Discursos

Mensaje de José Antonio Meade durante el evento Compromisos por Sonora y conectados con Meade

¿Cómo están? Muy buenas tardes.

Estoy aquí con mucho orgullo, estoy aquí con mucho Sonora y estoy acompañado de quienes, junto conmigo, van a ganar la elección el primero de julio. Y me da mucha emoción y mucho orgullo.

Muchas gracias a todos quienes van a salir conmigo de aquí al primero de julio y van a asegurarse de que ganemos las elecciones para la Presidencia, para el Senado de la República, para las diputaciones federales, para las diputaciones locales, para las presidencias municipales.

Y lo vamos a hacer en alianza y lo vamos a hacer bien acompañados. Hoy está aquí el Partido Verde Ecologista, está el Partido Nueva Alianza y a los dos queremos hacerlos sentir en casa.

Me da mucho gusto estar acompañado.

Se siente que Silvana está presente.

Ayer arrancamos en Yucatán y hoy estamos aquí en Sonora para empezar esta nueva etapa, ahora sí, de la campaña. Llegó el momento de los contrastes, llegó el momento de las propuestas, llegó el momento en que los candidatos tenemos que demostrar de qué estamos hechos, qué pensamos para el país, qué rumbo debe tomar, qué proponemos.

Este es el momento más importante, de esta elección depende el rumbo que tomemos, si vamos para adelante o si vamos para atrás.

Y, di de eso se trata, yo les pregunto: ¿Qué preferimos ir para adelante o para atrás?

¡Vamos para adelante! Que se oiga desde Sonora hasta Yucatán ¡vamos a ganar!

¡Vamos a ganar!

¡Vamos a ganar!

Esto sí se oyó hasta Yucatán, que no quede duda de que vamos a ganar porque hay emoción, porque hay compromiso y porque hay propuestas. Y hoy para mí la oportunidad, frente a ustedes, de exponerlas y de que las revisemos porque esta contienda justamente es de rumbo, esta contienda es de definiciones, esta contienda nos permite explicar qué vemos para México y qué vemos para Sonora.

Quisiera, antes de empezar, que me ayuden a agradecerle a Rogelio Díaz Browm que haya aceptado ser coordinador de mi campaña. Muchas gracias Rogelio.

Siete ejes tiene la propuesta. La primera de ellas, las mujeres serán prioridad en nuestro gobierno.

¿Qué vemos en el caso de las mujeres? ¿Cuáles son los retos que se nos plantean? El primero, el más importante el central, las mujeres quieren que en nuestro gobierno se pueda vivir sin miedo, sin acoso y sin feminicidios. Y a eso nos vamos a comprometer.

Y además, es especialmente importante comprometernos aquí, desde Sonora, encabezada por una gran gobernadora, por Claudia Pavlovich.

¿Qué más vemos en la agenda de mujeres? Seguridad, pero también inclusión, inclusión productiva para que el país crezca. Éste es un país paritario y mientras no seamos un país igualitario, no vamos a aprovechar todo nuestro potencial.

Hoy vemos un México en donde sólo el uno por ciento de las trabajadoras del hogar tiene seguridad social. En este México, en este gobierno que habré de encabezar esto tiene que cambiar.

Tiene que cambiar en la dirección de dar seguridad social a las trabajadoras del hogar. Y esto es importante por varias razones: seguridad social implica salud, seguridad social implica cobertura frente a riesgos de trabajo, seguridad social implica créditos para la vivienda, seguridad social implica la posibilidad de ahorrar para el retiro.

Pero, sobre todo, seguridad social implica un acto de justicia para las millones de trabajadoras del hogar que nos tocará a nosotros reivindicar y hacer realidad.

¿Qué más vemos en la agenda? Quien mejor paga un crédito en México, son las mujeres. ¿O hay alguna duda de que son las más cumplidoras?

¿Son o no las más cumplidoras las mujeres?

Son las más cumplidoras y, por lo tanto, merecen que sus proyectos, sus ilusiones, sean apoyados con créditos a la palabra, que la palabra de una mujer y un proyecto sean suficientes para que encuentren crédito para transformar su realidad y la de su familia.

Vemos también un México en donde la participación de la mujer sigue sin ser mayoritaria, 5 de cada 10 mujeres trabajan en el mercado formal, porque trabajan todos los días poniendo lo mejor para su familia.

