de armas.

En México, la delincuencia organizada tiene acceso a, más o menos, la misma cantidad de armas que el ejército canadiense en el estimado superior; y a tres veces el ejército guatemalteco en el inferior

Tenemos que evitar que llegue a manos de la delincuencia organizada el dinero, tenemos que tener más presencia disuasiva, más policía, mejor preparada y más equipada.

Y en los destinos turístico, además, una policía que tenga vocación de servicio y de cercanía al turismo, que implica una capacitación y el desarrollo de activos diferentes a lo que implicaría una policía en otras regiones del país.

Algo que es muy importante y central, y que se habla poco en materia de seguridad, es el combate a la impunidad. Si nosotros prevenimos y si nosotros disuadimos nos va a ir mejor, pero si, al final del día, seguimos viviendo en un país en donde de cada 100 denuncias solamente 3 se resuelven con una sentencia, no vamos a corregir de fondo el problema delincuencial.

Si queremos resolver la inseguridad tenemos que empezar por la impunidad.

Si nosotros lográramos llegar al nivel de solución de sentencias de denuncias que tiene la OCDE, podríamos reducir la inseguridad en más de 40 por ciento en los siguientes tres años.

De ese tamaño es la importancia de empezar por este pilar, el pilar de la impunidad, al tiempo de reforzar la presencia y la disuasión.

Eso implica un Código Penal único, implica, con el Código Penal único, que tengamos una agencia de investigación especializada, implica también la posibilidad de incrementar dramáticamente las capacidades de investigación del estado.

Hoy Quintana Roo y Baja California Sur definen los delitos de manera diferente; Yucatán, Quintana Roo y Campeche definen los delitos de manera diferente. Eso quiere decir que las policías y los ministerios públicos de uno y otro estado, aun si tuvieran práctica de diálogo, no tendrían un lenguaje común.

Cada una de las entidades federativas define los delitos como quiere, y eso limita nuestra capacidad de generar un mejor control y de lograr menores niveles de impunidad.

Sí queremos cambiar de tajo la estrategia y la situación de inseguridad, tenemos que empezar a verla de forma distinta. Y tenemos que abandonar la idea de que el delito depende de dónde se comete, para empezar a movernos como está el resto del mundo y combatir los delitos en función de la forma en cómo se cometen. Y eso nos daría una escala diferente para enfrentar este problema.

Todo esto es cierto en todo el país, pero es especialmente cierto en lo que es el mejor embajador del país, que es el turismo.

Por lo que, para aterrizar estos elementos en una estrategia puntual en el turismo, tendríamos que tener la firma de convenios con los principales destinos turísticos.

Alinear el trabajo de los tres niveles de gobierno y del sector privado, tener mesas de atención de seguridad, para tener un pulso preciso de qué es exactamente lo que estamos enfrentando, en cada una de las regiones turísticas.

Y tener y movilizar centros de atención al turismo, para que se sientan, estén y puedan decir que la experiencia de viajar a México, es una experiencia segura, sin duda el turismo en nuestro mejor embajador.

Nuestras zonas turísticas están entre las más visitadas de Latinoamérica, y uno de los elementos que tenemos que preservar, es que se siga hablando bien de México en ese tenor.

Podemos convertir a México en uno de los países que genere, se convierta en el quinto país más visitado.

Y que consolide, esta práctica que ya hemos visto de su capacidad generadora de divisas.

¿Cómo estamos hoy? Ya hoy México el año pasado por primer vez, sexto país más visitado.

El 70 por ciento de quienes nos visitan, vienen de Estados Unidos y Canadá, la tercera parte llega por el aeropuerto de la Ciudad de México.

Eso pone de relieve, algo que vamos a insistir y que seguramente insistieron todos, pero hay que seguir insistiendo, pues el aeropuerto de la Ciudad de México no es un tema del Valle Metropolitano, es un tema neurálgico y central de la competitividad y de la conectividad del sector turístico mexicano.

Los turistas nos visitan en aviones importantes, nos visitan en 478 y en 380´s. Si nos visitaran en jets y en aeroplanos, el aeropuerto de Santa Lucía podría resolvernos el problema, pero ya nadie nos visita en jets y en aeroplanos, y por eso necesitamos un buen aeropuerto internacional en la Ciudad de México.

México empieza a distinguirse como un destino de turismo médico y, como el turismo médico, hay otros nichos importantes.

Nos hemos dado cuenta que eliminar las barreras al turismo, empezando por las visas, funciona, las visas que se eliminaron en Colombia, Perú y Chile hoy implican que esos tres países estén entre los 10 principales originadores de turismo en México con un crecimiento muy importante.

Y un tema que cada vez se vuelve más central, y que exigiría mayor especialización de parte del gobierno, es la promoción de México como un destino de convenciones.

Cada vez vemos más el anhelo de muchos estados de tener buenos centros de convenciones. Pero un buen centro de convenciones es condición necesaria, si no tenemos un buen centro de convenciones, no va a llegar el turismo de convenciones.

Pero no es suficiente, hay que aprender a promover a México como un destino del turismo de convenciones, y eso exige un lenguaje y una especialización distinta de la promoción del resto del turismo.

Y no tenemos un espejo en la política pública que, de manera profesional, se dedique a potenciar el turismo de convenciones.

¿Qué tendríamos qué hacer? No solamente incrementar, sino modernizar los puertos de entrada, incluye aeropuertos y puertos, sino que los propios puertos de entrada sean en, sí mismo, espacios amables para el turismo.

Que los puertos y los aeropuertos en sí mismos, ofrezcan una experiencia grata para la que será la primera impresión de muchos del destino que están visitando. No solamente tener más, sino tener los mejores.

Y en el caso específico de los puertos, generar mayor espacio de valor agregado a los cruceristas para que cada uno de los destinos turísticos que nos visitan por mar, implique y motiven un mayor gasto del crucerista en tierra.

