Discursos

Diálogo del precandidato José Antonio Meade Kuribreña, con la militancia del Partido Nueva Alianza

Pregunta: Buenos días, compañeros aliancistas. A ver, que se escuche el ánimo, buenos días. Eso, muy bien.

Pues el día de hoy estoy aquí en representación de Nuevo León, mi nombre es Irasema del Ángel Pedraza y es un orgullo estar frente a nuestro candidato Pepe Meade. El día de hoy los jóvenes tenemos muchas preguntas hacia ti.

Primero que nada, queremos conocer al ser humano, al precandidato que fuera de los focos está presente con nosotros y quiere ser nuestro presidente.

¿Cómo era Pepe Meade de joven? ¿Cómo es la familia de donde proviene? ¿Se peleaba con sus hermanos Pepe Meade? Y algo muy importante, ¿qué opina de las familias diferentes? Muchas gracias.

Pregunta: ¡Qué tal! Buen día, Pepe Meade, un gusto estar aquí contigo, con todos ustedes. Buen día, amigas y amigos aliancistas, mi nombre es Patricio Veloz Pachecano, soy originario de Parras de la Fuente del estado de Coahuila de Zaragoza.

Nos has permitido conocerte a lo largo de estos meses, conocerte más; hoy en día conocemos más de ti. En esta reunión que tenemos hoy de ciudadano a ciudadano, me gustaría hacerte dos preguntas que, como adulto joven, me inquietan y que es algo que realmente cuando veo a mis hijos me surge esa inquietud de preguntártela.

Lo primero sería decirte, ¿cuál es la relación que tienes con tus hijos? ¿Cuál es el diálogo que tienes con ellos? Y la segunda, bien importante, ¿qué dijeron ellos cuando tú les expresaste que querías ser nuestro presidente? Gracias.

Pregunta: Muy buenos días a todos aliancistas aquí presentes, mi nombre es Miguel Torres Hernández, yo soy de San Luis Potosí, orgullosamente potosino.

Y mi pregunta, Pepe Meade. Hacienda, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social, estas secretarías por las cuales tú transitaste, que dignamente encabezaste en tu ciclo político; ¿cuál de ellas te dejó una experiencia grata que nos puedas compartir?

Sabemos que en ellas se toman decisiones complejas, ¿cuál de estas decisiones te ayudó a transitar o a llevar en esta vida, tu vida política? Y por último, ¿en cuál de ellas sientes que falta algo, que no sea cerrado, que te faltó por hacer? Muchas gracias.

José Antonio Meade Kuribreña: Muchas gracias. Muchas gracias y muy buenos días.

Hoy andamos cortos de voz pero largos de entusiasmo y de gratitud de estar aquí con Nueva Alianza.

Siempre, en la primera pregunta cuando está uno en Nuevo León, es preguntar qué hay más, si tigres o rayados, para saber qué terreno estamos pisando.

A ver Tigres.

¿Por ahí habrá algún Puma que se nos haya perdido en el camino? ¿Algún Goya que podamos escuchar?

A mí se me hace que los Santos se están llevando acá la jornada, están jugando de local.

Cada quien tiene su propia historia de familia, su propia historia diferente, sus propios retos, sus propias emociones, sus propias cruces y sus propias dificultades.

Cuando uno va recorriendo la historia familiar, cuando uno va viendo la historia de familias y amigos, la historia de familias de los maestros y la historia de familia de los alumnos, va uno encontrando que todos tienen su elemento de retos, su elemento de apoyo, su verdad, su realidad, que quieren superar y que quieren transformar.

Y en ese espacio de familia tienen que encontrar nuestro apoyo, tienen que encontrar nuestro apoyo y nuestro respeto, cada uno respeto para poder sacar adelante a su familia, como sea que esa familia esté integrada.

Uno de los elementos centrales de la plataforma de Nueva Alianza, uno de los elementos centrales que lo distingue, que distinguen a los maestros en su emoción y a los maestros en su dignidad y en su respeto es justamente eso, es una plataforma que es plenamente consistente con nuestra Constitución, es una plataforma que asume lo que dice nuestro artículo primero, un artículo primero que garantiza el respeto a los derechos humanos.

Un elemento que está en la plataforma y un elemento que nos obliga a ese respeto, a esa emoción y a ese trabajo compartido por construir, en familia, la prosperidad que este país nos exige.

Reconociéndole a cada cual su espacio, a cada cual su terreno, la mía una familia que ha tenido literalmente de todo, una familia donde tuvimos, el papá de mi abuelo tenía tres hermanos, mi abuelo tuvo ocho, mi papá tuvo a cuatro, yo tuve a tres.

Si seguimos con esa tendencia los Meade en San Luis ya no van a tener qué decir, se van a ir a acabando, hay que echarle empeño para que los Meade sigan teniendo qué decir.

Y siempre, además, con el reto en familia de encontrar a cada quien qué le gusta, a cada quien qué le entusiasma, a cada quien cómo le ayudamos a crecer, cómo le ayudamos a ser ciudadano, a ser feliz, a realizarse y a perseguir su sueño.

