Discursos

Mensaje de José Antonio Meade Kuribreña, durante su toma de protesta como candidato ciudadano del partido Nueva Alianza

Buenas tardes. Estamos aquí, ustedes y yo, haciendo una alianza de ciudadano a ciudadano para darle certidumbre y rumbo al futuro de México.

Rendí protesta ante ustedes porque comparto su empeño, su lucha y sus valores, porque sé que son un instituto político de mujeres y hombres libres, que los mueve el bienestar, la educación, las libertades y los derechos de los mexicanos.

Rendí protesta ante su presidente Luis Castro, que sabe que tenemos satisfacer plenamente las necesidades económicas y sociales de cada mexicano para vivir con libertad. Es un orgullo que Luis Castro sea presidente de Nueva Alianza, es un orgullo hacer equipo con él.

Rendí protesta ante sus representantes en el Legislativo, representantes que llevan la voz de maestras y maestros, la voz de mujeres y jóvenes dispuestos a poner su talento, esfuerzo y trabajo por lo que más queremos: el bien ser y el bien estar de nuestras hijas e hijos.

Rendí protesta ante mi familia, rendí protesta frente a Juana, que reconocerán ustedes que de turquesa se ve siempre muy bien.

Rendí protesta ante el pueblo de México, con quien tenemos nuestra única obligación, nuestro único pacto y nuestra única alianza. Sólo con México y todos por México.

Y rendí protesta, además, con toda la seguridad de que trabajando juntos vamos a ganar en julio de 2018.

Esto apenas empieza, viene la campaña, y en la campaña les pido que me acompañen desde sus casas, sus áreas de trabajo, desde su día a día. Y hoy ofrezco trabajar como hasta hoy: con perfil ciudadano, de propuestas, ofreciendo una vida de entrega, lealtad y compromiso hacia México.

Construir un proyecto nacional de ciudadano a ciudadano significa poner al centro a la persona y dedicar toda la energía en resolver los problemas de cada mexicano. Todos nosotros hemos visto y escuchado enojo, duda y hartazgo de muchos mexicanos, no podemos voltear la mirada, no podemos perder el oído ante sus reclamos, tenemos que ver y tenemos que escuchar.

Y empezamos un ejercicio de vernos y escucharnos juntos en conversatorios en los que dialogamos, en conversatorios que permitieron que ustedes me conocieran mejor a mí, y que yo los conociera mejor a ustedes.

Y surge, de esta convicción, de ese convencimiento, de esas conversaciones, la voluntad que hoy ustedes expresan y el deseo mío de agradecerles a todos y a cada uno que, después de haber conversado y platicado, hayan escogido hacer equipo conmigo, y yo emocionado de hacer equipo con ustedes.

En estos conversatorios vimos y escuchamos varias cosas, vimos y escuchamos a maestros como Ignacio que, al tiempo de tomar una selfie, y aquí vale la pena reconocer que cada selfie era una oportunidad de diálogo, se me apuntaba el hecho de que él había ganado el primer lugar en el concurso de ingreso en educación física, y sólo se le habían asignado cuatro horas de clase en secundaria.

También platicamos, vimos y escuchamos a mujeres como Silvia, en Monterrey, ella había ganado una plaza como directora, pero nunca la llamaron y venció el plazo del resultado del concurso sin que se materializara en una plaza.

Ver y escuchar, además, las muchas demandas legítimas de una sociedad que está insatisfecha en materia de seguridad, corrupción, desigualdad, injusticia y desconfianza.

Como en cada uno de esos conversatorios, como me lo pidieron ustedes, como lo exigieron los ciudadanos con los que hemos hablado, hoy reiteramos con firmeza que vamos a ser implacables en el combate a la corrupción.

Es muy importante ver y escuchar estas demandas legítimas, es muy importante ver y escuchar con atención y empatía, pero es todavía más importante ver y escuchar con la absoluta decisión de atender y de resolver.

Y así lo vamos a hacer, lo vamos a hacer convocando a la ciudadanía, lo vamos a hacer juntos, lo vamos a hacer trabajando con el grupo parlamentario de Nueva Alianza porque serán las prioridades de los ciudadanos las que nuestro gobierno atienda prioritariamente.

Trabajaremos y exigiremos a todos que respeten lo que las y los maestros, como Ignacio o como Silvia, se han ganado con su esfuerzo.

