Entrevistas

Entrevista otorgada a HECHOS AM con Jorge Zarza

Pregunta: Me acompaña José Antonio Meade, el candidato de la coalición Todos por México, para platicarnos sobre el balance a la mitad de la campaña. Candidato, buenos días.

José Antonio Meade: Encantado, buenos días.

Pregunta: ¿Cómo va? ¿Cómo fueron los ajustes?

José Antonio Meade: Han jalado bien, la verdad es que nos han permitido que vayamos sobre el mismo riel partidos, campaña, que vayamos hablando con la misma voz, que articulemos las propuestas y que, en ese caminar juntos, tengamos la mayor posibilidad de que la gente conozca qué estamos proponiendo.

Vamos a tener, más o menos, 18 mil candidatos, prácticamente todos ya empezaron campaña, los últimos en estos días, candidatos a presidentes municipales. Pero vamos a salir siendo la coalición que hable por las mujeres, por los adultos mayores, por los jóvenes, con claridad de qué queremos hacer en beneficio de cada uno en la educación y en salud. Ahí va, va caminando.

Pregunta: Ayer lo escuchamos ante los banqueros, donde decía: “Hay Meade antes y después del presidente Peña Nieto”. ¿Qué quiso decir o qué quiere decir? ¿O cuál es el mensaje?

José Antonio Meade: Mira, tengo una trayectoria propia, tengo más de 20 años de servicio ininterrumpido, antes de esta administración ya yo había sido dos veces secretario de Estado: secretario de Energía y secretario de Hacienda. Eso quiere decir que en esta campaña, en esta contienda, en esta elección, me presento con un perfil propio, con un perfil que tiene su propia historia, su propia trayectoria, que es quien va a estar en la boleta, quien aspira y pretende encabezar el destino de la nación.

Pregunta: ¿Cómo van los preparativos para el debate? Que, me parecen, han sido los foros más importantes para aquellos que no están en línea.

Muchas veces la gente que no está en los teléfonos, que no está en internet, que todavía hay muchos mexicanos, usted tendrá los datos, también votan, y se enteran solamente por los medios tradicionales, como les llaman.

José Antonio Meade: Acá vota todo el mundo. La campaña va a tener tres momentos, que son bien interesantes cuando uno los reflexiona en términos de cómo se construyen.

Un primer momento es éste, momento en donde hoy nos están escuchando en la mañana, a la mitad de la campaña, van a oír propuestas, perfiles, contrastes.

Y luego la ley nos obliga a todos a guardar silencio. Tenemos tres días antes de ir a la boleta para reflexionar sobre qué vimos y, entonces, nos vamos a acordar “Bueno, el otro día en la mañana escuchamos a un candidato que habló sobre salud, sobre qué quería hacer en educación, nos pareció interesante, sugerente”, lo contrastamos con otro candidato y, finalmente, en familia, ya sin el ruido de la campaña, empezamos a digerir un poco lo que escuchamos.

Y luego, en el único momento casi en donde, por ley, tenemos que estar solos, que es frente a la boleta, tomamos una definición en consciencia, de corazón, de hacia dónde queremos que el país vaya.

Sí, esos tres momentos habrán de correr, y dentro de esos tres momentos un debate es un gran escaparate para presentar, sobre todo, las propuestas en temas importantes.

En el primer debate nos oyeron hablar de seguridad, nos oyeron hablar de cómo combatir la corrupción, nos escucharon hablar sobre cómo enfrentaríamos la pobreza, y eso permite ya diferentes contrastes, contrastes en estilo, pero también contrastes en fondo.

Pregunta: Vamos a las propuestas. Ayer fue el Día del Maestro, ¿cuál es la propuesta para ellos? Hablaba de salarios.

José Antonio Meade: Mira, si uno revisa un poco qué hemos venido haciendo con todo el espacio educativo, hemos venido buscando la manera de que los niños, vayamos evaluando, para que estemos seguros de que están aprendiendo; hemos cambiado la forma como le enseñamos a los niños, ahora estamos no memorizando, sino aprendiendo a aprender.

Eso quiere decir que cambiemos, también, la forma como los maestros se van preparando para lograr los mejores resultados frente a los niños.

¿Qué nos falta? Nos falta reconocer que el elemento fundamental en la educación es el maestro y, por lo tanto, hay que estimularlo, hay que estimularlo porque se le está pidiendo un esfuerzo significativo y real.

