Discursos

Diálogo del precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, con la militancia del Partido Nueva Alianza

Pregunta: Buenos días a toda la familia aliancista de la 3ra Circunscripción. Saludo con mucho afecto al maestro Luis Castro Obregón, nuestro presidente nacional.

Saludo con mucho afecto al doctor Pepe Meade, nuestro precandidato a la Presidencia de la República, para el cual les pido un fuerte aplauso para nuestro precandidato. Gracias.

Doctor Pepe Meade en toda su precampaña, el día de hoy quiero hacerle una pregunta, quizás sea una de las más difíciles de contestar.

Tenemos conocimiento de que su esposa Juana tiene sensibilidad artística y su mamá también. La pregunta es ¿quién pinta mejor?

Pregunta: Hola. Buenos días a todos. Mi nombre es Esther Patiño, soy maestra, soy de Veracruz, y hoy es un gusto muy grande poder estar saludando a la militancia y al precandidato Pepe Meade.

Yo sé Pepe que estudiaste Economía en el ITAM, que también estudiaste Derecho en la UNAM y pues durante todo ese tiempo seguramente conviviste con muchos maestros con diferentes perspectivas y diferentes aptitudes. Yo quiero preguntarte de ciudadana a ciudadano, ¿qué opinas tú, qué importancia tiene para ti la libertad de cátedra en nuestro país?

Pregunta: Buenos días, maestro Luis Castro Obregón. Amigo Pepe Meade me toca dar, en nombre de todos mis compañeros aliancistas, la bienvenida aquí a Tabasco. Mi duda es, lo que nosotros queremos el día de hoy comentarte es: todos aquí, en nuestras casas, tenemos a integrantes, a mascotas y a pequeños animales domésticos, y queremos escuchar las propuestas que tienes para su cuidado y protección. Muchísimas gracias.

José Antonio Meade Kuribreña: Muchas gracias. Primero, muy contento de estar aquí, de estar en esta circunscripción, de estar de vuelta en Tabasco, estuve aquí hace pocos días. Pero sobre todo, muy contento de estar de regreso con Nueva Alianza y estar de regreso con todos ustedes y de poder continuar un diálogo que se encuentra ya en su cuarto capítulo.

Ya a esta altura nos empezamos a conocer mejor, ya a esta altura no solo nos conocemos, ya nos empezamos a querer y a mí me da mucho gusto.

Y preguntar quién pinta mejor, si mi mamá o si mi esposa, es casi como preguntar quién cocina mejor, si mi mamá o si mi esposa, y no hay manera de que yo vaya a caer en esa provocación.

Aún cuando no vino Juana, seguramente lo está siguiendo por internet, y no hay manera de contestar bien esa pregunta sin quedar mal con alguna.

Yo platicaba en otras ocasiones de mi abuelo, mi abuelo fue también escultor, fue un escultor zacatecano, estudió al mismo tiempo Artes Plásticas y Derecho, y fue exitoso en las dos. Llegó a ser un abogado bancario muy conocido y llegó a ser también un artista muy reconocido.

Y nos decía que valía la pena en la vida tener vocaciones temporales y tener vocaciones definitivas; la del magisterio, es una vocación definitiva, el que es maestro tiene una vocación, una vocación que implica emoción y compromiso que va mucho más allá de una profesión.

Pero las vocaciones temporales son igualmente importantes y nos ayudan en muchos casos a plantear metáforas que son útiles para entender la política pública.

Mi mamá, Juana y una tercera persona que se llama Rosa María Burillo empezaron pintando juntas, llevan más de 15 años haciéndolo. Y se dieron cuenta de algo que es muy inusual en la pintura, pero que debiera ser muy usual en la política.

Se dieron cuenta de que les iba mejor cuando intervenían las tres el mismo cuadro, se dieron cuenta de que a las tres les gustaba una cosa distinta. A mi mamá tendía gustarle hacer el planteamiento general del cuadro; Juana era muy buena para el juego de los colores y de la composición; y Burillo era muy buena ella para el trabajo fino y para el proyecto técnico.

Y se daban cuenta, en ese complementar diferentes enfoques, que el cuadro quedaba mejor cuando las tres participaban. Y esa es una buena metáfora para la política: en la política las cosas salen mejor cuando todos aportamos algún elemento de nuestra emoción.

Esos últimos 20 años, esos últimos 20 años que hemos vivido en un México muy plural, en un México en donde nadie puede pintar el cuadro solo, hemos tenido que pintar cuadros en donde todos aporten y la virtud de la política es encontrar en ese cuadro, es encontrar en ese problema, una buena solución, que todos aportemos al cuadro y que todos reconozcamos qué fue lo que le pusimos a ese cuadro que nos hace sentir que el cuadro es nuestro, que nos hace sentir que ayudamos a resolver un problema que tuvo el país.

Y si regresamos 20 años el país ha tenido muchas dificultades, este es un país que enfrentó una pandemia, este es un país que enfrentó la crisis económica más profunda que había tenido nuestra generación.

Este es un país que, en Tabasco, es un país que en Campeche, es un país que en Veracruz, enfrentó tres años muy complicados en materia energética, tres años muy difíciles para el empleo, tres años muy difíciles para la seguridad, tres años que nos llevaban a tratar de enfrentar un cuadro para encontrar señales compartidas.

Y ahí está yo creo la lección importante de la política: en estos 20 años podemos reconocer, en cada problema, quién ha prestado su voz para tratar de resolverlo y podemos encontrar también quien ha prestado su voz para resolver ninguno de estos problemas.

En estos 20 años podemos reconocer un país que enfrentó retos de todo tipo. Y eso quiere decir que para enfrentarlos ocupábamos las voces de todos, enfrentamos desastres naturales, enfrentamos crisis económicas, enfrentamos crisis de salud, enfrentamos crisis de seguridad y nos dimos cuenta de muchos que estuvieron dispuestos a prestar su voz para contribuir a ese cuadro, para contribuir a esa cultura, para poder decir: “cuando México nos necesitó, yo ayudé a colorear”, “cuando México nos necesitó, yo ayudé a hacer el planteamiento general”, “cuando México nos necesitó, yo ayudé a hacer el planteamiento técnico y a hacer el sombreado”.