8 de cada 10 hombres trabajan, eso se explica en parte porque no tenemos el mejor entorno para darles el apoyo.

¿Qué necesitamos hacer? Instancias y prescolar, incluyendo horario nocturno para hacer compatible el desarrollo de la familia y la participación laboral. Y eso es lo que vamos a hacer en el próximo gobierno.

Vemos un México en donde sigue siendo cierto que la mujer gana 70 por ciento de lo que gana el hombre por el mismo trabajo. Sin regateos y sin excusa, a trabajo igual, salario igual.

Y, finalmente, hoy en México se dedica mucho más tiempo a atender a los adultos mayores que a los menores de edad, eso implica, sí estancias, pero también casas de día. Ambas habrán de ser una realidad.

Queremos hacer también en estas siete propuestas un compromiso con la educación, un compromiso con la educación que reconoce que mientras más temprano empecemos, mejores serán los resultados.

Si empezamos a estimular con educación, incluso prenatalmente, vamos a lograr muchos mejores resultados. Si seguimos invirtiendo después en preescolar, si seguimos invirtiendo en primaria, si seguimos acompañando el esfuerzo con capacitación en el trabajo, México, sin ninguna duda, será propuesta.

Y eso implica que trabajemos en la siguientes vertientes que hemos comprometido.

Primero, queremos tener 4 veces más escuelas de tiempo completo con alimentación y espacios deportivos. Y lo queremos hacer porque cuando vemos escuelas de tiempo completo, el rendimiento, el esfuerzo y la aportación es mucho mayor.

Queremos que el legado de nuestro gobierno sea pasar de 25 mil a 100 mil escuelas de tiempo completo.

Hemos hecho un reconocimiento expreso, la Reforma Educativa implica un esfuerzo significativo y real de los maestros, y a ese esfuerzo significativo y real, tiene que corresponder un esfuerzo igual de significativo, igual de real en su salario base, y así lo hemos comprometido.

¿Estamos listos?

¿Estamos listos?

¿Estamos listos?

No se oye. ¿Estamos listos?

Otra vez, que se oiga hasta Yucatán. ¿Estamos listos?

¡Vamos a ganar!

Y en México le vamos a dar un impulso sin precedente al arte y a la cultura, y lo vamos a hacer por su importancia económica y por su elemento de orgullo. Hoy, el arte y la cultura son nuestros mejores representantes frente al mundo y tienen que ser parte de nuestra realidad cotidiana.

Y si no lo hubiéramos hecho así, Juana, que es una gran artista, me lo hubiera reclamado.

Decía yo ayer y hoy repito: mi mayor fortuna es haberme casado con Juana.

Los jóvenes en México, los jóvenes aquí presentes esperan de nosotros cualquiera de tres destinos, esperan de nosotros educación, trabajo o negocio. Esos son los tres destinos que vislumbramos para un joven en México.

¿De qué tamaño ha sido la transformación? En 1960 el 35 por ciento del país no sabía leer y escribir; en 1960 solamente el 5 por ciento, 5 de cada 100 mexicanos, habían terminado la secundaria; en 1960 solamente 2 de cada 100 mexicanos habían terminado la preparatoria.

Y eso nos plantea un reto y nos permite asumir un compromiso. Si nosotros revisamos hoy cuál es la realidad de los jóvenes en México y los distinguimos en función de si terminaron o no la preparatoria, encontramos lo siguiente: 48 millones de mexicanos de más de 18 años, no han terminado la preparatoria.

Esos jóvenes van a vivir 5 años menos, van a ganar 41 por ciento menos.

Cuando revisamos la pobreza extrema, 9 de cada 10 pobres extremos en México, no terminaron la preparatoria; 7 de cada 10 de quienes no tienen seguridad social, no terminaron la preparatoria; 8 de cada 10 de quienes no viven en una casa con servicios, no terminaron la preparatoria.

Por contra, quienes sí la terminaron, tienen un entorno distinto.

¿Cuál es nuestro primer compromiso en materia de los jóvenes? Vamos a ser un país con preparatoria y no nos vamos a detener hasta que todos los jóvenes, en edad de hacerlo, terminen la preparatoria.

Eso quiere decir becas de colegiatura, becas de transporte, becas de manutención, intercambios académicos y, para quien ya haya accedido a la educación superior y quiera que tenga garantía de espacios, en la educación superior, cobertura universal de preparatoria, becas, lugar garantizado para la educación superior.

