Discursos

Diálogo del precandidato José Antonio Meade Kuribreña, con la Red de Jóvenes por México

Pregunta: Estimadísimo Pepe Meade, cuando yo todavía no tenía ni 25 años, recuerdo que llegué a tocar la puerta de Relaciones Exteriores para platicar un proyecto de expansión global de un sueño que yo tenía, de una de biodiésel.

Y, sin dudarlo un momento, me organizaste un desayuno que duró más de dos horas y que, con toda la humildad, nos acompañaste para presentarlo a más de 70 embajadores, el proyecto de expansión global de un grupo de jóvenes soñadores.

Yo te vengo siguiendo desde que estabas en la Secretaría de Energía, después en Relaciones Exteriores, y a mí me gustaría saber dos cosas: la primera es, ¿qué le espera a las oportunidades de los jóvenes en el futuro?

Y, por otro lado, tú trabajaste muy cerca, desde la Sedesol, con el Maestro Romero y hoy he tenido la oportunidad de recorrer todo el país y hoy estamos con el grupo de jóvenes más importantes de todo el país, y la pregunta es si algún día ese Instituto de la Juventud va a ser una secretaría, así como todas las secretarías por las que has pasado.

Muchas gracias.

Pregunta: Mi nombre es Moctezuma Álvarez Hue, del ejido Lázaro Cárdenas Chili, fundado obviamente por el general Lázaro Cárdenas en 1940.

Allá en mi pueblo todos somos tzotziles, habemos personas que no sabemos hablar el español, como lo estoy haciendo yo ahora. Hay personas que no saben ni siquiera hablar tzotzil por el contacto del bilingüismo, hay personas que trabajan en el campo y hay personas que son estudiantes como muchos de ustedes con las mejores oportunidades.

Nosotros siempre hemos dado lo mejor, a los jóvenes originarios se nos llena de flores el corazón cuando tenemos representantes que lo valen, como Don Pepe.

¿Por qué? Porque a pesar de que no tenemos las mismas oportunidades que los millennials y la Generación Z y la Generación X, siempre hemos dado lo mejor de nosotros.

Por eso es que represento orgullosamente a los pueblos indígenas, a los pueblos originarios de México. Y, con ello, te dejo mi pregunta.

Cuando usted trabajó allá en Sedesol, sí vi mucho crecimiento allá en mi estado, en Chiapas, donde las dos terceras partes son de pueblos originarios.

La vida del mexicano y la del mundo se denota de esta forma: antes de Cristo y después de Cristo. En los pueblos indígenas es diferente: antes del movimiento zapatista y después del movimiento zapatista.

¿Cuáles han sido los números que hemos arrojado en el estado de Chiapas? Han sido muy buenos. Cuando en Financiera Rural usted nos apoyó, los ganaderos por fin tenían esa oportunidad de dignificar su trabajo.

Yo conozco a Don Pepe obviamente desde mi óptica, una óptica un poco distinta porque está en tzotzil, pero muy bonita.

Don Pepe, cuando usted sea Presidente de la República, ¿cuáles serán las acciones a implementar para mayor inclusión hacia las y los jóvenes originarios? ¿Cuál será la inclusión para que tengamos más oportunidades escolares y, por supuesto, tengamos materias de telecomunicaciones como la de ahora, que es el internet?

Pregunta: Vengo representando a todos los zacatecanos que somos inmigrantes. Le venimos a hacer la pregunta, Pepe Meade, ¿cómo le haría para resolver, cuando los jóvenes migrantes volvemos hacia México, para ya no volver a Estados Unidos a buscar un mejor futuro?

Porque nosotros allá, en Zacatecas, en el rancho, tiene uno pocas posibilidades de trabajo. Y venimos a ver cómo podría resolver eso.

¡Zacatecas está con Meade!

José Antonio Meade Kuribreña: Muchas gracias. Muchas gracias Jalisco, Coahuila, Tabasco, Veracruz, Aguascalientes, el Estado de México, Nayarit, Colima, Puebla, Hidalgo, Zacatecas, Campeche.

Muchas gracias a la Red de Jóvenes por México de Michoacán, Tlaxcala, de Colima, de Chihuahua, de Guanajuato, de la Ciudad de México.

Yo le pedí a Pablo Angulo este evento, y le pedí a Pablo Angulo la oportunidad.

