Discursos

Mensaje de José Antonio Meade durante su encuentro con jóvenes

José Antonio Meade: Muchas gracias, muy buenas tardes.

Primero, quiero preguntarles: ¿quién va a ser el próximo gobernador de Yucatán?

Jóvenes: ¡Sahuí!

José Antonio Meade: No se oye.

Jóvenes: ¡Sahuí!

José Antonio Meade: No se oye.

Jóvenes: ¡Sahuí!

José Antonio Meade: ¡Que se oiga hasta allá afuera!

Jóvenes: ¡Sahuí!

José Antonio Meade: Estamos de acuerdo. Igual que en el video, Sahuí quiere ganar y yo estoy de acuerdo con él.

Las campañas y el gobierno pasan por escuchar. En la campaña tenemos la gran oportunidad de tener estos espacios de diálogo, diálogo en donde, por cierto, hoy Sahuí y yo, jugamos como locales en el Club Libanés. Muchas gracias al Club Libanés por habernos abierto sus puertas.

Aquí estamos rodeados de jayitos y nos da mucho gusto porque nos sentimos en casa.

De escuchar porque la circunstancia de cada uno de nosotros es diferente, cada uno de nosotros tiene diferentes sueños, se encuentra en diferente etapa, enfrenta diferentes retos.

Y eso quiere decir que la construcción de las soluciones que ustedes están esperando, implican del gobierno un despliegue diferente, un despliegue que permita reconocer cuál es el entorno por el que están atravesando y que, en función de ese entorno, podamos darles una solución y un acompañamiento preciso, puntual y pertinente.

Aquí, la verdad, es que se desahogó toda la agenda. Hablamos de seguridad, corrupción, empleo, autonomía, tecnología, medio ambiente, y lo hicimos todo en, más o menos, 11 minutos.

Eso quiere decir que esta generación tiene capacidad de síntesis, eso quiere decir que el mundo de las redes sociales nos ayudó a destilar nuestras ideas entre 120 y 240 caracteres, en un post de Facebook o, según me dice Magdalena, mi hija, en uno de Instragram, que ese todavía no lo sé usar yo bien.

Pero, en cualquier caso, implica de nosotros capacidad de síntesis. Y yo, hoy, les agradezco a estos jóvenes un buen ejercicio, un buen ejercicio metodológico.

¿Cuál es el problema? ¿Qué se espera desde el gobierno? ¿Qué se puede hacer desde la sociedad civil y a qué se comprometen los jóvenes?

México va a ser potencia porque tiene esta generación de jóvenes comprometidos que nos va a sacar adelante, y que trabajando con ustedes, sin duda, en julio vamos a ganar.

Toco, muy brevemente, cada uno de los puntos para hacer solamente algunas reflexiones.

Ésta es la elección más importante que ustedes van a enfrentar, y es la elección más importante que van a enfrentar por una razón estrictamente biológica, van a vivir con las consecuencias mucho más tiempo que nosotros.

La decisión que tomen ahorita va a marcar rumbo para el país, y ese rumbo nos puede mover para adelante o nos puede mover hacia atrás. Y si tenemos que escoger entre ir hacia adelante e ir hacia atrás, ¿qué prefieren los jóvenes de Yucatán?

Jóvenes: ¡Adelante!

José Antonio Meade: ¿Hacia dónde?

Jóvenes: ¡Adelante!

José Antonio Meade: Yo también estoy de acuerdo y, hasta aquí, vamos bastante bien.

¿Qué quiere decir ir hacia adelante en materia de autonomía? Quiere decir que tengamos una economía estable, quiere decir que tengamos una economía que genere confianza, una economía que genere confianza porque cuando hay confianza, hay inversión, cuando hay inversión, hay empleo, cuando hay empleo, se combate la pobreza, y cuando hay empleo, los jóvenes tienen oportunidades.

Eso quiere decir que si queremos un México con autonomía para los jóvenes, lo primero que necesitamos es que se preserve la confianza en México.

Y la confianza se preserva cuidando las finanzas públicas, y la confianza se preserva mandándole la señal al mundo de que tendremos un gobierno responsable. Y eso es justamente lo que yo ofrezco, y esa es condición necesaria para que tengamos la autonomía que aquí, Ingrid nos demanda.

No es suficiente la confianza y no es suficiente las finanzas públicas sanas. Necesitamos espacios de inversión, necesitamos darle oportunidad a quién quiere invertir de tener sectores en los que lo pueda hacer.

Mientras más motores tengamos encendidos en Yucatán, mayores oportunidades tendrán los jóvenes.

¿Qué quiere decir eso puntualmente en Yucatán? Quiere decir que al mismo tiempo debemos de tener un sector turístico, tenemos que aprovechar y hacer crecer el puerto para que tengamos una ruta con México y con el mundo; debemos de tener mejores carreteras; debemos de tener una mejor estructura hídrica para que podamos apoyar al campo; debemos de tener una mejor matriz energética para que en Yucatán podamos transformar.

Si eso hacemos, Yucatán podrá encender muchos motores, y en cada uno de esos motores habrá un espacio de autonomía para los jóvenes. Lo habrá en los servicios, lo habrá en el turismo, lo habrá en la manufactura y lo habrá en el emprendimiento.

