Entrevistas

Entrevista otorgada por el precandidato José Antonio Meade Kuribreña a EXA FM con Yordi Rosado

Pregunta: Estoy muy emocionado y muy contento porque, bueno, todo mundo estamos hablando de lo mismo en este país y tengo a uno de los protagonistas de la historia que se está haciendo, y de la cual todos estamos platicando, y es José Antonio Meade, precandidato a la Presidencia de México.

¿Cómo estás José Antonio?

José Antonio Meade Kuribreña: Muy bien, Yordi, muy contento de estar acá contigo, con este entusiasmo, con estas ganas y en este proceso tan importante.

Pregunta: ¡Qué bueno! Es que pues somos programa de la mañana, hay que entrarle con todo.

José Antonio Meade Kuribreña: Despiertos, ya se ve que nos entró el primer café.

Pregunta: ¿Tú eres de mañana o eres de noche? ¿Eres nocturno? ¿A qué hora te gusta trabajar a ti?

José Antonio Meade Kuribreña: A ver, yo más o menos arranco a las 7 y termino a las 12. Un poquito más de medio día, 10 de la mañana a 12 de la noche.

Pregunta: ¿Y eres desvelado, una vez que dejas de trabajar?

José Antonio Meade Kuribreña: A las 12 sí generalmente caigo rendido, duermo bien y a las 7 listo para volver a empezar.

Pregunta: Yo, en la noche, soy de acostarme con mi esposa y de ver series, ¿tú ves series o no?

José Antonio Meade Kuribreña: Fíjate que cuando llego antes de las 12 sí, y me encantan.

Pregunta: ¿Cuál es tu serie favorita?

José Antonio Meade Kuribreña: Varias, Blacklist. En general, series que te desconecten de tu día a día.

Pregunta: Híjole, sí.

José Antonio Meade Kuribreña: Y hay un poco de todas, hoy yo creo que vimos, como nunca, en espacios de gran variedad que van desde Club de Cuervos, entretenida, ágil y además que pinta una escena de fútbol, dinámica, interesante, amena.

Las series éstas de Blacklist, en general pues le va uno pegando a varias.

Pregunta: Le vas pegando sí, pero como para tratar de olvidarte de tu chamba.

José Antonio Meade Kuribreña: Menos tiempo ahorita que el que tenía uno antes, mucha más intensidad. Pero, bueno, siempre ayuda ahí la relajada, la lectura, la serie, para desconectarse, pero poca oportunidad de desconectarse en estos días.

Pregunta: Sí, no, por supuesto.

Oigan, estoy platicando con José Antonio Meade, y lo primero que te quería preguntar es: bueno, ahorita eres el precandidato, pero en caso de que seas presidente, ¿no te da miedo ser presidente? Yo sería le última chamba que elegiría en mi vida. O sea, no me quiero imaginar.

Yo los veo cómo entran, cómo salen.

José Antonio Meade Kuribreña: Mira, y te voy a decir por qué y es una reflexión bien interesante. El presidente siempre toma decisiones difíciles por construcción, las decisiones fáciles se van tomando antes de él.

Yo ya fui cinco veces secretario, trabajé para tres presidentes y uno, cuando le va a hablar al presidente, es para decirle: “Oiga, señor, podemos escoger entre una decisión muy difícil y muy complicada”. “¿Y cuál es la otra?” “Muy difícil y muy complicada también”.

El día que un secretario te habla y te dice: “Oiga, señor, hay una muy buena idea o hay una muy buena idea”, el secretario no te sirve para nada.

Las decisiones fáciles, las decisiones obvias se van tomando antes de que lleguen al escritorio del presidente. Todas las decisiones que llegan al escritorio de un presidente son, en consecuencia, decisiones difíciles, por eso la importancia de prepararse para eso cargo, porque no va a haber un solo día en que un presidente en una administración enfrente una decisión fácil, todas las que le van a llegar van a ser bien complicadas.

Pregunta: Oye, y ahora con las redes sociales, ¿no? Yo me acuerdo de otros periodos, de otros presidentes y dices, pues bueno, la tenían de alguna manera, si se pudiera decir, más sencilla en cuanto a la figura y en cuanto a la opinión pública.

Pero ahora que hay miles de cámaras, miles de teléfonos, cualquier cosa que digas, que te equivocas. O sea, si el presidente se equivoca ahorita, bueno, ¡puff! Memes, etc. ¿Tienes el estómago para eso?