En los 5 conversatorios que tuvimos en la precampaña me escucharon hablar de lecturas, de cine, de mis pasatiempos, de mi familia, de los videojuegos; de la experiencia de ser hijo de un padre servidor público, de la experiencia y el orgullo de ser hijo de una madre educadora.

Me escucharon hablar de mis hermanos, de mis hijos; de mi mejor amiga, de mi compañera de vida, de Juana, que me acompañó a muchos de ellos. Gracias, Juana, por acompañarme a cada conversatorio y por acompañarme siempre.

De esos conversatorios nos quedó claro a todos qué es lo que nos emociona, qué es lo que nos motiva a participar en este proyecto, qué es lo que me motiva a mí para ser presidente: las familias mexicanas.

Hemos hablado mucho de México potencia. ¿Qué quiere decir que México sea potencia? Quiere decir, primero, que en cada familia se encuentre el empleo que anhela y que sus hijos tengan la educación y el futuro que merecen, quiere decir que el bienestar y la seguridad se instalen en cada hogar mexicano.

Eso me motiva, porque si eso logramos, vamos a hacer de México una potencia.

Por eso, en el centro de mi gobierno habrá tres grandes objetivos: el primero, profundamente centrado en los principios y en la plataforma de Nueva Alianza, una alianza que se centre en los derechos humanos, una alianza que se centra en hacer vigente el ejercicio de esos derechos humanos, de todos y cada uno de los derechos que consagra la Constitución.

Y aquí es importante recordarlo: cuando en México ejercemos a plenitud esos derechos, los derechos que nos hemos venido dando, tenemos la mejor plataforma para alcanzar nuestros anhelos y para alcanzar nuestros sueños.

¿Qué tenemos que lograr? ¿Cuál es la función de este gobierno y debiera ser la de cualquiera? Lograr que en México haya plena vigencia de esos derechos. Y para eso tenemos que trabajar, para eso tenemos que tener este gobierno a la medida de cada uno, para que cada mexicano viva en libertad y tenga lo necesario para que, con su talento y esfuerzo, triunfe.

Un gobierno a la medida de cada quién quiere decir un gobierno que entiende que la mejor plataforma para alcanzar sueños y anhelos es el ejercicio pleno de los derechos. Un gobierno que entiende que en un país de profundas desigualdades se necesita una intervención personal, real y cercana para resolver la falta de igualdad de acceso a oportunidades.

Es por ello que hemos planteado hacer este cambio inédito en la política social de este país, y en esta campaña iniciar un diálogo, un diálogo con cada mexicano, un diálogo como los que tuvimos en los conversatorios, un diálogo que nos permita registrar la necesidad que cada uno de ellos tiene en su persona para acceder plenamente a los derechos que todos tenemos.

Tenemos que hacernos cargo de que México es un país desigual, tenemos que hacernos cargo de que en México todos tenemos derecho, pero no todos hemos tenido la oportunidad de ejercerlos a plenitud.

Y si no volteamos a ver a los ojos a ese ciudadano, y cuando nos acerquemos a él le preguntemos ¿qué ocupa? Y que encuentren un gobierno preocupado, porque esa necesidad que nos expresa, esa diferencia entre la circunstancia que guarda como persona y la que tendría que guardar para poder acceder a sus derechos, ahí está la intervención de un gobierno presente.

Un gobierno que registra las necesidades persona por persona, un gobierno que da ese apoyo específico, real y transparente que la persona está buscando y al que tiene derecho para poder cumplir sus sueños y anhelos.

Por ejemplo, el que está en su prioridad estudiar, tendrá el apoyo de una beca; el que está en su prioridad emprender, tendrá respaldo financiero. Y así para cada uno de los derechos que tenemos.

Derechos que, además, en México no tienen nombre y apellido, derechos que por igual se dan a todos los mexicanos. Y eso implica, por ejemplo, el derecho de reconocer a la persona que tiene y que vive con el reto de una discapacidad para que pueda acceder, igual que todos los mexicanos, a todos y cada uno de los derechos que tenemos.

Pero eso implica voltear a ver, escuchar y reconocer que, en ese entorno de profunda desigualdad, no a todos podemos tratarlos iguales, si todos queremos que tengan el mismo acceso a los derechos.