Quien quiera trabajar y estudiar podrá hacerlo con el modelo dual y quien, habiendo tenido espacio de educación, quiera emprender, contará con un crédito accesible, esa es nuestra oferta para los jóvenes mexicanos y para los jóvenes de Sonora.

Otro reclamo sentido y otro compromiso importante tiene que ver con la salud. ¿Cuál es la realidad hoy de la salud y de los servicios que, desde los hospitales y las clínicas ofrecemos? Un largo periodo para esperar una consulta. Una vez teniendo la consulta en 3 de cada 10 casos no hay las medicinas.

Vivimos en un país en donde dos o cada dos horas muere una mujer por un cáncer que podría haber sido predecible.

1 de cada 4 mexicanos tienen, en una emergencia, que esperar más de una hora para ser atendidos, 1 de cada 7 niños en México no tiene acceso a la salud y 4 de cada 5 hospitales no digitalizan la información.

¿A qué debiéramos de aspirar en un país que quiere ser potencia? Debiéramos de aspirar a que tuviéramos hospitales y clínicas públicas al 100. Eso implica que el 100 por ciento de los 3 mil hospitales y clínicas, van a estar equipados, eso implica que el 100 por ciento de las medicinas tendrán un abasto asegurado, eso implica que vamos a transitar de un sistema curativo a un sistema preventivo, que vamos a fortalecer el esquema de salud para que cualquier pueda atenderse en el hospital que quiera.

Que vamos a fortalecer la salud desde la primera instancia y que tendremos una plataforma informática que haga que todo eso, que es nuestro compromiso por la salud, sea posible.

Moralmente estamos obligados a abatir la pobreza extrema en México, moralmente es incompatible un país como el nuestro que viva todavía lacerado por la pobreza extrema.

Pero si por algún lugar habríamos de empezar es por la primera infancia. Es inconcebible que en un país como nosotros nazcan mexicanos todavía en condición de pobreza extrema.

En México nacen todos los años dos millones de niños, dos millones de niños y de niñas, más o menos 175 mil de ellos nacen en pobreza extrema. Con ellos tendríamos que comprometernos, primero, para que tengan preescolar y educación garantizada; segundo, un acceso inmediato al Seguro Popular; tercero, bien alineados los proyectos de alimentación y nutricionales para que no sufran de incertidumbre en ese tenor; y, cuarto, trabajando además muy de cerca con los municipios, priorizar la infraestructura social para ofrecer condiciones de dignidad en la vivienda.

Si esto hacemos tendremos un piso parejo para la primera infancia desde su nacimiento y el primer paso para transformar al país y saldar esta deuda moral. Así habremos de comprometerlo.

Un tema relevante y que nos preocupada es el de la seguridad, y aquí vale la pena empezar desde el diagnóstico.

¿Qué es lo que estamos viendo en materia de seguridad? Ahí pueden ver ustedes, México en 1997, en diferentes intensidades de azul, y el azul no lo escogimos por ninguna razón política, pero en diferentes intensidades de azul se ve la violencia en el país, y en rojo se va a ver el número de armas producidas en Estados Unidos y vamos a poder ver cómo evoluciona la inseguridad en México del 97 al 2011.

Tuvimos un buen arranque se siglo.

En 2006 empezamos a ver cómo la inseguridad se convertía en una realidad cotidiana especialmente en el norte del país.

Del 11 al 17, vimos primero una recuperación. 13, 14 y 15, y luego un deterioro en el 16 y en el 17. Deterioro, por cierto, que coincide con la alternancia en los estados hoy gobernados por el Frente.

El incremento en la violencia en el 80 por ciento, se dio en esas entidades, pero con independencia de dónde se dio, tenemos que resolverlo.

¿Y qué vemos como una constante? La presencia de armas. En un tema del que no nos hemos hecho cargo, en un país que no tiene hoy una política expresa para combatir las armas.

Cuatro elementos tendríamos que hacer para enfrentar el tema de seguridad: prevención, armas y dinero, policías y un Código Penal único.

Mayor acceso, integración comunitaria, educación y tratamiento de adicciones, son centrales en una política de prevención.

Tenemos que alejar las armas y el dinero de la delincuencia organizada, tenemos menos policías, menos bien pagados y sin una trayectoria que les asegure a ellos la posibilidad de una vida digna para que puedan protegernos a nosotros.