Al final, si somos respetuosos de la ley, si le damos a nuestros hijos los mejores elementos de educación, si los damos en familia y si los damos con respeto, con claridad y domina el amor, dominan los valores y domina la emoción, el talento y el deseo de salir adelante, México en familia, no importa cómo esté configurada, no importan sus retos, va a ser un país grande y va a ser un país que encuentre, en esa estructura, su principal apoyo.

En la casa compartíamos cuarto, éramos cuatro niños y compartíamos de a dos en dos el cuarto, a mí me toco tener cuarto compartido con cada uno de mis hermanos en diferentes momentos y eso obliga a que la relación sea buena, eso obliga que la relación sea cercana, que la relación sea de afecto. Y eso obliga y permite encontrar en los hermanos y encontrar en la familia hoy nuestro principal apoyo.

Justo hoy en familia, Magdalena, la más chica con influenza, Juana pendiente. Y desde aquí, igual que saludamos a Zacatecas, yo estoy seguro que Juana y Magdalena nos están viendo por Facebook y les mandamos el mismo saludo que le mandamos a Zacatecas.

Cinco veces secretario, cada una de esas experiencias implicaba una combinación de retos muy diferentes, cada una me marcó de distinto modo, cada una implicaba desplegar diferentes elementos para ser exitoso en la gestión.

La Secretaría de Energía, es una secretaría que es diferente en México al resto del mundo, es una secretaría con retos de presente y con retos de futuro, es una secretaría a la que le toca trabajar con Pemex y con CFE.

Pemex, la empresa más grande de Latinoamérica; CFE, una empresa que se está transformando. Cada una con retos bien vigentes, a CFE le tocaba, sí, toda la parte de generación, pero también de acceso, cuando a una familia le llega la electricidad le cambia la calidad de vida.

En esta administración se electrificaron el 100 por ciento de todas las comunidades de más de 100 habitantes. No hay una sola comunidad de más de 100 habitantes que no tenga acceso a la electricidad y con la electricidad cambia la vida.

Y es un México muy diferente el que hoy vemos del que veíamos hace apenas 20 años, hace apenas 20 años una de cada siete familias en México no tenían acceso a la electricidad, el reto de acceso a una matriz energética limpia y eficiente hace una enorme diferencia.

Lo platicamos en otro de estos conversatorios, hoy en México hay 20 millones de mexicanos que calientan su casa y que cocina con leña, que es una realidad que tenemos que transformar y eso pasaba por la Secretaría de Energía.

Por la Secretaría de Energía también pasaba pensar en el futuro. La Secretaría de Energía tenía el reto de diseñar cómo íbamos a consumir energía en el transporte público, cómo la íbamos a consumir en la vivienda, cómo íbamos a diseñar nuestras ciudades para que fueran, no solamente fueran armónicas con lo que esperábamos de ellas, sino también que fueran armónicas con el medio ambiente.

Y pensar en ese futuro, mientras enfrentaba uno los retos del presente, hacen de la Secretaría de Energía una secretaría importante, una secretaría que nos obligaba a hacer un ejercicio de imaginación y retrospectiva, al mismo tiempo que enfrentaba uno los retos de todos los días.

La Secretaría de Hacienda, es la secretaría importante, es una secretaría que pesa, es una secretaría difícil, es una secretaría en donde tiene uno la obligación de cuidar la confianza que se tiene en el país, de cuidar el buen crédito de México en el mundo, cuando la Secretaría de Hacienda hace bien su trabajo, el mundo confía en México y los mexicanos tenemos confianza en el país.

Y la confianza es importante porque se traduce en inversión; y la inversión es importante porque se traduce en empleo; y el empleo es importante porque es la única forma en la que podemos combatir a la pobreza.

Por eso la Secretaría de Hacienda es relevante en términos de que nos ayuda a generar confianza en que el país va a ser, en materia de finanzas públicas, lo que se compromete.

Hace un año el país enfrentaba una crisis de confianza. Desde 1995 no enfrentábamos un entorno tan complicado, y en ese entorno complicado México dijo que íbamos a crecer, que íbamos a generar empleo, que íbamos a generar superávit primario, que ya no nos íbamos a endeudar para pagar intereses, que la deuda como porcentaje del PIB iba a caer y que íbamos a lograr preservar nuestra calificación crediticia.

En enero y en febrero tuvimos que salir varias veces para convencer al país, y fuera del país, de que ese iba a ser el caso.

Terminó el año, y después de terminado el año nos encontramos que, no solamente no perdimos la calificación, sino que mejoramos la perspectiva; que no solamente crecimos, sino que crecimos 50 por ciento más de lo que los analistas decían a penas en enero; que alcanzamos un superávit primario por primera vez en nueve años; que la deuda como porcentaje del PIB empezó a caer por primera vez en una década.

Ese esfuerzo, ese empeño, ese trabajo de cuidar el buen crédito, sin duda la mayor responsabilidad pero también, una secretaría difícil, una secretaría que carga uno en sus hombros, una secretaría que implica angustias, desvelos, decisiones complicadas, salir a explicar cada una de ellas con claridad y con verdad, salir a asumir lo que teníamos que hacer para que al país le fuera bien sin posponer decisiones difíciles, sin hacer cálculos políticos con el manejo de las finanzas públicas para que en México siguiera habiendo confianza.

La Secretaría de Relaciones Exteriores implicaba el reto de cuidar el buen nombre de México, y de cuidarlo en el mundo. No hay mayor distinción para un mexicano que se le encargue el cuidar el nombre y el prestigio del país en el mundo.