Nosotros hemos platicado, por ejemplo, con Cozumel, de la importancia de que modernicemos un museo del Caribe y un museo de los mayas. Montamos una de las mejores exposiciones, de hecho dos exposiciones de arte maya; una que visitó Brasil, Francia e Inglaterra y otra que estuvo en China. Cualquiera de las dos albergadas en uno de nuestros destinos de puentes de puertos, daría una razón más para motivar y para gastar, y para pasar tiempo en esos destinos.

Tenemos que ampliar el número de rutas con otros países. En el diálogo que tenemos con el mundo, uno de los primeros elementos que ponemos sobre la mesa es conectividad. El 70 por ciento vienen de Estados Unidos y de Canadá.

Eso no quiere decir que solamente sean americanos y canadienses, buena parte de nuestra conectividad viene por Estados Unidos, pero hay algunas regiones del mundo, si revisamos los principales diez aeropuertos, los diez aeropuertos más conectados, hay algunos que no están en el circuito mexicano y que podrían estarlo, ya sea para que de manera directa o indirecta con una escala, pudiéramos tener una mucha mejor vinculación con regiones para las que Estados Unidos y Canadá no es la escala más natural.

Sin duda, apoyar el desarrollo del aeropuerto, sin duda, apoyar el turismo médico, de negocios, de reuniones, de lujo, de ecoturismo, y lo habríamos de ver más adelante.

Seguir revisando nuestra política de visado para ver si esa, que es una traba importante de visita a México, podemos irla eliminando de algunos otros países sin poner en riesgo nuestra seguridad.

Y la participación absolutamente crucial de los empresarios para promover el turismo, para tomar más control de la promoción del turismo que se hace a través de nuestros diferentes vehículos, y para que acompañen el diálogo que México tiene en el mundo para que sea una parte integral de cada uno de los espacios de diálogo que tenemos con los diferentes países.

Cuando nos sentamos con cualquier país del mundo hablamos de educación, hablamos de ciencia y tecnología, hablamos de comercio, hablamos de inversiones. El siguiente punto en la agenda tendría que ser que con cualquier país del mundo que nos sentáramos, tendríamos que hablar de turismo y de cómo podemos facilitarlo entre nuestros diferentes países, y encontraremos que hay muchos en donde el potencial se ha aprovechado poco.

Tenemos que hacer otra cosa, tenemos que incrementar la competitividad de los destinos de México. El 62 por ciento del turismo se explica básicamente por cuatro destinos: Los Cabos, Cancún y la Riviera Maya, la Ciudad de México y Puerto Vallarta.

El dato de Puerto Vallarta es absolutamente sorprendente. En el caso de Puerto Vallarta el 7 por ciento de todos los canadienses visitan Puerto Vallarta una vez al año, el éxito de la promoción de Puerto Vallarta en ese mercado es muy notable.

Pero también es cierto que, si nosotros revisamos nuestra geografía, está llena de potencial para desarrollar rutas alternas a las cinco que hemos desarrollado.

Y podemos hacer, para desarrollar, desde aprender lo que hicimos en los cinco destinos en donde somos frontera y potencia, pero también ver qué es lo que están haciendo otras partes del mundo en rutas, en caminadas, en recorridos, si la gente es capaz de viajar para hacer el Camino del Inca, la verdad es que nosotros, como el Camino del Inca, podríamos escoger 20 que tendrían mucha mayor capacidad de generar turismo.

Yo fui canciller, y la verdad es que cada vez que regresaba uno de visitar el mundo, el potencial turístico de México no tiene límite en el terreno que fuera.

La verdad, me tocó visitar más de 70 países, después de visitar 70 países me regañaban en la casa porque cada vez que preguntaban dónde quería ir de vacaciones, pues después de haber visto al mundo, yo quería seguir y sólo vacacionar en México.

La verdad es que no podemos, no hay quién nos compita en términos de nuestro potencial, hay que desarrollarlo.

Eso implica presupuesto, mucho más presupuesto que lo que hoy le metemos a los destinos turísticos y pueblos mágicos; eso implica tecnología, tecnología que haga que la entrada, la salida y la estancia sean mucho más sencillas para los viajeros; eso implica modernizar a FONATUR, y aquí están presentes quienes lo encabezaron y quienes lo dirigieron.

El potencial de FONATUR es enorme, la experiencia depositada en FONATUR, de una vez John, el aplauso para John, pues.

Y si ya le vamos a aplaudir a John, pues aplaudámosle a todos los que, como secretarios de Turismo, han hecho de México una gran potencia.

Muchas felicidades.

Y ya nada más falta ahora que los funcionarios públicos que acaban de ser reconocidos demos un fuerte aplauso a los empresarios que son los que de verdad hacen que México sea potencia.

FONATUR tiene un enorme potencial, FONATUR empezó siendo un banco de tierras, la verdad es que FONATUR tiene depositado conocimiento, tiene depositadas mejores prácticas, tiene depositada la posibilidad, en su conocimiento, de volver a entrar, desde destinos maduros como Acapulco y darles una dimensión diferente, hasta acompañar nuevos polos de desarrollo en diferentes geografías y hacer un papel relevante como actor en mejores prácticas del desarrollo del turismo en México.

Convertirse en una agencia del desarrollo turismo y evolucionar, de forma tal que sea un actor relevante.

Cuando hablamos de zonas económicas especiales, hablamos de ventanillas únicas, hay que tenerlas para el turismo; hablamos de planeación de infraestructura, hay que hacerlo para el turismo; hablamos de seguridad, hay que hacerlo para el turismo; hablamos de polígonos en donde no haya conflictividad en la tenencia de la tierra.

La diferencia entre un destino exitoso y uno que no lo es, radica en estos elementos.

Si nosotros le damos a nuestro potencial turístico ventanillas únicas, seguridad, libre conflictividad en la tierra, financiamiento público y privado y desarrollo y aliento presupuestal, podemos diversificar y ampliar nuestra capacidad turística de manera muy importante.

