Entrevistas

Entrevista otorgada al programa López-Dóriga con Joaquín López Dóriga

Pregunta: Bueno, ya está aquí el candidato de la alianza del PRI, que encabeza el PRI, José Antonio Meade.

José Antonio, ¿cómo estás? Bienvenido.

José Antonio Meade: Bien, Joaquín, me da mucho gusto saludarte.

Pregunta: Bien, ahorita te voy a preguntar ¿cómo te sentiste en el debate? ¿Bien?

José Antonio Meade: Mira, bien, yo creo que es un formato complicado, en donde, a mi juicio.

Pregunta: ¿No le entendieron algo o no les explicaron bien?

José Antonio Meade: Sí nos explicaron bien, pero yo creo que era tan complicado, que era difícil seguir la pista en la dinámica de la conversación.

Si uno quisiera resumir, un poco cuál era el formato del debate, había un primer momento en donde uno defendía su tesis; un segundo momento en donde el moderador le hacía como de sinodal; y un tercer momento en donde había conversación entre los candidatos.

Si eso hubiéramos hecho, sin más restricciones, yo creo que el debate hubiera permitido un intercambio mucho más fluido y bien conducido.

Pero, en el diálogo entre los candidatos, teníamos que 30 segundos cada uno y solamente dos tramos de 30 segundos. Entonces, gestionar así el debate y la conversación, la verdad es que se volvía difícil entender exacto en qué momento del debate estábamos.

Pero yo creo que los tres temas eran importantes, se le dio más fluidez al debate, pero yo creo que, si hiciéramos un debate como los que haces tú, a la ciudadanía le hubiera quedado más claro y hubiera mejor posibilidad de contrastar, que la que tuvimos ayer.

Insisto, yo creo que fue un paso adelante, hay que reconocer al INE y a los moderadores, pero le falta fluidez, yo creo al debate, para poder contrastar y contratarnos mejor.

Pregunta: Bien, voy a unos anuncios y regreso con José Antonio Meade.

Pregunta: A ver, califica a tus compañeros del debate de anoche.

En orden de antigüedad o de partidos. Ricardo Anaya.

José Antonio Meade: Mira, yo creo que Ricardo es un buen polemista, Ricardo es un buen parlamentario, yo creo que es una gente articulada y me parece que todos esos elementos que da fueron claros ayer.

Yo creo que Ricardo hizo uso de muchos de los elementos que tiene, en términos de su capacidad de exponer, y de su capacidad didáctica.

Me parece, sin embargo, que ya desde el punto de vista de fondo, en términos de diagnóstico y de propuesta, y en términos de las explicaciones que sistemáticamente tenía que dar respecto a su patrimonio, pues vuelve a acreditar un poco Ricardo como es, un buen polemista, una gente que sabe argumentar, pero que le falta experiencia para el diagnóstico, profundidad para la propuesta y que tiene debilidad en términos de su propio desempeño y decisiones personales, sobre todo en materia inmobiliaria.

Pregunta: Andrés Manuel López Obrador.

José Antonio Meade: Yo creo que Andrés Manuel, se exhibió como es, y la verdad debiera de preocuparnos mucho. Se exhibió con displicencia, se exhibió con pocas ideas, se exhibió más bien con lugares comunes y frases hechas.

Y en tres temas que son tan importantes- seguridad, corrupción y pobreza- me parece que quedó a deber en términos de profundidad de análisis, y que lo que exhibió debiera de preocupar mucho. Yo creo que exhibió una muy mala propuesta de materia de seguridad, insistió en la amnistía, insistió en el diálogo con los delincuentes.

En materia de corrupción, no puede acreditar de nuevo su patrimonio.

Yo creo que el tema que se puso ahí, y que va a seguir dando de qué hablar, la discrepancia entre su 3 de 3 y la realidad del registro público de la propiedad.

Este arreglo que trae Andrés Manuel, con expresiones que realmente preocupan, violentas, corruptas. También quedó de relieve. A mi juicio no fue una buena participación, por razones de fondo, por razones de contraste, por razones estructurales.

Pregunta: Y se puede decir, en la experiencia de usted y de los moderadores.

José Antonio Meade: Yo le que quería compartir unas tarjetitas que tenía del Panini, que tenía yo duplicadas para ver si podía completar su álbum, ni eso tuve yo oportunidad de hacer.