Y en estos 20 años también puede uno identificar a quién nunca estuvo dispuesto a participar en ningún cuadro, a quién nunca reconoció, en un conflicto, algo que le permitiera dejar las diferencias, algo que le permitiera dejar la confronta y decir: “este reto es tan importante para México que yo voy a poner de mi parte, que yo voy a poner de mi iniciativa, de mi aprendizaje, de mi capital político para permitir que el país salga mejor.

Si uno tuviera que escoger entre un pintor, que con mi mamá, como mi abuelo, como mi esposa, aportaron talento para crear algo que le ha ayudara al país, yo escogería a aquellos que han escogido participar y colaborar en hacerle al país una buena pintura, en donde todos estemos reflejados y vayamos resolviendo nuestros problemas.

Eso me permite una solución fácil a la pregunta que me plantearon: cuando mi mamá y Juana pintan juntas, pintan mucho mejor.

Hemos hecho otro planteamiento y aquí ya, en esta cuarta reunión, nos empezamos a dar cuenta que a mí me preguntan en lo personal y yo termino en la política pública. Esa es una deformación, la libertad del arte es fundamental, la libertad de cátedra ancla un proceso de aprendizaje.

En contraste entre el ITAM y la UNAM, en contraste entre los maestros que tuve oportunidad de encontrar entre ambas, la posibilidad que tenía como estudiante de escoger aprender de maestros de diferentes tendencias, de diferentes temperamentos, de diferentes convicciones, enriqueció mi experiencia como estudiante. Por eso vale la pena distinguir la importancia de que en cada institución vayamos reconociendo las libertades.

Así como en la cátedra la libertad del maestro, en el misterio público, la libertad del ministerio público, su autonomía. Si nosotros vamos protegiendo en nuestras instituciones cada espacio de libertad, tendremos mejores maestros, tendremos mejores ministerios públicos, tendremos mejor investigación, tendremos un cuerpo científico entusiasmado y alentado en la certeza de que puede, con libertad, escoger qué investiga, cómo aporta, qué piensa, cómo enseña. Y tenemos la posibilidad de que los estudiantes escojan cómo van a alimentarlo y cómo van generando sus propias convicciones.

Y por cuanto a las mascotas se refiere, en la casa tenemos 4. Se supone que tendríamos una para cada niño, aún cuando al final es Juana la que cuida a todos. Tenemos un perro grande, un (inaudible), tenemos un perro salchicha, tenemos un perro recogido, que ve tú a saber que sea, y tenemos un gato, que le encanta a mi hija la más chica, que se llama “Balam”, que sabrán bien los que vienen de Yucatán que quiere decir jaguar.

Y nos lleva de nuevo a un tema de política pública, y nos lleva de nuevo a un tema que tiene que ver con algo que está muy cerca de nuestra emotividad, que tiene que ver con el trato al animal doméstico, desde su venta hasta su adopción, hasta su cuidado, en un México en donde hay más de 14 millones de perros que viven fuera de los hogares, que son maltratados, que no encuentran condiciones adecuadas para quien es, al mismo tiempo, compañía, refugio, para quien es, al mismo tiempo, terapeuta y guardián.

Parte de qué que somos como sociedad tiene que ver con ese tema, es un tema muy importante, es un tema que tenemos que definir, es un tema que dice mucho de cómo somos como sociedad y como personas y es un tema que implica también emoción y debate de políticas públicas.

Yo fui canciller tres años, en esos tres años mi esposa y mis hijos pasaron de fijarse cuando me iba, a fijarse cuando regresaba. Y fueron muchas veces las que, cuando regresé, los únicos que estaban en la casa para saludarme eran las mascotas, por eso les tengo mucho aprecio.

Muchas Gracias.

Segunda Intervención

Pregunta: Muy buenos días a todos los compañeros aliancistas, a nuestro candidato y al maestro Luis Castro. Soy Rosa Elba Pérez Juárez, orgullosamente del estado de Oaxaca.

Pepe Meade, la gente se queja de los políticos porque no los escuchan, o sólo cuando quieres pedirnos el voto. Tú estás aquí hablando con nosotros de ciudadano a ciudadano, en varias reuniones con los aliancistas vemos que no sólo vienes a escucharnos o a echarte el discurso, sino que demuestras que quieres escuchar a todos.

Te pregunto, ¿qué te piden? ¿Qué te proponen? ¿Y qué vas a hacer con ellos? Tú nos escuchas, pero ¿qué más? ¿Qué sigue?

Gracias.

Pregunta: Buenos días a todos. Amigo Pepe, muy buenos días. De verdad haz recorrido el gobierno con unos y con otros.

Hoy en día tu proyecto es ser presidente porque tiene experiencia, eres un ciudadano como él, como ella, como yo, como todos. Parte de esa experiencia, Pepe, es el manejo que tuviste con el dinero y con los impuestos. ¿Qué nos puedes decir de tu paso por la Secretaría de Hacienda?

Y también quisiera preguntarte, Pepe, ¿cómo convencerás a los ciudadanos de pagar sus impuestos y que ese dinero sea destinado para mejorar la calidad de vida de todos nosotros?

¡Viva Nueva Alianza! Gracias.

Pregunta: Muy buenos días a nuestro presidente de Nueva Alianza, Luis Castro y a nuestro gran amigo y precandidato, Pepe Meade. También a cada uno de los que nos encontramos esta mañana en este lugar.

Mi nombre es Alejandro (inaudible) vengo del estado de Yucatán y estamos hoy para platicar todos en conjunto.

Pepe Meade en busca de una transparencia y evitar la corrupción, la sociedad impulsó que los políticos puedan presentar el 3 de 3. Tú metiste en la Cámara de Diputados lo que es la Ley Meade donde propones la certificación patrimonial, si somos sinceros y hablándote con la verdad, no entendí muy bien cómo es eso de la Ley Meade, ¿qué es lo que propone? ¿Qué es lo que nos trae de bueno para nosotros? ¿Podrías explicarnos?