José Antonio Meade Kuribreña: Mira, te voy a decir y es bien interesante, yo creo, la pregunta. Hacíamos una evaluación de la precampaña, éste es un proceso que se construye en 3 capítulos: la precampaña en donde solamente podemos hablar con militantes, en el ánimo de ser sus candidatos.

Este periodo de intercampañas, en donde nos preparamos ya para que cuando empiece la campaña estemos listos para el contraste, para las propuestas.

Hicimos una evaluación ayer, literalmente, en el equipo, tuvimos que hacer ajustes en el camino para ver qué había sido lo más importante que había pasado en nuestra precampaña, en el ánimo de la gente, y de las precampañas de Andrés Manuel y de Ricardo.

Y un poco lo que nos dimos cuenta es que lo más importante, lo más relevante, el twit más relevante que tuve en la precampaña fue cuando me equivoqué en un evento y dije “resolvido” y llegué a hacer planas para que quedara claro que había aprendido la lección.

El momento estelar de Ricardo fueron dos: las hazañas de Ricardo y el Hombre Araña: y el momento estelar de Andrés Manuel fue el submarino en el Puerto de Veracruz.

Eso nos dice algo del momento en el que estamos, nos dice también algo de lo difícil que es comunicar y nos dice, en consecuencia, lo importante que va a ser en la campaña que encontremos formas de que esos espacios de comunicación y esas formas de comunicación nos ayuden en el contraste de la difusión de las propuestas.

Y esas formas de comunicación nos ayudan en el contraste y en la difusión de las propuestas porque ésta va a ser una elección bien importante: 30 elecciones locales, 9 gobernadores y la Presidencia de la República, por lo tanto poder comunicar va a ser bien relevante.

Y, si bien es cierto que estamos muy expuestos, que estamos muy sometidos a la crítica, también es cierto que tenemos la gran oportunidad, si encontramos la forma de hacerlo, de tener un espacio de difusión mucho más cercano, mucho más personal, tratando de hablar de lo que a la gente le importa y de convencerlos del proyecto de país que vamos y que van a tener que escoger ahora en julio de 2018.

Pregunta: Entonces el estómago sí lo tienes pero duele, o sea duele de repente. Ahorita conocí a tu director de comunicación, ¿él te enseña todo? O sea, por ejemplo, cuando uno es secretario, cuando uno llega a ser presidente, en el caso de que tú has trabajado ya con tres administraciones distintas, ¿les enseñan todo? ¿Les enseñan: “Hoy salieron estos memes de usted”?

José Antonio Meade Kuribreña: A ver, es bien diferente la experiencia, porque de repente salen las caricaturas y me dice mi director de comunicación: “Oye, qué buena está esta caricatura”, “Sí, compañero porque no saliste tú, ¿verdad?”

Pero ya después de un rato las empieza uno a coleccionar, le empieza uno a encontrar humor y empieza uno a pensar cómo, a través de esa forma de comunicar, podemos hacerlo mejor.

Mira, en el tema de política y de la forma de hacer el trabajo, luego la gente da por sentado que la comunicación funciona y es sencilla.

Hace muchos años el presidente De la Madrid decidió que los jóvenes podían ir al Seguro Social a atenderse. 30 años ya, hicimos una encuesta y la mitad de los jóvenes no sabía.

Entonces, cuando se enfermaban, esa enfermedad los empobrecía y tenían que pagarlo de su bolsa o de su familia. De ese tamaño es el reto de comunicación, una decisión que ha estado vigente por años en el país, la mitad de los jóvenes no la conocían y es la oportunidad de aprovechar las redes, de aprovechar esos medios para hacer llegar la información de mejor manera.

Ahora, también esos medios les permiten a ellos hacernos llegar los que piensan, lo que sienten, lo que creen y lo que pulsan. Hay que aprender a usarlo, hay que aprender a vivir en ese entorno y hay que aprender a conducirlo, a conducirnos, de forma tal que el resultado sea un buen resultado para el país.

Pregunta: Sí, o sea usarlo a favor para poder mejorar en lo que estás haciendo, tratando de hacer y tratando de implementar, ¿no?

José Antonio Meade Kuribreña: Ahora, es difícil.

Pregunta: Claro.

