Entrevistas

Entrevistas otorgadas por José Antonio Meade – 21 de mayo de 2018 (2)

En esta entrada podrás encontrar distintas entrevistas otorgadas por José Antonio Meade. Puedes hacer clic en los títulos de este índice para dirigirte directamente hacia la entrevista deseada.

 

Entrevista otorgada por José Antonio Meade al programa Las Noticias con Javier Alatorre y Ana María Lomelí

Pregunta: Candidato, faltan 40 días para acudir a las urnas, 40 días para decidir quién será el presidente de la República. ¿Cómo te sientes a 40 días de la elección?

José Antonio Meade: Mira, me siento contento, ayer fue un hito importante, un debate siempre lo es, pero yo creo que el día de ayer nos permitió acreditar conocimiento, nos permitió acreditar temple y nos permitió que esta elección ya empiece a delinearse como una elección en donde lo que está en juego es la certidumbre, en donde lo que está en juego es el riesgo.

Y yo creo que fue un debate que nos permitió poner en perspectiva cuáles son las alternativas y, además, ya mandar una señal de que aquí no vamos a escoger candidato, sino presidente, y que lo que queremos del presidente es que dé confianza y que garantice un mejor futuro.

Y yo creo que, de aquí a que termine la elección, vamos a dejar que no haya absolutamente ninguna duda de que el mejor voy a ser yo.

Pregunta: Usted, bueno, te estoy hablando “de usted”.

José Antonio Meade: No, hombre, no, por favor.

Pregunta: Aunque agradezco, además, que en varias ocasiones hemos hablado “de tú”.

Candidato, hablabas en un punto, en la exposición de ideas, el tema un tanto ambicioso, México ante el mundo, creo que el título quedó mucho más grande que las propuestas.

Pero, siempre es útil para tomar una decisión un debate, contrastar las ideas. Y en algún punto señalabas: “No somos iguales, los cuatro que estamos aquí no somos iguales”.

José Antonio Meade: Y mira, no lo somos en dos dimensiones, no lo somos por trayectoria, no lo somos por prestigio y no lo somos por ideas. Y esta elección nos debe de llevar a contrastarnos a todos, y cuando hacemos ese contraste se ve, yo creo, con absoluta claridad que el que tiene una hoja de vida limpia, que el que tiene la preparación, que el que ha dado los resultados, que el que da la confianza y la garantía de un mejor futuro, soy yo.

Y era importante que se aclarara con ese nivel de contundencia en el debate y frente al público. En esta elección, sí, las opciones son claras, son bien diferentes y para el país tienen muy diferentes implicaciones.

Pregunta: Cuando hablas que tienes una trayectoria limpia, ¿te refieres a la honestidad? Esta referencia de un trabajo a partir de la honestidad.

José Antonio Meade: Para ser claro y puntual. En mi caso sí se sabe de qué vivo, en mi caso no soy un empresario de la política, no tengo naves industriales, no manejo un partido político de la mano de mis hijos, no pido moches a diputados y senadores, no tengo un doctor mexico-americano que me visite cada 15 días.

Y yo creo que todos esos son elementos que pintan a los candidatos como somos, y van a ser elementos relevantes de información para tomar la definición de por quién votar.

Pregunta: Dentro de unos minutos en este programa estaremos también revisando algunas encuestas, algunos ejercicios estadísticos diversos. ¿Te preocupan las encuestas? ¿Las toman en cuenta en tu equipo?

José Antonio Meade: No, no me preocupan y te voy a decir por qué. Si revisamos los últimos tres años, sin ir más lejos, las encuestas no vieron venir a Trump, las encuestas no vieron venir la salida del Reino Unido de la Unión Europea, las encuestas no vieron los resultados en México del 2016, las encuestas se equivocaron por 40 puntos en Costa Rica.

Las elecciones tienen tres momentos y hay 173 países que las tienen, ninguno resuelto por encuesta. Y esos tres momentos son: éste, muy publico, de mucho debate, de mucho debate público.

Un segundo momento en donde, por ley, guardamos silencio y reflexionamos.

Y un tercer momento en donde, por ley, estamos solos y, protegida nuestra decisión por secrecía, incluso, ahí es donde escogemos. Y esa decisión, que tomamos en lo individual, de a quién le confiamos el futuro y la felicidad de nuestra familia, y en qué dirección apostamos, es una definición tan particular, de tanta responsabilidad y tan en conciencia porque no se comparte y que se captura cada vez menos en las encuestas.

Pregunta: ¿Estarías esperando, José Antonio, más adhesiones? Y te pregunto directamente, ¿han entrado en contacto con Margarita? ¿Te serviría que Margarita Zavala se sumara a tu equipo?

José Antonio Meade: Mira, a mí me serviría sumar a las más gentes posibles.

Yo le tengo gran respeto a Margarita, y le tengo gran respeto al expresidente Calderón, le tengo gran respeto a mucha de la gente que ha trabajado con ella y que veía en ella la mejor alternativa.

Que, además, me permite hacer una última reflexión, es una pena que no estuviera ayer, es una pena que un país paritario, no tuviéramos una mujer en la paleta.

Yo creo que sí vale la pena reflexionar en que para un México mucho más próspero, no debiéramos nunca más de tener una contienda presidencial en donde todos los candidatos sean hombres; México tiene que cambiar también ese sentido. Y Margarita va a ser recordada como quien, por primera vez, abrió la puerta desde el canal independiente para una candidatura competitiva.

Naturalmente, siempre en disposición de platicar y muy agradecido. Por cierto, ayer Ernesto Cordero, que fue mi jefe y es mi amigo, públicamente externó su simpatía hacia a mi persona, cosa que yo agradezco y agradezco mucho.

Pregunta: Algunos analistas políticos, tú sabes que todos los días hay columnas y columnas alrededor de la contienda, conforme se acerca la fecha, se va intensificando más el tema, y se plantea la posibilidad de que la ruta final sea entre dos. ¿Tú lo piensas así?

José Antonio Meade: No hay manera, Javier. Yo creo que ese es un mal análisis, que descansa un poco en un desconociendo ya de la ruta que ha tomado esta elección.

Nosotros hemos hecho los cambios que teníamos que hacer, nos estamos consolidando, claramente vamos en una ruta ascendente, y no nos vamos a bajar sino hasta el primero de julio en donde alcancemos el triunfo, porque estamos absolutamente convencidos de que somos la mejor alternativa para el país.

Pregunta: Ahora, entre el voto de los indecisos, y retomando esta propuesta de que la competencia final fuese entre dos, ¿no buscarías el voto de los indecisos para que tuvieras uno de esos dos boletos?

José Antonio Meade: Sin duda, pero te voy a decir: todos somos indecisos. Al final del día, no vamos a resolver sino hasta que votemos, y eso quiere decir que hasta el último minuto de esta campaña, hay espacio para generar convicción.

Decía un político viejo, y decía bien, que: “En política todos los días se tiran las cartas” Y yo te diría que en una elección se tiran las cartas varias veces al día; vemos noticias, vemos novedades, vemos eventos y cualquiera de ellos puede hacer cambiar el giro de una elección.

Bueno, ayer vimos el debate, y el debate nos aportó elementos interesantes de quienes saben el lugar de México en el mundo, y quienes casi, por lo que vimos, no serían capaces de ubicarlo en el mapamundi; vimos quienes no son capaces de descalificar más que con adjetivos y vimos quienes necesitan leer detrás de una cartulina para hacer su punto. Yo creo que eso quedó claro.

Yo fui canciller y vi cientos de líderes en el mundo, a ninguno que tuviera que esconderse atrás de una cartulina para leer lo que estaba ahí escrito y poder hacer su punto.

Me parece que este debate y esta elección, al final va a ser sobre confianza, a quién le vamos a encargar el futuro y felicidad de nuestra familia. Y yo creo que no va a haber ninguna duda que ese candidato que da confianza y el que garantiza un mejor futuro soy yo.

Pregunta: Es a la hora de la elección o conforme se acerca la fecha de las urnas, hay quienes, no sólo los indecisos, hay quienes también pueden cambiar la decisión.

José Antonio Meade: Sin duda, lo vimos este fin de semana; como Cordero.

Pregunta: Así es. ¿Cómo harías, José Antonio Meade, para quien, por ejemplo, quienes hoy dicen: “Mi voto va a ser por Andrés Manuel”, y lo mantienen como puntero en las encuestas, o quienes dicen: “Mi voto es definitivamente por Anaya?

¿Cómo harías para que confiaran en ti? ¿Cómo harías para que alguien que hoy está pensando en votar por Andrés Manuel decida votar por ti?

José Antonio Meade: Mira, yo creo que, al final del día, cuando resolvemos en la urna, estamos poniendo la posibilidad de que un conjunto de propuestas sean las que normen el futuro del país.

Y ayer el debate nos permitió hacer una analogía interesante. Hace treinta años, en los 80’s, nos quedamos sin azúcar, nos quedamos sin pasta de dientes, nos quedamos sin leche en polvo, era un México en donde el gobierno decidía qué podías hacer y qué no, en dónde podías invertir y en dónde no; las autopistas terminaban en Cuernavaca y en Querétaro.

Hoy vivimos en un país en donde puedes irte desde Tijuana hasta Mérida en una autopista de cuatro carriles, en donde el comercio y la inversión nos han abierto muchas oportunidades, claramente esas oportunidades hoy tienen que traducirse en que cerremos la distancia entre el norte y el sur, entre el hombre y la mujer, entre el que tiene en México y el que vive en pobreza, y tenemos que lograr hacer un mucho mejor trabajo ahí.

Y hay mucho que cambiar, pero también hay mucho que se ha consolidado.

Y el planteamiento de Andrés Manuel es regresar a ese 88 en donde comerciábamos fayuca, en donde nos cerrábamos al mundo, en donde no teníamos capacidad de movilizar inversión para hacer la infraestructura que era necesaria, en donde el gobierno decía cómo, a qué hora y con quién; ese México ya está superado.

Y yo estoy seguro que una vez que declara que la alternativa es entre futuro y pasado, entre riesgo y certidumbre, el futuro le va a ganar al pasado y la certidumbre le va a ganar al riesgo.

Pregunta: José Antonio Meade, Anita Lomelí te quiere preguntar algo.

Pregunta: Gracias, Javier.

José Antonio, ayer en el transcurso del debate hiciste alusión a Nestora Salgado, una mujer que fue acusada de secuestro, pero también puesta en libertad.

José Antonio Meade: Así lo dije yo ayer.