José Antonio Meade Kuribreña: Muchas gracias por las tres preguntas. La primera de ellas es algo que nos ha resultado muy familiar, porque ahora que estamos aquí, en esta Convención de delegados, ahora que estamos en la oportunidad de que yo los salude, los vea a los ojos y les pida su apoyo, es muy probable que ustedes hayan tenido también la oportunidad de platicar entre ustedes y digan qué les preocupa.

Y yo les diría que las preocupaciones se podrían, casi, identificar como las tres, las tres centrales, y entonces uno cuando las escuche deben de estar muy cerca de lo que aquí les preocupa, de lo que aquí nos gustaría que fuera distinto.

Si hiciéramos un recuento entre ustedes, encontraríamos que son tres los principales retos que tenemos que enfrentar, que son tres los temas donde la gente espera dialogar con nosotros, que son tres los temas en donde la gente espera una solución diferente y una solución clara, que son tres los temas en donde la gente está esperando escuchar a los precandidatos y a los candidatos.

¿Quién aquí, por ejemplo, piensa que uno de los temas que tendríamos que resolver es de la seguridad? Qué buen pulso tenía yo, sí se ve que estaba escuchando.

La riqueza del empleo. Ahí voy, ya voy 2 de 2. Y ahora para pegarle al 3 de 3.

Educación. ¿Se fijan cómo dejé lo mejor para el final? Ya he venido también aprendiendo y cada vez afinando. Esos son los tres temas.

Cuando platicamos en cada uno de los foros, lo que la gente quiere entender es cómo vamos a enfrentar el reto de seguridad, cómo le vamos a hacer para que recuperemos la tranquilidad en las calles, que recuperemos la tranquilidad en el hogar, que recuperemos la tranquilidad en los cajeros, que recuperemos la tranquilidad en los espacios públicos.

Y lo que la gente espera de nosotros es algo que le haga sentido, por qué el combate de las armas va a ayudar, por qué quitar el efectivo a los delincuentes va a ayudar a quitarle la capacidad de lastimarlos, por qué definir de la misma manera los diferentes delitos entre cada uno de nuestros estados va a ser una diferencia importante.

Si revisáramos el Código Penal de Quintana Roo, lo comparáramos con el de Yucatán, lo contrastáramos con el de Chiapas, lo viéramos con el de Campeche, revisáramos con Tabasco, contrastáramos con Veracruz, encontraríamos que esos códigos penales prácticamente no tienen nada en común.

No definen los mismos delitos, no los castigan de la misma manera, no reconocen los mismos agravantes, y eso quiere decir que nuestros ministerios públicos actúan diferente, que no tienen el mismo protocolo de actuación, que no conversan con los ministerios públicos de los estados vecinos y que, por lo tanto, no le pueden ofrecer al ciudadano ni una investigación contextualizada ni un combate a la impunidad eficiente.

Si nosotros, regresando al tema institucional, construimos un marco en donde podamos quitar las armas, quitar el dinero, investigar de la misma manera, contextualizar las investigaciones de la misma forma, darle al ministerio público los mismos protocolos, eso nos va a permitir darle al ciudadano una mucha mejor respuesta en el tema de seguridad.

Si nosotros somos capaces de explicar cómo vamos a defender el empleo, por qué sentimos que cada espacio de libertad vale la pena, por qué sentimos, por ejemplo, aquí en Tabasco, que tenemos que recuperar grandeza; aquí en Tabasco todos sabemos de la que es importante.

Pero Tabasco llegó a ser el principal proveedor de carne del país, llegó a ser el principal proveedor de plátano, de hule, de cacao, de piña. Tabasco tiene destinos turísticos extraordinarios, Tabasco tiene la posibilidad de tener una Zona Económica Especial y convertir la energía en industria y transformarse.

¿Qué necesitamos para defender el empleo en Tabasco? Necesitamos que todos esos motores se activen al mismo tiempo y que encontremos en el turismo, en la industria, en la energía, en el comercio, en el servicio, en la ganadería y en agricultura motores que nos ofrezcan oportunidades.

Pero para poder aprovechar esos motores, necesitamos educación, necesitamos que la gente termine sus ciclos escolares, necesitamos que los niños entre 3 y 15 años estén en la escuela, necesitamos darles horizonte a los niños en la preparatoria, necesitamos que esa educación sea vigente para los retos que va a enfrentar en el entorno laboral, necesitamos que los niños tengan la oportunidad de estar cerca de maestros como ustedes, que los inspiren y que transformen sus vidas.

Y eso es lo que resulta de ese diálogo y eso es lo que resulta de lo que esperamos en términos de qué sigue.

Respecto de la última pregunta, que es una pregunta pertinente el día de hoy, ¿qué pretendemos con Ley Meade? ¿Qué pretenderíamos de los precandidatos? Se habla mucho de la 3 de 3, se habla mucho de que los precandidatos transparenten, en la 3 de 3, cuál es su situación patrimonial, y éste no es un ejercicio que sea suficiente.

¿Qué es lo que plantea la ley de 3 de 3, o la Ley Meade, en materia de combate a la corrupción y por qué es importante? Lo que plantea es un dictamen de consistencia. Un dictamen de consistencia al que, por cierto, y eso tiene que ver con la segunda pregunta, la de los impuestos, están sujetos todos los ciudadanos.

¿Un examen de consistencia en qué sentido? Lo primero que tiene que ser consistente es la declaración 3 de 3 y la declaración fiscal, que lo que yo diga que tengo en mi 3 de 3 coincida con lo que yo declaro cuando pago impuestos.

Y ese es un primer elemento de consistencia, pero no es suficiente para combatir la corrupción, en uno y en otro caso la información la aporto yo, la aporta el servidor público, la aporta el funcionario o la aporta en precandidato.

Si de verdad queremos estar seguros de que la declaración patrimonial y la declaración 3 de 3 son útiles para combatir la corrupción, tenemos que pasar un filtro adicional, que esa 3 de 3 y esa declaración patrimonial sean consistentes con mis manifestaciones públicas de riqueza.