Gracias a Oaxaca, Guerrero, Quintana Roo, Nayarit, Baja California y Baja California Sur, Sinaloa y Sonora, Nuevo León y Tamaulipas, y Jalisco que quiere empezar otra vez.

Yo le pedí a Pablo Angulo la oportunidad de este encuentro. Éste va a ser mi último evento antes del cierre de la precampaña y quería que fuera con los jóvenes, y quería que fuera para agradecerles su participación en la Convención del próximo domingo.

Quería agradecerles la participación que han tenido en todos y cada uno de los eventos de esta precampaña.

Esta precampaña con Yucatán.

Esta precampaña en donde la emoción, la ilusión, en donde el empeño y el entusiasmo lo han puesto los jóvenes de la Red de Jóvenes por México, lo han puesto los jóvenes que aquí están, lo han puesto jóvenes entusiastas, jóvenes que están seguros de que vamos a ganar, jóvenes de la Juventud Popular, jóvenes de la Chaviza Revolucionaria, jóvenes de la Vanguardia Juvenil, jóvenes de la CTM, jóvenes de la CNOP, mujeres jóvenes, jóvenes de la EJR.

Yo quiero empezar preguntándoles ¿Quién dice “yo mero” a ayudarme a ser presidente? ¿Quién dice “yo mero”? ¡Que se oiga! ¡Que se oiga fuerte!

Y yo les digo a ustedes “yo mero estoy aquí para ganar”.

Vamos a ganar porque los jóvenes son los primeros que dicen “yo mero”, los que lo dicen más fuerte, los que están entusiasmados porque saben que con su apoyo, yo mero voy a ganar las elecciones en julio de 2018.

Ésta es una elección trascendente, ésta es una elección importante, esto es más allá que una elección para los jóvenes, esta elección va a implicar la defensa del servicio público, esta elección va a implicar la dignificación de la política, y ese ejercicio de dignificación, ese ejercicio de volver a ver la política diferente, es un ejercicio que toca hacer a los jóvenes.

Cuando platicamos de cuál es la profesión a la que se dedican nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros primos, nuestros sobrinos, debe de darnos orgullo decir que se dedican al servicio público, que trabajan por Campeche y por que a Campeche le vaya bien, que trabajan por transformar vidas.

Hoy, cuando uno busca en Google Search, cuando uno busca y Google autocompleta la pregunta, si uno pone “político mexicano”, “político colombiano”, “político peruano”, lo primero que sale es “corrupción”.

Esta generación tiene que lograr que la siguiente vez que nos metamos a Google Search, cuando pongamos “político mexicano”, salga “orgullo”, salga “honorabilidad”, salga “talento”, salga “entrega”, y que sean muchos miles de jóvenes los que estén dispuestos a reivindicar su vocación trabajando por este país.

Yo conocí a Daniel, efectivamente, cuando era secretario de Relaciones Exteriores. En la Cancillería hicimos un ejercicio que a mí me parecía extraordinario: una vez al mes invitábamos, una vez al mes invitábamos a un empresario global, que se reuniera con todos los diplomáticos acreditados en México.

Una vez al mes todos los representantes del mundo en México tenían la oportunidad de escuchar de un empresario global, de un empresario que nos hacía sentir orgullosos. Fueron muchos, fueron más de 30 reuniones en donde se pudo hablar del talento empresarial de México.

En esas 30 reuniones fueron nuestras empresas globales más importantes, las más dinámicas, las que han llevado el nombre y los productos de México al mundo, y una de esas empresas globales, una de las que acaparó mayor atención fue la de Daniel Gómez.

Ahí estuvo él enfrente de todo el mundo diciendo “los jóvenes de México sí pueden”, “los jóvenes de México son talentosos”, “los jóvenes de México emprenden”, “los jóvenes de México transforman al país y al mundo, y lo transforman con talento y con ideas”.

Daniel, Daniel me hizo una pregunta, pero antes de contestarla quisiera pedirles que guardaran silencio por unos segundos y que guardaran silencio no para escucharme a mí, que guardaran silencio unos segundos para que igual, como despertó mi orgullo y mi generación, Daniel nos platique en dos minutos qué es lo que está haciendo para que salgamos de acá motivados e impresionados, como quedó el mundo cuando lo oyó.

Daniel, si nos regalas un par de minutos.

Daniel: Muchas gracias por la oportunidad.