José Antonio Meade Kuribreña: Ha sido difícil en México, ha sido difícil para los políticos mexicanos y ha sido bien difícil en el mundo.

Pregunta: Oye, bueno evidentemente yo estoy muy lejos de la política, pero tengo muchas ganas de conocer a la persona.

José Antonio Meade Kuribreña: Por eso te ves contento, entusiasmado, de buen ánimo.

Pregunta: Estoy muy lejos de la política y hoy quiero conocerte, un poco también como persona.

Mi primera pregunta sería, hoy en la mañana sale en el Reforma el asunto del cierre de las precampañas y sacan los porcentajes. Y sales, frente a AMLO y a Anaya, con el 14 por ciento debajo de ellos dos.

Evidentemente esto está empezando, pero ¿cómo te sientes? ¿Lo platican en el partido o no?

José Antonio Meade Kuribreña: Sí, a ver lo analizamos y lo evaluamos. Y las encuestas son interesantes porque te dicen diferentes cosas en distintos momentos del tiempo.

¿Qué nos dicen hoy las encuestas y qué están comparando las encuestas? Están comparando a Andrés Manuel, que lleva haciendo campaña desde el 2000, aquí en la Ciudad lo vimos haciendo campaña, y desde el 2006 hasta ahorita todos los días, todos los días, todos los días, buscando la Presidencia en una campaña permanente.

Ricardo encuentra la forma de hacerse de todos los spots de su partido, los nacionales, los locales, los federales, quiere decir que lleva tres años en campaña.

Yo llevó 60 días, hoy lo que las encuestas nos están dando es conocimiento y reconocimiento, y dentro de ese conocimiento y reconocimiento, en 60 días no es un mal resultado. Yo pasé de ser un político muy poco conocido, a que mi nombre se posicionará.

Pregunta: Claro, eso es cierto.

José Antonio Meade Kuribreña: Ya posicionado el nombre, podemos empezar a posicionarle a ese nombre características: cómo estoy preparado, qué es lo que propongo, qué estoy planteando para el país, qué he hecho en mi vida.

Y de eso se tratan las campañas, las campañas nos van a poner parejos en este arranque, y eso también viene en la encuesta: yo crecí 43 puntos de conocimiento, ese era mi objetivo en la precampaña, eran dos: ser candidato, aumentar mi nivel de conocimiento y que eso me diera una buena plataforma para la campaña. El que más creció, no solamente en conocimientos, sino en intención de votos en 60 días fui yo.

Entonces, las encuestas son útiles para muchos temas: se usan para propaganda y se usan para propaganda que siempre beneficia al más conocido cuando empieza un proceso electoral.

Pero, como tú dices bien, ni siquiera ha empezado. No importa todo lo que sintamos nosotros los políticos y la ciudadanía, hoy todavía no empieza la campaña, hoy todavía no estamos en eso.

¿Qué ya sabemos? Que en julio vamos a escoger.

Pregunta: Claro.

José Antonio Meade Kuribreña: ¿Qué vamos a hacer a partir de marzo? Pues vamos a empezar a plantear alternativas, y en ese momento tenemos que estar preparados para que esas alternativas se entiendan, se comuniquen.

Hoy ni siquiera sabemos quién va a estar en la boleta, por lo que, ahorita, lo que ayuda en las encuestas es ver cómo vamos en conocimiento, cuáles son los temas que importan, cómo hemos evolucionado en esa que era la primera variable y el primer reto que, en mi caso, de la única alternativa que lleva apenas 60 días, si estamos o no avanzando y penetrando en conocimiento. Eso es lo más difícil.

Ya irle poniendo atributos, a punto ya de enfrentar en ese momento, sí, la elección, nos va a resultar mucho más sencillo, porque ahí sí el tema van a ser perfiles y propuestas.

Pregunta: Oye, ¿y de chiquito querías ser presidente? Cuando digo de chiquito, me refiero a cuando te preguntaban a ti.

A ver, ¿dónde estudiaste de chico? ¿Dónde estudiaste la secundaria?

José Antonio Meade Kuribreña: Estudié en el Olinka.

Pregunta: Cuando estabas en el Olinka…

José Antonio Meade Kuribreña: Era compañero, para que ubiquen mi generación, era compañero de Alejandra Guzmán.

