Discursos

Mensaje de José Antonio Meade Kuribreña durante su participación en la Sesión Presencial de la Escuela Nacional de Cuadros del PRI

Buenas tardes.

Decía Paul Ospital, y tiene razón, ésta es una generación que nos hemos acompañado, somos una generación que tiene el mismo origen, somos una generación que nace en la Asamblea 22, una Asamblea que transforma al ICADEP en el Instituto Reyes Heroles y que, con cargo a ello, nos da una entidad y un matiz diferente, nos hace herederos de un legado importante, nos hace responsables de honrar ese legado con nuestra formación, con nuestra capacitación, con nuestro discurso y con nuestra capacidad de convencer.

Y fruto de la Asamblea 22, hoy un ciudadano está haciendo equipo para ganar esta elección, una elección muy importante, una elección fundacional, una elección en donde están en juego 30 poderes locales; 9 estados, entre otros, Jalisco, en donde vive el 40 por ciento de la población; la Presidencia de la República y los poderes federales.

Y esta elección se va a ganar con argumentos, esta elección se va a ganar con un proyecto, esta elección se va a ganar con un proyecto que vamos a construir juntos y que vamos a defender juntos.

Es una elección que, como nunca, nos va a obligar a salir, a debatir, a convencer, a contrastar, a tener ideas y a poderlas defender.

En esa elección vamos a ser exitosos, en esa elección del primero de julio vamos a ganar; vamos a ganar Jalisco con Miguel Castro, que aquí está con nosotros.

Y vamos a ganar porque queremos transformar a México para bien, porque sabemos cómo hacerlo, porque nos vamos a presentar con una propuesta política que le dé al país esperanza, que le dé al país unión, que le dé al país rumbo, que le dé al país certidumbre.

Vamos a ganar porque vamos a hacer del ciudadano el eje de la campaña, porque lo vamos a hacer el eje del gobierno.

México es un país profundamente desigual, México es un país que tiene enormes retos y México es un país que, para salir adelante, necesita un gobierno que entienda de esas desigualdades y que sepa cómo resolverlas, que pueda salir a las comunidades y entender la importancia que para esa comunidad tiene la educación, que pueda visitar a una familia en su casa y entender la importancia de que a esa casa lleguen servicios.

Que sabe lo relevante que es que terminemos el ciclo escolar, que sabe lo importante que es que presentemos la certidumbre de nuestras finanzas públicas.

Eso es lo que está en juego en esta elección, nos vamos para adelante o nos vamos para atrás.

Quiénes han tenido la fortuna de una formación saben lo importante que es que vayamos hacia adelante, saben lo relevante que es lo que está en juego en esta elección.

Tres temas torales son importantes hoy para la ciudadanía: primero, el combate a la pobreza. Necesitamos hacer de México un país con igualdad de acceso a las oportunidades, necesitamos dejar de convertirnos en un país de igualdad de derechos para convertirnos en un país de igualdad de acceso.

Que cada uno de los derechos se puedan hacer vigentes, porque si lo logramos, ese piso de derechos va a permitir a todos los mexicanos alcanzar sus sueños y sus anhelos.

Eso implica un servicio público que sepa que se debe a la ciudadanía, eso implica un presidente de la República que sepa que está por debajo de la ley, y no por encima.

Eso implica que desterremos tentaciones autoritarias, eso implica que desterremos experimentos fallidos con falta de preparación, eso implica que nos concentremos en lo que sabemos hacer bien.

Transformar las instituciones, entender el momento y a adaptar la política pública para lograrlo.

No vamos a poder ganar esta elección si no convencemos, y no podemos convencer si no tenemos los mejores argumentos.

Si no estamos dispuestos a salir a la calle a debatir, y debatir quiere decir dos cosas, la primera y muy importante, tener ideas, y la segunda, igualmente importante, poderlas atender.

No podemos dejar el país en manos de quien no tiene ideas, o quien no las puede defender, o quien tiene ideas pero son malas para el rumbo del país.