Hace 10 años comencé con el sueño de demostrar que la tecnología mexicana era competitiva en todo el mundo. Y la verdad, en esos 10 años, la mayoría de las personas nos cuentan las historias bonitas, pero un día yo le pregunté a mi abuela qué era yo lo que yo hacía. Y mi abuela se me quedó viendo y me dijo que yo era como una mujer embarazada.

Y yo me quedé como que: ¡Ah cabrón! ¿Cómo que soy una mujer embarazada? Y me dijo: “Sí, mi hijo, todos te felicitan, pero nadie sabe cuántas veces te cogieron. Y yo dije: “Mi abuela tiene toda la razón”.

Y la verdad es que la mayoría de las personas no les van a contar las historias que hay detrás de llevar su sueño a la realidad. Fueron miles de puertas las que tocamos antes de que nos abrieran la puerta en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Muchos políticos mexicanos no nos abrieron la puerta, pero nuestro amigo Pepe Meade fue uno de los pocos que, no sólo nos abrió la puerta de México, sino la del mundo entero.

Creyó en nosotros y hoy, gracias a eso, ese sueño que teníamos como jóvenes, hoy se ha visto consolidado y hoy tenemos más de 37 plantas de biocombustibles en todo el mundo y seguimos creciendo.

Y esa es una historia de nosotros como mexicanos, pero hay cientos de historias que no dudo que han apoyado y que, efectivamente, con políticos como Pepe podemos llevar a todos esos sueños que tenemos los jóvenes a la realidad.

Muchas gracias por el apoyo.

José Antonio Meade Kuribreña: 37 plantas de biodiesel en todo el mundo.

Cuando en México preguntamos quién va a transformar la realidad del país, ¿quién dice Yo Mero?

¿Cuándo el mundo quiera saber dónde están los jóvenes que le van a dar soluciones, quién de acá dice Yo Mero?

¿Cuando el país quiera saber en dónde encontrar ejemplo y en dónde encontrar inspiración, quién dice Yo Mero?

Y yo mero quiero hacer equipo con ustedes.

En México tenemos un mercado financiero muy profundo, y un mercado financiero que es muy útil para las empresas que ya existen, para las empresas que sobreviven, para las empresas que tienen ya un par de años de experiencia, esas empresas encuentran financiamiento de cualquiera de las muchas alternativas que se han desarrollado.

En México tenemos FIBRAS, SIBRAS, CECADES, banca de desarrollo, banca comercial, fondos de inversión, infinidad de alternativas para el que ya pudo, con su esfuerzo, consolidar un sueño.

¿Qué nos hace falta? Nos hace falta desarrollar la misma arquitectura y la misma profundidad para el que tiene un sueño que quiere cambiar y transformar al país.

Ese joven tiene que poder tocar la puerta y encontrar las muchas alternativas de gobierno para acompañarlo.

Así como acompañamos a la empresa que sobrevive, tenemos que acompañar a la empresa y al joven que se arriesga con un sueño. Y un sueño que, cuando se hace realidad, transforma la realidad de un país, como Daniel.

Efectivamente, trabajamos de cerca en desarrollar un modelo de inclusión, un modelo de inclusión que permitió darle mejor respuesta y mayores elementos a los jóvenes.

Cuando trabajamos en Desarrollo Social, ¿qué es lo que más nos dicen? Que no hay que dar un pescado, sino que hay que hacer ¿qué? A ver, otra vez. Ya se lo saben todos, ¿verdad?

Ahora, ¿cuál es el chiste? El chiste es qué quiere decir enseñar a pescar. ¿Y qué quiere decir enseñar a pescar? Quiere decir que acerquemos alternativas de educación, alternativas de salud, alternativas de vivienda. Y eso es lo que hicimos en Desarrollo Social.

Lo hicimos de forma distinta, lo hicimos en equipo con los jóvenes, el Hackathon más importante que se ha hecho en el mundo, el que rompió el Record Guinness de participación, se hizo con un reto, el reto de que los jóvenes encontraran las mejores soluciones para combatir la pobreza en el país.

Ese Hackathon se organizó con la Sedesol que yo encabecé, y ese Hackathon lo organizó el Injuve de Romero, aquí con nosotros.

Romero tiene muchas virtudes: encabezó el Injuve, puso a trabajar a los jóvenes en el Hackathon, con soluciones innovadoras para llevarle respuesta y resultado en el combate a la pobreza. Tiene dos virtudes adicionales: la primera: toma las mejores selfies; y la segunda, quiere ya empezar a especular sobre el gabinete, pero para eso va a tener que esperar para el primero de diciembre.