Y se hicieron algunos programas exitosos, yo soy de la tesis de que algo que le hace mucho daño a México es pensar que todo lo que se hizo antes estuvo mal, y que solamente uno puede hacer las cosas bien hacía adelante.

Bueno, esa segunda parte es cierta, solamente yo mero puedo hacer las cosas bien hacia adelante

Pero hacía atrás hay que reconocer que se hicieron programas exitosos y hay que darles continuidad. Los programas, desde Viajar por México hasta Conéctate al Turismo, los programas de mejora de hoteles y restaurantes, todos esos programas dieron aliento, funcionaron y debiéramos darle escala y consolidarlos. Tenemos que mejorar la calidad en servicios turísticos.

Hablamos mucho de educación, hablamos de cómo repensarla, y una de las formas de repensar la educación es darnos cuenta de que en el turismo está parte de nuestro futuro y habría que desarrollar, en consecuencia, capacidades específicamente pensadas para atender los retos del sector turístico.

Naturalmente, impulsar infraestructura estratégica. Hemos hablado mucho del aeropuerto pero no es la única, nos sigue haciendo falta una segunda pista en Guadalajara, nos sigue haciendo falta ampliar otros aeropuertos y nos sigue haciendo falta mejorar nuestra infraestructura portuaria.

Hay infraestructura que es estratégica para el turismo y, así como defendemos al aeropuerto, debiéramos defender y darle centralidad al resto de la infraestructura.

Esta cruzada para la capacitación turística es fundamental, y tiene que ser una cruzada que va desde los policías hasta los proveedores de servicio, que va desde los meseros hasta recamareros. La capacitación para el turismo distingue al país que lo hace bien, y México lo hace bien y lo podría hacer mejor.

Tenemos que terminar de consolidar al turismo con su plataforma digital. No debiera de haber en las zonas turísticas ni una sola PYME que no estuviera bien conectada, ni un solo punto en México que no tuviera, desde el punto de vista turístico, acceso con el mundo por la vía digital

Y un punto muy importante: el turismo genera riqueza, el turismo genera inversión, el turismo genera divisas, pero el turismo tiene que generar bienestar en las regiones en donde se desarrolla el turismo.

Eso implica infraestructura, eso implica capacitación educativa, eso implica apoyo a PYMES para que tengamos una mejor articulación. Pero eso implica algo bien importante, y yo aprovecho además para agradecer, cuando fui secretario de Desarrollo Social algo de lo que nos planteamos como objetivo es que nuestros destinos turísticos debieran de ser destinos turísticos libres de pobreza.

Un destino turístico libre de pobreza tendría que ser un destino turístico en donde la gente termite la preparatoria, en donde la gente tenga acceso a vivienda digna, en donde la gente tenga acceso a alimentación, en donde la gente tenga acceso a salud y a seguridad social. Y debiéramos de empezar en nuestros destinos turísticos.

No debiera de ser compatible un destino turístico con pobreza, y eso sólo lo podemos hacer con el diálogo: diálogo entre niveles de gobierno y diálogo entre gobierno, sector privado y sector social.

Pero con una mesa de diálogo que coordine los esfuerzos de esos cinco actores, podríamos lograr, en la siguiente administración, que no hubiese pobreza en nuestros destinos turísticos. Y eso permitiría un desarrollo mucho más armónico de éste, que es nuestro principal sector, y un gran potencial de desarrollo.

Pasa por consejos municipales, pasa por conectar el turismo a su comunidad, pasa por ordenamiento turístico, pero pasa sobre todo por garantizar el acceso a derechos sociales en destinos turísticos.

Y termino, México no cuenta con zonas turísticas de desarrollo sustentable, México no ha reivindicado el derecho que debiéramos tener todos los mexicanos al disfrute de nuestro patrimonio cultural.

A diferencia de otras partes del mundo, en donde cada parque nacional y cada área natural protegida son un espacio de disfrute y de derecho, en México nos hemos quedado cortos en términos de desarrollar una política pública que reivindique nuestro derecho a la propiedad y al disfrute de nuestro patrimonio turístico, de nuestro patrimonio ecológico, de nuestra biodiversidad.

Es prácticamente imposible visitar un área natural protegida, es prácticamente imposible visitar un parque nacional. Y en todo el mundo ese es el principal activo turístico para el resto del mundo y para los nacionales.

La mejor manera de reivindicar nuestra mexicanidad es el turismo, la mejor manera de reivindicar nuestro orgullo de ser mexicano es descubrir todo lo que México ofrece hoy al mundo y a nosotros.

Muchísimas gracias y buenas tardes.

Sesión de preguntas

Moderador: Muchas gracias, candidato Meade, muy amable por la presentación. Yo creo que todos estamos muy emocionados el día de hoy porque me atrevo a decir que este foro ha permitido que hoy sea el día del turismo.

Nuestro problema es que luego el día del turismo es cada seis años. Yo hoy siento dos cosas que están flotando en el ambiente: una enorme carga histórica por estar donde estamos y este anhelo que reverdece cada seis años de que el turismo sea una prioridad.

Yo tengo muchas preguntas, seguramente llegarán algunas más del auditorio y lo que trataría de hacer es, como hicieron quienes nos antecedieron en este esquema, pues es procurar propiciar un espacio de diálogo y lo invitaría a eso, señor candidato.

Si le parece, abrimos boca con este tema de la prioridad, y déjeme poner un segundo tema, abusando de su experiencia como hacendario.

La verdad es, que quienes estamos en esta industria, quienes hemos estado del lado de la administración pública del turismo, nos sentimos yo creo que con una emoción, con una sensación de desánimo porque cuesta mucho trabajo comunicar a la autoridad hacendaria que este negocio es un negocio importante.

O sea, ¿qué parte del 8.7 por ciento del PIB no se entiende en Hacienda? ¿Por qué si en este país lanzamos una iniciativa como la de las Zonas de Desarrollo Económico Especial, pues el turismo no cabe en ellas?

