Entrevistas

Entrevista otorgada por el precandidato José Antonio Meade Kuribreña a EXA FM con Pamela Cerdeira

Pregunta: José Antonio Meade nos acompaña en vivo.

Muchísimas gracias por estar con nosotros, bienvenido.

José Antonio Meade Kuribreña: Muchas gracias a ustedes, muy contento, muy entusiasmado y muy agradecido.

Pregunta: En este ejercicio de poder platicar con todos los precandidatos a la Presidencia, tenemos una pequeña seccioncita llamada “Sé lo que hiciste el sexenio pasado”.

¿No acompaña a escucharla?

José Antonio Meade Kuribreña: Sí, claro.

(Cápsula)

Pregunta: Ahora sí, bienvenido, muchas gracias por acompañarnos.

José Antonio Meade Kuribreña: Al contrario, muchas gracias. Muy contento, muy agradecido y un segmento muy interesante.

Pregunta: Platicábamos sobre lo difícil que es este momento en el periodo de las campañas, porque hay cosas que se pueden decir y cosas que no se pueden decir y, además, venimos de un periodo que ha molestado muchísimo a la ciudadanía, donde se ha gastado muchísimo dinero, donde hemos visto spots de todos los partidos, de todos los aspirantes y ninguno iba dirigido para nosotros.

José Antonio Meade Kuribreña: Y fíjate, yo creo que es importante lo que dices en un sentido adicional: las campañas todavía no empiezan, van a empezar hasta el 30 de marzo y en esta precampaña pasaron cosas.

La verdad es que fue una precampaña, yo creo, bastante interesante, que nos fueron dibujando a los precandidatos como somos, yo creo que sí se aportó mucha información y hacíamos un ejercicio de balance ayer, justamente con el equipo, para ver cuáles fueron los momentos más importantes, los que más llamaron la atención, los esfuerzos de comunicación que más trascendieron en las tres precampañas.

Y yo pensaba, pues a lo mejor fue una propuesta que hice en salud, a lo mejor fue el tema de los aeropuertos, a lo mejor fue lo que hicimos en la Ciudad y la forma de tratar de comunicarlo.

Pues resulta que el momento cumbre de la comunicación, por ejemplo de Andrés Manuel, fue su video de Rusia en Veracruz; el momento cumbre de la campaña de Ricardo fueron las hazañas de Ricardo; y el momento cumbre mío fue cuando estaba yo haciendo planas para no volver a decir “resolvido”.

Eso yo creo que nos plantea retos, nos plantea retos de cómo tenemos que comunicarnos, frente a una elección que va a ser bien importante, bien competida y bien definitoria.

Y cómo hacerle para que, en este entorno en donde mucho de lo que se ha comunicado se quedó en el terreno de lo trivial, en el terreno de los memes, en el terreno, incluso de la molestia, cómo tenemos que hacerle para comunicarnos mejor.

Pregunta: ¿Tendrían que existir las precampañas de la forma que existieron, con el presupuesto con el que existieron?

José Antonio Meade Kuribreña: Yo creo que tienen valor las precampañas y tienen cierto sentido porque se están tomando decisiones muy importantes, cada partido va a escoger a quién va a ser su candidato y los ejercicios que se hicieron en cada partido fueron distintos, y yo creo que se aprovechó el tiempo de diferente forma.

¿Qué se hizo, por ejemplo, en el caso de la coalición? El domingo van a ir 20 mil delegados a la Convención de Delegados que va a escoger al candidato del PRI. Entonces, el diseño de la precampaña, cara a ese proceso, fue ir a ver a cada uno.

Yo habré de haber saludado de mano y haber visto a los ojos a cada uno de los delegados. Tiene sentido ese ejercicio, me van a dar su confianza, me van a dar la confianza de encabezarlos, de representarlos, pero era un ejercicio que estaba orientado a eso.

Yo lo que quería lograr eran dos cosas: posicionar mi nombre. De los 3 precandidatos, el único que nunca había hecho un ejercicio de precampaña, el único que nunca en su vida había salido en un spot era yo, era oportunidad para hacerlo y conocer a los militantes, y que me conocieran, para que me tuvieran confianza.