Pregunta: Ok. Sí, de hecho, somos generación bastante contemporánea. Hace rato que vi tu edad, dije: “¡En la torre! O sea, el señor quiere ser presidente. Dije yo, ¿como que qué estoy haciendo? ¿Para dónde voy?

José Antonio Meade Kuribreña: A ver, si le pegas a lo del Twitter, te vienes acá a la campaña.

Pregunta: Oye José Antonio, entonces, decían en el salón: “Mead, José Antonio, a ver digan todos qué quieren ser de grandes”. ¿Tú qué decías?

José Antonio Meade Kuribreña: Te voy a decir que decían Me-a-de, entonces levantaba la mano y decía: “Meade, por favor”, y desde ahí empezaba la batalla de posicionar el nombre. Por eso te digo que ahí vamos, a esa batalla sí estaba yo acostumbrado.

Pregunta: ¿Te bulearon alguna vez en la escuela? ¿Tuviste broncas de bullying?

José Antonio Meade Kuribreña: ¿Por el nombre?

Pregunta: No, o por la vida, que alguien dijera: este cuate me tira mala vibra.

José Antonio Meade Kuribreña: A ver, la verdad no. Fue una buena experiencia.

En la casa había mucha buena vibra de servicio público. Mi mamá estudió educación especial ya cuando tenía cuatro hijos.

Pregunta: Ok.

José Antonio Meade Kuribreña: Dice que, cuando invitaba a las amigas a hacer la tarea, pues sí se te subía un hijo por la ventana, el otro pasaba por la mesa. Entre el mayor, que soy yo, y el menor, nos separan apenas cuatro años.

Pregunta: Ok.

José Antonio Meade Kuribreña: Entonces andábamos todos en pañales.

Pregunta: Sí, muy pegaditos.

José Antonio Meade Kuribreña: Buen esfuerzo educación especial. Y nos tocó verla en terapias auditivas y nos tocó ver cómo, desde esa trinchera, desde ese servicio público, cambiaba la vida de una niña, de un niño, de una familia y, a través de esa familia, de la comunidad.

Mi papá también servidor público de mucho tiempo. Cuando yo iba en la prepa, mi papá trabajaba en Hacienda, era director general de Promoción Fiscal, su jefe era el subsecretario de Hacienda. Yo, en la prepa, quería ser subsecretario de Hacienda.

Pregunta: Ok.

José Antonio Meade Kuribreña: Ya llegué.

Pregunta: Pero, ¿a poco decías así: “A ver, ¿qué quieres ser? Yo, arquitecto, yo subsecretario de Hacienda”.?

José Antonio Meade Kuribreña: “Yo, subsecretario de Hacienda”

Pregunta: Ok

José Antonio Meade Kuribreña: Yo pensaba que, desde esa trinchera, era desde donde se transformaba el país.

Con cargo a eso, estudio igual que mi papá, Economía y Derecho y empiezo en el sector afianzador, sector asegurador, me voy a estudiar mi Doctorado.

Pensiones, banca, banca rural y después de mucho tiempo, llego a ser subsecretario de Hacienda y Crédito Público. Y decía: “Ahora sí, ya, éste era el sueño de mi vida”. Y efectivamente, esa Subsecretaría cuida el buen crédito de México en el mundo, tenerla es una gran distinción.

De entonces para acá tuve 5 secretarías más, hoy contendiendo por la Presidencia, mucho más allá de lo que me hubiera esperado, pero un camino que me ha venido preparando para eso, y estoy muy entusiasmado.

Pregunta: Oye, te escucho hablar y hablas fantástico y cada uno de los precandidatos tienen un tema, y uno de los tuyos es que dicen: ”Está muy preparado”. Ya vi tus fotos en Yale y, evidentemente, las cinco secretarías, en fin.

Pero, mi pregunta es, así yo, como persona normal, digo: “Ok, está muy preparado pero, ¿ y cómo le va a hacer con la gente de alrededor, que quizá no esté tan preparada o que sea corrupta, o que lo quieran meter en el rollo de corrupción? Esa sería mi primera pregunta.

José Antonio Meade Kuribreña: Mira, hay 20 años de servicio público y yo creo que esos 20 años, fíjate lo que tuve que hacer, tuve que ser 5 veces secretario para que me invitaras a tu programa. Eso quiere decir que todavía hay gente que no me conoce.