Pregunta: Bien, Margarita Zavala.

José Antonio Meade: Margarita Zavala es una gente auténtica, es una gente que se presentó consistente con su trayectoria, consistente con su esfuerzo y consistente, además, con sus valores. Y yo creo que eso quedó de relieve en la presentación que hizo en el debate.

Pregunta: Pero fíjate, habían pasado veinte minutos y no aparecía Margarita.

José Antonio Meade: Sí, bueno, también un poco en lo electoral tuvo un camino largo para llegar a la boleta.

Pregunta: No, pero me refiero en el debate.

José Antonio Meade: Es reflejo también de eso, pues.

Pregunta: ¿Si?

José Antonio Meade: Y, de nuevo, de un formato pues en donde uno tenía la estrategia de ver cómo iba administrando sus tiempos.

Pregunta: Y de otros, cómo iban, o bueno fue estrategia de alguno de ellos, de agotar su tiempo.

José Antonio Meade: Sí, todo cuenta en el debate, ¿pero qué queda del debate al final?

Pregunta: Bueno me falto Jaime Rodríguez

José Antonio Meade: También como es.

Yo creo que el debate nos permitió vernos a todos como somos. Yo creo que el debate con todas las deficiencias que tienen que ver con las rigideces, nos permitió ver a cinco candidatos, cada uno como es, con sus virtudes, con sus defectos.

¿Cuál es el balance, a mi juicio, del debate? ¿Por qué yo me siento contento? ¿Qué permitió ver el debate de mí? Pues permitió ver a una gente honesta, una gente preparada, una gente con profundo amor a México, una gente con capacidad de diagnóstico, con capacidad de hacer propuestas.

Y en el debate lo que queda al final son las propuestas. Se va uno a acordar siempre de la pirotecnia, pero lo que la gente está atenta a escuchar es qué de lo que le estamos diciendo le hace sentido para su circunstancia personal.

Pregunta: Fíjate que a veces no, yo recuerdo en 2012, lo único que se recuerda del 2012 es la edecán.

José Antonio Meade: Sí, pero para quien me está oyendo en casa, no. O sea, en la memoria colectiva y política sí. Pero el debate es una gran oportunidad con la atención puesta en los que ahí estamos por primera vez en la campaña de decir: “A ver, yo en materia de seguridad pienso que el problema es éste y que la manera de resolverlo es…”

Y si quieres entramos concreto al tema de la seguridad. En el tema de la seguridad, yo lo que planteo es que tenemos que trabajar en tres pilares: el pilar de prevención, el pilar de disuasión y, el más importante a mi juicio, y en el que yo puse acento en el debate, porque en donde yo creo que estamos peor, en el de rendición de cuentas e impunidad.

En México, sólo 3 de cada 100 delitos se resuelven con una sentencia, ¿qué tendríamos que hacer al respecto?

Pregunta: Exactamente.

José Antonio Meade: Un código Penal Único, una agencia investigadora y cuadruplicar la capacidad de investigación del Estado.

Si trabajamos en los tres pilares, podemos mover al país a un círculo virtuoso en donde tengamos prevención y comunidad, un mejor trabajo de disuasión y un trabajo en donde, una vez que se cometa un delito, enfrentemos consecuencias.

Si hacemos las tres, vamos a ir moviendo al país en una mejor dirección.

Pregunta: Bueno, lo que está claro, es que en este país no hay respeto al Estado de Derecho.

José Antonio Meade: Y yo creo que por ahí deberíamos de empezar.

Y de las cinco propuestas que se articularon, la única que en el tema de seguridad puso acento en la falta al Estado de Derecho, y propuso cómo corregirlo, pues fue la alternativa que planteamos nosotros.

Y eso va quedando, y cuando uno pregunta quién ganó el debate, se puede ver en diferentes dimensiones.

Y una de las dimensiones importantes es quién hizo propuestas, y si las propuestas plantearon o generaron convicción.

Yo, me siento contento de sí haberlo hecho.

Pregunta: A ver, José Antonio Meade, los comentarios son que: “Híjole, a José Antonio Meade le faltó emoción y no conectó con la gente”. ¿Lo has escuchado?

José Antonio Meade: Sí, lo he escuchado, es un tema que he escuchado en otras ocasiones. Ahí va uno también agarrando ritmo, tono, lenguaje.