Y eso implicaba que cada espacio de intercambio, que cada espacio de interacción de México con el mundo, le abriera a los mexicanos mayores espacios de oportunidades. Cuando México salía al mundo y cuando el mundo llegaba a México, cada espacio de interacción resultaba en un México mejor, porque un mexicano tenía una beca, porque alguien decidía invertir en el país, porque alguien decidía y encontraba alguna forma de hacer investigación conjunta con alguna de nuestras universidades, porque un mexicano encontraba en nuestra gestión la posibilidad de tener una licencia de manejo, y que no corriera el riesgo de ser deportado por manejar.

El hijo de un migrante encontraba la posibilidad de educarse fuera y pagar la misma colegiatura que pagaba un residente, que tuviera el acceso a educación y a salud, que se respetaran sus derechos humanos, que supiera que donde hubiera la bandera iba a encontrar la protección de su gobierno.

La Secretaría de Relaciones Exteriores implicaba todo eso y haberla encabezado implicaba, sin duda, una gran satisfacción.

La que más marca, la que más hace diferencia en la forma de ver y de entender al país, es la Secretaría de Desarrollo Social. Un país que tiene oportunidades, un país que crece, un país que es próspero, pero un país que todavía no supera el reto de la inclusión.

En México, quien es pobre es quien no tuvo la oportunidad de encontrarse con ustedes, en México quien es pobre es porque no terminó la primaria o no terminó la secundaria, no tuvo la posibilidad de que su vida fuera transformada por quienes hacen de la educación vocación y cercanía, el que es pobre en México no tuvo la oportunidad de platicar y de interactuar con ustedes.

No tuvo tampoco la oportunidad de tener cerca la salud. Está preocupado de si tendrá alimentos para él y para su familia, tiene que salir a buscar leña y agua fuera del hogar.

Y eso implicó diseñar una estrategia diferente, eso implicó trascender el asistencialismo, eso implicó el darnos cuenta que de fondo se iban a resolver los problemas, si de fondo se transformaba la circunstancia.

Eso implicó darnos cuenta que, para que en México fuéramos exitosos en combatir la pobreza, teníamos que usar los fondos de infraestructura social para llevar los servicios al hogar; teníamos que usar todos los esfuerzos de guarderías, de estancias, de preescolar y de primaria para que ningún niño se quedara sin escuela; teníamos que salir a buscar al adulto para ofrecerle la oportunidad de terminar primaria y secundaria y que se re enganchara con los estudios o que ese certificado le permitiera la posibilidad de acceder a un empleo formal.

Teníamos que asegurarnos que todo aquel que recibiera un programa de Prospera o de Pensión de Adultos Mayores tuviera también acceso al Seguro Popular; teníamos que asegurarnos que los estudiantes supieran que seguro social iba a estar presente en su vida cotidiana.

Y haciendo todo esto cambiamos de fondo la estructura, el ambiente y el entorno de los mexicanos y permitimos que sus esfuerzos rindieran mejores fruto.

Eso lo tenemos que seguir haciendo. Seguimos teniendo pendientes retos en cada una de esas dimensiones, permanentemente en la protección del migrante y la defensa de nuestro buen nombre, permanentemente la necesidad de confiar y de generar confianza en nuestra buena capacidad de crédito, permanentemente preocupados hasta que en México no haya una sola persona excluida del desarrollo.

Y hasta que no logremos que la energía sea palanca de desarrollo y el acceso a la energía un elemento fundamental de inclusión y de bienestar.

Muchas gracias.

Segunda Intervención

Pregunta: Contento en extremo por esta etapa conversacional, que está fuera del dogma de un discurso elaborado y hoy tener, de verdad de frente, a nuestra gente que estamos apostándole al futuro a ella.

Mi nombre es Héctor Manuel Díaz Sánchez, maestro orgulloso del estado de Tamaulipas.

Dentro de la gama de preguntas que hay en duda de este nuevo gobierno que se implanta o se intenta implantar con usted, señor Pepe Meade el agradecimiento por esa confianza, en la política anterior los encargados de hacer gobierno endeudaban sobremanera a esos mismos gobiernos, se emitía mucho papel moneda y los subsidios eran la moneda de cambio electoral.

Después hubo una evolución donde los economistas lograron dar marcha atrás a esta irreversible situación de endeudamiento, y lograron darle a las variables macroeconómicas del mundo una ruta.

Aún hoy existe el rezago económico en México, hay un postulado donde nosotros queremos que ningún niño de nuestro país nazca en una familia con rezago económico. La pregunta, Pepe, ¿serás un presidente político o tecnócrata?

Pregunta: Buenos días, saludo con gusto a nuestro presidente nacional, Luis Castro. Amigos y amigas soy Leticia Mendieta, orgullosamente de Tamaulipas.

Hola, Pepe Meade, ¿continuidad o cambio?

Ya es común hablar de que la sociedad está molesta con los políticos de siempre, pero, ¿sabes? Ha sentado muy bien que tú no tengas militancia partidista.

Pepe, yo te veo a ti como nuestro presidente, pero dime ¿qué debe cambiar en México? ¿Qué cambios vas a impulsar tú como presidente de México? ¿Y qué hay que corregir en las políticas públicas? Pero también, ¿cuáles debemos conservar? Gracias.