Pregunta: Exacto. Hoy ella dice que la difamación es un delito, bueno, lo dijo ayer después de tus declaraciones y dice que te reta publicamente a que pruebes tus afirmaciones. ¿Qué hay en relación a esto?

José Antonio Meade: No, yo creo que lo que yo dije ayer es factualmente cierto todo y coincide con lo que tú me acabas de decir ahorita. Es una mujer que fue acusada de secuestro, por violaciones en el proceso quedó libre.

Y a mí me parece que una primera lección es que tenemos que tener mayor capacidad de investigación para que no sean violaciones en el procedimiento lo que determine el fondo del asunto.

Lo que también es cierto es que estuvo implicada en casos de secuestro y quienes la imputaban existen y los conocemos. Y mi comentario ayer no era respecto de Nestora, era respecto de quien la había incluido en la lista para el Senado, porque lo que sí podemos ver con toda claridad, es que es una gente que estuvo imputada de eso.

Yo empecé diciendo ayer que la historia que iba a contar se refería a una gente que había quedado en libertad por deficiencias en el procedimiento y en la integración del expediente, todo lo cual es cierto.

Pregunta: Finalmente, José Antonio, ¿te preocupa a últimas fechas este proceso? O, de hecho, desde que arrancó el proceso electoral, se han registrado incidentes de violencia con personas, no sólo la ejecución de algunos candidatos en algunos municipios, sino también agresiones hacia diferentes personas involucradas, de alguna o de otra manera con el proceso. ¿Te preocupa esta situación de violencia en el proceso electoral?

José Antonio Meade: Sí, sí me preocupa. Y yo creo que vale la pena que ahí seamos muy cuidadosos y muy vocales.

La política y la violencia no tienen que mezclarse nunca, y hemos visto violencia selectiva, violencia en contra de candidatos, un número muy importante de candidatas y de candidatos que han sido ultimados en esta contienda.

Y yo creo que tenemos que ser especialmente claros como candidatos, nosotros, como quienes encabezamos las diferentes fórmulas, por cuidar que ni la violencia verbal ni la violencia en redes, ni la violencia física, tengan lugar en nuestra contienda. Y debiéramos de denunciar a cualquier candidato que sintamos la está fomentando.

Pregunta: Bueno. Te agradecemos, sabemos que estos 40 días van a ser de una intensidad enorme. Y bueno, no quiero concluir esta conversación con José Antonio Meade.

Gracias por abrirnos la puerta de tu casa. Muy pronto le vamos a presentar a nuestros amigos parte de la intimidad de Juana, de José Antonio, su forma de vida y, desde luego, compartirlo también con nuestros amigos radioescuchas.

José Antonio Meade: No, hombre, te lo agradezco mucho. Javier, Anita, siempre un placer y siempre tendrán un lugar especial en la casa y en el corazón.

Y te voy a decir una última razón por la que vamos a ganar: porque estamos en espacios como éste hoy. Los candidatos que sienten que no deben de comunicarse, que no pueden aprovechar estos espacios para tener un diálogo para que sus audiencias estén informadas, pierden una enorme oportunidad.

Yo nunca perderé la oportunidad de platicar con tu audiencia y eso estoy seguro, en los siguientes 40 días, va a ser algo que los electores aquilaten, ponderen y que los lleve a tenerme confianza.

Pregunta: A propósito de ese, ya para concluir. Nos escuchan, y yo le agradezco mucho a nuestros amigos, sobre todo en la frontera, en todo el país, en todo el país, pero hemos logrado tener un vínculo importante en las fronteras, en la frontera norte, en la frontera sur; en nuestros amigos hoy en Reynosa, en Mexicali, en Ciudad Juárez, en fin, en todos los puntos fronterizos del país.

¿Te quedaste con algo? ¿Faltó algo ayer para decir a los mexicanos en la frontera norte?

José Antonio Meade: Mira, algo que aprendí de mi papá. Mi papá decía que en la frontera la mexicanidad se define y se defiende todos los días, y que el futuro del país se daría, no en la medida en que acercáramos la frontera al centro, sino en la medida en que acercáramos el centro a una frontera emprendedora, valiente, orgullosa de ser mexicano, que construye oportunidades y que se reafirma todos los días.

Yo estoy muy contento de que este segundo debate haya sido en una ciudad fronteriza, vibrante y que nos haya permitido capturar la complejidad de los retos, pero también el enorme potencial de ciudades fronterizas que se empeñan, que se esfuerzan, que triunfan y que salen adelante.

Y con ellas es con quienes hay que hacer equipo para que ese emprendedurismo, ese espíritu vital de competir y de reafirmar los valores que tiene México, crezcan y se fortalezcan.

Pregunta: José Antonio Meade, candidato de la Coalición todos por México. Gracias.

José Antonio Meade: Gracias, Anita y gracias, Javier. Un abrazo a ambos.

Pregunta: Gracias. Hasta luego.

 

 

Entrevista otorgada por José Antonio Meade a Enfoque Noticias, con Josefina Claudia Herrera

Pregunta: Hacemos contacto con el Doctor José Antonio Meade Kuribreña, ¿qué tal, Doctor? ¿Cómo le va? Muy buenas tardes.

José Antonio Meade: Bien, Josefina. Me da muchísimo gusto saludarte, muy buenas tardes.

Pregunta: Muchísimas gracias por estar aquí en Enfoque Noticias.

Cuéntenos cómo se sintió a diferencia del anterior debate en este segundo debate allá en Tijuana y bueno al sentir también la presencia del público en general que estaba ahí tomando presencia.

José Antonio Meade: Mira, yo creo que fue una gran innovación que hubiera presencia ciudadana.

Yo creo que para futuros debates debería de haber más, yo creo que debíamos de darle la mayor posibilidad casi de que hubieran preguntado, repreguntado, que participaran mucho más activamente, pero yo creo que este primer paso es un paso fresco y en la dirección correcta, y yo creo que me fue muy bien.

Me quedo muy contento de mi desempeño en el debate, me quedo muy contento porque eran temas muy relevantes y yo creo que pude mandar la señal de que son temas que conozco, que manejo, en donde las propuestas son sensatas, ya sea en diferencia para ayudar en el reto de seguridad para acompañar a los migrantes, para darle al país alternativas por la vía del comercio y la inversión, fueron muy positivas.

Me quedo contento del resultado y confiado de que va a ser un elemento más de los que me lleva a ganar en julio.

Pregunta: De esta manera pues algunas personas nos comentaron a través de redes sociales, también en el paso de este día que hubieron demasiadas agresiones, algunas ofensas, pero cuéntenos, ¿sintió que tuvo el tiempo suficiente para poder explicar? Porque en efecto, eran sus temas y lo veíamos como muy lleno de muchas cosas para comentar, pero como muy limitado en el tiempo.

José Antonio Meade: Yo creo que la verdad es que sí ameritaría por la importancia del tema, pues más flexibilidad, más tiempo, más reflexión, me parece que son temas bien importantes.

Tenemos la oportunidad en el post debate de ampliar sobre la visión y sobre los temas, además de haber abierto con cargo al debate, la posibilidad de que esos temas aparezcan en la palestra y sigamos teniendo la oportunidad de abundar.

Sí me parece que un control tan estricto en los tiempos, no va en beneficio de tener los mayores elementos de información.

Yo creo que hubiéramos podido aprovechado para un debate un poquito más largo, unos segundos más, hubiera permitido, yo creo, un mejor balance o incluso si esos segundos se los hubiéramos dado a los ciudadanos para también ellos pudieran opinar, respecto a lo que escucharon y si efectivamente sus respuestas fueron atendidas o no.

Pregunta: ¿A sus contrincantes cómo los sintió?

José Antonio Meade: Mira, yo creo que cada uno tuvo diferentes momentos, yo creo que ya los temas eran mucho más específicos, por ejemplo Andrés Manuel.

Si haces el ejercicio, Josefina, yo creo que sería interesante, de poner en pantalla qué contestó en una columna y luego en otra columna, al azar, cuáles fueron las preguntas, pues le costaría trabajo a la gente saber qué respuesta venía con qué pregunta, porque la verdad es que le daba exactamente igual.

Yo creo que Ricardo, como en otras ocasiones, un buen despliegue de memoria pero poca profundidad, y yo creo que el Bronco, en este caso, más errático que en el primero.

Pero me parece que, en este debate y ya cerca la elección, pues lo que me queda claro es que no vamos a escoger a un candidato, vamos a escoger a un presidente, y necesitamos un presidente que dé confianza y que nos garantice un mejor futuro.

Y yo creo que el debate de ayer y quedará claro en lo que queda de la campaña, no va a quedar ninguna duda, el presidente que da confianza y garantiza un mejor futuro, el mejor, soy yo.

Pregunta: Y cuéntanos, Doctor, ¿haría algunas recomendaciones quizá al INE para mejorar estos debates?

José Antonio Meade: Tenemos la oportunidad de un tercero, y yo creo que ya con la experiencia de dos, ojalá el tercero se siga moviendo en la dirección de más participación y de más flexibilidad.

Pregunta: Hoy las redes sociales juegan un papel importante, de hecho en este resumen de noticias de Enfoque pues dábamos a conocer todo lo que a través de redes sociales se había compartido de Facebook, de Youtube, de Twitter, ¿considera que hay que darle o se le dará mucho más peso en el futuro?

José Antonio Meade: Mira, de hecho, yo creo que crecientemente estamos viendo a las redes jugar un papel más importante.

Lo vemos campaña tras campaña en México y fuera de México, como la presencia y el manejo a través de redes y la combinación entre redes, espacios públicos, redes y debates, redes y eventos, es algo que cada vez se tiene que manejar mejor para ir moviéndonos en sintonía de como hoy se consume información., en donde la recibimos de medios, la recibimos de redes, la recibimos en eventos.

Y si podemos combinar los tres elementos para que la comunicación esté mejor coordinada, pues eso implica una mezcla mucho más potente.

Pregunta: ¿Haría falta más debates?

José Antonio Meade: Yo creo que sí.

Con formatos distintos de diferentes temas, para que pudiéramos con mucha amplitud, abundar.

La decisión que tomemos nos va a durar seis años, yo creo que el más tiempo que le dediquemos a contrastar y entender, cualquiera de nosotros que se entrevista para un empleo o que está entrevistando para un empleo, pues acá es un empleo trascendente, es un empleo que está y que pone o va a poner en manos de quien resulte electo el futuro y la felicidad de nuestra familia.

Si nos equivocamos y optamos por regresar al pasado, podemos mandar a nuestras familias 30 años atrás y hacerles con eso un gran daño.

Por eso, mientras más espacios tengamos de reflexión y de contraste, mejor.