Si yo declaro, por ejemplo, que gano 50 mil pesos al Fisco, declaro que gano 50 mil pesos en mi 3 de 3, ahí está siendo consistente la 3 de 3 y la declaración fiscal, pero si yo me la paso viajando, si yo me la paso consumiendo, si yo gasto en una tarjeta de crédito y en esos viajes, en ese consumo, en esa tarjeta yo gasto más de lo que estoy declarando en mis impuestos y en mi 3 de 3 que gano, ahí hay una inconsistencia notoria que amerita una investigación.

Y todo mundo está sujeto a esa revisión, está sujeto el ciudadano a la revisión tributaria. En la revisión tributaria lo primero que hace la Secretaría de Hacienda es revisar ese elemento de consistencia entre lo que se me declara que tuve de ingresos y lo que aparentemente gasto, hay inconsistencia. Y si encontramos que no hay consistencia, eso detona una aclaración.

“Oye, tú me declaraste que ganabas 100, pero estás gastando 150, pues por los 50 que no me declaraste, pues tienes que venir acá y rendir cuentas”.

Entonces si de verdad queremos ser serios en el tema de combate a la corrupción, tenemos que ir más allá de lo que públicamente declaremos que tenemos, lo que públicamente declaramos y tenemos tiene que ser consistente con nuestro estilo de vida.

Y si vemos un estilo de vida que no es compatible con nuestro nivel de ingresos, ahí se prende una bandera que amerita una mayor investigación.

Y hay un tercer filtro de consistencia, porque yo puedo declarar impuestos, puedo declarar 3 de 3 puedo tener una vida ordenada, pero cuando reviso los registros públicos de la propiedad y resulta como el nopal, tiene uno propiedades que se descubren todos los días. Ahí hay un tercer elemento de consistencia.

¿Qué es lo que propone en materia patrimonial la Ley Meade? Que se revisen esas cuatro cosas, que lo que declare cuando pago impuestos, sea compatible con lo que declare que tengo, que sea compatible con cómo vivo y que sea compatible con los registros públicos de la propiedad.

Y si las cuatro cosas son compatibles, el ejercicio resultó útil, y resulto útil porque nos permite efectivamente ver consistencia entre lo que gano, cómo vivo y lo que tengo. Sí tengo más de lo que puedo explicar conforme a mis ingresos, si gasto más de lo que puedo explicar por lo que gano, en ambos casos son indicadores mucho más relevantes que solamente hacer pública la 3 de 3 y eso es precisamente lo que estamos planteando.

Y respecto a la segunda pregunta, ser secretario de Hacienda es bien complicado, el secretario de Hacienda es probablemente el funcionario que se ha puesto más a prueba todos los días. El secretario de Hacienda cada año, de hecho cada día, tiene que generar certidumbre a los mercados.

Cada año tiene que proponer un programa económico y ese programa económico tiene que convencer, primero al presidente, tiene que convencer al resto del gabinete, y ya que tiene uno el programa económico, tiene uno que ir y buscar y convencer a la mitad de los diputados y a la mitad de los senadores, y a quienes han sido diputados por Nueva Alianza, saben que ese no es un proceso sencillo.

Ya que convencimos a la mitad de los diputados y a la mitad de los senadores, tenemos que convencer a la Corte de que lo que estamos proponiendo, para efecto de darle soporte a lo que vamos a gastar, es compatible con la Constitución.

Y ya que convencimos a todos ellos, tenemos que convencer al mercado, de que el Programa de Ingreso y el Programa de Gasto son consistentes entre sí.

Y ya que hicimos todo eso, tenemos que volver a empezar, para volver a hacer el programa económico del siguiente año y volver a pasar cada una de esas pruebas que a diario se reafirman en términos de su consistencia.

Y pongo el ejemplo del año pasado, el año pasado a esta altura el país enfrentaba un entorno económico bien complicado, estábamos enfrentando la peor crisis de confianza que tuvimos desde 1995 y se buscaba que las autoridades hacendarias generaran confianza. Y se decía: “No hay manera de que regresemos a tener un superávit primario, no lo hemos tenido en diez años”. “No hay manera de que la deuda por porcentaje del PIB caiga, no ha caído en diez años”. “No hay manera que, en medio de esta crisis de confianza, se generen los empleos que se esperaba generar en el 2017”. “No hay forma de que, en medio de esta crisis de confianza, el país crezca en lo que viene en el presupuesto”.

Y después de todas esas dudas y toda esa incertidumbre, terminó el 2017 con un superávit primario por primera vez en una década, terminó con una caída de la deuda como porcentaje del PIB por primera vez en una década.

Nos pasó algo que no había sucedido nunca: empezamos el año con las tres principales calificadoras poniéndonos en perspectiva negativa y terminamos el año con dos de esas calificadoras mejorando la perspectiva crediticia del país.

En los últimos años, solamente 28 países habían sido puesto en perspectiva negativa por las tres calificadoras y solamente uno terminó el año mejorando su calificación en lugar de empeorándolo, y ese fue México.

Eso implicó una conducción económica con temple y una conducción económica que generó confianza. Y una conducción económica que permitió alcanzar para el 2017 los empleos, el crecimiento la deuda en el superávit que se habían planteado.

Eso implica un reto hacendario: generar confianza y cuidar el buen crédito de México en el mundo y es bien complicado.

Cuando Lázaro Cárdenas invitó a trabajar con él a Eduardo Suárez, como secretario de Hacienda, Eduardo Suárez le dijo que no porque el secretario de Hacienda tenía que tener gran confianza, porque cada vez que recortara un gasto, alguien se iba a enojar pensando que ese programa era indispensable.

Que cada vez que se negaba un tratamiento fiscal, alguien iba a pensar que se estaba haciendo por razones políticas, y eso implicaba que el secretario debía tener una gran confianza de todas las instituciones para poder conducir una política que siempre implica decisiones difíciles.

En sus memorias Carrillo Flores, secretario de Hacienda, después de un año especialmente difícil, ponía en sus memorias que qué difícil era ser secretario de Hacienda, que él prefería no haberlo sido. Tampoco deber ser tanto porque él se quedó cuatro años más después de escribir esta línea en su diario.

Yo pienso igual que Carrillo Flores, es bien difícil ser secretario de Hacienda, pero si entrega uno buenas cuentas se siente uno muy satisfecho.

Muchas Gracias.