Los sueños de cada uno de ustedes son diferentes: habrá quien sueñe con ser servidor público, habrá quien sueñe con trabajar en el sector privado, habrá quien sueñe con transformar desde la sociedad civil, habrá quien sueñe con emprender y traducir la tecnología en oportunidades.

Para cada uno de esos sueños habrá un instrumento que esté en sus manos, que esté cerca y que les permita alcanzar sus sueños.

De eso se trata Avanzar Contigo, de platicar, de entender en qué andan y entender, desde el gobierno, cómo podemos ayudarle. A eso me comprometo, a estar cerca y a seguir ese espacio de diálogo.

Decía Giovanna de la importancia de la educación de calidad, yo les diría a ustedes, si se quedan de esta plática con solamente dos reflexiones, habría tenido un gran impacto.

La primera de esas reflexiones es que voten por mí.

La segunda reflexión, el ciclo educativo es importante. En México el que termina la preparatoria, vive cinco años más que el que no la termina, en México el que termina la preparatoria, gana 41 por ciento más que el que no la termina.

Cuando revisamos la pobreza extrema, 9 de cada 10 mexicanos que viven en pobreza extrema, no terminaron la preparatoria; 8 de cada 10 que habitan en una casa sin servicios, no terminaron la preparatoria; 7 de cada 10 mexicanos que no tienen seguridad social, no terminaron la preparatoria.

Eso quiere decir que la educación con calidad transforma vidas, eso quiere decir que el acceso a la educación es fundamental.

Y la educación exige diferentes esfuerzos, desde el punto de vista de gobierno. En alguna etapa requiere escuelas de tiempo completo con internet y con deporte, en alguna etapa implica becas para estudiar en el extranjero, en alguna etapa implica apoyos para el transporte público, en algunas becas de manutención.

Pero en todas una responsabilidad de gobierno de que en México cerremos, y con éxito, el ciclo educativo, y eso es justo lo que vamos a hacer.

Luis toca otro tema absolutamente fundamental: juventud y salud. La activación es especialmente importante en esta etapa, en la etapa que ustedes están atravesando. Las decisiones que tomen hoy y los hábitos que hoy adquieran son la diferencia entre una vida sana y larga, o una vida con complicaciones.

A mí me tocó trabajar haciendo equipo con el IMSS, y revisar con cada uno de los jóvenes cuál era su circunstancia en materia de salud, el 80 por ciento de lo que gasta el IMSS, se gasta en enfermedades que son prevenibles: se gasta en diabetes y se gasta en hipertensión.

Y la diabetes y la hipertensión se combaten, en buena medida, con una vida activa, una vida activa que empieza de joven, una vida activa que les va a transformar, no solamente su calidad, sino el disfrute que tengan, al amparo de los hábitos que desarrollen.

Y, como no se cansaba de decir el director del IMSS, es mucho más fácil que desarrollen esos hábitos ahorita, que ya cuando son funcionarios públicos o candidatos a la Presidencia, y que entonces no les queda más remedio que ponerse a dieta cuando quieren bajar de peso.

Aunque hay que reconocer que la dieta ha jalado bastante bien, si no pregúntenle a Prócer y a mí, que la verdad es que ahí nos damos el “quién vive”.

Termino pronto, aquí hemos hablado mucho del joven y de sus derechos, pero tenemos que hablar más del joven como actor del proceso de transformación, del joven a quien le damos un teléfono inteligente, acceso al espectro y con esos dos elementos puede, con ingenio, transformar su realidad, la de Yucatán y la del país.

Por eso tenemos que trabajar en hacer y en entender que la circunstancia de cada joven que quiere emprender exige de su gobierno darle el apoyo necesario para transformar esa tecnología y a ese joven en motor de desarrollo, eso es justo lo que estamos proponiendo.

Lo que estamos proponiendo es mejorar el entorno de emprendimiento para que cuenten con ese apoyo que les permita transformar su idea, su sueño y su tecnología en un espacio de oportunidad y de empleo para ustedes, y para otros como ustedes, que aprovechen el talento que tienen y que han desarrollado para hacer de México una potencia, para hacer de México un país, como decía el video, para que no tenga yo que repetirlo.

Cuando Magdalena, mi hija, era más chica cada vez que decía yo una grosería me cobraba 5 pesos, con la jornada de hoy, la sacamos de la universidad.

Y termino con la última reflexión.

Un México seguro y un México libre de corrupción es nuestro derecho.

Cuando decimos que debemos de hacer de México un Estado, verdaderamente, de Derecho, tenemos que empezar por salvaguardar la integridad de cada uno de ustedes, de cada una de ustedes, tenemos el derecho de salir a la calle seguros, tenemos el derecho de disfrutar nuestro México seguro.

Y eso implica que hagamos las cosas diferente, eso implica lo que en Yucatán es una realidad, pero en el resto del país no lo es, implica que cambiemos las instituciones para darle al país la seguridad que merece, implica que alejemos las armas de los delincuentes, que les quitemos el dinero, que fortalezcamos a nuestra policía, que cambiemos el marco al amparo del cual cooperamos.

Y con eso, la participación de la sociedad, una participación que denuncie, que use la tecnología, que involucre, que con tecnología nos dé mejores elementos de información, que esté activa en la denuncia de cualquier acto de corrupción, que le demos autonomía al ministerio público y que seamos, sin duda, el primer presidente sin fuero, habrá de ser también un presidente del que estos jóvenes se sientan orgullosos.

Muchas gracias y muy buenas tardes.