Pero en otros círculos, 20 años de servicio público implican 20 años de escrutinio, implican 20 años de tomar decisiones públicas, implican 20 años de saber, como dices tú, sobre todo en los últimos años, todos los días en las redes, de suerte tal que la gente sabe en mi servicio público ¿qué hecho? ¿Cómo lo he hecho? ¿De quién me he rodeado? ¿Con quién he trabajado? ¿Cuál ha sido mi trayectoria?

Y después de esos 20 años y ya habiendo terminado la precampaña, la gente dice: “Está preparado, es honorable, da resultados”. Además, en un trabajo en donde mi trayectoria me permitió, desde Sedesol hasta el trabajo de crédito rural, estar siempre muy cerca de la gente que es lo que me emociona y lo que me entusiasma.

Y correr, contender, con esa historia de vida, a mí me alienta mucho hasta estar cierto de que vamos a ser exitosos en julio.

Pregunta: ¿Y eres muy de pantalones? De decir: “¡Ah! Este cuate me está queriendo mover aquí el rollo. Te me vas. Éste me está moviendo tal, te me vas.”

Porque luego hay quien se queda así con los cuates, y bueno, quedemos todos bien.

José Antonio Meade Kuribreña: Me ha tocado hacer equipo, encabezarlos. Por muchos años y puedo, en cada caso, explicar qué he hecho, por qué lo he hecho, todo lo que tengo y todo lo que soy lo explica mi trabajo. Y he rendido cuentas de cada uno de los desempeños, y la verdad es que he salido bien.

En cada uno de ellos en lo que se me ha encargado, yo creo que he entregado, no solamente cuentas con limpieza, sino que además he integrado una generación de funcionarios públicos de los que yo me siento muy orgulloso.

Y éste es un ejercicio bien valioso, se habla muy mal de la política, se habla muy mal de los políticos. Parte de lo que yo he querido hacer en la precampaña y que a querer hacer en la campaña, es que se hable bien de los políticos, de la política y del servicio público, porque somos millones los que todos los días nos paramos viendo cómo podemos ayudar.

Y te pongo sólo dos ejemplos: estando en Desarrollo Social, me tocaba llevar una empresa que se llamaba Diconsa. Diconsa se encarga del abasto popular, maíz, frijol, trigo en las zonas alejadas, 29 mil tiendas. Ubico, es una de las cadenas rurales más grandes de toda Latinoamérica.

Teníamos en la plantilla 40 mulas, ninguno de los cuales eran el secretario ni el director general, y teníamos las mulas porque la única forma de llegar a esas tiendas era con mula, en muchos casos.

Pregunta: Ok

José Antonio Meade Kuribreña: Eso era un servidor público, como lo era el electricista que llegaba para pertrecharse justo antes de un huracán, para estar seguro que no faltara la luz después del Huracán, ese equipo me tocó también coordinarlo.

Hay mucho de dignidad en el sector público y en este mundo de Twitter y de redes sociales, parte de lo que yo me he puesto como reto, es reivindicarlo para que el joven se sienta entusiasmado de participar en un México que lo va a necesitar.

Pregunta: Oye, déjame conocer un poco de ti fuera de la política, ¿no? ¿Eres matado o eres muy inteligente? O sea, ¿cómo lograste hacer esto? En la escuela.

José Antonio Meade Kuribreña: Una buena combinación de las 2.

Yo salía con Juana, mi esposa, y decía mi suegra que yo era el novio ideal, porque tenía permiso de llegar a mi casa más temprano que ella. Entonces dice Juana que ella llegaba a rentar películas del Blockbuster, para ya que la hubiera yo dejado.

Me gusta mucho la parte del estudio, disfruté mucho la oportunidad de hacer dos carreras, disfruté mucho la combinación que la UNAM y el ITAM me permitían, disfruté mucho la gente que conocí en las dos universidades.

Y el mundo del debate y de las ideas, de la educación, de los problemas en la forma de resolverlos, siempre desde chico me ha definido.

Pregunta: ¿Eras noviero?

José Antonio Meade Kuribreña: Solamente tuve una novia.

Pregunta: ¡No es cierto!

José Antonio Meade Kuribreña: Sólo tuve una novia, compañero.

Pregunta: ¿Cómo crees?

José Antonio Meade Kuribreña: Sí, sí, sí.

Pregunta: Ahí si te podría enseñar algunas cosas.