Pregunta: Buenos días Pepe. Idalia Rivera Aguirre, represento con mucho orgullo a este maravilloso estado que es Guanajuato.

Me da mucho gusto compartir este espacio contigo, con nuestro presidente, el Maestro Luis Castro, con todos mis compañeros aliancistas que han hecho de este partido un gran partido.

El día de hoy, en la confianza que te tenemos como nuestro precandidato a la Presidencia de la República, quiero que platiquemos de un tema mundial, pero de un tema muy personal el tema de la corrupción, porque estarás de acuerdo que para combatir la corrupción debemos de dar el ejemplo.

Pepe, ¿puedes tú, en este momento, vernos a todos a los ojos y decir: “soy un hombre honesto”?

José Antonio Meade Kuribreña: Escuchamos con absoluta claridad que Guanajuato estaba listo, pero nos quedamos con la duda de si Tamaulipas estaba listo, de si Nuevo León estaba listo, si San Luis Potosí estaba listo, si estamos listos en Coahuila, si estamos listos en Querétaro.

No se oye. A ver, Aguascalientes está listo. Y mandémosle un saludo, porque sabemos que estamos listos, enseñándole el teléfono a Zacatecas.

Para que se unan en Zacatecas, que sepan yo soy de Zacatecas, entonces, yo hablando por ellos puedo decir que estamos listos.

No hay manera de hacer un gobierno técnico sin política, y no hay manera de hacer política sin técnica. No es una disyuntiva, no se es político o se es técnico, no se puede hacer un gobierno que sea insensible a lo que le preocupa a la gente.

No se puede hacer un gobierno que aplique recetas que vienen de fuera, que aplique recetas dogmáticas, que aplique recetas que no se den de manera dialogada, cercana y, además, con profunda sensibilidad social.

Tampoco se puede hacer un gobierno demagógico, tampoco se puede hacer un gobierno en donde las propuestas no sean viables; el límite de lo que podemos hacer en lo social, es lo que técnicamente es viable.

Cada vez que hemos querido ir más lejos de lo que técnicamente se puede, el país ha pagado las consecuencias, cada vez que en lo político hemos buscado posponer decisiones difíciles, hemos dejado de hacer los ajustes que necesitamos, lo ha pagado la gente.

Lo ha pagado la gente con inflación, lo ha pagado la gente con crisis, lo ha pagado la gente con desempleo, lo ha pagado la gente con pérdida de confianza, atrás de un gobierno que no toma las decisiones a tiempo, atrás de un gobierno que plantea políticas públicas irresponsables, se pone en riesgo la confianza, se pone en riesgo la inversión, se pone en riesgo el empleo y se pone en riesgo la posibilidad de que este país crezca y prospere.

No podemos dejar que nos gane la irresponsabilidad, no podemos dejar que nos deje y que nos gane la incongruencia, tenemos que encontrar la forma de darle respuesta a la gente con técnica y con sensibilidad social.

Y eso es lo que se pone de relieve en desarrollo social, justamente esa buena combinación. Quien pensaba que los retos de pobreza se solucionaban solamente con dinero, no entendía la realidad técnica de lo que hoy implica que un mexicano no pueda hacer con su esfuerzo que sus rendimientos y que su trabajo luzca.

Cada vez que encontramos a un mexicano en pobreza es que en algo le fallamos, en algo nos quedamos cortos. Pero no podemos solamente decir que la forma de resolverlo es el asistencialismo, no podemos decir que la forma de resolverlo es dar dinero. La forma de resolverlo es cambiar la realidad de esa mexicana y de ese mexicano para que le vaya bien, para que sea exitoso, para que encuentre un empleo.

No le podemos pedir a una mexicana que está saliendo todas las mañanas a buscar agua a un río que, al mismo tiempo salga a buscar un empleo; no le podemos pedir a una mexicana que no terminó la primeria, que sea exitosa en el mercado laboral; no le podemos pedir a un mexicano al que no le acercamos salud y, con la salud quebrantada, que salga adelante.

Tenemos que corregir los retos de fondo, tenemos que hacerlo con buena política pública, tenemos que hacerlo con profundo compromiso social, pero tenemos que hacerlo siempre en responsabilidad, con cuidado y buscando que nunca se pierda la confianza en este país.

El día que los mexicanos nos rindamos frente a la capacidad de encontrar buenas soluciones y buenas políticas públicas, ese día habremos condenado a muchos millones de mexicanos a la pobreza.

El día, en cambio, que nos hagamos cargo de que en México podemos hacer las cosas bien, con limpieza, con honorabilidad, con buena técnica, con buena política y con mucha sensibilidad ese día habremos de llevar a México por el rumbo de transformación que México necesita.

En el tema de corrupción, y yo creo que es un tema bien importante, bien importante en muchos sentidos, bien importante combatirla con voluntad, bien importante combatirla con consistencia, bien importante combatirla con la certeza y la tranquilidad de conciencia de haber hecho siempre todo nuestro desempeño, con cargo y con respeto a la ley, de no tener un solo peso al margen de lo que explica mi sueldo, mi circunstancia y mi salario. De ser capaz de que mi Declaración Patrimonial sea consistente con mi Declaración Fiscal.