Pregunta: En caso de que el voto, digo, le deseamos el éxito, pero, en caso de que el voto no le favorezca, ¿usted trabajaría con cualquiera de los otros candidatos?

José Antonio Meade: Mira, nosotros estamos trabajando bajo la hipótesis y con la certeza de que vamos a ganar.

Pregunta: Oiga, y aprovechando que está aquí con nosotros en la línea telefónica, queremos también saber su opinión sobre lo que está sucediendo en Venezuela.

Consideramos que había que tratar otros temas que pudieran ser importantes dentro del debate, pero no hubo el tiempo suficiente para hablar de otras cosas.

Cuéntanos, ha sido llamado por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a nuestra embajadora en Venezuela, y bueno las cosas no están bien, ¿qué opinión le merece lo que sucede?

José Antonio Meade: Mira, yo creo que Venezuela hubiera sido importante que ocuparan un mayor espacio en el debate, porque Venezuela es una lección y es un tema muy importante por tres razones.

Primero, Venezuela hoy pasa hambre, y pasa hambre porque escogió un rumbo que lo llevó a poner en riesgo su prosperidad, sus empleos, su riqueza, su patrimonio y hoy lo ha llevado a ser un país que teniendo enorme potencial, de hecho, Venezuela tiene unas reservas petroleras más grandes del mundo y una producción petrolera que era más amplia incluso que la mexicana.

Y hoy, es un país en cuyas fronteras vemos gente que quiere salir por razones de hambre. Era interesante esa reflexión por sí mismo.

Y luego, es un país que está sistemáticamente violando los derechos humanos empezando por el de la posibilidad de tener elecciones libres y abiertas.

La elección de ayer es una elección en donde cualquiera de los observadores dan fe de que se dio al amparo desde una Constitución viciada, ya, resultado además de enormes espacios de manipulación y de opacidad.

Yo creo que Venezuela sí daba de qué hablar y no es el camino que a México le gustaría recorrer.

Pregunta: Sin embargo también se va a emitir una alerta al sector financiero y bancario mexicanos, y bueno, también se reducirá al mínimo las actividades culturales y de cooperación bilateral, incluida la militar, esto realmente cambia las cosas en torno a Venezuela dentro del continente.

José Antonio Meade: Ya el contacto era un contacto cada vez más agotado.

Nosotros cuando estuvimos en Relaciones Exteriores nos tocó trabajar mucho con los mexicanos allá, mexicanos que tenían inversiones allá, porque cada vez, con cargo a las decisiones que habían venido tomando, pues fue un país que se empezó a quedar sin recursos, sin la posibilidad de honrar sus compromisos, en donde se expropiaban las empresas, en donde se expropiaban las empresas, en donde el gobierno juagaba un papel cada vez más determinante en cómo gestionarla, y en donde muchas empresas mexicanas empezaban a batallar para que se ahorraran los compromisos que se habían incurrido.

Y eso quiere decir que, ya al día de hoy nuestro contacto con Venezuela debe ser bastante escaso, lo que es una pena, porque es un país, una comunidad, un pueblo al que queremos entrañablemente del que sentimos una cercanía con su gente, enorme y que vemos que con cargo a malas decisiones de un gobierno que escogió regresar al pasado, de un gobierno que escogió retroceder 30 años o más en sus políticas públicas, hoy está pasando hambre, dificultad, inseguridad, violencia y además, falta de democracia.

Pregunta: Eso es, pues lamentable. Muchísimas gracias, Doctor, por estar aquí en Enfoque Noticias, le deseamos éxito y esperamos seguir contando con usted.

José Antonio Meade: Gracias, Josefina, muchas gracias.

Pregunta: Hasta pronto.

 

 

Entrevista otorgada por José Antonio Meade a Noticias MVS con Carlos Zúñiga y Manuel López San Martín

Pregunta: José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México.

Candidato, José Antonio ¿cómo estás?

Muy buenas tardes.

José Antonio Meade: Bien, me da mucho gusto saludarte.

Pregunta: Igualmente, muchas gracias.

Tú mejor momento ayer ¿cuál fue el mejor momento de José Antonio Meade en el debate?

José Antonio Meade: Mira, yo creo que el debate es una hora y media, tuvo buenos momentos en diferentes espacios, tuvo momentos más planeados, menos planeados, más espontáneos. Me parece que fue un debate bastante consistente.

Yo creo que fue un debate en donde, de principio a fin, hubo una buena gestión, una gestión sobre, una gestión profunda. Eran temas interesantes, eran temas que yo creo que son muy importantes, sin duda el que hubiera ahí una participación ciudadana es una meta que yo creo habría de explotar más.

A mi juicio, debíamos de haberle dado oportunidad a los ciudadanos de que nos replicaran para que nos pudieran decir si les contestamos o no, y si lo que les contestamos les hizo sentido o no.

Pregunta: ¿Qué es lo que más te gustó de ti, ayer?

Porque hemos platicado en otras ocasiones y los candidatos, vaya, yo creo en el ADN, declararse ganadores después del debate.

¿Te sentiste cómodo?

José Antonio Meade: Me sentí cómodo.

Pregunta: Te vimos moviéndote, pero ¿qué es lo que más te gustó de ti ayer?

José Antonio Meade: Mira, la verdad es que un debate presidencial es algo para que lo que al mismo tiempo te preparas toda tu vida, pero tampoco estás nunca preparado.

Es una experiencia muy diferente, de una gran presión, en donde ayer fue día de pentecostés, y uno sí pedía al Espíritu Santo que lo iluminara para ser elocuente.

Tienes un minuto, réplicas de 30 segundos, y quieres resumir en ese breve espacio una experiencia, una emoción, una convicción de vida y eso es muy retante, esa es una presión yo creo que difícil de comparar con ninguna otra que yo hubiera sentido, pero ayer en el debate me sentí suelto, me sentí bien, siento que hice un trabajo de resumir esa experiencia y la importancia que le daba yo a los temas, en los breves espacios que el formato del debate nos permitía.

Pregunta: Una frase, una frase tuya, una idea tuya con la que te quedas o en el debate una frase que dices: “Ésta, ésta conectó”, “Con esta me voy a seguir”, “Ésta es una buena línea”. “Ésta es una buena oportunidad de cara a lo que viene”.

José Antonio Meade: Mira, te voy decir, en un tema que yo creo que es un tema controvertido, pero que a mí me pareció que era muy elocuente y muy articulado, de muchas cosas que están mal en México, en términos de su procuración de justicia, había estás 42 personas, público ciudadano, y podía uno ver si estaba uno conectando o no, si estaban siguiendo el debate, si lo estaba siguiendo con interés, si les estaban llamando la atención las historias que estábamos contando.

A mí me parecía que la historia controvertida de una gente que empieza como policía comunitaria, que luego es imputada en temas de secuestro, que tiene acceso de armas, pues es una historia que nos dice mucho de la forma en cómo se administra la justicia en México, y nos dice también mucho del hecho de que hoy sea candidata a senadora plurinominal.

Esa historia, ese momento, yo creo por sorpresivo, por la carga emotiva de los temas que implicaba, armar, secuestro, policía comunitaria, fue un tema que yo sí creo que despertó intereses, y seguramente despertará reflexión hacia adelante.

Pregunta: Y movió, movió las redes.

Movió tanto que hubo reacción, la propia Nestora Salgado acusa a José Antonio Meade de difamación, dice que tú la estas difamando.

Ahí en redes hay quienes dicen: “Bueno, es que éste es un caso ya juzgado, ya cerrado, es un asunto donde se han pronunciado instituciones”.

José Antonio Meade: Yo así lo reporté, yo así empecé.

Yo empecé la historia diciendo que era un caso cerrado en donde se la había encontrado libre. Ahora, se le encontró libre por violaciones en el proceso y eso nos lleva a la reflexión de cómo estamos conduciendo nuestros procesos de investigación.

Por eso es una historia tan interesante.

Pregunta: Pero para ti es una secuestradora Nestora Salgado

José Antonio Meade: Está imputado como secuestradora, sin duda, y en el expediente consta el dicho de ciudadanos, muchos, que fueron objeto de ese secuestro.

O sea yo leo factualmente lo que está en el expediente, es un expediente que sí tiene una carga emotiva muy relevante. Y yo vuelvo a señalar, sí es una historia de un México en donde está involucrada la justicia, o la falta de justicia, las armas y sus estragos, en un estado además que tiene una gran carga de violencia, que es casi la única constante de violencia que hemos visto en México desde el 97.

Del 97 para acá si uno ve el mapa de la violencia, sube y baja, cambia de orientación, cambia de geografía, menos en Guerrero. Entonces es un tema, yo creo, que interesante de reflexionar. Fue a mi juicio un buen debate. Yo me siento contento con mi gestión.

Dices tú bien, más allá de sondeos, más allá de lo que declaremos, pues uno en lo íntimo sabe si hizo o no un buen debate, y yo en lo íntimo me siento muy contento.

Y me siento, sobre todo, muy contento porque me parece que en estos 40 días estamos en oportunidad de definir cuáles son las opciones que están y que van a estar frente a la boleta

Pregunta: ¿Y se puede mover algo? Porque estamos a un poquito más de 40 días de la elección, ¿se puede mover algo? ¿Algo puede cambiar después de ayer?

José Antonio Meade: Sin duda.

En España las elecciones duran 15 días, y en ninguna parte del mundo se resuelve por encuestas.

Y fíjate, lo que a mí me ha parecido interesante, uno se mete a revisar cómo funcionan las elecciones en el mundo, cómo funcionan en México, y a mí me llaman la atención tres cosas de la dinámica de la elección: primero, es este espacio muy público, todo el día hablamos, oímos spots, debates, en donde lo que queremos es que nuestras propuestas sean objeto de debate público, y públicamente debatimos y en ese contexto de esta gran efervescencia se hacen encuestas y demás.

Luego, por ley, tenemos que guardar silencio todos, los políticos y las encuestas, para abrir un espacio de reflexión en la intimidad, de reflexión en familia, en donde digamos: “Bueno, me pareció interesante que lo que oí, escuché, de este cuate es un buen punto, estamos pensando en mi familia y en su futuro”.

Y luego vamos a la urna, en donde por ley estamos solos, lo que ahí hagamos está protegido, además, por el manto de la secrecía.

Por eso se lleva uno sorpresas en las elecciones, por eso hay una disonancia entre la encuesta y el resultado, porque la encuesta se levanta en un contexto de efervescencia y la elección se determina en un espacio de intimidad

Pregunta: Tú le apuestas mucho, entonces, al lapso que va a ir entre la campaña y el domingo primero de julio.