Por qué, si decimos que el turismo es una prioridad, lo dijimos cuando fue presidente el presidente Fox, se lo pidió la industria, pues la verdad es que fue bastante de medio pelo. Se lo volvió a pedir la industria al presidente Calderón, el presidente Calderón dijo “sea el sexenio del turismo”, acto número dos, “vamos a desaparecer la Secretaría de Turismo”, ¿no?

Este gobierno dijo en su lanzamiento de política de turismo, que el turismo es una prioridad y entre 2018 y 2015 el presupuesto del sector, en términos reales, es 50 por ciento menor.

Entonces, si nos ayuda un poco a elaborar sobre esta parte, ¿por qué es importante cada seis años? ¿Cuántas otras veces en su campaña ha estado presente el turismo con la intensidad que está hoy?

José Antonio Meade: Yo te diría varias, y me parece que la pregunta es válida, porque efectivamente fui secretario de Hacienda dos veces. De no haberlo sido, te dirigiría yo a mi tocayo, que es el actual secretario de Hacienda, para que le hicieras el planteamiento. Pero soy un secretario de Hacienda consistente con lo que ha dicho.

Por ejemplo, el Fondo Nacional de Desarrollo de Infraestructura hacía carreteras y obras hidráulicas. La única vez que el Fondo de Infraestructura ha apoyado a infraestructura cultural, fue cuando yo fui secretario; el Museo del Barroco se generó desde el Fondo Nacional de Infraestructura.

Y creo que una de las grandes deficiencias que tiene México es que ha dejado de hacer infraestructura cultural. Si nosotros revisamos la infraestructura cultural que tenemos hoy, la verdad, es que data de los 60’s y los 70’s.

Este foro alterna entre el Castillo de Chapultepec y el Museo de Antropología. Bueno, el Castillo de Chapultepec predata a 1960 por mucho, pero el de Antropología es bastante más reciente.

Y un poco la pregunta es: ¿qué grandes obras de infraestructura cultural hemos hecho de los 80’s en adelante? Y la verdad es que la respuesta es prácticamente nula.

¿Cuál fue la primera gran inversión de infraestructura cultural? El Museo del Barroco. Ese se apoyó cuando yo fui secretario de Hacienda.

Y sigo pensando lo mismo, y lo sigo pensando más allá de porque, como muchos, experimento el turismo como usuario, sino porque lo experimento y lo veo como una fuente de negocio y crecimiento.

A mí me tocó ser el que impulsó y consolidó, por ejemplo, todo el apoyo a los grandes maestros del arte popular para que pudieran pagar su impuesto con su obra. Me tocó ser el primero que, desde el Fondo de Infraestructura, apoyó la construcción de infraestructura cultural.

Me tocó ser el que incrementó los fondos del Consejo de Promoción Turística Mexicano, asegurándole, además, que se quedara con el 80 por ciento, con un incremento importante en la última administración.

El 2015 y 2016 el precio del petróleo cayó 71 por ciento, se le recortó el presupuesto a la Marina y a la Defensa. Entonces, no es un buen indicador, en un año en donde se cae el 71 por ciento del valor de algo que explica el 40 por ciento de nuestro presupuesto para medir las prioridades.

¿Qué se logró? Lo único que incrementó fue el presupuesto del Consejo de Promoción Turística, que se mantuvo no sólo intacto, sino que se incrementó.

Entonces, yo creo que ha habido consistencia, en términos de poner al centro del desarrollo lo que yo creo que debiéramos poner en el futuro: México está urgido de más infraestructura cultural, México está urgido de potenciar sus destinos turísticos, México está urgido de tener mejores espacios de desarrollo social al amparo de los desarrollos turísticos.

Y en ese diálogo no solamente en campaña, en ese diálogo, en mi trayectoria, ha habido cercanía con el sector turístico.

Muchos de quienes aquí están, me recibieron para platicar qué es lo que podríamos hacer juntos para convertir el turismo en desarrollo social; muchos de quienes aquí están, les tocó trabajar conmigo para fortalecer las instancias como FONATUR o Turismo.

Todos los programas de financiamiento al turismo son de mi gestión; todo lo que implica el Mejora tu Restaurante, los créditos para los hoteles, el Conéctate al Turismo, son programas que se desarrollaron cuando fui secretario de Hacienda, por lo que, con independencia de otros casos, a mí se me pueden decir muchas cosas, pero no se me puede decir que sea poco consistente o que me presente en este foro sin acreditar como credenciales que he puesto mi política pública en donde están mis convicciones

Y mi convicción es que el turismo es fundamental para que seamos potencia; que el turismo es clave para que combatamos la pobreza; que el turismo es fundamental para que generemos identidad nacional y que el turismo y la cultura, cuando los vemos juntos, no solamente son los mejores embajadores, sino una de las fuentes de generación de riqueza más importantes para el país.

Moderador: Gracias. Ha mencionado dos que me parecen, temas que debemos abordar: promoción y destinos turísticos.

En realidad no le quitamos el presupuesto al Consejo porque hubo más turistas que dejaron más derechos

José Antonio Meade: Y porque se incrementó el derecho, Paco, y porque se legisló el 80 por ciento, cuando antes era el 50. Entonces.

Moderador: Estoy de acuerdo, o sea, lo que yo quería decir, en la parte de promoción, un consejo que tiene este recurso tan importante, porque no es poco dinero, se ha alejado un poco de aquello, como nos lo imaginábamos hace prácticamente 20 años, el próximo año cumplirá 20 años.

¿Cómo se imagina usted, candidato, el poder canalizar recursos pare ese Consejo? ¿Lo seguimos conteniendo como está? ¿Le damos la vuelta? ¿Qué hacemos con los recursos que reciben los estados? Que, con mucha frecuencia, se van a cosas que no tienen nada que ver con la promoción turística.

¿Usted tiene ya alguna idea sobre qué hacer con este instrumento?

José Antonio Meade: Mira, de entrada, es de los pocos instrumentos que están etiquetados.

