Discursos

Mensaje de José Antonio Meade durante el evento Educación Dual

Muchas gracias por recibirme aquí hoy en Jalisco. Muchas gracias por recibirme en la que, sin duda, está llamada a ser pues el Silicon Valley de México.

Me siento muy orgulloso de estar entre ustedes, y me siento muy orgulloso de haberlo hecho recorriendo un espacio que renació para darle albergue a un movimiento de ciencia y tecnología, del que nos sentimos profundamente orgullosos.

Muchos que estén aquí por primera vez, que por primera vez lo estén viendo, seguramente estarán sorprendidos, como lo estoy yo, a pesar de haber conocido el proyecto, de cómo ha avanzado y cómo podemos tener en México un lugar que haga de la ciencia y tecnología, un espacio profundo de transformación.

En México queremos hacer un gobierno que escuche, un gobierno cercano, un gobierno que reconozca que las soluciones se construyen de la familia hacia el gobierno y no de la oficina hacia la familia. Un gobierno que reconozca que cada estado, que cada ciudad y que cada familia tiene unas necesidades diferentes.

Hoy, cuando recorremos este espacio, nos damos cuenta de que la política pública sirve, de que podemos construir un marco en donde un ejercicio como estos resulte en éxito, en donde podemos ver hoy más de 100 mil empleos en Jalisco que están vinculados con la industria de la transformación, en donde podemos ver en Jalisco el mayor clúster de transformación de Latinoamérica.

Hoy la posibilidad de platicar, con quienes aquí nos reciben y agradecerles, para escuchar, para que nuestras propuestas guarden sentido con lo que se está esperando de nosotros, para que nuestras propuestas tengan lógica en su familia, en su ciudad y en su estado.

No podemos construir una política pública sin escuchar, no podemos hacer una campaña sin platicar con quienes habrán de estar impactados por nuestras propuestas y por nuestro programa de gobierno.

Yo les agradezco este ejercicio, les agradezco esta posibilidad, les agradezco este encuentro, nos dejará hablar de cuál es nuestra visión en los temas de educación, pero nos dejará escuchar un par de testimonios de cuál es la visión de ustedes.

Nos permitirá escuchar a Carlos, escuchar a Dina, y me permitirá a mí saludar a quienes aquí me han recibido, a Octavio, a Federico y a Luis. Y agradecerles a ustedes que estén pendientes, que estén atentos, que me hayan aceptado hoy aquí, para platicar y para escucharlos.

La idea central de campaña y gobierno es que avancemos juntos, es que avancemos con cada uno. Y en ese avanzar juntos, la educación es absolutamente central.

Si uno pudiera escoger un derecho que transforma cuando se ejerce, ese es el derecho a la educación.

En México, el que termina la preparatoria va a vivir cinco años más, que el que no la termina; en México el que termina la preparatoria, va a ganar más del 40 por ciento más que el que no la termina. Y en México sigue habiendo mucha gente que no termina la preparatoria, tenemos que convertir al país, primero, en un país de preparatoria y, después, en un país que le garantice, a todo el que quiera, un espacio de educación superior.

Si revisamos el mapa de la pobreza extrema, 9 de 10 mexicanos en pobreza extrema no terminaron la preparatoria. De esa es la importancia de la educación, pero tiene que ser una educación que cumpla con varios principios, tiene que ser una educación para toda la vida, tiene que ser una educación en la que empecemos a invertir temprano, pero en la que sigamos invirtiendo una vez se termine el espacio de educación formal.

Hay más de 84 millones de ciudadanos en México, de los cuales 48 no terminaron la preparatoria. A ellos hay que ir a buscar y hay que ofrecerles espacio de educación continua, que les de los instrumentos que les permita acceder a un mejor empleo y a una mejor oportunidad en lo formal.

Para lo que sí están en la oportunidad de estudiar, tenemos que asegurarnos que los jóvenes estudien, estudien y trabajen con el modelo dual o puedan emprender, como están haciendo muchos de los que están aquí.

Es un esfuerzo de educación que no se agota en la escuela, que involucra a la construcción también de espacios de estímulo en la familia.

Que reconoce y que tiene que reconocer que el insumo más importante en materia educativa es el maestro. Y que, por lo tanto, hay que trabajar para que el maestro tenga las mejores condiciones, los mejores apoyos y los mejores instrumentos para transmitir conocimiento.