En el caso de Nueva Alianza hicieron un diseño, yo creo bien interesante y bien sugerente en la precampaña, hicieron un ejercicio conversatorio. Ellos también van a tener una Convención de Delegados, y entonces se organizaron por cada circunscripción para, micrófono abierto, preguntar lo que quisieran.

Y eran preguntas que a veces eran de política pública, eran preguntas que a veces eran personales y de cómo uno era, y todo esto para decirte que yo creo que la precampaña sí tiene un espacio que ocupar, pero que este espacio, en medio de tanta rigidez, acaba teniendo poco sentido.

Yo creo que sí tiene sentido que cada partido defina sus mecanismos, defina sus reglas, que fuéramos libres los mexicanos de darle la transparencia y el seguimiento que quisiéramos a ese esfuerzo.

Que aprovecháramos esta precampaña para empezar a preparar el terreno con mucha más libertad de lo que viene, para llegar a una contienda muy importante listo, con propuestas, con contrastes y con perfiles.

Pregunta: Si pudiéramos hablar de un tema como el más importante para el país, ¿cuál sería?

José Antonio Meade Kuribreña: Yo te diría tres: seguridad, defensa del empleo y la defensa de la economía familiar.

Yo creo que, al final, lo que la gente quiere de nosotros ya en un tema muy básico, puede uno ponerle muchos adornos, pero quiere uno vivir seguro, quiere uno tener un espacio en donde su esfuerzo rinda frutos y quiere uno tener servicios que le permitan vivir mejor.

Al final, yo creo que al centro de cada conversación, de las miles de conversaciones de encuentros, de debates, de propuestas, esas tres resumen, yo creo, las tres principales aspiraciones.

La gente quiere estar tranquila, la gente quiere tener oportunidad de que su esfuerzo rinda frutos y la gente quiere tener servicios que le permitan estar mejor.

Y yo creo que lo que le toca hacer al gobierno, y esta es una experiencia que me queda muy marcada de Sedesol, es ver a cada uno en su esfera individual y que es lo que le hace falta.

Cada uno de nosotros enfrenta un reto distinto, cada uno tiene una historia familiar diferente. Dentro de la familia, cada uno tiene un reto que no es el mismo que el de la familia de junto.

Cuando estuvimos en Sedesol lo que hicimos fue, literalmente, ver qué es lo que teníamos que hacer para que tuvieras educación y terminaras tu ciclo escolar, y era diferente el esfuerzo para el niño de entre 3 y 15 años, que para la mamá que no había terminado su escuela.

¿Qué teníamos que hacer para darte salud? Y el reto era diferente para el estudiante, a quien podíamos dársela con el Seguro Social, que para el trabajo formal, que para quien no lo era.

Y yo creo que ese es el reto del servicio público, y ese es el reto de hacer un buen gobierno, cómo acompañamos a cada uno de los mexicanos para darle ese empujoncito para que sus esfuerzos rindan mejores frutos.

Pregunta: ¿Cuál es el reto en materia de seguridad?

José Antonio Meade Kuribreña: Mira, en materia de seguridad el reto ha venido cambiando.

Si nosotros vemos el 2011 y lo contrastamos contra el 2017, la geografía de la violencia es distinta. Si vemos un poco el 2011 en donde tuvimos un primer pico de violencia, la violencia tendía a estar concentrada sobre todo en el norte del país y en algunos estados como Guerrero.

Si vemos la violencia ahora ha tendido a moverse hacia el pacífico y hacia el sur, el norte tiene otras condiciones de retos y hay algunos estados como Guerrero que siguen pendientes, eso quiere decir que las causas de la violencia han venido, también, cambiando, y que tenemos que entender cada una de esas causas para enfrentarlo de mejor manera.

Pero encontrando tres o cuatro temas que son comunes y que yo creo que tenemos que hacer diferente y mejor.

Una primera intuición, cuando el ciudadano está enfrentando un mal servicio de su gobierno y en este caso no está recibiendo seguridad, la institución o no está funcionando bien o no tiene los instrumentos que necesita para hacerlo.