Prácticamente no hay ningún impuesto derecho que se etiquete en el presupuesto, y la intuición es que en nuestra arquitectura constitucional, pues tenemos impuestos y tenemos gastos, tenemos Ley de Ingresos y tenemos Decreto de Presupuesto. Si se etiquetan los ingresos como presupuesto, entonces, eso obvia la discusión presupuestal.

El único espacio, o de los pocos, que tienen certeza de fuente de fondeo, es la promoción turística. Ahora, lo que hay que asegurar es que la promoción turística se use para promoción turística, y eso implica que se haga de la mano de quienes hacen promoción turística.

Nosotros no hacemos promoción turística, sentimos que es importante, sabemos que es importante, pues hay que darle autonomía al Consejo de Promoción Turística para que esos recursos que tienen hoy, además, asegurados y salvaguardados, en donde se tiene claridad de qué porcentaje el derecho les toca, y en donde se sabe cuál es el destino, pues tengan libertad y autonomía para definir qué entienden por promoción, en dónde y cómo hacerlo.

Yo creo que aquí a nosotros nos toca ser agentes habilitadores, pero no somos por naturaleza los mejores promotores, los mejores promotores son ustedes, ustedes manejen el Consejo de Promoción Turística.

Moderador: “Ustedes”, ¿quiénes? ¿Los empresarios?

José Antonio Meade: Los empresarios.

Moderador: Muy bien. Sobre la parte de destinos, aquí es bastante claro que los turistas van a los destinos, no van a las oficinas de gobierno.

Hay un fenómeno de concentración, como el que usted explicaba en la presentación, pero, al mismo tiempo, resulta que ese destino, perfectamente acotado en el territorio en lo local, es gestionado desde una oficina de un presidente municipal que dura tres años y que, en la mayor parte del tiempo, digamos, tiene otras prioridades antes que atender al turista.

¿Cómo le hacemos para, hablando de arquitectura institucional, replantearnos esta relación con los destinos y, particularmente, para canalizar los recursos suficientes? También es cierto, perdón por regresar al tema hacendario, que la manera en que le retribuimos los ingresos a los destinos, no es exactamente proporcional a como se generan.

La Federación le regresa muy poco a destinos que contribuyen de manera importante, digamos, desde una perspectiva no sólo fiscal, sino en general. ¿Cómo se imagina este nuevo arreglo institucional? Si es que se requiere un nuevo arreglo institucional.

José Antonio Meade: Mira, yo creo que sí se requiere, se requiere, tiene fuente de fondeo y tiene instrumentos que son interesantes.

Por ejemplo, tienes la Zona Federal Marítima Terrestre, y ahí hay que reconocerle al sector empresarial que tuvo una gran creatividad de cómo utilizarlo. A mí me tocó ser subsecretario de ingresos cuando el huracán, tengo la impresión de que fue Vilma, se acabó las playas de Cancún, y la forma estructuralmente de enfrentar el problema fue por la vía de la Zona Federal Marítima Terrestre, que, por cierto, es un impuesto que, si bien es federal es 100 por ciento participable para los municipios. Esto es, se regresa en su integralidad al municipio.

Se incrementó, yo he comentado y hoy lo repito porque para mí es fuente de orgullo y de convicción, es la primera vez que yo voy a la Cámara de Diputados en donde un empresario va y pide que se incremente un impuesto.

En esa ocasión fue Pepe Chapur el que fue y dijo: “La mejor forma de resolver el problema de coordinación y darle fuente de financiamiento al rescate de las playas de Cancún, es por la vía de incrementar la Zona Federal Marítima Terrestre”.

Esos recursos se fideicomitieron, y ese fideicomiso le dio solución a un problema estructural y complejo, que es el de las playas.

Bueno, así como ese, el manejo del Predial, que es un tema interesante de abordar y de reflexionar, el Predial tiene dos ventajas que lo hacen interesante, sobre todo en diálogo con la comunidad empresarial.

El Predial implica, sí, fuente de ingreso para los municipios, pero tiene una virtud adicional cuando se piensa en el Predial en las zonas turísticas: permite orientar el desarrollo y los predios hacia su mejor uso, hacia el uso que implique el mayor costo de oportunidad para el municipio.

Ambos, la zona federal y el Predial, en diálogo con los empresarios tienen un enorme potencial, no solamente de financiar, sino de inducir la planeación en el destino turístico particular.

Un tercer elemento: a los municipios se les entregan fondos de aportación de infraestructura social.

En el caso concreto de los municipios turísticos, el destino de esos fondos tendría que ser claramente para armonizar al desarrollo turístico con las condiciones de seguridad y las condiciones de inclusión que querríamos tener en los destinos turísticos.

A nadie le gusta un destino turístico como Los Cabos en donde, si nos movemos a cinco kilómetros, la comunidad no tiene agua. Bueno, para eso son los fondos de aportación para infraestructura social.

Los fondo existen, los mecanismos de coordinación existen con un elemento adicional: no hay un solo proyecto de desarrollo sustentable hoy en México que no encuentre fuente de fondeo.

Lo que muchas veces nos sucede, y es algo que tenemos que armonizar en el municipio, al estado, a la Federación y a los empresarios, es que nos quedamos cortos en los proyectos. Pero si nosotros construimos un banco de proyectos de infraestructura turística, el financiamiento de esos proyectos no tiene problema.

En México podemos financiarlos en lo presupuestal, podemos financiarlos como APPES, podemos financiarlos por la vía de CECADES, de FIBRAS, de SIBRAS, y podría seguir con el abecedario para incluir la banca de desarrollo, la banca comercial y las dos bolsas de valores.

El reto que tenemos que enfrentar como comunidad empresarial y como gobierno, es construir un banco de proyectos de infraestructura turística, y si tenemos ese banco de proyectos de infraestructura turística, el financiamiento, por cualquiera de sus vías, no va a ser lo que limite el crecimiento, lo que hoy limita el crecimiento de infraestructura turística es la falta de proyectos turísticos, y lo que tendríamos que tener, es un banco de proyectos de infraestructura que pudiéramos financiar a través de cualquiera de estas vías, incluida la presupuestal.