Pero, más importante aún, que ambas sean consistentes con mi estilo de vida y que las tres sean consistentes con el Registro Público de Propiedad.

En mi caso, no se encontrará nunca un solo bien, un solo predio, un solo espacio de privilegio que no se explique por mi trabajo, un trabajo público del que puedo dar cuentas claras, peso sobre peso y centavo sobre centavo, después de 20 años de una trayectoria honorable y limpia.

Y lo puedo hacer igual que todos ustedes y eso me parece que es una lección muy relevante, en México somos infinitamente más los buenos que los malos, en México somos infinitamente más los que nos paramos todos los días pensando cómo ayudar, que los que se paran algún día pensando cómo perjudicar.

Muchos de quienes aquí estamos somos servidores públicos y queremos que la política nos reivindique, porque estamos seguros que, igual que yo, todos quienes aquí están pueden voltear a ver a sus hijos a los ojos y decirles que se están levantando a hacer el bien, decirles que están transformando este país niña por niña y niño por niño, familia por familia.

Y hacerlo igual que lo hace los electricistas cuando se preparan frente a la temporada de huracanes, que lo hacen igual que quien trabaja en Diconsa cuando está llevando el abasto popular, que lo hacen igual que cualquiera de los promotores sociales que están preocupados en que en cada familia no falte ni salud, ni apoyo, ni alimentación, ni educación.

Ese temple, esa emotividad, ese deseo de servir, de servidor público, tiene que ser reivindicado. Y la mejor forma de reivindicarlo es combatir a la corrupción, cuando combatamos a la corrupción de tajo, cuando no encontremos ya ejemplos de un funcionario que con su mala actitud nos desprestigie, le habremos dado al país un nuevo rostro.

Hoy aquí, todos quienes nos acompañan, pueden dar cuentas claras a la sociedad y a su familia, son servidores públicos honorables y son servidores públicos de los que yo me siento muy contento de poder hacer equipo, me siento muy contento de estar cerca de Nueva Alianza, de un partido honorable, de un partido limpio, de un partido que con su ejemplo transforma, con su ejemplo de vida inspira y que con sus sacrificios reivindica la vocación de servicio, una vocación que yo comparto y una vocación, con cargo a la cual me siento tranquilo de pedirles hoy que me acompañen y que me apoyen.

Una elección es oportunidad de hacer dos reflexiones: una primera reflexión de autocrítica y una segunda reflexión de justicia.

La reflexión de autocrítica tiene que llevarnos a pensar qué no nos gusta, qué nos enoja, qué nos indigna y qué nos preocupa. Y en ese conversatorio y en cada uno de los diálogos que hemos tenido en el país, hay elementos que claramente estamos haciendo mal.

No nos hemos hecho cargo adecuadamente del tema de seguridad, no nos hemos hecho cargo adecuadamente del tema de corrupción, tenemos que seguir haciendo mucho en materia de economía familiar y es una oportunidad de que el ciudadano nos escuche, como aquí estamos haciendo, de ciudadano a ciudadano, de cuál es nuestro diagnóstico y de cuál es nuestra propuesta, de qué pensamos hacer que al ciudadano le haga sentido.

El ciudadano no quiere escuchar de nosotros un diagnóstico de sus campañas, no quiere saber qué pensamos de los contrincantes, quiere saber qué pensamos de sus problemas y cómo los vamos a resolver.

Pero el ciudadano también quiere que se reconozca en justicia cuando los esfuerzos están brindando frutos, cuando la sociedad y el gobierno estamos haciendo cosas en donde encontramos esperanza, cuando sociedad y gobierno ven en un tecnológico a jóvenes que están saliendo con excelencia a forjar un mejor destino.

Cuando estamos viendo que llega inversión a sectores que antes la tenían restringida, cuando estamos viendo que la competencia nos ayuda a que tengamos mejores servicios de telecomunicaciones.

En donde sociedad y gobierno encuentran esperanza, tiene que encontrar en nosotros el convencimiento y la convicción de consolidarlos. No podemos caer en el ejercicio de que el país se pare cada seis años, que el país pretenda volver a empezar.

Tenemos que hacer un ejercicio en donde el país se transforme en todo aquello que estamos haciendo mal y se consolide en todo aquello en donde estamos encontrando esperanza.

Muchas gracias.

Tercera Intervención

Pregunta: Hola, soy Juan Víctor Trujillo, originario de la ciudad de León, la capital del calzado. Venimos de Guanajuato, la cuna de la independencia, orgullosamente maestro y aliancista de corazón.

Pepe Meade, a lo largo de tu trayectoria has trabajado con gobiernos que han sido manejados por diferentes partidos políticos, supongo que conoces a muchos de ellos y de otros. Mis preguntas serían: ¿tienes relación con ellos? ¿Acaso los vas a tomar en cuenta en tu gabinete?

Y la última, ¿se puede ser adversario del contrincante político? Gracias.

Pregunta: ¡Qué tal! buen día a todos. Vengo representando a la fuerza turquesa de Aguascalientes, aquí presente. Soy Mayela Macías.

Pepe Meade, el empoderamiento es un proceso de construcción personal y colectiva en el reconocimiento de los derechos humanos, por lo tanto nos reconocemos con dignidad.