En seguridad, todos los estudios serios que vemos apuntan al tema de armas. Para quien nos está oyendo, y yo creo que es un dato interesante, se estima, hay diferentes estudios en México de cuántas armas están en manos de la delincuencia organizada. Hay quien dice que un millón y medio, hay quien dice que 500 mil. El ejército canadiense tiene un millón 700 mil, el ejército guatemalteco 150 mil.

Pregunta: ¿Y mexicano?

José Antonio Meade Kuribreña: El Ejército mexicano debe tener, más o menos, 950, un millón, por cierto, por arriba del argentino, por arriba del peruano.

Tenemos que hacer algo con las armas, y eso implica puntos críticos, convenios de investigación, de inteligencia, y algo que estuvimos haciendo todo el año pasado en Hacienda, nos dimos cuenta que las armas se integran al país de forma distinta que como las drogas, tienden a moverse en vehículos privados y no en vehículos de carga.

Todo el año pasado estuvimos trabajando para desarrollar tecnologías no intrusivas que nos permitieran tener un mejor control de los vehículos personales, de los vehículos privados para poder combatir con mejor éxito las armas, empezamos a armar convenios de cooperación y de inteligencia, es un tema relevante el del dinero.

Pregunta: ¿Erró Calderón la estrategia contra el crimen organizado que es la que nos lleva, por consecuencia, a lo que tenemos hoy?

José Antonio Meade Kuribreña: Fíjate que yo creo que no es un buen diagnóstico. Si uno hace memoria, y hay algunos estudios publicados alrededor de eso, primero llegó la violencia y luego llegó la respuesta.

Lo que empezamos a ver, si tú te acuerdas y, además, fue muy gráfico y fue muy perturbador, empezaron a aventar cabezas en algunos de los espacios. En Michoacán, ¿te acuerdas que rodaban cabezas en discotecas?

Esa violencia detonó una intervención, no fue la intervención la que detonó la violencia.

Ahora, ¿cuál fue la definición y qué es lo que tenemos que hacer hacia adelante? La definición implicó darse cuenta que no teníamos capacidad de policías civiles que nos ayudaran a hacerle frente al tamaño del reto de seguridad que teníamos, y se le pidió al Ejército que complementara los esfuerzos de los policías civiles.

Y ahorita que hacías tú la reflexión de qué tendríamos que hacer, no hay forma de que resolvamos el reto de seguridad sin buenos policías.

¿De qué tamaño era el reto cuando llega el presidente Calderón? Había 6 mil policías federales en todo el país, hay más de medio millón de policías estatales o municipales en todo el país que no estaban capacitados, que no estaban certificados, que no tenían ningún elemento que le permitiera darle certeza al ciudadano de que estaban haciendo bien su trabajo.

¿Cuál es la moraleja? Las Fuerzas Armadas que han sido solidarias, generosas y valientes, tienen un lugar en la estrategia de seguridad interior, pero tiene que ser un lugar complementario y no podemos nosotros depender en ellos para resolver lo que tendría que hacer la policía.

Cualquier estrategia de seguridad tendría que tener al centro el desarrollar una buena policía, uno; dos, nosotros seguimos funcionando en México como en la época del bandido de Río Frío, como si la delincuencia fuera estrictamente local.

Los homicidios, no hay un solo estado que lo defina igual que su vecino y que lo castigue igual que su vecino. Eso quiere decir que ni las policías ni los ministerios públicos se hablan, porque no tienen ni siquiera un lenguaje en común, eso también habría que cambiarlo.

En síntesis, armas, dinero, policía, homologar la definición de los delitos para homologar la forma de investigarlo, todo ello son instrumentos que tendríamos que darle al Estado para que diera una mejor respuesta.

Pregunta: ¿Por qué no se ha hecho? Porque llevamos hablando de mejorar a la policía mucho tiempo.

José Antonio Meade Kuribreña: Se adelantó en mucho temas, se adelantó, por ejemplo, en darle a las aduanas la capacidad de blindarnos frente al tráfico de armas, se adelantó en un tema que tú tocaste fuera del aire, que el digitalizar toda la parte tributaria para que, en vez de estar viendo cinco años atrás y en papel, pudiéramos estar viendo en tiempo real lo que estaba pasando en nuestro economía.