Al final, si educamos bien, vamos a crear ciudadanía, si educamos bien vamos a hacer de México una potencia.

Tenemos la posibilidad de construir el mejor sistema educativo de América Latina y competir contra las mejores alternativas del mundo.

Y yo hoy quiero en este proceso compartirle nuestra propia visión, pero hacerlo habiéndolos escuchado primero.

Les agradezco su atención en este primer espacio y les agradezco a Dina y a Carlos el que compartan con nosotros sus vivencias y experiencias.

Muchas gracias y de nuevo, muy buenos días.

Pregunta: Doctor, muy buenos días, mi nombre es Carlos Barragán. Actualmente estudio Contaduría Pública en la Universidad de Guadalajara y estoy por titularme en modalidad de tesis, enfocado a Sistemas de Costos para el Fortalecimiento de Pymes.

Como sabemos, los negocios son los que van a impulsar el futuro de nuestro país.

Para mí, como bien lo acaba de decir, la educación es probablemente el derecho más importante que tenemos, y en ese argot varios compañeros y yo hemos estado peleando, hemos estado luchando por brindar una mejor calidad de educación a nosotros mismos, a través de una organización estudiantil que me ha tocado liderar. Y desde hace algún tiempo ya desempeño la noble labor de la docencia, precisamente en esa inspiración que me han dado maestros y otras personas.

Acaba de mencionar ahorita un modelo de educación dual que he escuchado al respecto un poco, que combina un poco teoría y práctica. Pero me gustaría que compartiera aquí con nosotros ¿en qué consiste? ¿Qué ventajas tiene? ¿Cómo va a llevarnos a otro nivel comparado con el sistema tradicional? Y en general, ¿en qué consiste esta propuesta que usted tiene?

Pregunta: Mi nombre es Dina Grijalva, yo soy actualmente vicepresidente aquí en CANIETI y ahorita representando a las mujeres de la industria de alta tecnología. Con mucho gusto de tenerlo aquí.

Uno de los grandes retos que, como industria de alta tecnología tenemos, es el desarrollo de más talento y de mejor calidad de talento. Y una de las opciones que hemos visto que puede ser viable como solución es precisamente el modelo de educación dual, porque va a fortalecer precisamente el vínculo entre empresa y academia.

Y quisiera preguntar, así como Carlos se lo acaba de expresar, ¿cuál es tu propuesta para impulsar este modelo de educación?

José Antonio Meade: Pues muchas gracias de nuevo, y un poco abundando sobre la visión que tenemos en materia de educación, lo primero que tiene que ser cierto, en materia de educación, es que la educación sea pertinente, que la educación efectivamente nos sea útil, la educación nos tiene que ser útil en términos de prepararnos para la vida y nos tiene que preparar para tener una incursión exitosa en nuestra etapa productiva.

Y esa incursión exitosa puede tener diferentes expresiones, a veces la incursión exitosa es emprender, a veces la incursión exitosa es enseñar, a veces la incursión exitosa es trabajar en una empresa y construir ahí una trayectoria, a veces es ser servidor público. Pero en términos generales, lo primero que tendría que tener nuestro sistema educativo es que podamos aprender para tener más y mejores oportunidades.

Eso pasa, primero, por hacer esfuerzo desde la educación preescolar, la educación básica, la estimulación temprana. Pero implica, de entrada, reconocer que, así como hay que buscar que sean los mejores maestros los que estén frente a los alumnos, tenemos que hacer de la docencia, que es una vocación, un espacio bien remunerado, un espacio en donde reconozcamos que, así como le pedimos a los maestros un esfuerzo significativo y real, trabajemos con ellos para darles también un incremento significativo y real en sus percepciones.

La reforma implicó crear un Instituto Nacional para la Evaluación, justamente darle autonomía para que permanentemente diseñemos mecanismos de evaluación que aseguren que estén los maestros en frontera.

Pero así, como dimos ese paso importante, hay que complementarlo con otro. Y nosotros lo que estamos proponiendo es crear un Instituto Nacional para el Desarrollo Profesional Docente. Esto es, un instituto que se encargue, frente a la evaluación de darle al personal docente, los mejores elementos, para que evaluación y preparación, evaluación y desarrollo vayan de la mano.