Tercera Intervención

Pregunta: Buen día a todos los aliancistas, soy Vladimir Sánchez Rendón, coordinador de Alianza Joven en el estado de Tabasco.

Bienvenido amigo Pepe Meade.

Soy estudiante y creo firmemente que todos los jóvenes tenemos derecho a soñar en grande. Y mi sueño en particular, se los comparto a todos los presentes, yo quiero ser Presidente de México, quiero ser presidente de esta gran nación.

Pero tengo un gran reto, y el reto es cómo prepararme, porque te voy a ser sincero nuevamente, yo quiero ser como tú.

Pregunta: Buenas tardes, mi nombre es José Reyes Rendón, orgullosamente maestro. Reciba usted un afectuoso saludo de todos los campechanos que esta delegación le trae.

Una consigna del neoliberalismo, que compartía en este caso Reagan, Thatcher y Salinas de Gortari, en donde decían que la mejor política industrial era precisamente que no hubiera política industrial. En Nueva Alianza somos liberales pero no compartimos esta idea.

Desde su punto de vista, ¿cuál sería la política industrial adecuada para este país que nosotros tenemos? Gracias.

Pregunta: Amigos aliancistas buen día, amigos y amigas, todos, Maestro Luis Castro.

Pepe, un gusto saludarte y un honor poder dirigirme a ti.

Su servidora se llama Areli García Paniagua, soy Doctora en docencia, soy maestra de natación y mujer turquesa de corazón.

Hay un Trump en el horizonte de nuestro país, tendrás un vecino incómodo mientras tú gobiernes México, él estará en campaña permanente, ya lo dijiste.

Te quiero hacer dos preguntas: la primera es, ¿en qué está equivocado Trump? Y la segunda, que es la más importante, ¿cómo vas a defendernos a todos nosotros, a las mujeres y a los hombres de este país?

Por último, quiero terminar mi participación diciéndote: ¡Meade, amigo, Chiapas está contigo!

José Antonio Meade Kuribreña: Yo preguntaría si nada más Chiapas.

Si también Oaxaca, si también Yucatán y también Quintana Roo, si también Campeche, si también Tabasco, si también Veracruz.

Y les preguntaría si todos los de corazón turquesa están conmigo; porque yo estoy con todos los de corazón turquesa.

Uno se prepara para ser servidor público todos los días, se prepara con cada decisión que uno toma, con las decisiones de formación y con las decisiones que tienen que ver con el desempeño, no hay un solo camino, no hay una sola receta, no hay un solo elemento que hoy nos tenga aquí.

Pero lo que sí puedo decir es que el recorrido vale la pena, en términos de lo que nos va a portando como personas y de lo que, como personas, podemos aportar al país.

Sin que me hayan pedido puntualmente consejo, pero yo les diría que hay tres o cuatro cosas que para mí han sido bien importantes, en términos de mi propio desempeño: un primer elemento, que parece ahora redundante, es pedir consejo.

La verdad es que hay mucha gente más de lo uno se imagina que ha enfrentado retos y circunstancias parecidas a las de uno. Y yo creo que cuando uno asume con humildad que hay un aprendizaje de lo que podemos realizar, que hay alguien que caminó antes que nosotros enfrentando decisiones y podemos beneficiarnos de su consejo, vale la pena.

Yo, en cada desempeño que he tenido, en cada espacio de responsabilidad, siempre he buscado quienes han caminado antes para encontrar en ello, abierto, orientación y cómo, en su caso, enfrentar como lo enfrentarían los retos por los que estamos pasando.

Eso no quiere decir que uno lo compare, pero el tener ese espacio de conocimiento, el poder alimentarse de ese consejo, es valioso. Y es valioso para quien quiere servir en la primera magistratura, pero es valioso para todos.

Yo estoy cierto de que en cada uno de los encuentros que hay un maestro, hay una oportunidad para pedir un consejo.

¿Cómo enfrentaron tal reto en materia tecnológica? ¿Cómo enfrentaron tal reto materia de Bullying? ¿Cómo enfrentaron tal reto en materia docente? ¿Con qué material? ¿Con qué mecanismo pedagógico? ¿Con qué elementos tecnológicos fueron llegando para transformar de mejor manera la vida de cada uno de quienes, en frente de ustedes, están esperando y soñando ser presidente, ser empresario, ser poeta, ser escritor, ser agricultor, ser industrial?

Segundo elemento, y yo creo que igual de importante, para poder ser lo que sea, hay que vivir con pasión cada momento y hay que entender que en beneficio del país no hay trincheras pequeñas.

Yo le he puesto el mismo empeño de hoy a cada uno de los espacios que he tenido. Y he buscado hacerlo pensando, al final del día, que en cada espacio aporta uno un grano de arena para hacer de éste un mejor país.

Lo pensaba cuando trabajaba en el sector afianzador, lo pensaba cuando me tocaba trabajar en el sector asegurador, estaba convencido cuando trabajaba en el tema de pensiones. Y así en cada uno de los espacios que he tenido.

Tercer elemento, hay que aprender cuáles son y cuál es el marco institucional, si entendemos cuál es el marco institucional en el que se toman distinciones, vamos a ser exitosos en modificarlo, si eso es lo que queremos, o en aprovecharlo para lograr el resultado que estamos buscando.

Dedicarle tiempo a estudiar y dedicarle tiempo a entender vale la pena porque los problemas que vamos a enfrentar, son problemas complicados. Y la forma de enfrentarlos mejores es con un buen diagnóstico, y la forma de tener un buen diagnóstico es estudiar con seriedad los retos que tenemos para entender qué, en esos retos, es lo que tenemos que cambiar para alcanzar una mejor respuesta.

Cuarto, y bien importante, hay que aprender a manejar presiones, los encuentros y los retos son difíciles, son complicados. Y eso implica que de cada encuentro, que de cada espacio de diálogo, que de cada espacio de atención, tengamos claro qué buscamos.

Por ejemplo, en este espacio de diálogo, yo lo que busco es su apoyo, lo que busco es que me acompañen, lo que busco es convencerlos de que juntos tendremos el mejor perfil y las mejores propuestas. Y eso vale tenerlo claro, como experiencia de vida, en cada uno de los espacios que vayamos construyendo.