Hay que darle al maestro un apoyo significativo y real en el salario, pero también en la capacitación. Así como tenemos un pilar de evaluación, necesitamos un pilar en donde el maestro sepa que el compromiso de gobierno es que esté permanentemente capacitado, tanto en la formación inicial en las Normales, como en la formación continua, para que el maestro pueda en todo momento, junto con los niños, incorporar tecnologías, incorporar idioma, incorporar pedagogía, y estemos permanentemente en la vanguardia de lo que necesitan nuestros hijos para salir adelante.

Pregunta: ¿Esto es lo que se llama la Reforma Educativa?

José Antonio Meade: La Reforma Educativa tiene buena parte de estos contextos; la Reforma Educativa evalúa, la Reforma Educativa compromete al gobierno con el maestro para capacitarlo, la Reforma Educativa cambia el modelo de enseñanza para que dejemos de memorizar y empecemos a aprender a aprender, la Reforma Educativa le da a los planteles autonomía para ir haciendo sus gastos y mejorar su infraestructura.

Pregunta: Entiendo, junto con los papás, ¿no?

José Antonio Meade: Con los papás, les va dando juego, los va involucrando, va involucrando a todos. La Reforma Educativa pone a las niñas y a los niños al centro, pone a los maestros a trabajar junto con el gobierno para tener los mejores elementos para que salgan adelante.

Y la implementación implica que vayamos capacitando cada vez más a los maestros, cada vez mejor, de forma que estén actualizados en lo que estamos queriendo lograr y, para complementarla, hay que darle un esfuerzo, un empujón a los maestros.

Pregunta: ¿Por qué no quiere, entonces, Andrés Manuel López Obrador la Reforma Educativa?

José Antonio Meade: Mira, por muchos años la educación en México estuvo secuestrada por intereses que no tenían que ver con las niñas y con los niños. El gremio de los maestros, el poder sindical sobre los maestros y su trayectoria, hacían que muchas veces subordináramos el interés de los niños a intereses políticos.

La Reforma por eso pone al centro a las niñas y a los niños. Si regresamos a subordinar a los maestros para que tengan un interés distinto del eje central que son las niñas y los niños, nos va a pasar lo que nos ha pasado hasta ahorita, que la educación no da los mejores resultados y no les estamos dando a nuestros hijos los mejores instrumentos para salir adelante.

Por eso es tan importante que reconozcamos a los maestros, que los pongamos al centro del esfuerzo, que dejemos que ellos tengan control de su propia trayectoria, que los vayamos capacitando y que nada nos distraiga de lo fundamental, que es que nuestros hijos aprendan.

Pregunta: ¿En qué consiste este apoyo a las jefas madres de familia de 1200 pesos?

José Antonio Meade: Mira, si uno revisa lo que hemos venido haciendo en materia de pobreza, nuestro programa más importante se llama Prospera. El programa de Prospera le ayuda, y le ayuda de manera muy importante a las familias en México, a las que están en Prospera, para que las jefas de familia les puedan dar a sus hijos educación, salud y alimentación.

Pero se nos olvida trabajar, también, con las jefas de familia, jefas de familia que hacen esfuerzos todos los días por sacar adelante a sus hijos, jefas de familia a las que en muchas ocasiones les fallamos nosotros como gobierno, que no las ayudamos a terminar la primaria, la secundaria o la preparatoria, que no tuvimos la misma atención y cuidado en su salud que ellas, hoy, están teniendo con sus hijos.

Entonces, dar ese apoyo permite que pongamos atención en que las hijas y los hijos de esas jefas de familia tengan las mejores oportunidades, pero que no se nos olvide que hay, también, que sacarlas adelante.

Pregunta: Hablaba de Prospera, entiendo que va a subir a 2 millones de nuevas familias.

José Antonio Meade: Es un programa bien importante, y es un programa que nos asegura que no vayamos perpetuando la pobreza en el país y que vayamos teniendo mejores oportunidades en esas familias.

Las historias de esas familias son bien interesantes, y hoy lo que estamos viendo es que en un país que hace algunos años batallaba para que terminaran primaria y secundaria, son cada vez más los hijos y las hijas de familias Prospera que terminan la preparatoria, que tienen educación superior y que están rompiendo con su esfuerzo y el de su familia, el apoyo de sus madres y de sus padres, este círculo que nos tenía encerrado, permanentemente, viciosamente incluso, en una espiral de pobreza, y que ha venido cambiando.

Hay que fortalecer ese programa porque lo que México necesita para seguir creciendo es incluir, cerrar la brecha entre el norte y el sur, entre el que en México tiene y el que no tiene, cerrar la brecha entre el hombre y la mujer. Y toda esta estrategia está diseñada a ir cerrando esos espacios para que haya un sólo México del que nos beneficiemos todos.

Pregunta: ¿Incluir, incluso, a los que tiene algún familiar con discapacidad?