Por eso yo decía, si nosotros visualizamos al desarrollo turístico con los mismos instrumentos de la zona económica especial, y le damos a la planeación de infraestructura tiempo y horizonte, porque la zona económica especial, el estímulo es importante, pero no es lo más relevante, lo más relevante de la zona económica especial es la planeación, lo más relevante es el recurso presupuestal para la infraestructura, es que se derramen los proyectos de financiamiento público y privado, es que tengamos seguridad y que no tengamos conflictividad en la tenencia de la tierra.

La diferencia en el desarrollo de los destinos del pacifico hacia el sur del país y hacia el norte, tienen que ver con conflictividad en la propiedad de la tierra.

Eso implica un trabajo coordinado que rebasa la visión hacendaria. Si nosotros queremos enmarcar la política de desarrollo turístico con un tema fundamentalmente fiscal o de fondeo del Consejo Promoción Turística, nos estamos quedando cortos en la visión.

El debate de la política de desarrollo turístico tiene que ser mucho más amplia, implica infraestructura, implica recursos presupuestales, implica tenencia de la tierra, implica seguridad, implica un banco de proyectos de infraestructura, esto es, la visión del desarrollo turístico va mucho más allá de como fondeamos al Consejo de Promoción Turística, y va mucho más allá de cómo tratamos, en lo fiscal, la zona federal marítima- terrestre; tiene que ver con una visión mucho más amplia.

A ver, aquí estamos hablando, y tú lo decías bien, del 8 por ciento del PIB.

¿Cuál es el presupuesto, recuérdame, Lourdes, del Consejo de Promoción Turística? 5 mil 500 millones. 5 mil 500 millones no pintan en el PIB, 5 mil 500 millones ayudan muchísimo a la promoción, pero un sector que explica casi el 10 por ciento de PIB, y si le sumamos Cultura, que explica el 13.3 por ciento del PIB, tendría que implicar un esfuerzo y una visión que va mucho más allá del gobierno corporativo, del Consejo de Promoción Turística, tan importante como lo es y tendría que reflejar, todos estos elementos que aquí apuntamos.

Pregunta: Estas ventajas que menciona usted sobre las Zonas Económicas Especiales, me parece que fueron justamente ejemplificadas con Cancún, que ciertamente fue una Zona Económica Especial para efectos prácticos.

¿Hay espacio en su mente para reinventar FONATUR, digamos como el otro lado, aparte de la promoción, de la demanda para orientar el desarrollo de la oferta?

José Antonio Meade: Sin duda.

Moderador: Imaginarnos un asunto más.

Lo que usted me dice me convence, con una excepción, y es la debilidad institucional del municipio. Digamos, el que no haya un problema real de dinero, porque dinero hay, según nos lo explica, se tropieza con una terca realidad, y es que los municipios son un espacio, debo decirlo, de corrupción, de cortoplacismo, de una visión que no necesariamente acompaña algo, digamos, como lo que queremos en turismo, que es un trabajo a largo plazo.

¿Cómo podríamos andar en esta trayectoria enfrentando este problema?

José Antonio Meade: Yo creo que esa es la gran virtud de FONATUR, yo creo que FONATUR suple estas deficiencias en el horizonte de planeación del municipio con un par de elementos que yo creo que son interesantes de reflexionar y de ver cómo evolucionan.

Por primera vez vamos a empezar a ver reelección en los presidentes municipales, eso es algo que no hemos visto en México. Y la intuición de esa modificación es que si nosotros les permitimos a los presidentes municipales que se reelijan, eso le da una visión de mucho más largo aliento que debiera de profesionalizar la gestión municipal.

En cualquier caso, y más allá de eso, gran ventaja de FONATUR como agencia de desarrollo, no como un banco de tierras, como agencia de desarrollo, es esa: el FONATUR suple en su visión, en su planeación, en su acervo de experiencia, en su acervo de mejores prácticas, la deficiencia que hay de la falta de profesionalización del municipio.

FONATUR es apreciado justamente en el ejemplo de Cancún, de Ixtapa, de los Cabos porque le dio visión de largo plazo a la planeación de ese destino turístico. Por eso, a mi juicio, el papel de FONATUR es importante en un sentido amplísimo.

La verdad es que no lo hemos hecho, pero debiéramos. Una visión como la de FONATUR para regresarle vigor, vigencia y actualidad a Acapulco.

Acapulco sigue siendo probablemente la bahía más bonita del mundo, por eso, se empezó a desarrollar primero. Está cerca, además, del valle metropolitano que es enorme.

Bueno, ¿qué tendríamos qué hacer con un destino como Acapulco? Que tiene muchos problemas de inseguridad, de violencia.

Acapulco recauda al año, más o menos y a lo mejor me falla la cifra, 300 millones de pesos de Predial.

Bueno, cuando uno va a un destino turístico, uno está comprando, sí, sol y playa, pero también uno quiere comprar banquetas y también, uno quiere comprar agua potable, y también uno quiere comprar seguridad, y también uno quiere comprar desarrollo urbano, y también uno quiere comprar vialidades, y también uno quiere comprar transporte público que funcione en las ciudades. Con 300 millones de pesos al año, pues no hay manera de que Acapulco le dé soporte a todos esos servicios que requiere, un destino con calidad mundial.

Una visión de largo plazo que siente como agencia de desarrollo a los empresarios, a las autoridades municipales, estatales y federales para darle a esos destinos la planeación que la autoridad municipal no puede darle, convierte a FONATUR en potencia en una gran agencia de desarrollo, en una agencia de desarrollo que pueda ser el banco de proyectos, en una agencia de desarrollo que pueda ser el asesor en mejores prácticas, en una agencia de desarrollo que, más allá de modernizar, desarrolle, en una agencia de desarrollo que supla la visión de corto plazo del municipio y, desde alguna perspectiva, la visión de corto plazo también del gobierno.