Ese esfuerzo implicó, como dice Mikel, resolver problemas que son muy importantes para los jóvenes, tenemos infinidad de formas de comunicarnos, somos una generación, bueno son ustedes una generación, que nació con las redes, que nació con las redes sociales que son un instrumento muy poderoso para comunicar ideas, para comunicar información.

Yo me he dado cuenta también, según me han dicho, que es un instrumento poderoso para hacer memes. A mí se me hace que los memes que hicieron de mí los han de haber hecho no sé si en Jalisco o en Coahuila o en Campeche o en Puebla.

Pero además de hacer memes, que debo de reconocer que tienen bastante ingenio, las redes nos deben de ayudar de empoderar, nos deben de ayudar a transformar la vida de los jóvenes, nos deben de ayudar a informar.

Y yo quiero en este evento, que en ese esfuerzo, los jóvenes participen de manera muy activa.

Efectivamente, Mikel y yo recorrimos el país y afiliamos uno por uno, en el Instituto Mexicano del Seguro Social, a todos los jóvenes que en México estaban estudiando la educación superior o estudiando la preparatoria.

Esos son jóvenes que no sabían que tenían derecho al seguro social, esos son jóvenes que, cuando se enfermaban, tenían que enfrentar la salud contra su patrimonio o el de su familia, que, cuando se enfermaban, perdían oportunidades de vida.

Desde entonces para acá, estadísticamente fueron ya 30 mil jóvenes los que tuvieron una intervención quirúrgica que no tuvieron que costear, gracias a ese programa.

Y el acercamiento a la salud, tenía dos vertientes: una vertiente curativa, una vez que la salud fallaba; pero tenían también una vertiente preventiva, antes de que la salud fallara nos ayudaba a combatir adicciones, nos ayudaba a cambiar hábitos de vida.

El principal rubro de gasto del seguro es la diabetes y la intervención, y la mejor manera de enfrentarlo y de combatirlo es empezando de jóvenes.

A mí no me gustaban mucho esos eventos, porque cada vez que íbamos juntos Mikel y yo, decía: “El que quiera cambiar hábitos después de los 40, ya es demasiado tarde”. Y me volteaba a ver, francamente alevoso y ventajoso.

Mikel y yo tuvimos oportunidades: yo fui parte de un gabinete legal a los 33 años, Mikel encabezó la COFEPRIS a los 35.

Éste tiene que ser un país liderado por jóvenes como Mikel y por jóvenes como ustedes, jóvenes talentosos y honorables, jóvenes con idea y con enjundia, jóvenes que hagan deporte, jóvenes que estén bien preparados, jóvenes que entusiasmen por su hoja de vida y su compromiso, jóvenes que le ofrezcan oportunidades a los mexicanos en México y fuera de México.

Se hizo un planteamiento de inclusión también para los migrantes: el límite de trabajo nuestro tiene que asegurarnos que donde ondee la bandera de México sepa, el mexicano migrante, que tendrá su protección y que tendrá su acompañamiento.

¿Y eso qué quiere decir? ¿Eso qué quiere decir para el migrante? Que trabajamos para que, con nuestra protección, se le diera una licencia para manejar, que trabajáramos para que, con nuestro apoyo, pagara las mismas colegiaturas que un residente del estado en el que estaba trabajamos para que, con nuestra compañía, tuviera el acceso a salud y tuviera acceso a educación. Y que tuviera manera de apoyar en la salud y en la educación, y en la infraestructura, a las familias que se habían quedado aquí.

La inclusión implica el esfuerzo dentro y fuera del país, la inclusión implica estar cerca y poner en medio de nuestro esfuerzo al mexicano, donde quiera que se encuentre.

Vamos a tener un México incluyente, vamos a hacer de México potencia, vamos a hacer un México al que le vaya bien, vamos a hacer un México que ofrezca mejores oportunidades. Y lo vamos a hacer porque somos un país joven.

La mitad del país tiene menos de 27 años, la mitad del país nos ofrece, si le damos mejores oportunidades, la posibilidad de que este país se transforme. Y en ese esfuerzo yo quiero que los jóvenes sepan que yo mero estoy dispuesto a encabezarlo.

Me han preguntado mucho qué quiere decir que México sea potencia, y lo que queremos es un México más chingón.

Vamos a trabajar juntos para así lograrlo.