José Antonio Meade: Yo le apuesto mucho a todo lo que va a pasar de aquí a entonces, porque de aquí a entonces vamos a tener ya la inminencia de la elección, y eso permite que la empecemos a ver con ojos muy diferentes.

Pregunta: ¿Entonces no estás trazando tu estrategia y lo que vendrá con base en la encuestas? Porque dices: “Las encuestas no votan, no deciden, no definen.”.

José Antonio Meade: No, lo estoy trazando en el ámbito de construir, con todo este espacio de publicidad, cuál es la definición que vamos a tomar.

Y yo mientras más me meto en el tema, más me queda claro que México va a tener una opción muy clara entre regresar al pasado y ayer, por eso así definía el debate, y fíjate cómo ese intercambio fue interesante.

Yo hablaba de 1988, muchos de quienes nos están escuchando muy probablemente no les resulte familiar ni ese año ni el México que entonces vivíamos. Ese año nos quedamos sin pasta de dientes, nos quedamos sin azúcar, nos quedamos sin leche en polvo.

Mi papá trabajaba en industria y comercio, uno podía cerrar la frontera. En industria de comercio se reflexionaba, tenía uno que pedir permiso para abrir una franquicia.

Mi papá nos contaba la anécdota de una franquicia conocida de las cuales había solamente una en México y llegó a discutirse si se abría una segunda, y la conclusión de ese grupo colegiado es que no, que con un restaurante de esa franquicia en México teníamos más que suficiente.

Ese era un México en donde el gobierno controlaba precios, en donde el gobierno controlaba inversiones, en donde las autopistas terminaban en Querétaro, Pachuca, Puebla y Cuernavaca.

Hoy tenemos un México en donde podemos ir de Tijuana, donde estoy yo, hasta Mérida en autopistas de cuatro carriles; en donde nos hemos abierto al mundo, en donde ese comercio y esa inversión para muchos ha significado prosperidad, para otros no. Y ese es nuestro principal pendiente.

Pregunta: Van cambiando los contextos, van cambiando las realidades, y hoy nuestra realidad implica que del otro lado de la frontera está Donald Trump.

Hay quienes te han señalado y te han criticado y dicen: “Es que ayer le pusieron el pase a gol a José Antonio Meade, le preguntaron de Donald Trump, de Enrique Peña Nieto, si había sido o no una decisión correcta invitarlo a Los Pinos en plena campaña. Y José Antonio Meade no se posicionó, no dijo que no, no pintó su raya con el presidente Peña Nieto”.

José Antonio Meade: Si, déjame hacerte una reflexión, por dos razones: primero, el presidente Peña no está en la boleta, el que está en la boleta soy yo con mi historia de vida, con mi trayectoria, mi honorabilidad, mi prestigio, mi visión, etc.

Pregunta: Pero no te desmarcas del presidente Peña Nieto.

José Antonio Meade: Es que el presidente no está, yo me desmarco de Andrés y de Ricardo que son con los que estoy contendiendo.

Pero déjame decirte, porque en política exterior sí podemos evaluar y sí podemos revisar, ya a un año y medio, cuál fue el impacto de esa visita. Una visita controvertida, una visita mal instrumentada, una visita que ha reconocido el autor, el propio Videgaray ha reconocido que estuvo mal instrumentada la visita.

¿Pero cuál era el entorno que teníamos antes de la elección? Tú te has de acordar.

Decía Agustín Carstens que enfrentábamos un huracán categoría cinco.

¿Te acuerdas? Lo refirió Andrés Manuel, incluso, en algunas de sus entrevistas.

¿Cuáles eran los elementos de ese huracán categoría cinco? Nosotros pensábamos, o había el riesgo, se decía, Trump lo decía en su campaña, que le iba a poner tarifas a las importaciones mexicanas, que iba a poner un impuesto transfronterizo, que iba a confiscar las remesas para pagar con ellas el muro, que se iba a salir del Tratado de Libre Comercio.

Todo eso estaba un poco en la palestra y en el escenario. Eso decía de México, ¿qué decía del mundo?

Del mundo decía que se iba a salir del Convenio Nuclear de Irán, que se iba a salir del Acuerdo del Cambio Climático de París.

Pregunta: Del TPP.

José Antonio Meade: Que se iba a salir del TPP, que se iba a salir del Acuerdo Migratorio de la ONU.

Hoy, a año y medio de distancia ¿dónde está el mundo y dónde estamos nosotros?

Se salió del Acuerdo de Cambio Climático de París, desconoció el Acuerdo Nuclear con Irán, se salió del Acuerdo Migratorio de la ONU, se salió del TPP.

Y en México, con enormes dificultades, con un gran reto, con un gran trabajo de presencia cercano a los migrantes, que la están pasando muy mal y por eso qué bueno que se tocó el tema ayer. Pero estamos negociando el Tratado, las remesas están a salvo, no hay impuesto transfronterizo, los aranceles que se pusieron expresamente excluyeron a México y a Canadá de la medida.

Esto quiere decir que a tono pasado…

Pregunta: Fue una buena, digamos, fue una primera reunión, que generó un acercamiento que no fue dañino, que no ha sido dañino hasta ahora para la relación con México.

José Antonio Meade: Pero lo que me parece interesante es que no es un tema de opinión.

Ahí están los datos, y los datos hoy lo que ponen en perspectiva, cuando contrastamos la realidad del mundo frente al presidente Trump y la realidad de México frente al presidente Trump, y déjame empezar, yo arranqué el debate diciendo y denunciando a un presidente Trump que nos había vuelto a insultar, y que cada vez que nos insulta pone en peligro la vida y la dignidad de nuestros migrantes.

Y empecé diciendo también que nosotros no vamos a permitir nunca, en ningún acuerdo, en ningún tipo, en ningún tema, que no parta de la base del respecto, y que no vamos a permitir que ni Trump ni nadie nos falte al respeto jamás.

Ese es mi compromiso, así abrí el debate, así de importante me parecía el tema.

Ahora, en el balance, sí me parece que la política exterior no es rollo, la política exterior se puede medir por sus resultados.

Decía Ricardo ayer, y lo citó tres veces, porque ya ves que le gusta aprenderse las cosas de memoria, decía que en política hay un error y lo demás son consecuencias. Bueno, aquí lo que uno puede uno hacer es casi voltear ese argumento de cabeza y decir una “decisión controvertida”, pero sí podemos evaluar cuáles fueron las consecuencias, y podemos contrastarlas con cuáles fueron los resultados de su administración en otras partes del mundo.

Y, por lo menos, el análisis amerita una segunda reflexión. Ya en el análisis, a año y medio de distancia, se ven algunos dividendos de ese espacio tan controvertido.

Pregunta: Bueno, pues veremos en qué deriva esta renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que camina, avanza, pero todavía no se termina de decidir.

José Antonio Meade: Pero, al mismo tiempo, lo que sí vemos es que no se han tocado las remesas, vemos que no hay impuesto trasfronterizo, vemos que no nos han puesto aranceles.

Entonces, como quiera sí pareciera que, en el entorno más retante que hemos tenido, yo creo que nunca habíamos enfrentado en México una presidencia tan hostil para los migrantes, tan hostil para la relación y tan insultante para la relación, como la que hoy tenemos.

Eso nos pone y nos implica un enorme reto, pero esa es la diferencia entre estar preparado para hacer gobierno y no estar preparado para hacer gobierno.

Pregunta: A propósito de eso, a ver, ya no te pregunto quién ganó porque me vas a decir: “Pues gané yo”, pero, ¿quién perdió a tus ojos? ¿Alguien sale mal parado después del debate de ayer?

José Antonio Meade: Yo creo que quedó a deber la discusión del tema, o sea yo creo que debió de habérsenos presionado más.

Porque, por ejemplo, hablamos de inmigración y de todo lo difícil que ha sido la relación con el presidente Trump, y veíamos a Andrés Manuel decir: “No, hombre, yo contra cada tuit voy a poner otro tuit”.

A ver, ni modo que esa sea una respuesta satisfactoria para nuestros migrantes, para un migrante que hoy vive con la zozobra de que después de 20 años de vivir en Estados Unidos, un día se le pueden aparecer y desvincularlo de su familia para deportarlo a México, casado con ciudadano americano, con hijos americanos, 20 años de una vida lejos del país y que hoy tiene esa zozobra.

Y ver a un candidato que dice: “No, hombre, yo de tuit a tuit, ahí me la llevo”.

Otro, que dice: “No, no, no, yo le voy a exigir que pida disculpas”. Qué falta de seriedad y de profundidad es esa, en un análisis en donde lo que está de por medio es el destino de nuestros migrantes.

Yo creo que lo que perdimos es la oportunidad de haber hecho un análisis mucho más profundo.

Y, bueno, si tú haces el siguiente ejercicio que, a mí me parece muy interesante, pon las respuestas que dio Andrés Manuel en un tuit, y pregúntale a tus seguidores cuál fue la pregunta, e invita a comer al seguidor que te pueda decir cuál fue la pregunta que ameritó esa respuesta, porque la respuesta fue la misma en todas, absolutamente desvinculada de la pregunta.

Eso es lo que yo creo que fue perdedor en el debate, que hubo quienes no fueron respetuosos de su importancia, de los ciudadanos y de los temas que se estaban discutiendo.

Pues 41 días, 42 días nos separan del domingo primero de julio. José Antonio Meade, vamos platicando en el camino, de aquí hasta llegar a ese día importante.

José Antonio Meade: Seguro que sí.

Aquí, al calor, a cuenta y abrirme un espacio como éste para mí es muy valioso.

Y te voy a decir, cuando hagamos el análisis de por qué gané, una de las razones va a ser porque nosotros sí estuvimos en el ánimo y agradecidos por la oportunidad de dialogar con tu audiencia, y hay quien piensa que están por arriba de todo eso. La soberbia nuca es buena consejera.

Pregunta: Ahí está, gracias. Muchas gracias, José Antonio.

José Antonio Meade: Abrazo y saludos.

 

Entrevista otorgada por José Antonio Meade a Joaquín López Dóriga

Pregunta: Bueno, pues ahora le aprecio mucho a José Antonio Meade, candidato a la presidencia de México por esta alianza que se llama Todos por México, integrada por el PRI, por el Verde y por el PANAL.

José Antonio, ¿cómo estás? Buenas tardes.

José Antonio Meade: Bien, Joaquín, muchas gracias. Me da mucho gusto saludarte.

Pregunta: A ver, ¿cómo te sentiste ayer?