Pero al final lo que vamos a escoger es un presidente, y yo creo que, en ese sentido, las cualidades que tiene que tener un presidente, en términos de su desempeño, de su experiencia y de su capacidad de conducir quedaron acreditadas en el debate.

Pregunta: Dime, yo escribí anoche como nota de mi página, revivió Anaya en el debate.

José Antonio Meade: Yo no estoy seguro de que ese haya sido el balance. Yo de verdad no me acuerdo, tú conoces toda la historia de los debates presidenciales, que un candidato presidencial tuviera que explicar sus transacciones inmobiliarias, que un candidato presidencial tuviera que invocar definiciones de tribunal, que un candidato presidencial estuviera inmerso en una triangulación como la que hoy tiene en la cárcel a muchos ex gobernadores, porque jurídicamente son idénticas.

Pregunta: Pusiste el ejemplo de Borge.

José Antonio Meade: Porque es idéntico, ¿qué se le imputa a Borge? Vender predios del Estado, usar presta nombres, usar empresas fantasma para lavar dinero y beneficiarse del flujo que derivó esa operación. Es igualita a la operación de Ricardo.

Pregunta: Ahora, José Antonio, me dio la impresión, seguimos en debate un grupo de compañeros de trabajo, que como hasta las 9:10 estaban sobre López Obrador y, de repente, lo dejaron solo, tanto tú como Ricardo Anaya, y se enfrentaron ustedes dos. Ya, le dieron aire a Andrés Manuel.

José Antonio Meade: Mira yo creo que fue tema por tema. A mi juicio, en todos, posibilidad de contrastarnos en las diferentes dimensiones.

¿De qué me quedo yo muy satisfecho? Primero, del consenso unánime de quienes ahí estábamos. Y, de lo que se planteó, es que en este contexto el único que no tuvo quedar una sola explicación sobre su patrimonio, bueno, no el único, Margarita tampoco, pero el único, distinto de Margarita, que no tenía ninguna duda sobre su persona era yo. Y el que tuvo la mejor capacidad de articular sus propuestas fui yo también.

Y eso va permeando, eso se va quedando, porque al final cuando estemos frente a la urna vamos a tener que escoger qué rumbo queremos darle al país y con quién. Y, yo no tengo duda que quién le da al país mejor rumbo y mayor certeza, soy yo.

Pregunta: ¿Tú crees que es tan racional la decisión?

José Antonio Meade: Yo creo que sí, porque media el futuro de nuestras familias, media el futuro de nuestros hijos, media el rumbo que le vamos dando al país.

Pregunta: Sí, yo le entiendo todo eso.

José Antonio Meade: Y en todo eso, en la campaña, se va generando convicción, se va generando presencia.

Hoy, escuchamos a analistas financieros que ya empiezan a alertar sobre la incertidumbre de una alternativa y de un conjunto de propuestas como las de Andrés Manuel; esas preocupan a las amas de casa.

Pregunta: Bueno, hoy el dólar en México se ha depreciado, está en $18.90, el interbancario, hace una semana estaba en $17.95.

José Antonio Meade: Eso quiere decir que las elecciones tienen consecuencias, que las propuestas generan preocupación.

Pregunta: Por supuesto que tienen. A ver, las propuestas siempre generan preocupación.

José Antonio Meade: Y eso es emocional también. A ver, si yo estoy preocupado por mi economía familiar y tengo dos opciones, una que evidentemente nos lleva en un camino de preocupación, y otra que, no sólo nos ofrece un camino de certidumbre, sino que fue responsable de haber recuperado la certidumbre cuando ya el país la había perdido.

La verdad es que yo no tengo duda de que, en lo emocional, pensando, además, en mi familia, en el futuro de mis hijos, yo le encargaría el país al que fuera el mejor y al que tuviera las mejores propuestas.

¿Qué se oye cada vez más? Que el mejor candidato, soy yo. Le pone uno diferentes “peros”, pero nadie pone en duda mi honorabilidad y competencia.

Al final, uno cuando enfrenta un reto de salud o cuando enfrenta el destino del país, le va a apostar a la competencia y a la honorabilidad, y esa está bien acreditada.

Pregunta: A ver, dime, en la conversación con Andrés Manuel López Obrador, ¿tú cómo lo sentiste? Porque tú no podías verlo en el monitor, ¿no podías ver a López Obrador?