Y si vemos nuestra economía en tiempo real, podemos combatir los elementos delincuenciales que están queriendo contaminar nuestra economía real y, por lo tanto, podemos combatir el dinero.

Eso no lo podíamos hacer si no digitalizábamos la información de las transacciones de la economía real, el trabajo de policías es un trabajo de todos los días y es un trabajo que depende fundamentalmente de lo que vaya haciendo cada Estado: recuperar el rigor para revisar que esa profesionalización se haga, que les suban sus sueldos, que se pasen los filtros de confianza.

Pregunta: Hay un artículo constitucional que los trata como ciudadanos de segunda, a los policías.

José Antonio Meade Kuribreña: Y yo creo que tenemos que reconocer, no sólo que no son de segunda.

Pregunta: Claro.

José Antonio Meade Kuribreña: Sino que son de primera y los primeros que se ponen frente a los delincuentes, hay que darles mejores instrumentos.

En general, el estándar internacional son cuatro policías por cada mil habitantes bien capacitados y bien pagados. Esa es nuestra métrica, a eso tenemos que llegar.

Pregunta: ¿En cuánto estamos?

José Antonio Meade Kuribreña: Estamos más o menos en el nivel, lo que nos falta es estar en la capacitación.

Tenemos más o menos esos cuatro policías por cada 100 mil, pero, y vuelvo a enfatizar por qué el debate institucional es importante, si tú tienes cuatro policías por cada 100 mil, pero el homicidio, el robo, la extorsión, no se definen de la misma manera, entonces la policía de Michoacán y la policía de Jalisco no tienen por qué hablarse porque no manejan ni siquiera un lenguaje en común.

Por eso el cambio para tener un código de procesos penales único era importante, por eso el Nuevo Sistema de Justicia Penal es importante, falta completarlo, falta tener un código penal único por lo menos en los delitos que están vinculados con la inseguridad y con violencia.

Pregunta: No podemos hablar de seguridad, sino hablamos de drogas, ¿qué opinas de la legalización?

José Antonio Meade Kuribreña: Mira, depende, porque cada una de las drogas es muy diferente.

Yo creo que, sobre todo en el caso de la mariguana, que es el que más se debate, hay un tema de salud, hay un tema de libertades, hay sobre todo un tema de congruencia.

Lo que no funciona para México y lo que no funciona, a nuestro juicio, para Estados Unidos, es que tengas un tratamiento en California, otro tratamiento a nivel federal, otro en Colorado, otro en Nuevo México, y que en México tengamos un marco diferente del que se tiene en el mundo. Yo creo que tenemos que regularizarlo.

Pero en la portación de la marihuana, el debate de seguridad, es muy poca. De hecho si uno ve, cara a la legalización, en muchos estados de la Unión Americana que han implicado que en México caiga la producción, el narcotráfico y, por lo tanto, el trasiego, eso no se hubiera acompañado de una reducción en la violencia. Porque la violencia, en términos de narcotráfico, está más bien vinculada a cocaína, a heroína y a metanfetaminas.

Te pongo un ejemplo: todo lo que se consume de cocaína en Estados Unidos, el 100 por ciento, te doy dos datos y te hago una pregunta: todos los días cruzan la frontera 30 mil camiones, todo lo que se consume en Estados Unidos de cocaína, ¿en cuántos camiones crees tú que quepa?

Pregunta: No, no lo sé.

José Antonio Meade Kuribreña: A ver, dale. Nada más así como orden de magnitud

Pregunta: ¿Todo lo que se consume en cuento tiempo?

José Antonio Meade Kuribreña: En un año en Estados Unidos todo lo que se consume, ¿en cuántos camiones, de una frontera que transitan todos días 30 mil camiones?

Pregunta: Híjole, no, de verdad.

José Antonio Meade Kuribreña: A ver, dale hombre. Total, ¿qué?

Pregunta: Pues no sé, ¿qué serían? ¿100 mil?

José Antonio Meade Kuribreña: 13.

Pregunta: ¡¿13 camiones?!

No pues es facilísimo surtir al mercado.