Es, por naturaleza y por vocación, uno de los mejores instrumentos que tenemos con resultados además, acreditados.

En el mundo, lo que hicimos en Cancún en el tiempo que lo hicimos, lo que hicimos en Ixtapa, lo que hicimos en Los Cabos. La verdad, es que es de llamar la atención.

Y esa visión, esa experiencia y ese andamiaje institucional, si le damos un papel mucho más central, potenciando a FONATUR como agencia de desarrollo turístico, no circunscrita donde hoy está, sino convirtiéndose en la especie de OCDE, de banco de mejores prácticas, para poder acompañar y suplir las deficiencias de visión y de tiempo, sin duda le vamos a dar, yo creo, otro elemento y otro anclaje al desarrollo de nuestro turismo.

Moderador: Me queda claro que si, con su experiencia hacendaria, no lo conmovemos, digamos, del lado de los dineros, ¿qué pasa?

José Antonio Meade: Nada más recordarle que fui secretario de Desarrollo Social, que fui secretario de Energía y que fui canciller, entonces me puedes hablar también de promoción turística, de energía renovable y de lo que podemos hablar para darle sustentabilidad social a nuestros destinos turísticos.

Pero la experiencia hacendaria sí es picuda y sí da para hablar. Justamente, Hacienda es bien transversal, por eso, podemos hablar con conocimiento de causa de estos temas y de otros muchos.

Moderador: Pero era justo el tema que yo quería introducir, candidato, el tema de la transversalidad.

O sea, está claro, lo decía Silvia Hernández, recién nombrada secretaria en 1995, que el presidente Zedillo en aquel momento le dio la titularidad de un pedacito del turismo, porque el turismo está interrelacionado con muchas otras actividades que suponen planificación, que suponen decisiones presupuestales, etcétera.

Justamente, en aquel año, se crea un primer gabinete turístico que después lo liquidamos, que después lo creamos, que después no le acabamos de encontrar. ¿Cómo orquestar el trabajo público? Y, ¿cómo, otra vez, recordando el tema de la prioridad, darle ese espacio singular que requiere dentro de la administración pública al turismo?

José Antonio Meade: Mira, el tema de pobreza, y regreso a la gobernabilidad en el tema de turismo, el tema de pobreza también es transversal.

Fíjense lo que implica pobreza. Pobreza implica: vivienda, servicios en la vivienda, implica alimentación, implica educación, implica salud e implica seguridad social.

Esos seis temas que son fundamentales para enfrentar el reto de pobreza, díganme ustedes ¿cuál de esos depende de SEDESOL? Ninguno, y sin embargo a SEDESOL le toca ser la instancia rectora para conducir la estrategia que nos lleve a mejorar las condiciones de inclusión.

¿Qué hicimos? Le dimos transversalidad al tema de pobreza.

¿Por qué se dio este diálogo con el sector turístico? Porque si yo quería combatir la pobreza desde SEDESOL, necesitaba una mesa con Turismo para que con Turismo hiciéramos un programa que acabara con la pobreza en los Pueblos Mágicos, para que con Turismo hiciéramos un programa que acabara con la pobreza en nuestros destinos turísticos.

Bueno, esa misma visión transversal que tiene la pobreza, tiene el Turismo. Con la misma libertad que yo me sentía de sentarme con el secretario de Turismo para decirle: “oye, ¿cómo podemos trabajar juntos para que en estos Pueblos Mágicos estos seis elementos estén presentes?”, pues el secretario de Turismo tenía que sentarse con el de Desarrollo Social, con el responsable de la seguridad, con el responsable de la salud para decirle: “para que este desarrollo turístico tenga éxito, necesitamos que los trabajadores tengan agua, necesitamos que los trabajadores en Baja California Sur tengan vivienda”

No podemos tener trabajadores en Baja California Sur en el lecho de un río, tenemos que sentarnos con el INFONAVIT para ver cómo le hacemos para ofrecerle a esos trabajadores una mejor alternativa en materia de vivienda que resuelva de forma estructural el costo de la vivienda en un destino como Los Cabos, en donde no con facilidad, pues se desarrolla vivienda para los trabajadores, bueno, esa transversalidad tiene que dársela a casi todas las actividades de gobierno.

Ya no estamos en la época en donde las secretarías funcionaban como estancos. Hoy estamos en una época en donde las secretarias, todas, son corresponsables de un ejercicio de gobierno, donde más claro se ve, es en el tema de desarrollo social, pero donde también era evidente, era en el tema de turismo.

Si nosotros queremos que el turismo sea exitoso, pues las ciudades que albergan el turismo tienen que ser ciudades libres de pobreza.

Si queremos que el turismo sea exitoso, tenemos que tener seguridad, si queremos que el turismo sea exitoso, tenemos que tener ordenamiento urbano, eso quiere decir que el secretario de Turismo tiene que poder sentar a la mesa a SEDATU, tiene que poder sentar a la mesa a Gobernación, tiene que poder sentar a la mesa a Desarrollo Social, tiene que poder sentar a la mesa al IMSS y al INFONAVIT, tiene que fungir la Secretaría de Turismo como el organismo rector, como el ente rector, de todo aquello que afecta nuestro desarrollo turístico.

Si nosotros dejamos o pensamos que la Secretaría de Turismo es la única responsable de que en este sector nos vaya bien, estamos perdiendo la dimensión de esos 9 puntos de PIB que dependen de un trabajo colegiado y articulado.

Dicho sea de paso, lo peor que podemos hacer, si nosotros reconocemos y asumimos que el turismo requiere transversalidad en su ejecución, es mandar FONATUR a Nayarit y Turismo a Quintana Roo.

Si nosotros queremos resolver los problemas de turismo, pues tenemos justamente, al revés, que lograr una política pública mucho mejor coordinada y articulada. Y si empezamos por desarticularla física y presencialmente, vamos a poner en riesgo lo que hemos avanzado en materia de turismo

Moderador: Parece claro el qué, ¿ahora eso cómo lo instrumentamos en la práctica? ¿Cómo se instrumenta el que el secretario de Turismo siente a la mesa al secretario de Gobernación? Eso no lo he visto muchas veces.