Y finalmente, todos hemos tenido oportunidades, oportunidades que hoy no son universales para los mexicanos y eso nos obliga a trabajar todavía más duro y con más empeño para poder cambiar de la mejor forma a este país.

No hay un solo uno camino, pero sí el mejor consejo es poner lo mejor de cada uno, porque eso nos permite afinar y estar ciertos de que en el camino iremos transformando a México para bien y transformando las vidas que tocamos, para construir junto con ellos una mejor alternativa de oportunidad.

Disfrutemos el camino, disfrutemos la posibilidad de servir a México en la trinchera que a cada quién le ocupe, y hagámoslo con pasión, con alegría, con humildad y con esperanza.

En buena parte de los estados que hoy están aquí reunidos van a haber Zonas Económicas Especiales, y esas Zonas Económicas Especiales nos ayudan a esforzar cómo debiera ser una buena política industrial.

Atrás de la Zona Económica Especial hay varios elementos que la ley considera como importantes:

primero, un programa de dirección que le dé a la Zona Económica Especial la infraestructura que necesita para crecer y desarrollarse.

Segundo, una política de crédito que acompañe el esfuerzo emprendedor de cada una de la vocación de la Zona Económica Especial. Y eso va desde la Banca de Desarrollo, hasta la Banca Comercial.

Tercero, necesitamos en cada Zona Económica Especial un entorno seguro, un entorno seguro en lo físico y un entorno libre de competitividad social.

Necesitamos un programa de desarrollo en donde tengamos claro cuál es la vocación de cada Zona Económica Especial y qué esperamos que en ella se desarrolle.

Y lo que debiéramos de aspirar como país es a que eso no fuera especial, que en todos los casos tuviéramos ventanillas únicas y trámites certificados, que en todos los casos tengamos claro cuál es el programa de inversión y de infraestructura que nos va a permitir detonar nuestro potencial, que nos va a permitir como país crecer de mejor manera.

Que nos va a permitir que tengamos los puertos, los aeropuertos, las carreteras, los ferrocarriles, el desarrollo energético que potencie el desarrollo industrial que necesitamos, que tengamos espacios de seguridad física, que tengamos espacios de libertad de competitividad, que es un tema que en muchos de los estados que están aquí representados implica, inhibe y obliga a un mejor espacio de diálogo para concretar esa política industrial y esa política de transformación.

Esto es, en ausencia de planeación, en ausencia de infraestructura, en la ausencia de certificación de trámites, en la ausencia de seguridad, en la ausencia de diálogo que elimine la competitividad social, no vamos a tener un entorno que nos permita el desarrollo industrial que ocupamos.

Que tiene mucho que ver con la tercera pregunta: frente a un reto como el de Trump, lo que México tiene que hacer es la tarea. México tiene que darse cuenta que puede tener, como hoy, condiciones difíciles en el marco internacional.

Y eso nos obliga a que hagamos las cosas bien en nuestro país, eso nos obliga a que nuestros aeropuertos y puertos funcionen, eso nos obliga a que las carreteras, los ferrocarriles, los ductos, las líneas de transmisión eléctrica, todo esté orientado a darnos competitividad.

Eso nos obliga a que nuestras instituciones nos den credibilidad y confianza, y que todo ello lo hagamos por convicción propia, que estemos convencidos de que el cambio de México no nos va a venir de fuera, de que el cambio de México no puede estar anclado en un tratado comercial, de que cuando el mundo vea a México reconozca el México que somos más allá de una potencia comercial, que somos un país con historia, con tradiciones, con instituciones, que somos un país que puede salir adelante porque estamos convencidos de lo que tenemos que hacer para cambiar.

Que somos un país que va a hacer las inversiones y los cambios para que las instituciones aseguren el Estado de Derecho, para que las instituciones los permitan estar tranquilos y para que en esa tranquilidad encontremos los mejores elementos de fortaleza para poder, frente al mundo, mandar señales de certidumbre.

La defensa de nuestros intereses tiene que estar al centro de una política exterior activa, pero esa política exterior tiene que reconocer, regresando a la primera pregunta, cuáles son las tensiones y los intereses que tenemos que resolver.

Para muchos de los migrantes, y aquí en esta circunscripción los conocemos a muchos, sabemos que han escogido o que se han visto obligados a hacer vida afuera, defender sus intereses muchas veces quiere decir trabajar con las autoridades locales para que tengan una licencia de manejar, trabajar con las autoridades del gobierno del estado para que puedan acceder al sistema educativo y pagar las colegiaturas como residentes.

Quiere decir que su condición migratoria no inhiba la posibilidad de tener acceso a servicios de educación y de salud, quiere decir que cuando enfrente un reto jurisdiccional, sepa que donde vea nuestra bandera habrá un agente que lo defienda, y quiere decir que con gallardía, con fortaleza, con claridad, nos defendamos en lo multilateral y en lo bilateral como el país que somos, un país soberano, orgulloso, un país poderoso, un país con un gran pasado, con un presente vigoroso y con un futuro muy prometedor.

Cuarta Intervención

Pregunta: Buenas tardes, Ubaldo Martínez de Veracruz.

Maestro Luis Castro, muchas gracias por la oportunidad.

Pepe, debo de declararme, como muchos de los que estamos aquí, aficionado de las redes sociales. Las redes sociales, sin duda alguna, cambian el punto de vista de muchos y, cuando estamos pendientes de las tendencias, podemos ver que mucha gente se deja llevar por las fake news, por los memes y siempre están más pendientes de eso que de las noticias.

Desde tu punto de vista, ¿crees que la gente se interese más en los memes que en las noticias o en la información que realmente puede cambiar el mundo?

Pregunta: Buenas tardes. Jesús Alcocer a sus órdenes, con el permiso de nuestro presidente nacional, Luis Castro.

Amigo Pepe Meade, como coincido con lo que has señalado, en cuanto a que debemos estar preparados para los trabajos que aún no se tienen, los avances a gran velocidad exigen que nuestros jóvenes, los maestros, maestros que trabajamos con estos jóvenes, estemos también preparados, empresas, gobierno, también deben de estarlo.