José Antonio Meade: No, yo podía ver un poco el reloj y, de repente, cuando se generaba el diálogo, verlo a él. Pero no.

Pregunta: ¿Nunca tuvieron la toma de los cinco?

José Antonio Meade: No me acuerdo, yo tengo una impresión de que al principio, pero, en general, las tomas eran de los dos, cuando había un espacio de diálogo o fija, respecto del que estaba hablando

Pregunta: Se abría una ventana de cinco, una toma de cinco ventanas, con cada uno.

José Antonio Meade: Esa yo nunca la vi y ¿cómo se veía, tú dime a mí?

Pregunta: No, pues, por eso te preguntaba yo a ti. Yo no lo vi, como lo veo en los mítines.

José Antonio Meade: Pues mira, yo te voy a decir cómo lo vi. Lo vi enganchado y preocupado, pues de algunos temas en donde tenía pocas respuestas.

Te pongo un ejemplo concreto, la sociedad civil nos exige a todos que presentemos la 3 de 3. La 3 de 3 básicamente es una declaración de cuál es nuestro patrimonio.

Esa 3 de 3 se puede contrastar con la realidad, yo fue lo que hice con la 7 de 7. Yo declaré cuál era mi patrimonio, pero luego acredité que lo que había dicho era cierto.

Fui a revisar los registros públicos de la propiedad y el SAT, le consulto sobre diferentes rubros, y el SAT acredita que no tengo ingresos por diferentes rubros.

¿Qué le pasa a Andrés Manuel con este contraste? Si yo reviso su 3de3, en donde dice que no tiene nada y luego voy al Registro Público de la Propiedad, en donde aparecen tres departamentos, dos de los cuales siguen apareciendo a su nombre.

Ahí hay una explicación que tiene que dar quien dice no tener nada, pero en el Registro Público de la Propiedad acredita que tiene, por lo menos, dos departamentos.

Pregunta: ¿Viste el meme?

José Antonio Meade: Que, por cierto, salí yo ganando, no nomás en el debate, no nomás en las propuestas, sino en los dos departamentos que estoy, además, muy dispuesto a donar a los beneficiarios de los sismos, a los que todavía no se han apoyado.

Pregunta: A ver, eso decían los memes: “¿Quién ganó el debate? Pues lo ganó Meade porque ganó dos departamentos”.

José Antonio Meade: Pero es un tema que sí debería de preocuparnos.

A ver, estamos buscando la Presidencia de la República, y yo no sé, en tu auditorio, a quién se le olvide que tiene dos departamentos, como para no declararlos.

Entonces, sí apunta un tema delicado, porque luego tendemos a minimizar los temas y llama la atención en esta contienda, decimos, lo peor que nos puede pasar es el tema de la corrupción.

Pregunta: Yo lo hubiera puesto de otro modo. Si esos dos departamentos te hubieran aparecido a ti, ya estarías fuera de la contienda.

José Antonio Meade: Ah, claro que sí.

Mira, te voy a decir, si a mí me hubieran encontrado una fundación que hizo un negocio inmobiliario como Ricardo, si hubieran encontrado que mi familia vivió dos años fuera y la hubiese yo mantenido como Ricardo, si hubiera comprado una planta industrial, si se la hubiera vendido a una empresa fantasma, si resultara que tengo un negocio familiar en un partido político en el que cobran mis hijos y la mitad de mis hermanos, si hubieran encontrado que tengo departamentos que no declaré. Cualquiera de esos eventos hubiera sido suficiente para descalificarme.

Y, del otro lado, vemos a un Andrés Manuel que hace mucho que abandonó el Tsuru, que tiene un chofer que tiene más propiedades que yo, que maneja un negocio de 3 mil millones de pesos sin rendir cuentas, que es su partido político en el cual cobran todos sus hijos y que se le olvida declarar tres departamentos en su 3 de 3.

Y si, además, vemos que se alía con los criminales por la vía de una admitía, que se alía con los corruptos por la vía de Napoleón Gómez Urrutia y que se alía con los violentos por la vía de la Coordinadora, pues no es una mezcla atractiva.

Y si a eso le sumamos que atenta contra certidumbre y estabilidad, pues es un tema que habría de preocuparnos.