José Antonio Meade Kuribreña: Me da la impresión de que sí. Dos años de persecución, cuatro de novio, 23 de casado. Yo estaba viendo si convencía a Juana, claro que me tomó dos años, mi reto es, en cinco meses convencer como a 20 millones. En eso vamos caminando.

Pregunta: Oye, ¿qué música escuchas? ¿Qué discos traes en el coche?

José Antonio Meade Kuribreña: A ver, y ahí revela uno la edad.

Pregunta: Porque ahorita ya me imagino que pues ya traes una camioneta que te llevan y que te trae.

José Antonio Meade Kuribreña: No, nos movemos en un híbrido, y nos vamos en un híbrido desde hace mucho tiempo.

Pregunta: No me digas que andas en una combi.

José Antonio Meade Kuribreña: No, no, en un coche híbrido. Y la verdad que, no solamente más que suficiente, sino que manda una muy buena señal de compromiso hasta con el medio ambiente.

Pregunta: Pero, ¿qué discos traes?

José Antonio Meade Kuribreña: Timbiriche, Mijares, Alejandro Fernández. Esa era mi edad, esa era mi generación, Las Pandora, Las Flans.

Pregunta: ¿Cuál es tu favorita de Mijares o de Emanuel.

José Antonio Meade Kuribreña: El rey azul, y no viene al caso, esa ya la voy a cambiar, porque ahora ya quiero más bien un rey tricolor.

Pregunta: Y ahí el director de comunicación social: ¡Bien! ¡Bien! ¡Tricolor!

José Antonio Meade Kuribreña: Ya ves cómo me va, mano, por eso me bullea.

Pregunta: Oye, ¿y a qué equipo le vas?

José Antonio Meade Kuribreña: A los Pumas. Soy universitario, le voy a los Pumas, estoy bien contento del súper liderato, que se puso ahora en riesgo cuando perdimos nuestro último partido.

Pero sí, sí, fan de los Pumas, fan de los Diablos Rojos de México, fan de los Yankees y, de nuevo, ahí yo creo que puede uno ver exactamente de qué generación, de qué afición, de qué escuelas, conforme va uno acumulando pues a qué equipos le va uno yendo.

En el único en el que me quedé rezagado, y ese si es un dato a una edad terrible, en el futbol americano me quedé con los Petroleros de Houston, que ya no existen mano, ¿qué le va uno a hacer?

Pregunta: Oye, ¿y con tus hijos cómo eres? ¿Cuántos años tienen tus hijos?

José Antonio Meade Kuribreña: El más grande tiene 20, estudia Derecho en la UP, Dionisio.

José Ángel que estudia en la prepa, Magdalena que estudia la secundaria. Muy contento cada uno en lo suyo.

Pregunta: ¿Eres regañón? ¿Cómo eres como papá?

José Antonio Meade Kuribreña: Mira, yo digo que soy a todo dar.

Pregunta: Para ver cómo vas a ser con el gabinete.

José Antonio Meade Kuribreña: Yo digo que soy a todo dar, y ahí hay diferentes escuelas de cómo ir mandando señales. En la casa mi papá tenía ocho hermanos y mi abuelo, en una casa de ocho hijos, pues dice que para llamar la atención solamente le hacía así a la mesa y ahí se callaba todo mundo.

Entonces, esa escuela, de esa disciplina en donde no se ocupa ni gritar, ni levantar la voz, pero que vaya habiendo reglas claras, yo creo que nos ha funcionado bien.

Ahora, eso creo yo. La verdad es que en la casa si mis hijos son como son, encantadores y la verdad muy buenos niños, es más bien responsabilidad de Juana.

Pregunta: Oye, dime tres virtudes tuyas y tres defectos, así que digas, “en esto no soy bueno”.

José Antonio Meade Kuribreña: Mira, me falta disciplina para la comida y ya todo mundo me puso a dieta, por cierto, ya perdí cuatro kilos, entonces, ahí voy caminando, por más esfuerzos que hago.

Pregunta: Y si llegas a ser presidente, vas a perder un chorro.

José Antonio Meade Kuribreña: Por más esfuerzos que hago no hemos podido desarrollar el hábito del ejercicio. Para mí, deporte extremo era pararme a contestar la red federal cuando me hablaba cualquiera de mis muchos jefes.