Nos gustaría saber qué acciones tienes implementadas realizar como presidente en el empoderamiento económico, político de la mujer en general y de las jefas de familia en particular. Gracias.

Pregunta: Buen día a todos. Estamos vestidos todos de turquesa. Edith Gómez, de corazón turquesa.

Represento dignamente al estado de San Luis Potosí y de manera muy especial a la Huasteca Potosina, desde allá nuestro saludo turquesa.

Bien, Pepe. En esta Circunscripción 2 nos encontramos en este momento ciudadanas y ciudadanos de varios estados que en este momento han calificado con indicadores económicos positivos, incluso me atrevería a decir que hemos estado aportando una gran cantidad al Producto Interno Bruto y también a la generación de empleos.

En este contexto, sin embargo, nuestros estados aún tienen grandes problemas que resolver: la calidad del empleo, las condiciones laborales deplorables en las que nos encontramos muchos de los trabajadores y, sobre todo, la pobreza extrema.

La pregunta es, nosotros estamos listos, ¿Pepe Meade está listo? Esa es la pregunta esencial.

Pero como presidente, como presidente de México, Pepe Meade, ¿qué harías o qué harás?, mejor dicho, verdad, en positivo. ¿Qué harás para resolver la desigualdad social, para impulsar la inclusión social sin que ello afecte el crecimiento económico?

Muchas gracias.

¿Pepe Meade está listo?

José Antonio Meade Kuribreña: En la política hay que generar contextos, y a mí me parece siempre interesante reflexionar sobre el que yo creo que fue el momento más difícil por el que ha atravesado el país en los últimos años.

Vayámonos al 2006, recordemos la Avenida Reforma tomada, recordemos lo que entonces se discutía, había dudas, incluso, de si se iba a violentar el orden constitucional. La gente pensaba y discutía si iba a haber un gobierno distinto al que había sido electo.

El país vivía un gran encono y una profunda división; políticos sabían que exacerbaban esa división. El primero de diciembre toma posesión el nuevo gobierno y el 23 de diciembre se aprueba un paquete económico por unanimidad.

¿Qué cambió? ¿Qué permitió pasar de un país enconado y dividido, a un país articulado alrededor de un paquete económico?

Pasó, y yo creo que es algo que hay que reivindicar en la política, que nos pusimos de acuerdo. Pasó que fuimos capaces de entender nuestras diferencias y encausarlas de forma constitucional.

Y aquí dimos testimonio a muchos políticos que hicieron que ese cambio fuera posible, el principal instrumento de política económica que tiene el país es el presupuesto, lo aprobamos todos los años y en el presupuesto queremos verlo reflejado en los anhelos de quienes representamos.

¿Qué pasó en ese primer presupuesto? El Gobierno tenía sus prioridades y las reflejó en el presupuesto, el Partido de la Revolución Democrática tenía sus prioridades y las planteó y las reflejó en el presupuesto, y empujó programas sociales y empujo atención a la discapacidad.

El PRI empujó en ese presupuesto proyectos de infraestructura para fortalecer la competitividad de sus estados y logramos ponernos de acuerdo, no en amistad, no en lo oscurito, sino con claridad y frente al país, haciendo buena política, haciendo buena política pública, utilizando los instrumentos del Estado para generar espacios de inclusión y para que todos pudieran decir, no en las calles, no tomando Reforma, sino en las instituciones: ahí cabemos todos, ahí caben nuestras preocupaciones, ahí cabe nuestro anhelo.

Y ese ejercicio que se dio en el 2006 se ha repetido año con año y lo que hoy podemos decir, y lo que hoy podemos decir desde Nueva Alianza, cuando vemos un país que se ha movido en la garantía de los derechos humanos, cuando vemos un país que ha protegido los derechos de los niños, cuando vemos un país que ha legislado en materia de generar mejores condiciones de igualdad para el empoderamiento de las mujeres, cuando vemos un país que le ha costado en lo presupuestal a la educación, ahí puede voltear Nueva Alianza y decir: ahí estoy yo, ahí está mí voz, ahí están mis prioridades legislativas, ahí están mis consensos, ahí está la forma de darles respuesta a quien me tuvo confianza.

Sí se puede hacer amigos, aliados, en la medida que uno haga una política que busque inclusión, una política que busque, en la institucionalidad, dar respuestas, una política, que busque en la identidad y en el buen ejercicio, ofrecerle a los mexicanos respuesta a sus planteamientos.

Decía yo en el conversatorio anterior, cada uno de los problemas que ha enfrentado México, han exigido que los políticos pongan de su parte para responderlos.

Cuando un político no encuentra una sola causa a la que aportar su voz, ese no es digno de hacer política, cuando un político no hace un llamado en beneficio de ninguno de nuestros problemas, en México en los últimos 20 años hemos tenido desastres naturales que implicaron movilización ciudadana y de gobierno para resolverlo.

En México hemos tenido crisis económicas que nos vinieron de afuera, en México hemos tenido crisis de salud, en México hemos tenido crisis de seguridad. Y cada una de ellas ha implicado un ejercicio de ponernos de acuerdo, un ejercicio que tendremos que seguir haciendo, porque claramente la seguridad no está resuelta, porque claramente la economía familiar no tiene el apoyo todavía que requiere.