Por lo que hago una pregunta, ¿nuestro México tendrá la posibilidad de encontrar un nicho en donde pueda estar como país a la vanguardia mundial? Le comento lo siguiente porque también a qué le apostamos con nuestro México.

Gracias.

Pregunta: Muy buenos días tengan todos ustedes, mi nombre es Mara Yanel Ramírez Alegría. Un gusto estar aquí, Licenciado, un gusto, Pepe, saludarte.

Pepe, aquí entre nos, de ciudadana a ciudadano, sé que tú nos buscaste, querías que una parte de tu proyecto tuviera el color turquesa. ¿Por qué? ¿Qué te llamó la atención de Nueva Alianza para ser nuestro candidato? Gracias.

José Antonio Meade Kuribreña: Las redes sociales son espectaculares, lo que podemos hacer a través de ellas es absolutamente sorprendente; la cantidad de información que podemos transmitir, la cantidad de información que podemos resolver. Más allá de las redes, la inteligencia que hoy tenemos en un teléfono nos ofrece oportunidades prácticamente insospechadas.

En el teléfono podemos llevar a cabo todas las transacciones de ahorro y de inversión, en el teléfono podemos llevar a cabo buena parte de nuestras relaciones en materia de salud. Es muy probable que el teléfono hoy sepa más de nosotros que nosotros mismos.

El teléfono hoy nos permite oportunidades de desarrollo, de negocio, de transformación, de comunicación, que no nos hubiésemos imaginado hace apenas algunos años.

El teléfono nos ofrece oportunidades de inclusión financiera, nos ofrece oportunidades de inclusión productiva, nos ofrece oportunidades de transaccionar de una forma, con una actividad y a un costo que no nos hubiéramos imaginado.

Nos permite la oportunidad también de comunicarnos, y nos plantea un reto político bien interesante, bien importante. Un reto político que, para gente como yo, es muy complicado. Yo soy incapaz de comunicarme en menos de 140 caracteres, cuando me lo duplicaron a 280 todavía me cuesta más trabajo.

Y ahí hay una reflexión bien interesante para la política, para los medios y para las redes sociales: cómo logramos crear un espacio en donde las redes sociales debatamos los temas importantes.

Yo he sido secretario cinco veces, ahora precandidato, y he comunicado y buscado comunicar intensamente a través de las redes sociales lo que pienso y lo que quiero, buscar una vinculación y un debate.

De todo lo que he puesto en redes sociales, ¿cuál se imaginan ustedes que ha sido mi twit más popular?

Lo han de haber dicho ustedes, porque pasó en un foro hace algunos días, acá estuvimos y dimos por “resolvidos” varios problemas.

Inmediatamente, y con toda humildad, llegué a hacer planes. Ese twit lo vieron 1 millón 700 mil personas. ¿Cómo le hacemos para aprovechar ese potencial de acercar información valiosa, de forma que a la gente le resulte interesante leerlo, debatirlo, vincularse e involucrarse?

Tenemos la gran oportunidad en una generación. Nunca habíamos tenido, como políticos, un instrumento que nos permitiera llegar a tanta gente, nunca habíamos tenido, como políticos, la posibilidad de escuchar a tanta gente, de escuchar cuál es su humor, qué les preocupa, qué están sintiendo, qué están viendo, qué les gustaría que hiciéramos juntos, de proponer soluciones y alternativas, de ser escuchados y de ser parte del debate público.

Y al mismo tiempo, de generar espacios y mecanismos que nos permitan distinguir la realidad de la ficción, que nos permitan construir, lejos de la frivolidad y de la trivialización, para que el debate sea serio y vinculado.

Son millones las personas que están buscando en las redes sociales la posibilidad de vincularse, de participar y de estar activos. Nos toca a nosotros prepararnos en ese lenguaje, en ese dialogo y en ese formato para sacarle el mejor provecho, en animo de construir ciudadanía, ciudadanía en el mejor sentido, nunca antes el ciudadano había podido expresarse como ahora con tanta libertad, con tanta cercanía y de tantas formas.

Lo que nos toca es ver como todo ese entusiasmo, todo ese deseo de participar, toda esa posibilidad de coordinarnos, todo ese instrumento que hoy se nos abre de hacer mejor política, y mejor política pública, lo aprovechemos de mejor manera.

Es un gran reto, es un reto que en México y en el mundo no le hemos encontrado una buena solución, es un reto que hoy implica que nos quejemos y que nos lamentemos de que no somos, a veces en medio de ese instrumento tan poderoso, capaces de comunicarnos de la mejor manera.

Pero yo estoy cierto que si lo intento hacerlo diario, que si lo usamos para crear cercanía, que si lo usamos para construir dialogo, vamos hacer de México un país mucho mejor.

Estamos preparados para ser potencia, para ser potencia hacia adelante, para ser el mejor país del mundo, pero somos potencia ahora, y si volteamos a ver a cada uno de los estados, lo que ya somos y lo que podemos ser, pues nos damos cuenta de nuestro enorme potencial.

El cacao de Tabasco, de Tabasco le dio la vuelta al mundo, fue utilizado como moneda. Si uno era un capitalino, comía carne de Tabasco, plátano de Tabasco, en las llantas venía su hule; en su emoción y en su historia encontrábamos inspiración.

Pero si nos encontramos a ver a Veracruz, encontramos uno de los puertos con más historia, mayor importancia, que mueve más contenedores en buena parte del Golfo de México.

Si nos volteamos a ver a Campeche, encontramos un patrimonio mixto de la humanidad que está entre lo más destacado del mundo.

Si nos volteamos a ver a Yucatán, encontramos uno de los ejemplos de un clóset tecnológico, más innovadores y más en vanguardia hoy en el mundo.

Si nos volteamos a ver lo que estamos haciendo, lo que nuestros jóvenes están haciendo en cada uno de nuestros estados, salimos convencidos de que podemos ser y que somos potencia.

De que los mexicanos cuando nos ponemos de acuerdo somos tan buenos como el mejor en un mal día, y en un buen día, somos mucho mejores que el mejor.

Y eso lo sabemos hoy en los muchos esfuerzos que estamos haciendo bien y en los muchos temas en los que somos exitosos.