Fíjate que en Hacienda había una tradición bien interesante: el secretario de Hacienda imponía un poco la moda en término del deporte, a David Ibarra le gustaba jugar frontón y jai alai, todo mundo jugaba frontón y jai alai; Paco Gil bici de montaña, todos le pegaban a la bici de montaña; Agustín Carstens baseball, ahí andábamos todos uniformados; Cordero fútbol.

Cuando yo llegué pues había una gran incertidumbre de si tenían que comprar bicicleta, pelota o bat. Entonces, mi deporte era el dominó, le salí bien barato a todos

Pregunta: Entonces, tú eres más de dominó.

¿Qué te gusta comer? Por ejemplo, cuando yo tengo un día tenso, así que en serio la pasé muy mal, quiero una concha con cajeta y me da lo mismo si subo, si no subo. Me corto la concha, le pongo cajeta y me la doy con un vaso de leche.

¿Qué es lo que más disfrutas?

José Antonio Meade Kuribreña: En lugar de cajeta, nata. Te voy a decir, a ver, los chocorroles, las papitas adobadas, que son una costumbre, que ahora que se ha venido conociendo más. A donde voy, me ponen uno.

Entonces, llego yo a un coche, ahí están los chocorroles. Voy a llegar a una entrevista y ahí están los chocorroles.

Pregunta: Eso te iba a preguntar, ahí están los chocorroles del señor Meade.

José Antonio Meade Kuribreña: A mí me gusta de todo, disfruto profundamente una buena comida.

Pregunta: ¿Qué tomas?

José Antonio Meade Kuribreña: Tomo poco, tomo poco, de repente un tequila, pero la verdad es que tomo bastante poco. Es un gusto adquirido que no se adquirió.

Pregunta: ¿Nunca de más?

José Antonio Meade Kuribreña: Nunca de más

Pregunta: ¿Y bailador? ¿Cómo Sergio?

José Antonio Meade Kuribreña: Fíjate que la última vez que bailé fue el día que me casé.

Pregunta: ¡No es cierto!

José Antonio Meade Kuribreña: Una cosa terrible, compañero, ¿qué quieres te de diga?

Pregunta: Te tengo que sacar un poco de fiesta, mi querido Meade.

José Antonio Meade Kuribreña: Yo creo que sí vale la pena.

Pero ya cada vez bailamos mejor al ritmo de la batucada y agarrando ahí mejor espacio en el paso campañero. Ahí vamos.

Pregunta: Y en todas estas carreras, ¿alguna vez sacaste acordeón? ¿Alguna vez copiaste? ¿Te cacharon?

José Antonio Meade Kuribreña: Mira, la parte de los estudios se me daba bien, sí era lo que me funcionaba, era algo que me entusiasmaba. Es algo así como cuando uno es bueno para el deporte y otros no son buenos para el deporte.

En la casa, cuando queríamos disciplinar a los niños, les decíamos que no los íbamos a llevar a comprar libros el fin de semana. Lo nuestro, lo nuestro, lo nuestro no es el deporte

Pregunta: Sí es más la lectura, el rollo más intelectual.

De las últimas preguntas, ¿me dijiste cuántos años de casado?

José Antonio Meade Kuribreña: 23.

Pregunta: 23 años de casado. Felicidades, de entrada, felicidades, hay que echarle ganas para poder mantener una relación

José Antonio Meade Kuribreña: Y te voy a decir, ahora que mucha gente ha conocido a mi esposa y que se ve muy bien, yo lo que digo es que es porque le fue muy bien en su matrimonio, entonces yo no me veo tan bien.

Pregunta: Cuándo se pelean, ¿cómo lo arreglan?

José Antonio Meade Kuribreña: Generalmente por las buenas.

A ver, yo creo que el matrimonio nos pone a prueba todos los días y cada uno en su familia enfrenta muchos retos, muchos retos que se ven, muchos retos que no se ven. Cuando uno ve una historia de familia, siempre en las familias se enfrentan dificultades, se enfrentan retos.

A nosotros nos tocó trabajar en Sedesol con muchas familias que hacían esfuerzos verdaderamente heroicos por salir adelante. En ese contexto, nosotros hemos tenido espacios de mucha oportunidad, de muchas bendiciones y, en general, un buen consejo, que yo creo que a todo mundo le dan cuando se casa, pero que es bueno seguir: es no irse a dormir enojado.

Pregunta: Entonces, ustedes sí son de “vamos a arreglarlo”.