José Antonio Meade: Pero te voy a decir, el secretario de Desarrollo Social sí lo sentaba, y creamos un andamiaje turístico, un andamiaje normativo, que le daba soporte.

La Estrategia Nacional de Inclusión se reflejó en una iniciativa de ley, y esa iniciativa de ley facultaba al secretario de Desarrollo Social, en su carácter de responsable de la Estrategia Nacional de Inclusión, de llamar a cuentas y coordinar los esfuerzos transversales del gobierno federal, de los gobiernos estatales y de los gobiernos municipales, para articular la Estrategia Nacional de Inclusión.

Esa misma arquitectura jurídica tendríamos que darle a la Estrategia Nacional de Turismo, tendríamos que tener una ley que habilitara, que permitiera y que obligara a que estén sentados en la misma mesa todos los actores que impactan el turismo, para que ese 9 por ciento del PIB tenga el soporte de una ley que articule, oriente y permita llamar a cuentas a todos los funcionarios que inciden en ese entorno que harían del turismo un éxito.

Moderador: Me piden una última pregunta.

José Antonio Meade: Como dicen en Yucatán, la última y nos vamos.

Moderador: La penúltima, entonces.

José Antonio Meade: La penúltima y nos vamos.

Moderador: No mencionó, o no me fije mucho, el tema de mercado nacional dentro de su presentación. ¿Qué hacemos para incentivarlos para que crezca a corto-mediano plazo?

José Antonio Meade: Con eso terminé.

El turismo, y la principal fuente de turismo, es el turismo nacional. El turismo internacional nos da visitas, nos trae divisas, pero el grueso de turismo que se hace en México y el “Viaja por México” es eso, es un elemento que le da identidad y posibilidad de disfrutar al país a quienes de aquí somos y aquí vivimos.

Eso quiere decir: carreteras, eso quiere decir: programas que alienten el turismo, como se hacía por mucho tiempo.

A ver, por mucho tiempo, el Instituto Mexicano del Seguro Social y el ISSSTE, tenían reconocido como un derecho de los trabajadores el derecho al disfrute del turismo como prestación, bueno, pues ese es un elemento fundamental. Los mexicanos tenemos el derecho, y hay que reivindicarlo, a disfrutar de nuestros destinos turísticos, de nuestro patrimonio cultural, de nuestro patrimonio ambiental.

Y el diseño de la estrategia nacional de turismo tiene que partir de que el primer beneficiario de esa política de turismo, somos los mexicanos, que explicamos, buena parte del turismo del consumo en restaurantes, del consumo en hoteles y la generación de divisas, sobre todo, de los destinos turísticos que no son estos cinco que explican buena parte de nuestra oferta turística.

Eso implica que la estrategia nacional de turismo tiene que partir sobre la base de que reivindiquemos para los mexicanos el derecho de disfrutar nuestro patrimonio turístico, por eso las áreas nacionales, por eso el acceso a las áreas protegidas, por eso los programas de conecta el hotel y el restaurante, por eso el aliento a las Pymes, por eso la vinculación de los hoteleros, con la comunidad a la que están sirviendo.

El grueso del turismo, el día a día del turismo es el que hacemos nosotros; el otro, nos prestigia, nos genera fuente de ingreso, nos trae inversión, es nuestro mejor embajador, pero la primera apuesta tiene que ser a lo nuestro y a nosotros, y eso implica una estrategia que empodere, como prestación, como derecho, el disfrute de nuestro patrimonio turístico.

Moderador: En el planteamiento, por lo menos yo lo entendí, yo me imagino que fue muy claro, del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, yo tengo la sensación de que los mexicanos somos muy solemnes luego, ¿qué nombre le pondría usted a ese nuevo aeropuerto?

Imagínese, el aeropuerto de Río de Janeiro se llama Antonio Carlos Jobim, ¿no? Y aquí, yo creo que en el panteón nacional, pues le vamos a caer en Benito Juárez, en Francisco I. Madero, ¿qué nombre le gusta para el nuevo aeropuerto que se merece este país?

José Antonio Meade: Mira, si nosotros escogiéramos como nombre del aeropuerto a quien por más años y desde más trincheras ha conocido el turismo nacional, a quien lo conoció como borracho y como cantinero, tendríamos que ponerle el tuyo.

Moderador: Muchas gracias, damos por concluido este espacio.

Fernando Martí Cordero: Como a todos los participantes, le agradezco mucho su disposición a participar en este diálogo, y le pregunto si el año que entra, como presidente de la República, aceptaría una invitación para el Foro Nacional de Turismo a defender sus compromisos.

José Antonio Meade: Me encantaría, estaría absolutamente encantado.

Pero déjenme dar un poco, una respuesta a lo del aeropuerto, porque me parece que el planteamiento es interesante. Lo he dicho otras veces y hoy repito.

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es un aeropuerto profundamente mexicano, lo es en varios sentidos, lo es en su trazo arquitectónico e ingenieril, llama la atención poderosamente.

En el mundo hay 192 países, sólo dos tienen la equis, como una letra que lo integra y ahí está la “x” de México en el aeropuerto, tiene probablemente los mayores retos desde el punto de vista de suelo de cualquier otro lugar del mundo, y la única forma de haber resuelto esos problemas de suelo, era con el tezontle volcánico.

Entonces, no solamente hay el talento de los ingenieros mexicanos para resolver un enorme reto, sino que hay en la disponibilidad del único instrumento que podría haber resuelto el suelo, que era el del tezontle volcánico.

No le pondría yo ni Popocatépetl, ni Iztaccíhuatl, pero tendría que ser un nombre que rinda homenaje a todo lo que México importa para el mundo.

Muchas gracias, de nuevo y buenas tardes.