Y también vemos el tamaño de los retos, no somos ciegos ni de lo que hemos recorrido ni de lo que nos falta por recorrer, pero podemos encontrar inspiración en lo mucho que ya hemos hecho, en lo mucho que ya hemos resuelto, en lo mucho que ya hemos construido y que nos ha permitido superar grandes obstáculos.

Nos falta sin duda mucho, hay muchas realidades hoy que son incompatibles con ser potencia. La realidad de la pobreza, la realidad de la inseguridad, la realidad de la corrupción, no son compatibles con el México que podemos ser.

Pero la realidad en la emoción de servir, la realidad de maestros comprometidos y cercanos, la realidad de maestros que transforman vida, la realidad de universidades que nos abren fronteras en términos de conocimiento.

Recién, en otra circunscripción, platicamos con rectores en Sonora, y nos platicaban cómo esos rectores, esas escuelas públicas en Sonora, estaban junto con sus contrapartes en Arizona haciendo estudios en la Reserva de la Biosfera El Pinacate para entender cuáles eran las condiciones para ser exitosas en una operación de investigación y de colonización de Marte.

De ese es el tamaño de lo que México puede ser, no hay absolutamente ningún obstáculo que no podamos superar si lo trabajamos juntos. Y en ese trabajar juntos, también me emociona hacer equipo con Nueva Alianza.

Efectivamente, como ha requerido Luis Castro, yo los busqué, los busqué en el ánimo de platicar y de convencer. Y los busqué porque estoy convencido de los valores que Nueva Alianza representa, de sus valores de libertad, de sus valores de compromiso con un México que esté abierto, no solamente al mundo, sino a diferentes oportunidades que el país ofrece.

De los valores de un partido que tenga al centro educación, educación que empieza en el nacimiento y que termina en el adulto mayor, de educación permanente y continua, de educación para transformar vidas y abrir espacios de inclusión.

El ser parte de ese equipo, en hacerlo con un partido que tiene al centro esos valores, que nos hemos acompañado y que nos conocemos, que hemos hecho equipo en el pasado, que hay empatía por formación y por convicción, que hay empatía con ideales y por aspiración.

Yo estoy convencido y entusiasmado de hacer equipo con ustedes, y estoy, además, convencido y entusiasmado de lo que juntos podemos hacer en términos de motivar, de dar esperanza, de sembrar unidad en un país que sin duda, con la participación de ustedes y con lo que hagamos juntos va a ser mucho mejor.

Muchas gracias por este espacio de diálogo y diálogo, muchas gracias a Nueva Alianza, muchas gracias a esta circunscripción.

ooOOoo

Versión estenográfica

Villahermosa, Tabasco, 5 de febrero de 2018

Entrevista al precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, al término de su encuentro con la militancia del Partido Nueva Alianza

Pregunta: Si nos pudiera comentar, ahorita habló justamente de la relación con Estados Unidos, señalaba que tampoco podemos depender de un tratado de libre comercio, ¿usted considera que debería de haber un límite en esa negociación, algo donde México debe de decir: “Ya, ahí muere”?

José Antonio Meade Kuribreña: Yo creo que los límites han sido claros, los ha expresado quien hoy es responsable de esa negociación y la convicción es que seamos capaces de alcanzar un buen arreglo.

Yo creo que sobre esa premisa debemos de seguir trabajando, pero también debemos de hacer la tarea en México, debemos de construir instituciones creíbles y una competitividad que descanse en nuestra propia fortaleza.

Pregunta: A 11 días de que concluya su precampaña, ¿cuál es el corte que se tiene de los gastos de precampaña?

Y si usted sabe cuánto vale un kilo de huevo, un litro de gas, un litro de gasolina, en ese sentido.

José Antonio Meade Kuribreña: Sí, sí sé y vamos muy bien.

Pregunta: Doctor, se metió una iniciativa de ley que fue llamada “Ley Meade”, que es una iniciativa con muchos tintes.

¿Un político como Ricardo Anaya podría pasar esa ley? Que es como el nopal, que cada vez le aparecen más propiedades.

José Antonio Meade Kuribreña: Yo creo que lo que es muy importante es que seamos consistentes todos, quienes aspiramos, a hacer ese examen de congruencia. Un examen de congruencia sobre todo en lo que declaramos y en lo que tenemos.

Y es una revisión muy sencilla a la que hoy está sujeta cualquier ciudadano. El ciudadano tiene que ser, y el funcionario público también, consistente en lo que gasta con lo que tiene, consistente en la declaración que transparenta con los registros de propiedad.

Y eso es lo que está al centro de la iniciativa que presentamos, que presentamos por conducto de los legisladores que nos acompañan.

Una iniciativa y un ejercicio que no descanse en lo que uno declare, sino en lo que uno tenga y en la forma como uno viva, y un examen de consistencia entre las tres.

Pregunta: Sobre las encuestas que te ponen en tercer lugar y ponen en segundo lugar a Ricardo Anaya, ¿cuál es tu opinión? ¿Crees que las encuestas son confiables?

José Antonio Meade Kuribreña: Yo creo que las encuestas nos dan muchos elementos de información. Algunas en segundo, otras en tercero y otras en primero.

A esta altura, las encuestas nos dan información de qué es lo que le preocupa a la ciudadanía, nos dan información de conocimiento y nos dan información de intención de voto. Y cuando toma uno en su conjunto las encuestas, lo que estas acreditan es que la alternativa que más va a crecer y, por lo tanto la que va a ganar, es la nuestra.

Pregunta: Sobre la publicación de Proceso donde acusa al PRI de estar detrás de esta publicación.

José Antonio Meade Kuribreña: No, yo creo que no. Es información con la que nosotros no tenemos nada que ver. Pero, vuelvo a insistir, lo que la gente quiere de nosotros, primero es consistencia entre nuestra forma de ser y de actuar y, segundo, es un diagnóstico de los problemas que tenemos y los problemas que enfrentamos.

Yo creo que a cada uno ocupa encargarse de sus propias evoluciones, de su propia historia, y lo que hoy los militantes quieren saber es qué pensamos de los problemas que tienen y cómo los vamos a resolver.

Gracias.