José Antonio Meade Kuribreña: Entonces, una de dos: o mejor ya no nos peleamos para poder dormir temprano, y eso nos ha venido disciplinando nuestro hábitos de dormir.

Pregunta: Oye, ¿y han hablado de esto? ¿Cómo le dices a tu esposa?

José Antonio Meade Kuribreña: Juana.

Pregunta: “Oye, Juana, pues me están empujando para la precandidatura, voy a chambear un chorro, ¿cómo ves? Y pues bueno, y si gano pues van a ser seis años durísimos”

Porque yo creo que hasta los matrimonios la pasan muy fuerte con un presidente. ¿Lo han platicado?

José Antonio Meade Kuribreña: Pues fíjate que han sido 23 años, te ubico en perspectiva en términos del apoyo que he venido recibiendo de mi familia, cuando fue secretario de Relaciones Exteriores estuve tres años, un año completo estuve afuera, estuve casi 35 días completos en un avión, le di 33 veces la vuelta al mundo.

Y eso quería decir que cuando llegaba yo a mi casa en la casa pasaron de quejarse cuando me iba a quejarse cuando regresaba.

Sí impone le servicio público retos y sí necesita uno, y le ayuda a uno mucho, una familia que lo ancle y una familia que lo apoye.

Pregunta: Pero ¿le preguntaste? “A ver Juana, ¿nos lo aventamos o no?”

Porque yo le llego a mi esposa y le digo: “¡Ay! ¿Qué crees? Que voy a ser precandidato”. Y me dice: “Estás loco, vamos a sentarnos a platicarlo”.

¿Lo platicaron?

José Antonio Meade Kuribreña: Sí, lo platicamos, y es mucho lo que está en juego en esta elección. Va ser una elección bien importante.

Y sabíamos, desde que empezamos, que iba a ser bien difícil, cualquier elección presidencial es difícil.

Sabíamos que iba a ser complicado, sabíamos de los memes, de los twits, lo sabíamos porque hemos vivido en el sector público.

Pregunta: ¿Qué le dijiste a tus hijos, “no vean redes”?

José Antonio Meade Kuribreña: Sí. Fíjate que una vez, y ya no lo he vuelto a hacer, pusimos una fotografía, ahora en Navidad, en donde felicitábamos todos, y después nos fuimos a la comida familiar, a la comida a casa de mis suegros. Y le decía mi hija chica a mi hijo grande “¿ya viste todo lo que dicen de ti?”. “Espérate”, le decía, “te voy a leer todo lo que dicen de ti”.

Ya mejor sugerimos que ese no era un buen ejercicio y que ninguno le dijera al otro qué era lo que estaban diciendo de ellos.

Pero yo creo que bien preparados como familia para empezar el reto, bien entusiasmados, entienden muy bien por qué lo hago, entienden muy bien por qué sentimos que es importante, por qué sentimos que vale la pena y por qué sentimos, en nuestro caso, y en el de una generación y en el de muchos, comprometerse y salir a arriesgarse por el país.

Pregunta: La verdad muchas gracias. Muchas gracias, José Antonio Meade Kuribreña. Mucha gente está conociendo quizá otra parte que no conocía de ti.

Ya nada más, para terminar, algo que le quisieras decir a la gente. Vamos a intentar, evidentemente, están invitados todos los precandidatos, voy a tratar de platicar con todos.

¿Algo que le quieras decir a las personas que nos están escuchando prácticamente en toda la República?

José Antonio Meade Kuribreña: Que esto es muy importante, que vale la pena en este reto, en medio de todo el ruido, en medio de lo que pasa en redes, que nos informemos y que nos pongamos a pensar que en esta elección se va definir rumbo, se van a definir programas, se van a definir propuestas y que la participación informada es bien importante.

Yo entiendo que hoy estamos en la época de precampañas, entiendo que todavía no empezamos, pero sí de lo que se defina va a depender mucho, en términos de lo que pase en el país, hacia adelante.

Y dos, que participen, que el país necesita de esa participación joven, que el país necesita que cuando tú le digas a tu esposa que quieres hacer política, tu esposa te diga que sí pensando que vale la pena porque es un camino digno y honorable para transformar a México para bien.

Pregunta: Perfecto, pues muchas gracias.

José Antonio Meade Kuribreña: Gracias, Yordi.

Pregunta: Señores, José Antonio Meade aquí en la cabina.