José Antonio Meade: Mira, me sentí muy contento. La verdad es que yo creo que fue un buen debate, con un formato que permitió más libertad, con un formato que, por primera vez, nos permitió escuchar las voces ciudadanas.

Yo creo que un formato que tiene que seguir evolucionando porque sigue teniendo muchas rigideces, pero yo creo que salió bien, Joaquín, yo me quedo muy contento. Eran temas importantes y yo creo que la gestión fue bastante buena.

Pregunta: ¿Qué crees que debiste haber hecho que luego te diste cuenta que no hiciste?

José Antonio Meade: Mira, yo creo que en este debate, la verdad, en términos generales, manejamos bien los tiempos, los temas, yo creo que manejamos bien y posicionamos lo que queríamos, sí, a mi juicio, tiene el reto siempre de un debate que uno planea y que evoluciona de manera distinta de forma natural, porque no sabe uno cuáles van a ser las preguntas, cuáles los temas y dónde se van a ir poniendo acentos.

Pero a mí me parece que mandamos bien las señales, en términos de cómo vemos y cómo visualizamos a México, cómo sentimos y cuál es la elección que van a tener que tomar las familias en esta elección.

Y yo creo que hubo algunos espacios que nos permitieron hacer muy bien el contraste. Mira, platicamos de 88, y en 88, mucha gente que nos está escuchando seguro no se va a acordar, pero podría preguntar, nos quedamos sin pasta de dientes, nos quedamos sin jabón, nos quedamos sin leche en polvo.

En 1988 se discutía en México si podías o no abrir una segunda franquicia de un restaurante, y se decidió que no. Ése era un México cerrado en donde el gobierno decidía qué hacer, qué vender, en qué actividad, en donde las autopistas terminaban en Querétaro y en Pachuca.

Hoy tenemos un México muy distinto que no les ha dado oportunidades a todos en donde tenemos muchas brechas que cerrar.

Pero la elección implica entre regresar a ese pasado, que hoy está viendo u hoy estamos viendo, lo que hacen países como Venezuela o apostarle al futuro, apostarle a evitar el riesgo y más bien a la certidumbre.

Yo me quedo contento de que eso se manejó con claridad y que nos permite, en esa narrativa, posicionarnos como el candidato de la certidumbre.

Pregunta: A ver, José Antonio Meade, yo creí que ibas a responder fuerte y duro cuando Andrés Manuel propone la Alianza para el Progreso, la ALPRO de Kennedy en el año 61.

José Antonio Meade: No puede ser, una vergüenza. No, imagínate que pongamos ahora nuestra, ahorita, de la economía 14 del mundo, pues que nos pongamos en la relación con Estados Unidos como si fuéramos un país caribeño, ¿no?

Por eso, justamente, me parece que la visión que él tiene, pues es una visión entre setentera y ochentera, y cuando los países en el siglo XXI regresan con recetas que eran malas entonces, ahora son bastante peores.

Pregunta: Ahora, te digo una cosa, hay una corriente, no sé si llamarle por el populismo por el antisistema, ¿lo registras eso?

José Antonio Meade: Sí, sí lo registro. Pero mira, me parece que es bien difícil que esa sea la narrativa de esa elección.

Nadie hay en esta elección más sistémico que Andrés Manuel, ha sido presidente de tres partidos, lleva siendo empresario de la política toda su vida. Fíjate, Morena ha manejado en los últimos tres años más dinero que lo que maneja una de las 500 empresas más grandes de México, con una diferencia, no paga impuestos, tiene a sus hijos manejando ese negocio.

Además de ese negocio, cobra moches a sus diputados y a sus senadores, y ahora nos enteramos que tiene un servicio médico que ni Obama y que tampoco nos explica cómo paga.

Difícil que tú te caracterices como antisistémico si llevas viviendo del erario toda tu vida y te has convertido ya, en un gran empresario de la política.

Pregunta: Pero ese es el discurso que tiene, el antisistema, el antigobierno.

José Antonio Meade: Pero, cuando choca el discurso contra el dato concreto, acaba permeando el dato concreto. Y cuando vamos revisando nuestro día a día, pues esto que estamos diciendo hoy, la gente lo va a ver como evidente y cierto.

Es evidente y cierto, y es un dato, que en los últimos años ha manejado más de 3 mil millones de pesos; es evidente y es un dato, que tiene a sus hijos manejando el negocio familiar; es evidente que de ahí es de donde ha vivido los últimos años.

Sabemos, porque lo ha dicho, que les cobra este moche a sus diputados y a sus senadores, sabemos que no paga impuestos por ninguno de las 2.

Y el tema venía a cuento, porque uno de los espacios que nos recomiendan las autoridades financieras en materia de lavado de dinero, es que cerremos esos espacios de opacidad, porque se presta justamente a corrupción y a lavado.

Pregunta: Ahora, hoy quedan 40 días, estamos a 40 días de las elecciones, José Antonio Meade. ¿Te da tiempo?

José Antonio Meade: Sí. Mira, Joaquín, en España las elecciones duran 15 días, mientras más nos acercamos a tomar una decisión, más nos concentramos en los contrastes, en las ideas y en las propuestas.

Pero, te voy a decir, por qué voy a ganar Joaquín, entre otras muchas razones.

Pero, cuando hagamos el análisis el 2 de julio de por qué gané, la gente va a decir: “Ah, es que después de su segundo debate en Tijuana, mientras los demás tomaron el vuelo de la mañana, Meade se quedó en el vuelo de la tarde para poder hablar con López Dóriga, aprovechar su audiencia y con ella hacer un diagnóstico del segundo debate, en donde terminó de convencerlos” de que entre los cuatro candidatos para que a nadie le quede duda, el mejor fui yo.

Pregunta: ¿Así de plano? ¿Así te sientes?

José Antonio Meade: Así me siento, me siento contento, tanto que, la verdad, sí me parece que esta elección con los cambios que hemos venido haciendo, cada vez se ve más claro, como una elección entre certidumbre y riesgo.

Y cuando tenemos una elección entre certidumbre y riesgo, y está de por medio nuestra familia, nuestro patrimonio, nuestros hijos, le vamos a apostar a la certidumbre.

Y en esos 40 días va a quedar claro a México que el candidato de la certidumbre, que el candidato de una alternativa de futuro, que el candidato que puede conducir hacia un mejor futuro para nuestras familias, soy yo.

Y yo creo ese es, al final, la narrativa y la definición clara que tomemos, un México que crezca más, que crezca más rápido, con más empleos y mejor pagados, con más seguridad y más prosperidad.

Frente a ese anhelo que tenemos y que compartimos, hay 2 opciones: una nos regresa al pasado y otra nos permite avanzar con un rumbo claro, esa es la alternativa por la que vamos a escoger en julio.

Pregunta: A ver, dos cosas José Antonio Meade. Hablas de certidumbre y riesgo, lo que pasa es que hay quienes toman como sinónimo de esta certidumbre que tú ofreces la continuidad, el continuismo.

José Antonio Meade: Mira, yo creo que no Joaquín, todas las elecciones son de cambio, el chiste es: ¿qué tipo de cambio? Si el cambio tiene rumbo o si el cambio no tiene sentido, si el cambio es hacia adelante o el cambio es hacia atrás.

Pero, evidentemente, este país tiene que cambiar, tiene que transformarse, tiene que tomar en serio y resolver de fondo el problema de seguridad, tiene que tomar en serio y resolver de fondo estos dos Méxicos en los que vivimos: el del norte y el del sur; el México de los hombres, el de las mujeres; el México del que tiene oportunidades respecto del México que vive en pobreza.

Si nosotros le hacemos una apuesta fuerte en favor de la inclusión, y tomamos en serio el reto de seguridad, haciendo una escala mayor en materia de prevención, de disuasión y, sobre todo, de rendición de cuentas, México va a tener un mejor entorno.

Hoy nadie en la boleta implica continuidad, todos implicamos cambio, pero el cambio tiene que ser un cambio que nos mejore y un cambio que nos permita basar con rumbo claro.

Y yo creo que el debate de ayer, y esta campaña, empieza a ilustrar con claridad que no todos los cambios son buenos y que no todas las propuestas nos llevan a buen puerto.

Pregunta: Entonces, José Antonio Meade, ¿tú no eres la continuidad de este gobierno?

José Antonio Meade: Yo soy un factor de profunda transformación, lo soy desde la propia candidatura; por primera vez en 82 años, una candidatura que hace equipo entre el militante y el ciudadano. De ese tamaño es la disrupción en este proceso electoral.

Y hoy, yo convencido de que los cambios, los ajustes que hemos venido haciendo, el golpe de timón que se dio en el partido nos permite, con entusiasmo, con militancia, con camino, con trabajo, con convicción, convencer al país de que lo que podemos hacer juntos, en términos de futuro y de certidumbre, es lo que le va a permitir a cada una de nuestras familias avanzar de mejor manera. No le vamos a apostar a un retroceso de 30 años.

Ayer fue la elección en Venezuela, Venezuela cuando tuvo estas mismas dos opciones optó por regresar al pasado, optó por regresar a modelos que eran malos entonces y son malos ahora. Y lo que hoy vemos en Venezuela debe ser una señal de alarma y de preocupación, un Venezuela sin libertades y con hambre.

México tiene que ser un país con libertades y en prosperidad, y para eso tenemos que hacer un cambio, pero un cambio con punto de partida.

Pregunta: Pero Venezuela hizo el cambio para atrás, y lo hizo. Vamos, sí se puede dar ese cambio que tú dices.

José Antonio Meade: Y ahí está, y lo estamos viendo, y tenemos tiempo de convencer de que ese no es el camino, de que esa no es la dirección, de que no podemos hacerle a nuestras familias, de que no podemos ponerlas en riesgo de perder futuro y patrimonio. Cuando los países se equivocan en sus políticas públicas las que sufren son sus familias.

Por eso estamos con el entusiasmo en participar que tenemos, porque sentimos que ésta es una elección importante, que ésta es una elección épica, y que el esfuerzo que estamos haciendo es un esfuerzo épico.

Eso nos mueve a trabajar y convencer, no sólo porque estamos conscientes y convencidos de que somos los mejores, sino porque estamos conscientes y convencidos de que la alternativa implicaría un riesgo importante para nuestras en su seguridad y en su patrimonio.

Pregunta: Pero hay quienes consideran que vivimos lo que se llama un hartazgo y que han tomado la decisión, por lo menos, hasta ahora, en decir: “Vamos al cambio con López Obrador”.