Vamos a tener que seguir haciendo política y vamos a tener que buscar, de entre quienes hoy están planteando alternativas, quién puede generar esos consensos, quién puede voltear a ver a otros partidos y a la sociedad, convencerlo de un diagnóstico y consensar las respuestas que el país requiere, porque eso es lo que implica hacer política.

Y, así como el país se ve reflejado en su acción legislativa, el país tiene que verse también reflejado en un gabinete que tenga a las mejores y a los mejores hombres, que genere confianza, que genere convicción de que vamos a salir adelante.

Y ese es el gobierno y es el gabinete con el que yo, y juntos, vamos a gobernar este país a partir del primero de diciembre del 2018.

Y lo vamos a hacer con una agenda que ponga al centro, como lo hemos platicado, la posibilidad de que tengamos un país igualitario, la mitad de la población del país es mujer, no debemos descansar hasta que la mitad de todos y cada uno de los espacios los ocupe también una mujer.

Si nosotros vemos cualquier espacio en la sociedad que no es paritario, ahí estamos dejando de lado la oportunidad de que el país crezca, con la aportación valiosa que siempre ha puesto, que siempre ha hecho una mujer mexicana.

¿Eso qué implica? Eso implica guarderías, eso implica estancias infantiles, eso implica primarias y primarias de tiempo completo y con alimentación, eso implica apostarle a la palabra de mujer con créditos a la palabra en donde el proyecto sea la única garantía.

Eso implica trabajar por la igualdad salarial: que ha trabajo igual corresponda un pago igual, eso implica trabajar con una cultura de respeto, con una cultura de respeto y de cero tolerancia al que le falte el respeto a una mujer en la familia, en la calle, en el trabajo, en las escuelas. Eso es lo que permitirá que este país sea grande y que se transforme.

El día que volteemos a ver, en cualquier espejo, el de los negocios, el de la política, el del congreso, el de cualquier espacio donde podamos construir prosperidad y encontremos en él igualdad y paridad, este país habrá de ser la potencia que está llamada a ser.

Y no tengan duda, así como ustedes están listos, yo estoy listo.

Y estoy listo para trabajar por ustedes en beneficio de un país que abata la pobreza extrema, en beneficio de un país que concentre su política pública y sus recursos públicos para asegurarse que en México los niños no vuelvan a conocer la pobreza extrema, que tengan en materia de infraestructura social los recursos necesarios para que, a sus casas lleguen los servicios, para que llegue la salud, para que llegue la alimentación, para que estemos pendientes de sus requerimientos nutricionales.

Estamos listos para encabezar el esfuerzo para erradicar, para abatir la pobreza extrema, empezando por la niñez, terminando con la pobreza extrema en el país.

Y, no tengan ninguna duda, juntos, no solamente vamos a ganar, sino que estaremos listos para transformar y para transformar con bien este país.

Muchas gracias.

Cuarta Intervención

Pregunta: Qué tal, muy buenos días ¿cómo están?

Maestro Luis, Pepe Meade, soy Luis Alfredo Cárdenas Martínez originario de Nuevo León, con mucho orgullo. Pertenezco también a Alianza Joven, de los buenos, de los que no se rajan, de esos meros.

Quisiera hacer una pregunta, primero entrar un poquito en contexto. Sabemos que México es reconocido por la aportación cultural, tenemos grandes cineastas, pintores, músicos, que sobresalen y que triunfan por méritos propios. La pregunta de ciudadano a ciudadano es ¿cómo vas a formular la política cultural en tu gobierno? Gracias.

Pregunta: ¿Cómo están? Buenas tardes. Yo soy Ivonne.

José Antonio Meade Kuribreña: Perdón, viene de buenas ¿eh?

Pregunta: Así es. Yo soy Ivonne y soy maestra, y soy del bello estado de Coahuila. Y al igual que muchas maestras y maestros que se encuentran hoy, en este momento, aquí, nos sentimos orgullosas y orgullosos de ser maestras y maestros.

De hecho, los maestros hemos sido los protagonistas de grandes historias en nuestro país, muchos cambios dentro de México han nacido en el aula.

¿Qué opinas tú de esto? ¿Seremos los maestros los protagonistas en las nuevas propuestas de Pepe Meade? Y, sobre todo ¿garantizarás los derechos laborales de los maestros?

Muchísimas gracias.

Pregunta: Gracias, compañeros.

Pepe Meade, buenos días.

Presidente, como siempre a sus órdenes.

Su servidor, profesor Adrián Vega Álvarez del gran estado de Querétaro aquí presente y con todo el apoyo hacia usted.

El día de hoy, como ya lo anticipaban, terminan estas conversaciones de ciudadano a ciudadano, pero por lo que hoy he podido constatar, me permito hablar por todos los aliancistas de este país, no han sido de ciudadano a ciudadano, han sido amigo a amigo. Gracias, Pepe, por esa parte.

Y como parte, lógico de este proceso de precampaña por lo que se han organizado estos foros, es claro que el siguiente paso es que nuestro Consejo Nacional te elija, que así va a ser, de precandidato para dar ese paso de precandidato a candidato.

Y ante esto, y ya todo lo que hemos vertido con los compañeros que me han anticipado de la palabra, simple y sencillamente quisiéramos saber cuál es el mensaje que nos envías a las y los turquesas, sobre todo a los jóvenes. Pero sobre todo, que nos ratifiques por qué Pepe Meade quiere ser el candidato de Nueva Alianza.