Pregunta: A ver, pero eso a sus seguidores, a su feligresía, López Obrador no perdió ni un voto de los suyos.

José Antonio Meade: No estoy seguro.

Pregunta: De los suyos.

José Antonio Meade: Yo tengo la impresión de que uno va reflexionando, de que uno va ponderando qué pasa en el mercado, qué pasa con el tipo de cambio, mira.

Pregunta: ¿A poco tú crees que la gente en Oaxaca o en Chiapas va a ponderar lo que pasa en el mercado?

José Antonio Meade: Yo creo que sí. Te voy a decir, sobre todo ahí, sobre todo en donde la gente vive al día, la estabilidad es bien importante.

Pregunta. Sí, sí pero…

José Antonio Meade: Si uno le pregunta a una jefa de familia en Oaxaca, en Chiapas, si le preocupa el tema de la estabilidad para una familia que cuenta los pesos todos los días, sí le preocupa, sí le genera. Si es jefa de familia va a tomar una buena decisión.

Pregunta: Pero, por ese lado que estás diciendo sí, pero por el lado del tipo de cambio, de la macroeconomía o en los índices de la Bolsa de Valores, no saben. Vamos, perdón que lo diga.

José Antonio Meade: Yo entiendo que no siguen los mercados, pero sí saben distinguir entre una opción que les da seguridad y una opción que no se las da.

Tienes una gente en Oaxaca o en Chiapas y te acuerdas del episodio de la Coordinadora rapando en la plaza pública a los maestros y ves que es con ellos con los que está haciendo equipo Andrés Manuel, y estás en Oaxaca y Chiapas, sí la piensas.

Si estás en Oaxaca y Chiapas y sientes, más allá de los indicadores, que hay preocupación respecto de tu empleo, de tu incertidumbre de tu día a día, sí la piensas. Y tenemos 68 días para hacer esa reflexión, es tiempo suficiente.

Pregunta: Dime una cosa, marcó a ti, Ricardo Anaya, una 7 de 7.

José Antonio Meade: Sí. Me parece un poco cínico que plantee una 7 de 7 quien no ha presentado la suya

Y, de nuevo, el reto es sencillo, ahí está la 3 de 3, ¿por qué no presenta Ricardo su 7 de 7? Porque entre su 3 de 3 y su estilo de vida, hay una diferencia abismal.

Pregunta: Pero, sí fue un golpe en el debate.

José Antonio Meade: Desde alguna perspectiva, sí, desde otra, pues básicamente un golpe de cinismo. De nuevo, que presente su 7 de 7 antes de hacer cualquier otra pregunta.

Fíjate nada más más lo que hace Ricardo, pone entre el chofer de Barreiro y él, a su esposa y a su suegro. Ahora que esté de vuelta en Atlanta, va a tener mucho que explicarle al suegro y a la esposa de las triangulaciones en las que los metió.

Pregunta: Y, ¿por qué no estuviste así como me estás hablando ahorita anoche, Pepe?

José Antonio Meade: Porque tenía 30 segundos para hacer todas estas reflexiones, y tú, aquí, sí estás conduciendo un debate como si fuéramos adultos que tuviéramos capacidad de racionalizar.

Pero, vuelvo a insistir, ¿con qué se queda la gente en el debate? Con una gente que vio seria, con una gente que vio propositiva, con una gente que vio confiable.

Al final, en lo emocional, yo sí le apostaba el futuro de mi país y de mis hijos a una gente así.

Pregunta: Sí, pero, anoche ya se empezó a hablar, incluso lo plantearon, lo planteó, creo que fue López Obrador, la alianza entre, bueno, descartándote a ti, y que el PRI y tus seguidores se sumen a Anaya.

José Antonio Meade: Pues mira, la verdad es que el planteamiento lo hizo sin descartar a nadie, pero no tiene ningún sentido.

Acá, al final, vamos a seguir caminando en la campaña y vamos a seguir convenciendo de que para este país lo que conviene es una apuesta segura, lo que conviene es una apuesta que dé tranquilidad, confianza y que genere unidad.

Y yo no tengo duda que la campaña alcanza, en lo emocional, para llevarnos a concluir que ésta la mejor alternativa.

Pregunta: Ahora, entonces, tú dices: “Ni hablar de declinar ni de (inaudible)”.

José Antonio Meade: A ver, pero imagínate tú.