José Antonio Meade: Y fíjate que por eso la elección está estructurada en tres tiempos: uno en donde tenemos esa efervescencia pública, pero luego una segunda en donde la ley nos mandata a guardar silencio a todos, políticos y a encuestadores. Y ahí se vale que hagamos esta comparación.

Y te voy a decir qué va a pasar en esos días, alguien va a decir: “Oye esto que escuché yo en el programa me hizo sentido, sí es cierto, sí podemos cometer un error, no vale la pena que pongamos en riesgo lo que hemos venido construyendo por muchos años”.

Y luego en donde estamos solos, en donde por ley estamos incluso obligados a guardar secrecía, que es por quien votamos, ahí se va definir esta elección.

Por eso ningún país de los 173 que en el mundo tienen elecciones las resuelven antes de la boleta, en ese espacio de intimidad yo estoy seguro de que los mexicanos le vamos a apostar a la certidumbre y no al riesgo, al fututo y no al pasado.

Pregunta: A ver José Antonio Meade, ¿tú me quieres decir que cometer el error es votar por López Obrador?

José Antonio Meade: Con toda claridad, con absoluta convicción y me parece que además lo vimos ayer, ayer en donde estábamos hablando de temas tan importantes como el comercio y la inversión.

Te pongo solamente un ejemplo porque es con lo que empezó el debate, el primer ciudadano nos preguntó, “Bueno, ¿y qué van a hacer para diversificar, para tener otros mercados a los que podamos venderles ahora que hay incertidumbre con la relación con Estados Unidos?”. Bueno, no fue capaz Andrés Manuel de mencionar el nombre de un solo país.

Y no sólo eso, yo le pregunté para darle la oportunidad, por qué, ahora que habíamos ratificado, lo que para el país debería de ser una gran noticia, la posibilidad de que se nos habrá un mercado enorme, el tercer bloque regional más grande del mundo con países como Japón y como Australia, bueno esa gran oportunidad que nos debiera dar algo de tranquilidad frente a la negociación con Estados Unidos, Morena la votó en contra.

Era una gran oportunidad el debate para que Andrés Manuel nos explicara por qué está peleado con que las familias mexicanas que están sembrando aguacate, los puedan vender en Australia o en Japón, por qué está peleado ahora con que, ahora que estamos aquí en Tijuana, las pantallas planas o los componentes, o la aeronáutica o el automóvil, encuentren un mercado en la región del sur-sureste.

Bueno, esa oportunidad no la aprovechó porque, como es Andrés Manuel, no toma enserio ni los debates ni a los electores. Y decía mi abuelo, y decía bien, que la soberbia nunca es inteligente, y la soberbia en la política es la principal razón de que pierda los punteros, por eso va a volver a perder.

Pregunta: Dime una cosa, te oigo hablar ya de dos, de una opción tuya y AMLO.

¿Y Anaya?

José Antonio Meade: Mira la verdad, yo no lo veo, yo creo que ayer en el debate pues queda absolutamente claro, la memoria no es una característica de liderazgo.

El tener y poner cartulinas y leer lo que dicen atrás, si bien genera muy buena percepción parlamentaria, yo conozco muchos líderes y a ninguno he visto que enfrente los problemas atrás de una cartulina.

Y el reto que ha tenido Anaya, que ayer también quedó claro, en un debate donde teníamos 16 minutos, más o menos, pues nosotros tuvimos la oportunidad de usar los 16 en hablar de comercio, de inversión, de seguridad y de migrantes, y él tuvo que usar buena parte, de nuevo, para aclarar su estilo de vida y su patrimonio.

Quien a esta altura del partido sigue aclarando sus decisiones personales y patrimoniales, no tiene manera de ganar esta elección.

Y Andrés Manuel, tampoco. Ayer lo que vimos son dos empresarios de la política, dos gentes que han venido haciendo negocios al amparo del poder. Y en cambio, vimos un servidor público que ha sido honesto, que ha dado resultados, que se presenta en la boleta con su prestigio y con su experiencia, con el ánimo de hacer equipo, de poner a la familia al centro y de trabajar para que esas familias no estén en riesgo y tengan certidumbre.

Pregunta: Dime, por último, ¿sí se abrazaron tú y López Obrador o no? Porque a los productores se les fue la toma.

José Antonio Meade: Fíjate que sí nos saludamos y me parece que fue bueno. No alcanzamos a abrazarnos porque teníamos pódium de por medio, pero yo creo que en un espacio como el de ayer, en donde lo que estábamos viendo era a México en el mundo, vale la pena, sí, recordar que hay un México y que queremos que ese México sea unido.

Y yo creo que si algo rescata uno de ese mensaje es que ha habido muchos momentos en donde los retos que enfrenta el país, han encontrado a una clase política que está dispuesta a unirse. Esa, de nuevo, es una diferencia importante. Ésa, de nuevo, es una diferencia importante y yo lo señalaba en el primer debate.

20 años van que Andrés Manuel no ha encontrado una sola causa a la cual prestar su voz, a la cual prestar su capital político, bueno, decía yo entonces que si se desmayara Andrés en vez de volver en sí, volvería en no, y me parece que ese también es elemento que debiera de preocupar en un México que frente a los retos que tenemos, tiene que estar cada vez más unido.

Pregunta: Ahora, ya para el tercer debate, José Antonio Meade, por último, ¿ya te le vas a parar frente a frente a López Obrador y le vas a decir lo que me estás diciendo y que es parte de lo que me dijiste ayer?

José Antonio Meade: Sin duda.

Yo creo que es importante hacer contraste, se vale, se vale sobre todo si el contraste no es por la vía del insulto, se vale sobre todo si el contraste no es de adjetivos, se vale si el contraste es de ideas en donde podamos, además, con claridad decir cuáles son, no es que sean viejas o nuevas, hay ideas viejas que siguen siendo vigentes por buenas, lo malo es cuando las ideas son malas.

Y tener una economía controlada desde los Pinos, tener una economía en donde el gobierno sea el que resuelve en vez del ciudadano, tener una economía en donde saquemos a los criminales de la cárcel para regresarlos a las calles, tener una economía en donde pensemos que el perdón es la forma de enfrentar el huachicoleo.

Ayer nos planteaba, Tere, una ciudadana de aquí de la frontera de Tijuana los problemas que tenía con la policía en su comunidad, y nos peguntaba cómo haríamos para resolver esos problemas que implican capacitación, que implican blindaje a la frontera, que implica una reflexión de armas, que implica una reflexión de prevención y volvimos a encontrar, frente a esa respuesta, que era la mafia del poder.

Yo estoy seguro que si le preguntas tú a Tere si le pareció una buena respuesta, si se quedó tranquila después de escucharla, yo estoy cierto de que no.

Fíjate, yo sugerí un ejercicio, Joaquín, que tú podrías hacer muy bien con tu amplísimo seguimiento en redes.

Si tu pusieras las respuestas de Andrés Manuel y le pidieras a quienes te siguen en redes que te dijeran cuál fue la pregunta que dio lugar a esa respuesta, yo te apuesto triple contra sencillo que no habría manera de que te contestaran porque dio la misma respuesta para todo.

Eso quiere decir que no tomó en serio su compromiso con el electorado que por ley teníamos que cumplir en el debate de presentar ideas y defenderlas.

Es más, podrías apostarle, a quien le atinara, boletos de fútbol ahora que empiece de nuevo la temporada de los Pumas y te quedarías con la mayoría, porque no hay manera de inferir de sus respuestas, cuál fue la pregunta porque no tenía nada que ver.

Pregunta: Bien. Bueno, José Antonio, pues espero que antes del, quedan 36 días de campaña, espero que antes nos veamos por acá, ¿no?

José Antonio Meade: Sin ninguna duda, Joaquín. Y te agradezco mucho siempre el espacio y la oportunidad, para mí es un privilegio platicar contigo y con tu audiencia.

Pregunta: Muchas gracias, José Antonio. Que estés muy bien.

José Antonio Meade: Gracias.

 

 

Entrevista otorgada por José Antonio Meade a MVS Noticias Tercera Emisión, con Ezra Shabot

Pregunta: José Antonio, buenas tardes.

José Antonio Meade: Ezra me da mucho gusto saludarte siempre y a tu audiencia.

Pregunta: Gracias, José Antonio Meade.

Bueno, pues el día de ayer me pareció que tuviste una actuación mucho mejor que la del primer debate y en donde lograste plantar algunos argumentos.

El enfrentamiento, pues desde mi punto de vista, tenía que ser más que con Anaya, entiendo que hay ahí diferencias de orden tanto personal, como pues de partido, por supuesto, pero aquí el tema central era: dos visiones de país, en donde digamos que el adversario a vencer es López Obrador, MORENA, con un concepto radicalmente distinto y pues las baterías tenían que haber ido básicamente hacia allá.

José Antonio Meade: Mira, yo creo que más que las baterías, lo que un debate busca es plantear ideas y defenderlas.

Y sí importante, aquí no hay un tema personal con nadie, aquí hay la convicción profunda de que la visión que nosotros tenemos de país es la mejor y la que conviene más para el futuro de nuestras familias y para dejarles a nuestros hijos un mejor país que el que recibimos de nuestros padres.

Yo creo que el debate fue interesante, con voces ciudadanas, con temas relevantes y yo creo que nos permitió vernos como éramos y sí, a mi juicio, sí permitió hacer el contraste de esas dos visiones.

Pero son dos visiones que no están tan lejos una de la otra, la de Ricardo y la de Andrés, ¿eh? Si tú te fijas, hubo un momento en el que parecía casi competencia de ver quién era más agresivo en sus decretos, por ejemplo, en el tema de salarios mínimos, como si la productividad del país se resolviera haciendo, aquí sí, caravana con sombrero ajeno y poniendo, por la vía de decretos, a resolver problemas que se tienen que corregir con inversión, con estructura y con productividad.

Pregunta: ¿Qué te parece que el planteamiento de Andrés Manuel, de economía hacia adentro?

Me parece absurdo, peligroso, delicado. Me parece que sumiría a nuestras familias en pobreza y me parece que hay que ser claro para decirlo, y que tenemos que decirlo fuerte, y que se oiga.

Sí es una elección que va a cambiar nuestra historia y es una elección, en consecuencia, de cuyo resultado depende el bienestar de nuestras familias.

Por eso, yo ayer hacia énfasis, no tenemos que irnos lejos, no tenemos que irnos a Venezuela, aunque valdría la pena hacerlo porque lo que está pasando en Venezuela se explica por un viraje, en lo económico, hacia las políticas que está planteando Andrés Manuel.

Pero con que nos fuéramos a los 80´s en México, en donde teníamos escasez de azúcar, de pasta de dientes, de leche en polvo, en donde se reunía el gabinete para decidir si podías abrir o no una franquicia en México de comida rápida.