José Antonio Meade: Ese es un tema bien importante, cuando estuvimos caminando en SEDESOL, cuando estuvimos trabajando con las familias, un elemento central, un elemento que implica un reto bien relevante.

Pregunta: Pues cuesta más caro, ¿no?

José Antonio Meade: Y no teníamos un apoyo que reconociera que cuando está uno enfrentando una discapacidad, ocupa uno un apoyo diferente.

A mí de las cosas que más me impresionó cuando estaba en SEDESOL, alguna vez que estábamos en un comedor comunitario en Chihuahua, llegó una señora con su hija, que yo pensaba que tenía 7 u 8 años, pues a la hija que tenía 15 le daban ataques epilépticos desde chica, y tenía peso y talla de niña de 7 u 8 años, y el apoyo que le dábamos era claramente insuficiente para las necesidades que implicaba su adecuada atención.

En el reto que tenemos con discapacidad, hay que asegurar que la educación, la salud y el apoyo sea el necesario para que tengan las mismas oportunidades, que es nuestra obligación.

Pregunta: Estamos platicando con José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos Por México, aquí, en el foro de Hechos AM.

Un trabajador gasta en promedio entre el 20 y el 50 por ciento en transporte, ¿para ellos qué?

José Antonio Meade: Mira, estamos trabajando con la idea de que las 100 principales ciudades, desde el principio de la administración, trabajemos para tener un transporte público moderno y eficiente.

México ha venido aprendiendo recientemente como ir implementando un transporte público que funcione mejor.

Si te acuerdas tú, el primer experimento fue el Metrobús, la línea del Metrobús con este carril confinado, y ahí van caminando camiones articulados que les dicen. Hoy tenemos 16 ciudades que tienen ese esquema, deberíamos de buscar tener cerca de 100, con dos elementos: no solamente el transporte público, sino un mejor diseño urbano.

Hoy ya nuestro reto no es que la vivienda deje de tener piso de tierra, que fue un reto muy importante si nos vamos a 1994, una de cada 5 viviendas tenía piso de tierra. Ahora, lo que tenemos que buscar es que el trazo de nuestra ciudad, su transporte público, la distancia entre la vivienda y el centro de trabajo, todos permitan una convivencia mucho más armónica.

Y el transporte público, desde el punto de vista de seguridad, desde el punto de vista de movilidad, desde el punto de vista de calidad, debiera ser absolutamente fundamental.

Pregunta: ¿Podrá haber un apoyo para los pasajes de ida, de vuelta?

José Antonio Meade: Sobre todo para los jóvenes.

Parte de lo que implica, cuando hemos hecho estudios de por qué un joven abandona la educación, tiene que ver, entre otras, por la dificultad, el costo y el tiempo del transporte público.

Si mejoramos el transporte público y acompañamos a los jóvenes con un apoyo para que el transporte público no sea obstáculo, para que la distancia no sea obstáculo, para que el gasto en el transporte no sea lo que implique o lo que impida que el joven termine sus estudios; aquí hay que hacer el esfuerzo máximo posible para que todos los jóvenes en México terminen la preparatoria y tengan la posibilidad de una educación superior, y eso pasa por apoyar sus gastos de transporte

Pregunta: Muy bien. A 45 días de las elecciones, ¿qué lo hace diferente hoy de Anaya y de Andrés Manuel? Empiezo con Ricardo Anaya.

José Antonio Meade: Experiencia, trayectoria, hoja de vida y honorabilidad. Aquí aportamos un trabajo, una vivencia y una experiencia que no tiene nadie más en esta contienda.

Y yo creo que hoy nos presentamos, frente al electorado, en la posibilidad de decir: “Yo tengo esta trayectoria, la tengo con esta limpieza, puedo ver a los ojos al ciudadano y a mis hijos, he venido dando resultados”. Y en un país complicado, que enfrenta un mundo complicado, hay que apostarle a la certeza.

Estoy seguro de que en conciencia le vamos a apostar al candidato que nos dé más certidumbre, que implique no solamente menos riesgos, sino mayor oportunidad y que nos dé una visión de futuro clara, con experiencia y con unidad.

Pregunta: ¿No hay ninguna similitud con Andrés Manuel?

José Antonio Meade: Yo creo que si vamos revisando, casi, cualquiera de estas alternativas, pues vamos encontrando que la visión es bien diferente. Y en esta elección vamos a escoger persona y vamos a escoger programa, y ni las trayectorias de vida son iguales ni la experiencia es igual, pero, sobre todo, la agenda y la visión del país es muy diferente.