Y eso es lo que el Instituto les ha venido dando a ustedes, esa capacidad de darles herramientas para que se preparen en la participación política, para que se preparen en el debate de las ideas, para que sean las ideas las que normen su criterio y al amparo de las cuales, puedan convencer.

Solamente el 4 por ciento de la población le cree a un político, solamente el 4 por ciento de la población piensa lo que un político está diciendo es importante, y ese es un grave riesgo para este país porque lo que dicen hoy los políticos en campaña se convierte en programa de gobierno.

Y el mejor programa de gobierno es el que vamos a elaborar nosotros, el programa más robusto, el programa más completo, el programa que le da al país y a sus ciudadanos el mejor horizonte.

La elaboración de ese programa se ha venido haciendo de la mano de la sociedad, se ha venido haciendo y construyendo de la mano de estos cuatro.

Por eso, su defensa está en manos de ustedes, por eso su defensa y esta cuarta generación tienen una responsabilidad histórica. Se gradúan justo al principio de un proceso electoral fundacional importante, tienen los mejores elementos y los mejores instrumentos para defender ese proyecto.

La elección desde muchas perspectivas, está en sus manos, está en su voz, está en sus ideas, está en su capacidad de convencer, y esa capacidad de convencer parte de quien ha dirigido este esfuerzo y hoy le reconocemos, a Paul Ospital hay que darle un fuerte aplauso.

La verdad no estuvo tan fuerte, a mí se me hace que andan todavía así, medio más o menos. Que se sienta ese reconocimiento.

Y que se sienta el reconocimiento a Fernanda Bayardo.

Tenemos que irnos de aquí convencidos de que vamos a ganar, de que vamos a ser equipo, de que nos vamos a sentir orgullosos de esta campaña y de estos cuadros, de que nos vamos a recordar con emoción del reto que teníamos por delante y de nuestra capacidad de superarlo.

No hay ninguna duda, tenemos la absoluta certeza, con el apoyo de ustedes meros, yo mero voy a ganar la elección en julio.

Vamos a convencer, vamos a convocar a un país unido, a un país con esperanza, a un país con certeza de su destino, a un país que no se va a equivocar, a un país que, cuando vea la elecciones que tiene por delante, escogerá un rumbo de certeza, de orden, de paz de unión, de concordia, de experiencia. Esos son los valores del Instituto Reyes Heroles y esos son los valores con los que vamos a ganar la elección.

Les agradezco mucho que me hayan invitado, que me hayan convocado, que me hayan dejado ser una parte importante de esta generación, que nos hayamos acompañado hoy en Jalisco, antes en Sinaloa, que nos hayamos visto en los diferentes espacios de la República, que nos hayan recordado la importancia de los temas para los jóvenes, la importancia de construir una sociedad más incluyente.

Por acá está Jaso, a quien vimos hace poquito. ¿Dónde está Jaso? Recordarnos la importancia de una sociedad incluyente.

Y esos valores que son importantes: la inclusión, la educación, la transformación, la tecnología, son los que vamos a enarbolar, porque lo entendemos, porque sabemos para qué funcionan, porque sabemos lo que tenemos que corregir para quienes han tenido acceso, y sabemos lo que tenemos que hacer en beneficio de quienes no lo han tenido.

Esta es una generación llamada a defender un legado, esta es una generación llamada a defender un rumbo, y hacerlo en un momento difícil, haciéndolo en un momento en donde se cuestionan las instituciones, en donde se cuestionan esos valores, en donde se pone en riesgo la estabilidad con cargo a nuestra falta de capacidad de debatir y de convencer.

Por eso lo que hace el Instituto es tan importante, porque esa falta que hemos tenido de convencer al debatir, se va a subsanar.

Y todos ustedes, en todos los espacios que estén, van a salir a dar una batalla por nuestras ideas, por nuestros ideales y por un proyecto de nación que es el que les va a tocar vivir a ustedes, y es el que nos va a tocar llegar a nosotros.

Vamos, pues, a dar, con alegría, con entusiasmo, con esperanza y con unidad, esa batalla.

Le voy a decir a la madrina, que es la que se encarga del bolo.

Buenas tardes.

¡Mucha suerte!

Y ¡vamos a ganar!