Ese México afortunadamente ya lo superamos, hay que reconocer que éste tiene muchos problemas y que el comercio y la inversión han traído beneficios que no se han repartido por igual, pero hay que resolver el problema de cómo incluimos y no de cómo destruimos, porque entonces el problema va a ser no de quienes hoy todavía sufren rezago, sino de todos.

Pregunta: Uno de los planteamientos, incluso, para resolver el problema con los Estados Unidos, Ricardo Anaya hablaba de poner todas las fichas en la mesa como mecanismo de negociación, que yo creo que es finalmente lo que se está haciendo.

O sea, yo entiendo que no se puede decir tampoco abiertamente, tú estuviste ahí en la cancillería, pero bueno, a la hora que se está hablando de TLC, pues también ahí hay elementos de seguridad y elementos de cooperación que no se mencionan pero que implícitamente son parte de una negociación y, pues, cuando te preguntaban sobre qué hacer en una negociación con el presidente Trump, la respuesta iba por ahí, ¿no?

José Antonio Meade: Mira, te voy a decir, yo creo y me parece que por eso también es importante contrastar las visiones.

¿Qué es lo que hace diferencia en la vida de un migrante? Lo que hace diferencia entre salir a la calle con riesgo de que te deporten o poder salir a la calle con libertad, es tener una licencia de manejar, eso no depende de la administración federal, depende de la administración local.

Lo que hace la diferencia en la vida de un migrante es que sus hijos puedan pagar colegiatura igual que los residentes o que pueda ir a un hospital sin miedo a deportar, o que pueda ejercer libremente su profesión.

Esto quiere decir que mucho del trabajo que tiene que hacer México es reconocer dónde están los diferentes debates y cuáles son las instancias que tenemos que tocar, junto con nuestros migrantes, para poderles resolver los problemas que están teniendo.

Y se pierde, de repente, en el debate, que lo que está de por medio es la vida de los migrantes, que lo que está de por medio es la integridad de sus familias, y que la forma de ayudarles, en equipo y con su liderazgo, tiene mucho más que ver, a veces, con lo muy, muy local y no con el debate federal.

Ese es el despliegue que hacemos a través de los consulados no como Procuraduría, como dice Andrés Manuel, porque el trabajo que tenemos que hacer es, sobre todo, de diálogo político, convenciendo a los concejales, convenciendo a las asambleas locales, convenciendo a los alcaldes y a los gobernadores de que vayan cerrando la brecha entre el derecho del migrante y el derecho del ciudadano.

La mayor parte de los estados que hoy le reconocen licencias a los migrantes, lo hicieron cuando yo era secretario de Relaciones Exteriores; la tercera parte de los que hoy les dejan pagar colegiatura como si fueran residentes, lo hicieron cuando yo era secretario de Relaciones Exteriores.

Ahora, hay migrantes que sufren condiciones prácticamente de esclavitud, ahí es donde tenemos que enfocar nuestros esfuerzos y tenemos que hacerlo en equipo con sociedad civil, litigando, y haciendo lo que México sabe hacer bien y que hoy hace todos los días para defender a sus migrantes.

Pregunta: Ahora, José Antonio Meade, el tema de la pregunta que se te hizo, con respecto de si fue un error haber traído a Trump. En una entrevista que también había tenido con el presidente Enrique Peña Nieto, me decía que él consideraba que se había, sino cometido un error, sí expresó que habían tomado una decisión apresurada.

José Antonio Meade: Y, además, dijo que estaba mal implementada y que era una decisión que él hubiese implementado de manera diferente.

Pregunta: Así es. Y eso le costó Hacienda a Luis Videgaray, honestamente, y tu llegada ahí.

José Antonio Meade: Así es.

Pregunta: Y tú la defendiste a capa y espada, José Antonio.

José Antonio Meade: Pero, ¿sabes por qué? Y yo creo que vale la pena, Ezra, que lo reconozcamos, porque lo que está de por medio en la política exterior no es la salida fácil en un debate, sino el planteamiento serio de quien aspira a ser presidente.

Y nos ofrece, yo creo, una lección que vale la pena que ponderemos.

¿Cómo podemos juzgar en política exterior, si la elección fue buena o fue mala? Y este caso particular nos ofrece, yo creo, como prácticamente ningún otro, casi un espacio académico de contraste.

Agustín Carstens decía que el triunfo de Trump podría implicar para México un huracán categoría 5, ¿te acuerdas?

Pregunta: Sí.

José Antonio Meade: Y si uno más o menos desdobla ese dicho de Agustín de qué quería decir un huracán categoría 5, tenía varios elementos.

Sea decía, hace un año y medio, va a confiscar las remesas de los migrantes para pagar el muro, se decía también, que nos iba a poner aranceles a las importaciones mexicanas, que iba a poner un impuesto trasfronterizo a las importaciones, se decía que se iba a salir de NAFTA, como primer acto de gobierno en su administración, y todo eso para el país configuraba, como decía Agustín, pues un huracán categoría 5, ese respecto de México.

Respecto del mundo decía: “Me voy a salir de TTP, me voy a salir del Acuerdo Climático de París, me voy a salir del Acuerdo Migratorio de la ONU, me voy a salir del Acuerdo Nuclear con Irán”.

Ya paso un año y medio de la gestión, y podemos ver cómo estamos nosotros y cómo están los otros países en relaciones que eran torales para esos países y para esas regiones.

¿Y qué nos encontramos? En la mesa con México negociando el Tratado de Libre Comercio, con los retos que tú quieras.

Fuera del TTP, fuera del Acuerdo de París, fuera el Acuerdo de Irán y fuera del Acuerdo Migratorio con la ONU. Entonces, a distancia, pues sí podemos ver que esos espacios de diálogo que se construyeron, hoy nos han permitido salvaguardar los intereses nacionales y nos los han permitido salvaguardar mucho mejor que lo que lo han podido hacer, no solamente otros países, regiones completas: Europa, el mundo en lo climático, el mundo en lo migratorio, los diferentes países que integran el Acuerdo Nuclear con Irán.

Entonces, sí me parece que es mucho más valioso, en un ejercicio donde lo que queremos acreditar es que tenemos capacidad de liderar, pues que tengamos capacidad también de explicar cuáles son los costos y beneficios de las medidas.

Y te hago un contraste, ¿qué decía Andrés Manuel de un tema tan importante como ese? Lo que Andrés Manuel, le dijo ayer a los migrantes, es: “No se preocupen, hombre, yo lo voy a arreglar también con un tuit”.

Imagínate tú lo que siente un migrante que hoy está preocupado por su vida, su integridad y su familia ante una respuesta como esa.

O la que escuchamos de Ricardo: “No, hombre, yo le voy a exigir que se disculpe”. Sí, la verdad, en ninguno de los dos casos se aprecia altura de Estado.

Pregunta: Finalmente, José Antonio Meade, por ahí tratando de hacer, ahora sí que sondeos populares, que no es necesariamente pues significativo, pero gente me decía: “Es que se vio muy bien José Antonio Meade, si yo supiera o tendría la certeza de que puede ganarle a López Obrador, votaría por él, pero no la tengo”.

José Antonio Meade: Mira, yo creo que debía de tenerla, la verdad es que en esta elección, pues el que va terminar ganando es la mejor persona, y mientras más nos acerquemos a tomar la definición en consciencia frente a la boleta, eso va a quedar más claro.

Yo creo que aquí vale la pena pensar que se nos va a preguntar de qué lado de la historia estuvimos frente a una elección que para México puede ser fundacional.

Yo sabía que esta elección iba a ser una elección complicada, y he puesto de por medio prestigio, trayectoria, empeño en salir y convocar a que enfrentemos esta decisión relevante, buscando lo que más conviene a la nación, a nuestras familias y a nuestros hijos.

Y he entregado alma, y lo seguiré haciendo, de aquí hasta el primero de julio, en el ánimo de darle al país una alternativa que le ofrezca certidumbre frente al riesgo; y futuro, frente al pasado.

Yo creo que vale la pena que nos movilicemos todos porque todo eso está en juego. Ésta no es una elección ordinaria, ésta es una elección que va a tener consecuencias duraderas, que va a cambiar la historia no sólo del país, sino de nuestras familias y de nuestro destino.

Pregunta: José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, muchas gracias por tomarnos la llamada.

José Antonio Meade: Gracias, Ezra por el espacio, te lo aprecio mucho.

 

 

Entrevista otorgada por José Antonio Meade a José Cárdenas Informa, con José Cárdenas

Pregunta: Establecemos contacto con el Doctor José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, encabezada por el PRI, acompañada por el Partido Verde Ecologista y por el Partido Nueva Alianza.

Doctor, muchas gracias. José Antonio, ¿cómo estás? Muy buenas tardes.

José Antonio Meade: Bien, Pepe. Siempre me da mucho gusto saludarte, poder platicar con tu audiencia, acá desde Tijuana, con mucho gusto y muy contento.

Pregunta: Te quedaste en Tijuana, estás haciendo labor, claro, campaña. Tu mujer venía en un vuelo de Tijuana hoy, junto con otros connotados priistas.

José Antonio Meade: Así es, Juana salió temprano, yo me quedé aquí para poder tener más presencia en la propia entidad y más presencia también mediática. Voy camino al aeropuerto y salgo en el vuelo de las 5:40, llegaré a México ya en la noche, a la media noche.

Pregunta: Claro, son dos horas menos que en México.

Mejor ni te pregunto quién ganó el debate, porque vas a decir “yo mero”, ¿no?

José Antonio Meade: Sin duda. No solamente yo mero gané el debate, sino que yo mero voy a ser quien gane la elección, Pepe.

Pregunta: El debate en Tijuana, ¿tú crees que puede modificar las tendencias del voto que ahora, según, lo que muestran las encuestas, te mantienen en tercer lugar?

José Antonio Meade: Mira, Pepe, yo creo que ese en un tema, primero, que hay encuestas de todo tipo, algunas me ubican en un lugar, otras en otro.

Pero yo creo que lo que hemos visto en las encuestas y un poco, es el tema de tratar de marcar la elección por lo que dicen, no es preciso por muchas razones, basta ver lo que se vivió en Estados Unidos, en México en el 2016, en el caso de la Gran Bretaña o en Costa Rica hace poco menos de un mes.

Las encuestas capturan un momento, pero no capturan ni el ambiente ni el entorno ni el propio momento de la definición, que es frente a las urnas.