Aquí hay una visión que apoya las inversiones, hay una visión que apoya la apertura, hay una visión que apoya el comercio, y que apoya el comercio, la apertura y la inversión porque esas traen consigo empleo, traen consigo mayores oportunidades, la conciencia de que tenemos que trabajar para que ese Congreso y que esas inversiones ayuden a que el esfuerzo que están haciendo todos los que no están viendo funcione mejor.

Hoy nos están escuchando muchísimas gentes que tienen un empleo que depende del comercio, que tiene un empleo que resulta de un proceso de inversión importante, y lo que tenemos que hacer es que esos empleos sean más y mejor pagados.

Y tenemos que lograr que esos empleos lleguen a zonas y en beneficio de gente que todavía hoy no están encontrando las oportunidades que merecerían.

Pregunta: Muy bien. Voy a aprovechar la entrevista para quitarle el disfraz o el vestuario de candidato, para preguntarle sobre el TLC, ¿qué está pasando con el TLC? ¿Se va a negociar, no se va a negociar? Se lo pregunto porque fue secretario, porque conoce las entrañas de esto.

José Antonio Meade: El TLC, hoy vigente, se negoció en 1994. Y otra vez pido a quien nos están escuchando que piensen cómo era su vida y su consumo en 1994. Hay muchas cosas que vemos, que consumimos hoy, que son parte de nuestra realidad cotidiana hoy, que en 1994 no existían.

Eso quiere decir que el TLC sí tiene una gran oportunidad para actualizarse y modernizarse, nadie se imaginó en 1994 que México iba a ser la cuarta potencia más importante exportadora de automóviles.

Nadie se imaginó en 1994 que México sería líder en aeronáutica, nadie se imaginó la transformación que implicaría el comercio. Pero es una transformación que ha implicado pues un cambio fundamental en toda la región norteamericana de un Tratado que hoy tiene ya una antigüedad que permite pensar que se puede mejorar en beneficio de México, de Estados Unidos y de Canadá.

Es una negociación difícil y complicada, pero claramente hay espacio para que a los tres países les vaya mejor.

Yo creo que debemos de pensar que el escenario base, que lo más probable es que encontremos forma de actualizarlo en beneficio de los tres países.

Siempre son negociaciones complicadas. Si nos acordamos, la negociación del Tratado de Libre Comercio inicial pues tomó cuatro o cinco años. De hecho, desde que se dieron el saludo para decir: “Ya estamos de acuerdo en los términos”, solamente redactarlo tomó más de un año.

Es normal que las negociaciones vayan tomando tiempo, yo tengo fe en un elemento adicional: hoy México tiene un equipo negociador extraordinario.

México ha negociado, y si vemos solamente este año: estamos negociando con Europa, estamos negociando con América Latina, estamos negociando con los países asiáticos, estamos negociando con países del Medio Oriente y estamos sentados en la mesa con Estados Unidos y Canadá en el Tratado de Libre Comercio.

Como nunca, hoy México tiene actores conocedores que aportan su experiencia y su talento, y por eso yo creo que debemos de pensar que nos va a ir bien.

¿Qué tenemos que hacer además? Hacer nuestra tarea en México, ya que vimos que hay un riesgo, en términos del tratado, México tiene que hacer su tarea dentro y tenemos que convertirnos en el centro logístico que tenga los mejores puertos, aeropuertos carreteras y las instituciones más creíbles para que esa sea nuestra principal ventaja.

Pregunta: La última y nos vamos, hoy amaneció el dólar arriba de 20 pesos.

¿Qué está pasando con el país?

José Antonio Meade: Yo creo que está reflejando varias preocupaciones, entre otras, la preocupación electoral.

El tipo de cambio refleja qué es lo que piensan los mercados que puede pasar con el país hacia adelante.

Los mercados se fijan en dos cosas, que son importantes para los mercados, pero es bien importante para quienes nos están oyendo: los mercados se fijan en cómo va a ser México, desde el punto de vista de sus Finanzas Públicas, si las va a mantener fuertes, si va a ser capaz de enfrentar sus compromisos de deuda; y qué va a hacer México para crecer.

Cuando el mercado tiene dudas de que México va a fortalecer sus finanzas públicas o tiene dudas de por dónde va a venir la fuente de crecimiento de México, pues vemos estos episodios de inestabilidad.

Los vimos el año pasado y costó mucho trabajo convencer a los mercados de que nos tuvieran confianza, se logró.

Parte de lo que estamos viendo pues es ruido e incertidumbre, por eso yo he insistido mucho en que hay que atender a las propuestas, a los perfiles, a las personas y apostarle al que nos dé un entorno de desarrollo mucho más estable y mucho más cierto, y esa alternativa soy yo.

Pregunta: José Antonio Meade, gracias candidato.