Y seguimos viviendo en un México que define los delitos cada estado como quiere. No tenemos el mismo lenguaje delincuencial, y eso implica que ni perseguimos ni investigamos ni procesamos los delitos de la misma manera y le quedamos mal a un ciudadano que está esperando de nosotros mejores elementos de seguridad.

¿Qué es lo que estamos planteando? En materia de prevención, hacerla transversal; en materia de armas y dinero, la posibilidad de evitar que le lleguen a los delincuentes; más policías mejor pagados; incrementar el sueldo y las prestaciones de las Fuerzas Armadas y definir de igual manera los delitos que más lastiman a la sociedad. Eso vamos a hacer y le vamos a regresar la tranquilidad a las familias mexicanas.

El séptimo eje en el que vamos a trabajar tiene que ver con una visión de un país en donde vive el Estado de Derecho, y en donde ese Estado de Derecho prive para todos.

En México somos un país en donde todos tenemos derechos, en donde el gobierno tiene instrumentos, pero entre esos instrumentos y ese derecho, hay una profunda desigualdad. Desigualdad de la que tenemos que hacernos cargo, desigualdad que tenemos que diagnosticar en la cabeza y en el hogar con cada uno de quien la sufre, para saber cuál es el instrumento al amparo del cual podemos ayudarle a alcanzar sus sueños y a resolver sus problemas.

Y ahí podemos ver un ejemplo, si nosotros revisamos, casi el derecho que fuera, vamos a encontrar una aplicación de esta visión de Avanzar Contigo.

Por ejemplo, y nos regresa al tema de pobreza en la niñez, en México constitucionalmente todos tenemos el derecho a alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, y la obligación del Estado de garantizarlo. Y, sin embargo, seguimos viendo un país en donde hay inseguridad alimentaria.

Eso nos obliga a desplegarnos como Estado preguntando y diagnosticando en cada vivienda dónde enfrentamos retos para llevar ahí la solución puntual que nos permita resolver ese problema.

Esa es la idea de Avanzar Contigo, eso es lo que estamos plateando, ese es el cuestionario que estamos levantando desde la campaña, un diagnóstico preciso, no desde el escritorio, sí desde la familia en donde puntualmente nos diga qué se ocupa para poder acceder a los derechos.

Por eso nos vamos a desplegar para cada uno de ellos de manera asertiva y puntual.

¿Cuáles son los compromisos con Sonora?

Y aquí voy a atender lo que planteó Gilberto. Toda esta presentación no fue así de larga para evadir el planteamiento que me dijeron, eso hubiera yo hecho si siguiera siendo secretario de Hacienda, pero ya como candidato tenemos que empezar comprometiéndonos y reconociendo lo que a Sonora le duele y le preocupa.

Sonora ocupa mejor infraestructura carretera, que le dé salida y que le dé alternativa más allá de la macroregión y que lo comunique mejor con el resto del país.

Tenemos que invertir para modernizar y ampliar los puertos fronterizos, tenemos la gran oportunidad de desarrollar en Guaymas una salida natural de esta macroregión para desde ahí abastecer y comunicarnos con el mundo.

Dijo Gilberto, y dijo bien, necesitamos un mejor transporte público y tenemos que invertir para lograrlo en cada una de las ciudades importantes del estado de Sonora. Necesitamos un nuevo hospital general, necesitamos una nueva central de ciclo combinado.

Y, atendiendo puntualmente a lo que aquí se plantea, cuando un gobierno ve un problema y ve un reto como el que tenemos con los “autos chocolate”, de ese gobierno se espera una respuesta.

¿Qué no nos gusta de los “autos chocolate”? No nos gusta que nos lleguen autos que contaminen, no nos gusta que nos lleguen autos que mecánicamente son un riesgo para Sonora.

Pero, frente a la realidad que hoy tenemos, tenemos que avanzar en el registro, un registro que nos permita, sí regularizar con inteligencia, con seguridad, con respeto medioambiental, pero dándole certeza a las familias de Sonora.

No tengan ninguna duda, si yo dejo este espacio de diálogo con dos certezas, la primera de ellas es que vamos a ganar. Y la segunda, que tenemos la mejor propuesta y que vamos a hacer un gran equipo.

Muchas gracias, muy buenas tardes.

¡Y vamos a ganar!