¿Pero no tendríamos que plantearnos la legalización de todas las drogas?

José Antonio Meade Kuribreña: Ese es mi punto. Yo creo que no

Pregunta: ¿Por qué?

José Antonio Meade Kuribreña: Porque yo creo que, en general.

A ver, yo soy padre de familia y, en términos generales reconozco el reto de salud, reconozco el reto de adicción, pero reconozco también que en muchas de esas drogas, heroína, cocaína, metanfetaminas, hay un riesgo peor de seguridad y un riesgo peor de salud.

De hecho, nosotros no hemos visto todavía una jurisdicción que haya tomado ese paso, hemos visto muchas jurisdicciones que han liberalizado: Portugal, con un experimento interesante; en el caso de Ámsterdam; de Holanda.

Pero aún esos países han venido luego encontrando algunas dificultades, por ejemplo, ahora en Holanda, ya no se permite el consumo para los que no son residentes, porque empezaban a ver que ese marco distinto generaba un turismo que les estaba trayendo problemas de violencia y de seguridad.

Entonces, yo creo que sí es un tema que tenemos que revisar. Solamente distingo, en el caso de la marihuana, la marihuana no es, a mi juicio, un debate fundamental de seguridad. La heroína, la cocaína, la metanfetamina, sí lo son, y por eso es por lo que yo creo que la inseguridad se nos fue moviendo hacia el Pacífico y hacia el sur.

Pregunta: En el caso de la marihuana, sí mencionaste que era un tema de derechos. Entonces ¿ahí sí estas a favor?

José Antonio Meade Kuribreña: Yo lo que creo es que tenemos que ponernos de acuerdo

Pregunta: ¿Tu opinión personal?

José Antonio Meade Kuribreña: A ver, a mí no me gustaría un entorno para mis hijos en donde eso fuera legal, pero yo creo que aquí no importa la opinión personal, aquí lo que importa es la política pública.

Y, de hecho, eso me parece que es muy cierto en muchos temas, yo soy un hombre de fe, de familia, de valores, pero también soy un hombre respetuoso de la Constitución y respetuoso de la política pública.

¿Cuál es la política pública en materia de drogas? La que internacionalmente se consense, por lo menos, si no podemos llegar a un consenso internacional, la que nos pongamos de acuerdo entre nuestros vecinos. Y yo creo que eso haría una gran diferencia.

Y ahí, de nuevo, tú hacías un recuento de mi experiencia, son 20 años de servicio público y entonces puede uno ver, no solamente qué he pensado, sino qué he hecho en cada uno de esos temas.

Y en ese tema en particular, México, y yo como canciller, uno de los principales promotores de que se diera un debate para que no tuviéramos una política esquizofrénica.

Pregunta: Ok.

Hablabas de los valores y la familia, la Suprema Corte de Justicia ha decidido sobre estos dos temas, pero parecería que sigue siendo polémico porque finalmente tenemos leyes locales que no van acorde a lo que la Suprema Corte de Justicia decidió. Pero, ¿la adopción gay y el matrimonio homosexual?

José Antonio Meade Kuribreña: Todos estamos obligados a cumplir con la Constitución y todos estamos obligados, en consecuencia, a una cultura de respeto, es nuestro primer artículo constitucional.

La constitución cumple 100 años y, si uno revisa la arquitectura constitucional, se escogió para significar la importancia de esa reforma que el artículo primero consagrara los derechos humanos y le dé una gran amplitud, para ser vinculantes también los que se desprenden de los tratados que México firma.

Todos en política estamos obligados, en primera instancia, a cumplir con la Constitución. Y la Constitución habla del papel, en la defensa de las minorías, que tiene la Suprema Corte en el diseño, y que norma el diseño de lo que localmente se legisle.

Yo creo que hay temas que no debiéramos de llevar y que no debiéramos de politizar, sobre todo en aquellos casos en donde ya está definido nuestro entorno jurídico y está definido a quién le toca legislar y revisar que esa legislación sea acorde con la Constitución.

Pregunta: José Antonio Meade, se me acaba el tiempo pero muchísimas por habernos acompañado, gracias.