Segundo, las familias y las mujeres serán primero. Las familias son el corazón de México y yo deseo que este corazón, y el de cada uno de sus integrantes, esté sano y fuerte. Para ello habremos de dar, como platicamos, a las familias seguridad, empleo y estabilidad. Y con seguridad, empleo y estabilidad asegurar que su esfuerzo y que su dinero rinda más. Abriremos, así, nuevas oportunidades de empleo, estudios y negocios para mujeres y jóvenes.

Tercero, y profundamente anclado, de nuevo, en la plataforma de Nueva Alianza, vamos a hacer de México la capital mundial del talento, vamos a apoyar en mucho talento que hay en México para que se pueda desarrollar al máximo. Es hora de que nadie deje de estudiar por falta de oportunidades, es hora de que cada mexicano viva para triunfar.

Con las y los maestros daremos a cada niña a cada niño, a cada joven y a cada adulto, una educación de excelencia, lo haremos con escuelas fortalecidas, dignas y de tiempo completo, con materiales completos y plantillas de maestros completas.

Para ello, necesitamos a los mejores maestros, que son los que están aquí representados, que son los que saben que ponerse frente a un alumno no es un empleo, es una vocación, que saben que son la columna vertebral del desarrollo de nuestro país. A ellos vamos a impulsarlos y fortalecerlos en su desarrollo personal y profesional.

Vamos a apoyar intercambios para que nuestros maestros puedan prepararse también en otros países y les vamos a quitar carga burocrática para que no pierdan más tiempo.

Las y los maestros de México también vivirán para triunfar, tendremos los mejores maestros y en nuestro gobierno ellos tendrán un merecido reconocimiento al esfuerzo y gran función que desempeñan.

Lo dijimos en cada conversatorio: a los maestros de México se les pide todos los días un esfuerzo significativo y real. Así de significativo y real tendrá que ser el incremento en su salario base.

¡Meade presidente con Nueva Alianza a su lado! ¡Meade presidente con esta emoción turquesa!

Esta elección, y lo dijo muy bien Luis Castro, es muy importante, de esta elección depende nuestro futuro y el de nuestros hijos, depende el futuro de las siguientes generaciones. Y es una elección en donde la elección implica una gran claridad: o vamos para adelante o vamos para atrás.

Y podemos ver en tema tras tema cuál es el dilema preciso, y aquí podemos hablar con toda claridad de qué implica ir hacia adelante y de qué implica ir hacia atrás. Nos quieren llevar a hacia atrás cuando se vulnera el derecho de nuestras niñas, niños y jóvenes a una educación de calidad.

Pero desde aquí les decimos: nosotros vamos hacia adelante cuando apoyamos a las y los maestros en una apuesta para mejorar su situación y la de la educación.

Nos quieren llevar hacia atrás cuando se ataca la libertad y el derecho de expresarse, pero desde aquí le decimos: nosotros vamos hacia adelante porque respetamos las críticas y las diferentes formas de pensar.

Nos quieren llevar hacia atrás cuando se deja entrar la corrupción a la política, y desde aquí les decimos: nosotros vamos hacia adelante asegurando que no haya un solo peso al margen de la ley y que no haya ningún privilegio más que el de ser mexicano.

Nos quieren llevar hacia atrás cuando la ambición personal supera las reglas democráticas, pero aquí vamos hacia adelante y acercamos la política a los ciudadanos.

Nos quieren llevar hacia atrás cuando se ofrece impunidad a los criminales, cuando se les incluye en la lista plurinominal al Senado.

Pero nosotros vamos hacia adelante cuando se aplica la ley y se castiga a quienes han causado tanto malestar a las familias mexicanas. Por eso les digo con toda claridad: ¡Juntos y con emoción turquesa vamos hacia adelante!

Y vamos hacia adelante y vamos a ganar porque México nos necesita listos y unidos. Y vamos a ganar porque esto apenas empieza y porque nos estamos preparando bien.

Y vamos a ganar porque México nos necesita, vamos a ganar hombro con hombro con las y los maestros, vamos a ganar con los jóvenes y las mujeres y vamos a ganar porque tenemos los mejores perfiles, las mejores propuestas y el más profundo amor a México.

Vamos a ganar por México, vamos a ganar juntos, vamos a ganar todos por México.

¡Que viva México! ¡Que viva México! ¡Que viva México!

¡Y vamos a ganar!