Pregunta: Bueno, te lo pregunto porque está planteado que fue una negociación.

José Antonio Meade: Pero, por el mismo motivo, yo estoy participando en esta contienda porque estoy convencido de dos cosas: de que soy la mejor alternativa y de que voy a ganar, y sigo convencido de las dos.

Y me parece que estos espacios que han habido de campaña, acreditan esa percepción.

La alianza le apostó a un candidato ciudadano, a un candidato preparado, con experiencia y honorable.

¿Qué es lo que vemos hoy? Que todo eso fue cierto, que tienen un candidato preparado, con experiencia y honorable, que le da al país certidumbre y rumbo. En medio del ruido, igual que con los mercados, en medio del ruido, se acaban imponiendo los elementos estructurales.

¿Aquí qué es lo que tenemos por delante? Tenemos tres candidatos, que sólo uno garantiza estabilidad, y sólo uno puede acreditar transparencia.

Ese candidato que en lo estructural puede asegurarnos rumbo y dirección, y, al mismo tiempo, voltear a ver al ciudadano y a mis hijos para asegurarles que he sido honorable, y lo seré siempre, no tengo duda que va a ganar la elección.

Pregunta: Ahora, dime una cosa, tú sabes que en las democracias y tenemos muestras sobradas en México y en el mundo, no gana el que pueda ser mejor presidente, sino gana el mejor candidato.

José Antonio Meade: Sí.

Pregunta: Está Fox en el 2000; yo creo que Labastida hubiera sido mejor presidente que Fox. Bueno, el caso más reciente: Trump.

Y lo que dice la gente es: “A ver, Meade, hay que sacudir”.

José Antonio Meade: Está bien, pero, ¿esa misma gente qué dice? Que quién es el mejor candidato y quién sería el mejor presidente. ¿Qué dice?

Pregunta: A ver, dicen que el mejor candidato, después del debate, es Anaya.

José Antonio Meade: ¿Y quién dice que estoy mejor (inaudible) presidente?

Pregunta: Que tú podrías, tú serías el mejor presidente.

José Antonio Meade: Pues esa es la definición al final, ni para qué se hace uno más bolas que eso. ¿Para qué escogemos a alguien distinto del que sería el mejor presidente?

Ahí vamos, tenemos tiempo, vamos caminando, vamos a convencer y vamos a convencer con contundencia.

Pregunta: Bien, José Antonio. Sé que te tienes que ir porque ya son las 14:22.

José Antonio Meade: Pero me da mucho gusto, Joaquín, que me hayas acá recibido.

Pregunta: No, a mí me da gusto que hayas venido, esperemos que no sea la última vez.

José Antonio Meade: Encantado.

Pregunta: Esperando que no sea la última vez.

José Antonio Meade: Vendré tantas veces, como me convoques.

Pregunta: Yo te convoco seguido, pero ya ves cómo es Eduardo del Río.

José Antonio Meade: Le vamos a reclamar.

Pregunta: No sé quién sea el de la agenda.

José Antonio Meade: Acá puesto a las órdenes.

Pregunta: Yo sé que tú no eres el de la agenda, pero al de la agenda lo detesto, caray.

José Antonio Meade: No, no, no. Le mandamos un saludo en tu nombre.

Lo invitamos un día al partido de los Pumas, para que se aliviane.

Pregunta: Que va a calificar.

José Antonio Meade: Se imponen los fundamentales.

Pregunta: Eso, como cuando lo nombraron secretario de Relaciones Exteriores, le dije: “¡Caray! El presidente Peña Nieto habrá ganado un canciller, pero los Pumas perdieron un fan, un aficionado, porque era todos los domingos de vernos ahí en el estadio, pero pues ya no.

José Antonio Meade: Ya no.

Pregunta: Pero bueno, nos veremos en otros estadios, como el de anoche.

José Antonio Meade: Otras arenas.

Pregunta: José Antonio, muchas gracias

José Antonio Meade: Te lo aprecio mucho.

Pregunta: Que estés muy bien, suerte y a conmover a la gente.

José Antonio Meade: A darle. A conmover, a motivar, a convencer.

Y al final, a votar por Meade.

Pregunta: Y a emocionar.

José Antonio Meade: Sin duda.

Pregunta: Gracias José Antonio, que estés muy bien.

ooOOoo