Otro elemento fundamental: México es de los primeros países del mundo que reconoce la necesidad de dar dos años de preescolar, la mayor parte de los países de la OCDE piden uno. En México hoy tienen derecho, y nosotros la obligación, de proveer dos años de preescolar.

Pero tenemos diferentes alternativas para hacerlo, no necesariamente crear esa infraestructura, sino aprovechar la infraestructura de estancias y la de guarderías para que ahí se cuide, se alimente y también se eduque.

Eso quiere decir que dando acceso a guarderías y estancias, estaremos cumpliendo con tres objetivos fundamentales: estaremos, primero, dando acceso y posibilidad de apoyo a la familia para poder hacer compatible familia con inclusión productiva.

Segundo, estaremos dando certeza de que en ese esfuerzo de inclusión productiva haya presencia de alimentación, de educación y de cuidado. Y hacerlo de manera integral con una Red Nacional de Guarderías y de Estancias, nos permitiría asegurar permanentemente que estén actualizadas en la mejor práctica en los tres temas: en la alimentación, en la educación y en el cuidado.

Nosotros quisiéramos, en este tema de aprender para tener más y mejores oportunidades, que todas las escuelas fueran de tiempo completo.

Quisiéramos que el legado de nuestro gobierno fuera multiplicarlas por cuatro, para que preescolar y primaria fueran, en todos los casos, de tiempo completo y con alimentación.

Mientras más temprano empecemos a apostarle a la educación, mejor frutos rinde; mientras más gastemos en educación temprana, preescolar y primaria, mejor preparamos a los mexicanos para tener éxito.

Un segundo elemento muy importante: la educación no se agota naturalmente en esta primera etapa. Tenemos que buscar que nuestro sistema educativo nos prepare para aprender, primero para la vida y, después, a lo largo de la vida.

Y la verdad, como es un buen tema, ameritaba un buen sound bite, ahí, que lo fuéramos combinando para ponerle punch al tema de que aprender para la vida, y a lo largo de toda la vida, es importante

Y uno aprende a veces en política de sus errores. Cuando estuvimos en SEDESOL, un poco contagiados por el discurso de los “ninis”, construimos un programa que se llamaba Futbol por la Inclusión.

Teníamos información de quiénes habían abandonado la secundaria o la preparatoria, la primaria, inclusive. Decidimos irlos a buscar y tratar de motivarlos, por la vía de futbol, para que regresaran a la escuela.

Y de lo que nos dimos cuenta es que en México nadie abandona la escuela por gusto. El que abandona la escuela está enfrentando una circunstancia complicada, una circunstancia que implica cercanía del gobierno para resolverlo.

Y que la circunstancia es muy difícil, muchas veces tiene que ver con transporte público, muchas veces tiene que ver con manutención, muchas veces tiene que ver con un problema en la familia, con un reto de seguridad, con distancia entre la casa y la escuela, con falta de infraestructura en la escuela. Pero atrás de cada deserción, había una historia de la que teníamos que hacernos cargo.

¿Qué quisiéramos hacer? Quisiéramos enfrentar la percepción del “nini” con un programa, literalmente, que se llamara “Sí o Sí”. Un programa que nos asegurara que vamos a acompañar a cada joven mexicano para asegurarnos que no termine su esfuerzo educativo, por lo pronto, hasta terminar la preparatoria.

Y en ese “Sí o Sí” implica dar becas de apoyos a la medida del reto que cada joven tiene, para poder seguir trabajando o para poder seguir estando presente hasta terminar la preparatoria.

Insisto, parte de la premisa de quien nadie abandona los estudios por gusto, y con este programa, Sí o Sí, podemos acompañarlos hasta que la terminen.

Tenemos que asegurarnos que México y Jalisco sea un país de preparatorias, ese es el punto de inflexión, en términos de hacer de México una potencia. La diferencia es brutal entre terminarla o no, y el compromiso tiene que ser absoluto para asegurarnos que la terminen; y a quienes les quedamos mal para irlos a buscar. Y ahí entra la idea de la educación dual.

En términos generales, uno de los elementos que nos asegura que el aprendizaje es útil para la vida, es que sea pertinente para el trabajo, y uno de los retos muy importantes que enfrentan los jóvenes es que cuando salen a buscar empleo, se les pide experiencia y, la verdad, es que la experiencia sí acredita frente al empleador la certeza de que a quien están contratando, tiene elementos para salir adelante en ese entorno laboral.