Hoy lo que vamos a ver en los siguientes días es que todo cuenta, cuentan los debates, cuentan las noticias, cuenta el ambiente, cuenta el marco narrativo que le demos a la campaña.

Y yo creo que el debate sí ayuda, sí ayuda en tres temas importantes: en el tema de comercio y de inversión, en el tema de migrantes, en el tema de seguridad a contrastar diferentes visiones y diferentes capacidades de los candidatos.

Y yo creo que a mí en el debate sí me fue muy bien, me permitió hacer propuestas, me permitió lograr espacios de contraste y nos permite acreditar que lo que está en juego en esta elección es la confianza.

Y yo, sin duda, por temperamento, por temple, por trayectoria y por lo que se vio en el debate, soy el que representa de mejor manera certidumbre en esta elección. Y yo creo que puestos a escoger entre certidumbre y riesgo, los mexicanos en julio le van a apostar a la certidumbre.

Pregunta: ¿Tú percibes que fuiste el que mejor atinó a identificar retos concretos, que, digamos, la palabra central de tu discurso fue experiencia?

José Antonio Meade: Mira, yo creo que sí y, además, fue interesante el debate porque había ciudadanos, había público, había manera, teniéndolos de frente, de ir viendo un poco las reacciones de ir viendo si se sentían contentos con las respuestas, si sentían que estábamos efectivamente a la altura de las expectativas, podía uno leer el lenguaje corporal, incluso.

Yo creo que los temas fueron buenos, estaban bien escogidos, son relevantes y yo creo que vimos un poco a los candidatos como somos, como somos, en términos de lo que ofrecemos en lo personal, en lo profesional y para el país.

Y algo que es muy importante y que, a mi juicio, empieza a quedar cada vez más claro: ésta no es una contienda en donde vayamos a escoger candidato, es una contienda en donde lo que vamos a escoger es presidente, y un presidente del que queremos nos dé certidumbre y garantía de que al país y a nuestras familias le va a ir mejor.

Y yo creo que eso es lo que se acreditó en el debate.

Pregunta: Tú lo viste en el debate, supongo, que ésta fue una especie de segunda vuelta entre López Obrador y Ricardo Anaya.

José Antonio Meade: No, y me da la impresión, además, de que las campañas, todas, tienen su propia narrativa y que ésta no va a ser una campaña de segundas vueltas. Ésta va a ser una campaña en donde vamos a ver competencia hasta el final y en donde lo que vamos a encontrar es que la gente va a escoger al candidato que le permita tener para su familia un entorno de más tranquilidad, un entorno de mayor seguridad.

Y me parece que en el debate salimos, no solamente muy bien librados, sino que generamos convicción y, con contundencia, pudimos presentarnos como una alternativa no solamente experimentada, sino conocedora, y con la sensibilidad y el talento para, en un contexto muy difícil hoy en México y en el mundo, darle al país ese espacio de paz y de tranquilidad.

Pregunta: En el agarrón López Obrador-Ricardo Anaya, ¿no te sentiste un testigo pasivo?

José Antonio Meade: No, la verdad es que no. Y me da la impresión, además, de que en ese agarrón perdieron los dos.

Y yo creo que eso también es algo importante en el debate. Cuando tú tienes a dos candidatos que, al tiempo de estar discutiendo temas tan relevantes como la migración, como la inseguridad, se están peleando por ver quién se queda con la cartera de quién, que además era un pleito bastante ocioso porque a decir de López Obrador nunca tiene dinero en su cartera ni tarjetas, entonces, quién sabe qué es lo que estuviera protegiendo.

La verdad es que yo creo que salió bastante bien el contraste, bastante bien las propuestas, y si lo que uno estaba buscando en el debate era quién tiene actitud para liderar, sí me da la impresión de que esas características que debiera de tener un buen presidente, no las van a encontrar en quien no tiene capacidad de esbozar una idea sin leer de atrás de una cartulina, o quien no tiene interés en presentar una idea y debatirla.

Pregunta: ¿Qué pensaste cuando El Bronco les pidió darse un abrazo a ti con López Obrador?

José Antonio Meade: Mira, por un lado, y yo creo que vale la pena reconocerlo y recordarlo, cuando estábamos hablando de México en el mundo, no era una mala oportunidad para mandar la señal a México y en el mundo, de que en esos temas, en los temas de migración, en los temas de seguridad, siempre se va a encontrar un México unido.

Entonces, más allá de saber hacia dónde iba el comentario de El Bronco, a mí no me pareció una mala la oportunidad de reaccionar como lo hicimos. Y manifestar que hay temas y que hay momentos en donde México siempre estará dispuesto a poner sus diferencias de lado, y a construir y a presentar un frente de unidad.

Pregunta: Fuiste el más enfático, el más persuasivo, no me cabe duda.

José Antonio Meade: Sí, yo también así lo creo.

Pregunta: Y por esa razón, dices tú: “Yo gané el debate”. ¿Qué opinas de tus adversarios? ¿En qué la regaron?

José Antonio Meade: Bueno, de entrada, tú lo platicaste al principio, el propio balance que tú haces del debate, en vez de hablar sobre contundencia o propuesta, pues me preguntas más bien sobre un encuentro arrabalero en donde lo que se denotó fue la capacidad creativa de adjetivar el uno al otro.

Pero, ni siquiera en el contraste, por la vía de ponernos a pensar y a reflexionar cómo eran o por qué las ideas de uno u otro no les darían a nuestras familias los mejores resultados.

Se vale en un debate conquistar, es un debate, pero lo que yo creo que se esperaría de un debate es que el contraste nos fuera útil para reflexionar, para entender la visión de cada uno de los candidatos, por qué el planteamiento que están haciendo los otros, pues no son los que les daría a nuestra familia los mayores espacios de certeza.

Y mi impresión es que, aun cuando uno tiene una confrontación, en la confrontación se acreditan niveles, y lo que vimos ayer, sí parecía, más bien, un pleito de jardín de niños que un debate de altura, o una confrontación que se sintiera relevante, en términos de poner de relieve diferencias de política pública.

Yo cuando tuve oportunidad de generar estos espacios de contraste, los hice respecto de dos visiones del país: una visión que favorece un país cerrado, como el que ya tuvimos y en donde nos faltaba en ocasiones hasta la pasta de dientes, el azúcar, la leche en polvo; y un modelo de un país abierto que reconoce en el comercio y en la inversión instrumentos para crecer, pero que reconoce también, como yo lo hago, que esos instrumentos no han distribuido la prosperidad por igual y que tenemos un país con una gran desigualdad entre el norte y el sur, entre el hombre y la mujer, entre el mexicano que tiene y el mexicano en pobreza, que tenemos que cerrar, no solamente para seguir creciendo, sino para que esos instrumentos se pongan al servicio de generar mayor riqueza y que ésta se distribuya mejor.

Pregunta: Algo que hemos estado detectando en diversas columnas políticas de análisis el día de hoy, José Antonio Meade, es el tema de, si el debate llevó por título “México ante el mundo”, ¿por qué se habló solamente de México en relación con Estados Unidos de manera prioritaria y aisló esa relación?

José Antonio Meade: Mira, llama mucho la atención porque la primera pregunta, la pregunta de Luis Ángel, el primer ciudadano, era justamente cómo podíamos diversificarnos de Estados Unidos, y yo creo que desde ahí se empiezan a ver las diferencias en preparación, en experiencia y en temple.

Si fijas un ejercicio, que además sería, yo creo, entretenido hacerlo en tus redes y con tu audiencia, que es tan importante y tan numerosa, si tú pones casi un ejercicio de opción múltiple, en donde de un lado de las columnas pongas las preguntas de los ciudadanos y del otro lado de las columnas pongas las respuestas de los candidatos, en particular las de Andrés Manuel, y le pidieras a tu audiencia que identificara a qué pregunta se dio qué respuesta.

Pues yo creo que nos llevaríamos la sorpresa de que casi sería imposible, porque la respuesta que ofreció Andrés Manuel a cada pregunta fue la misma y no guardaba ninguna relación con lo que los ciudadanos querían escuchar de él.

Se veía en el ciudadano una cara de (inaudible) cuando los teníamos ahí por delante, pues de contar que había una gran desconexión entre lo que el ciudadano quería escuchar, lo que al ciudadano le inquietaba por la vía de la pregunta que hizo y lo que Andrés Manuel ponía sobre la mesa como alternativa y como respuesta.

Pregunta: ¿Se dedicó entonces López Obrador a administrar su ventaja? Déjame preguntarte lo que te preguntó León Krauze, de vuelta, por favor, José Antonio, déjame preguntarte, perdón la interrupción, José Antonio.

José Antonio Meade: No, no, ya estoy acostumbrado, Pepe.

Pregunta: A ver, ¿se equivocó el presidente Peña al traer a Donald Trump? Como te preguntó León Krauze.

José Antonio Meade: Mira, te elaboró un poco la respuesta porque hoy tenemos un año y medio de distancia.

Y tenemos un año y medio en donde podemos evaluar cuáles eran los riesgos que para México significaba la presidencia de Donald Trump, y tenemos un año y medio también para evaluar cuáles son los riesgos que significaba la presidencia de Donald Trump para el mundo y podemos, en consecuencia, a año y medio de distancia, ver en qué casos se materializó esa advertencia y en cuáles casos no.

Y eso yo creo que permite que académicos, estudiosos, analistas y quien nos esté escuchando, pues un poco contraste los dos resultados y que pondere entonces si el acercamiento fue útil o no.

Pregunta: Pues te agradezco José Antonio Meade, le estaremos dando seguimiento a todo lo que falta.

¿Le vas a cambiar algo o vas a proponer que le cambien algo al debate del próximo día 12, en Mérida, o estás de acuerdo? ¿O estás de acuerdo, estás conforme?

José Antonio Meade: Mira, yo creo que ojalá los debates sean más flexibles, sean menos rígidos, porque más bien lo que estamos viendo son casi montajes en donde no hay ninguna relación entre lo que se pregunta y lo que se contesta, en donde el hecho de tener tan pocas réplicas casi hace difícil que se dé un diálogo que de verdad permita el contraste.

Yo creo que nos hemos movido en la dirección correcta, yo creo que estos debates que hemos visto son mucho mejores que los veíamos antes. Pero si éste sí está en movimiento en la dirección de mayor flexibilidad, de dar el paso de hacer debates mucho más flexibles, que permitan de verdad un contraste y un diálogo que nos ayude a ver qué pensamos distinto, en temas que son bien importantes.

El último debate habla sobre crecimiento y pobreza que, a mi juicio, son dos retos torales para el futuro del país.

Pregunta: Gracias, José Antonio, por esta entrevista.