José Antonio Meade Kuribreña: La política cultura yo creo que es de enorme importancia y ha estado al centro de muchos de los esfuerzos que hemos venido haciendo desde cada una de las diferentes posiciones, y pongo varios ejemplos: el programa de Pago en Especie, sin duda, uno de nuestros mejores embajadores.

Todos los artistas que en México han tenido éxito comercial, pueden pagar sus impuestos con su propia obra. Hoy, en el mundo, hay 6 exposiciones itinerantes que están hablando de México, y lo están haciendo por la vía de su cultura.

Ese programa no había recibido modificaciones sustanciales hasta este último año, en donde se incorporó la posibilidad de que los grandes maestros del arte popular fueran considerados como lo que son, como grandes artistas y pudieran sumarse al programa de Pago en Especie. Eso quiere decir que serán esos grandes maestros, ahora también embajadores de nuestra cultura.

Por primera vez en mucho tiempo se generaron fondos de infraestructura para apoyar la infraestructura cultural y hoy tenemos grandes museos al amparo de ese programa, que es algo que tenemos que hacer más. En México por muchos años nos distinguió la inversión que hacíamos en infraestructura cultural y es un tema que tenemos que retomar.

La infraestructura cultural nos da identidad, nos da orgullo, nos genera turismo, permite reivindicar lo que hemos sido y lo que somos, y la proyección de un México creativo hacia el mundo.

En estos años el impulso fiscal que se le dio al cine, que se le dio al teatro, que se le dieron a las artes es relevante. Y acredita que una buena política pública nos permite que se hable bien de México a través de cada una de esas expresiones artísticas.

Y el mejor resultado y la más clara evidencia de que al centro de esa política pública hay un corazón turquesa, es lo que logró Luis Castro. En la última película La Forma del Agua uno de los personajes, uno de los elementos centrales de la película es un Cadillac, ¿quién ya vio la película? ¿De qué color es el Cadillac? Parecía verde, ¿pero era? ¡Turquesa!.

No se oye, ¿de qué color era el Cadillac?

No se oye, ¿de qué color era el Cadillac? ¿De qué color es nuestro corazón?

Por todas estas razones habrá expresión y una política pública centrada en esos valores culturales, en esos valores que están cerca de los corazones turquesa que aquí palpan y que aquí vibran con una gran emotividad.

Yo quiero ser el candidato de Nueva Alianza y quiero ser el candidato de Nueva Alianza porque conozco y porque me comprometo con su plataforma, quiero ser el candidato de Nueva Alianza porque comparto su compromiso con los niños, quiero ser el candidato de Nueva Alianza porque comparto su compromiso con las mujeres.

Quiero ser candidato de Nueva Alianza porque comparto su compromiso con su visión de seguridad integral, una seguridad que tiene al centro la integridad física, la seguridad social, la seguridad, la protección y la defensa de sus derechos laborales, quiero ser el candidato de Nueva Alianza porque me emociona hacer equipo con los maestros.

En estos cinco conversatorios pusimos de relieve que al centro de cualquier política pública exitosa está la educación, cuando platicamos que combatir a la pobreza, hablamos de la importancia de que las niñas y los niños entre tres y 15 años estén en la escuela, cuando hablamos de transformar al país, hablamos de la capacidad que tiene los estudios superiores de abrir los nuevo espacios de oportunidad.

Cuando hablamos de lo que queremos hacer en beneficio del empoderamiento de las mujeres, hablamos de la importancia de que cierren sus ciclos educativos, de que se reencuentren con la oportunidad de la educación para continuar haciéndolo o para que eso les abra las puertas de mejores espacios de educación formal.

Cuando hablamos de los nuevos retos que tenemos por delante, de la informática, de la inteligencia artificial, hablamos de la importancia de la educación continua, de una educación que no termina nunca si queremos estar permanentemente actualizados.

Por todo ello, por compartir sus valores, por compartir sus principios, por compartir sus emociones en beneficio de un país en el que se respeten libertades y derechos, por compartir la convicción de que la enseñanza y el ser maestro, es una vocación y es mucho más que un empleo.

Por compartir la certeza de que en educación y los maestros son la parte central, la columna vertebral del desarrollo de este país, por compartir, además, la convicción y el compromiso de, así como los maestros hacen todos los días un esfuerzo significativo y real por transformar al país, tiene que hacerse un esfuerzo por que eso se vea reflejado en sueldos que se incrementen de manera significativa y real.

Por todo eso quiero ser su candidato y por todo lo que hemos platicado, por lo que hemos platicado en estos conversatorios, por lo que hemos reflexionado en este ejercicio que hoy termina en esta etapa, pero que habrá de repetirse muchas veces más en el futuro.

La posibilidad de hablar con un Aguascalientes que está listo, con un Querétaro que está emocionado, con un Tamaulipas que está comprometido, con un Nuevo León que está entusiasmado, con un Zacatecas que, en su ausencia, está presente, por un Coahuila que vibra con emoción.

¿Quién nos falta? ¿Quién nos falta? ¿Y Guanajuato está listo? Y yo estoy listo para hacer equipo con ustedes y estoy listo para ganar.

Muchas gracias.