¿Qué tenemos que hacer? Tenemos que construir, como le ha hecho Alemania, como lo ha hecho Estados Unidos, un esquema en donde trabajo y escuela se hablen, se hablen de suerte tal que, mientras está uno estudiando, el trabajo cuente para dar crédito contra la posibilidad de graduarse.

Y eso implica hacer compatible el trabajo con el estudio, ya sea combinándolo en la misma jornada, mañana y tarde, ya sea coordinándolo en términos de temporalidad, un trimestre en la escuela, un trimestre en la oficina, un trimestre en el trabajo, un trimestre en la planta, pero asegurándonos así, que la experiencia de la escuela tenga aplicación en el trabajo y que las exigencias del trabajo están encontrando herramientas en la escuela para sacarlo adelante.

Si logramos generalizar el modelo dual, saldremos con el título y con experiencia, la experiencia nos va a ayudar a tener el título, y la posibilidad de estudiar cerca de donde queremos trabajar o de la experiencia profesional que queremos tener, va a darnos certeza de que lo que estamos estudiando es pertinente y es útil.

Sin duda, lo que puedan aprender en la universidad y en el trabajo, y que eso además genere ingresos nos va a ayudar a transitar entre un país en donde el reto fue primero universalizar la educación básica, para que seamos un país que logre universalizar la preparatoria, y prepararnos para un mayor espacio de educación superior.

Un elemento adicional es que este aprendizaje tiene que ayudarnos a que transformarnos al país, a que lo convirtamos en potencia.

Y lo que hoy vemos aquí en Jalisco es que eso se puede, que se puede, sin duda, trabajar en la educación para que la educación sea una llave que nos abra los otros derechos.

Si México logra convertirse en un país de preparatorias, si México logra garantizar espacios de educación superior, si logra que esos espacios de educación superior sean pertinentes, vamos a llegar muy lejos.

Aquí Miguel Castro, en Jalisco, ha hablado de la necesidad de otras alternativas de educación superior, de abrir incluso nuevos espacios que nos permitan alternativas de educación superior en ciencias exponenciales, que nos permitan alternativas de educación superior que estén mucho más cercanas de la evolución que hoy estamos viendo y de las oportunidades que se están abriendo, no solamente en México, sino en el mundo.

Queremos, además, y hacerlo desde aquí de Jalisco, potenciar la educación no sólo con la experiencia laboral, sino con nuestro patrimonio cultural.

Queremos dar acceso para tener redes de aprendizaje abierto en bibliotecas, en museos, en centros de cultura, en parques y como aquí en Jalisco han puesto el ejemplo, en espacios makers, en donde podamos concretar, como aquí, clústers de tecnología, clústers en donde uno y otro podamos aprender a través del diálogo y la cercanía.

En donde, al tiempo de salir y caminar, podamos encontrar en la experiencia de nuestro vecino, una experiencia pertinente para resolver un problema o encontrar una dimensión que no habíamos pensado fuera valida en nuestra experiencia puntual.

Queremos crear puntos de acceso digital para el consumo y creación de cultura en formato digital.

Y queremos, al final, tener más y mejores opciones personalizadas, porque podemos hacerlo, la educación superior en línea, para que eso funcione vamos a ofrecer acceso a internet a todos los estudiantes y a todos los maestros.

Estamos en la posibilidad de hacer de México una potencia si le apostamos hacia adelante, si consolidamos los esfuerzos que estamos haciendo, si reconocemos que la apuesta tiene que ser por las niñas, por los niños, por los jóvenes y por su futuro.

Si damos el paso de nunca más regresar a que la educación sea rehén de la política, a que la educación y los maestros sean rehenes de intereses que vayan más allá de que estén bien preparados y que las niñas y los niños tengan los mejores elementos.

Ya empezamos a dar esos pasos.

Tenemos que consolidarlo frente al riesgo de quienes quieren que vayamos hacia atrás, frente al riesgo de quienes quieren volver a mantener a la educación rehén de otros intereses.

Si nosotros hacemos de la educación la principal llave para el futuro, México, sin duda, con el trabajo de ustedes, va a ser potencia.

Y yo les agradezco mucho que me hayan recibido y que me hayan escuchado.

Muchas gracias.